Ma­ri­na Cap­de­vi­la

OneBook - - indice - Pa­ra co­no­cer más de su tra­ba­jo y pró­xi­mos pro­yec­tos vi­si­ta su Ins­ta­gram @ma­ri­na­cap­de­vi­la y si­tio web www.ma­ri­na­cap­de­vi­la.com.

La ve­jez tie­ne un nue­vo va­lor en las ilus­tra­cio­nes de es­ta jo­ven ar­tis­ta ca­ta­la­na. Una re­vi­ta­li­za­ción li­bre de pre­jui­cios que ha de­ci­di­do plas­mar a lo gran­de en mu­ra­les de gran es­ca­la, que ha­cen que su pro­pues­ta pro­vo­que de to­do, me­nos in­di­fe­ren­cia.

Su abuela Virginia, de 92 años, es la mu­sa ins­pi­ra­do­ra de sus áci­das ilus­tra­cio­nes, que to­man si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas pa­ra re­in­ter­pre­tar­las con hu­mor y exa­ge­ra­ción. “A su edad aún se ma­qui­lla muy chu­la, ca­da sá­ba­do que­da con sus ami­gas pa­ra to­mar una cer­ve­za y los do­min­gos va a bai­lar a un ho­tel con mi abue­lo. Es­tá lle­na de vi­da. Yo veo es­to y me ins­pi­ra, me en­can­ta­ría lle­gar así a su edad”, cuen­ta Ma­ri­na (32).

De pe­que­ña se ini­ció en el ar­te gra­cias a la tu­to­ría de su tío-abue­lo Pe­ris, quien era fo­tó­gra­fo y pin­tor. Des­de los 8 años se iba a pa­sar ca­si to­das las tar­des jun­to a el en su ta­ller. “Era muy de la vie­ja es­cue­la, así que to­do era muy tra­di­cio­nal. El se sen­ta­ba en su ca­ba­lle­te pin­tan­do cua­dros gran­des y yo pe­que­ñi­ta al la­do, en mi pro­pio ca­ba­lle­te, iba co­pian­do lo que el ha­cía. Nos pa­sá­ba­mos to­da la tar­de en si­len­cio pin­tan­do bo­de­go­nes, flo­res y pai­sa­jes. Ahí apren­dí la téc­ni­ca de pintar y de com­po­si­ción”, re­cuer­da.

Lue­go de ter­mi­nar el co­le­gio de­jó Fal­set, su pue­blo, pa­ra ir­se a es­tu­diar Be­llas Ar­tes a Bar­ce­lo­na, pe­ro tras un di­fí­cil pa­so por la uni­ver­si­dad, ter­mi­nó de­di­cán­do­se al di­se­ño gráfico. En es­ta nue­va fa­ce­ta ar­tís­ti­ca Ma­ri­na co­no­ció la par­te más em­pre­sa­rial del di­se­ño, mon­tó su pro­pio es­tu­dio y ter­mi­nó di­se­ñan­do ca­mi­se­tas pa­ra mar­cas co­mo Za­ra y Bersh­ka.

“Cuan­do me con­tra­ta­ron de In­di­tex co­men­cé a di­bu­jar más, y me di cuen­ta de lo can­sa­da que es­ta­ba del di­se­ño gráfico y de lo mu­cho que me gus­ta­ba di­bu­jar. Apren­dí mu­cho de la par­te más em­pre­sa­rial, los pla­zos de en­tre­ga, pro­vee­do­res, etc., pe­ro me abu­rrí, así que lue­go de 4 años en eso de­ci­dí em­pe­zar co­mo ar­tis­ta free­lan­ce”.

¿Có­mo fue que lle­gas­te a ilus­trar mu­ra­les ca­lle­je­ros?

Fue gra­cias a un ami­go, ex com­pa­ñe­ro en In­di­tex, que me in­vi­tó a par­ti­ci­par en un mu­ral co­lec­ti­vo un fin de se­ma­na. Fui­mos a un si­tio aban­do­na­do y nos pa­sa­mos to­do el día pin­tan­do. An­tes siem­pre ha­bía tra­ba­ja­do muy in­door, en el es­tu­dio, con el compu­tador, so­la. Por eso pa­sar to­do el día pin­tan­do en­tre ami­gos, con una cer­ve­za, char­lan­do, y co­no­cien­do gen­te me mo­ti­vó mu­chí­si­mo y me en­gan­chó de in­me­dia­to. Eso fue ha­ce 5 años. Lue­go em­pe­cé so­la con mu­ra­les pe­que­ñi­tos y en zo­nas aban­do­na­das. Fui ar­man­do una red de ami­gos que se mo­vían en es­to, has­ta que una bo­de­ga de vinos me pi­dió ha­cer un mu­ral en una de sus pa­re­des. Ese fue mi pri­mer en­car­go. Lue­go con­ti­nué sien­do muy ac­ti­va en mis re­des so­cia­les y así fue­ron sa­lien­do más pro­yec­tos. To­do fue cre­cien­do na­tu­ral­men­te.

¿Qué gra­fi­can tus obras?

Mu­cho hu­mor e iro­nía. Siem­pre tra­ba­jo con un mun­do de abue­los ma­yo­res de 90 años, pe­ro que tie­nen una ener­gía que pa­re­ce que fue­ran de otra fran­ja de edad, más jó­ve­nes. Tie­nen mu­cha vi­ta­li­dad, vis­ten a la mo­da, to­dos son di­ver­ti­dos, es­tán un po­co de fies­ta. Tra­ba­jo es­te mun­do que pa­ra mi es una ma­ne­ra de en­ten­der que en la vi­da no to­do es tan ne­ga­ti­vo, y que se pue­de lle­gar a la ve­jez dis­fru­tan­do en­tre ami­gos y go­zan­do la vi­da al má­xi­mo. La idea es de­mos­trar que nun­ca es de­ma­sia­do tar­de pa­ra ha­cer lo que que­re­mos y pa­sar­lo bien.

¿Es­pe­ras lle­gar así a tu ve­jez?

Pues si, pe­ro no se si lo lo­gra­ré y eso me asus­ta. En par­te mis ilus­tra­cio­nes son co­mo una te­ra­pia tam­bién pa­ra mi, por­que me da mu­cho mie­do la ve­jez, la muer­te, en­fer­mar­me cuan­do me ha­ga ma­yor, la so­le­dad a la ter­ce­ra edad.

En cam­bio cuan­do mi­ro mis cua­dros pien­so ‘cla­ro que no, tran­qui­la, ¡to­do pue­de aca­bar bien!’.

En­tre mu­ra­llas, grúas y pin­tu­ra

El año pa­sa­do en Be­lo Ho­ri­zon­te (Bra­sil) pin­tó su mu­ral más gran­de –Las Ca­rin­ho­sas– pa­ra el Fes­ti­val Cu­ra Ur­ban Art Cir­cuit, un edi­fi­cio de 18 pi­sos, con una al­tu­ra de 43, 7 me­tros y 652 m².

“Ja­más en la vi­da pen­sé en ilus­trar al­go de esa di­men­sión. Fue ago­ta­dor, pe­ro in­creí­ble. Ade­más por pri­me­ra vez tu­ve mi pro­pio equi­po de tra­ba­jo, asis­ten­tes y apo­yo de se­gu­ri­dad, me en­can­tó esa ex­pe­rien­cia. Ade­más la cultura bra­si­le­ra me pa­re­ció ge­nial”, re­cuer­da.

¿Ese es tu mu­ral más me­mo­ra­ble?

Ca­da mu­ral tie­ne su pro­pia his­to­ria y to­dos han si­do me­mo­ra­bles, pe­ro sí le ten­go un ca­ri­ño muy es­pe­cial a uno que hi­ce pa­ra el fes­ti­val Do­mi­na Dom­na en Bér­ga­mo (Ita­lia) el año pa­sa­do, por­que fue el pri­me­ro gran­de que pin­té, son 3 pi­sos. Lo hi­ce so­la por com­ple­to, fue la pri­me­ra vez que me en­fren­té a un desafío así. Lo su­frí bas­tan­te, pe­ro cuan­do lo ter­mi­né llo­ré de fe­li­ci­dad por­que que­dó tal cual lo pen­sé.

Ade­más de mu­ra­llas, tam­bién pin­tas so­bre lien­zos, ¿cuál es tu so­por­te pre­fe­ri­do?

Es dis­tin­to, creo que ne­ce­si­to la com­bi­na­ción de las dos co­sas. Jus­to aho­ra que lle­vo va­rios me­ses en el es­tu­dio pin­tan­do y ha­cien­do tra­ba­jos de pu­bli­ci­dad, y con lo que me en­can­ta, ne­ce­si­to ya ir a ha­cer un mu­ral, co­mo ir a su­frir un po­co. Dis­fru­to la tran­qui­li­dad del es­tu­dio, pe­ro tam­bién me fas­ci­na su­bir­me a la grúa, car­gar cu­bos de pin­tu­ra, co­no­cer gen­te, via­jar. Es la com­bi­na­ción de las dos. Si so­lo hi­cie­ra mu­ra­les creo que me can­sa­ría de­ma­sia­do.

¿En qué con­sis­te el pro­ce­so crea­ti­vo de un mu­ral?

Lo pri­me­ro que ha­go es ver la pa­red que voy a pintar, por­que la pa­red tam­bién te trans­mi­te al­go. El for­ma­to, la tex­tu­ra, el ba­rrio. Lue­go me in­for­mo de la ciu­dad, la cultura, si hay al­gu­na par­ti­cu­la­ri­dad con la gen­te ma­yor en esa zo­na, o si hay al­go muy tra­di­cio­nal. A par­tir de esa in­for­ma­ción in­ten­to lle­var­lo al te­rreno de un hu­mor áci­do, y bus­co re­pre­sen­tar­lo con la gen­te de la ter­ce­ra edad. Lue­go vie­ne la ga­ma de co­lo­res; a ve­ces me gus­ta que se di­fe­ren­cie mu­cho de la car­ta de co­lo­res del ba­rrio y otras me gus­ta que se in­te­gre na­tu­ral­men­te con el en­torno. Nor­mal­men­te me de­mo­ro 8 días en ha­cer un mu­ral gran­de, to­do el día so­bre la grúa, de las 9 de la ma­ña­na a las 7 de la tar­de, ¡aca­bo muer­ta!

Pa­ra mi es co­mo es­ca­lar una mon­ta­ña, es du­ro, ago­ta­dor, pe­ro cuan­do lle­gas arri­ba es in­creí­ble. Eso me pa­sa cuan­do veo mi mu­ral ter­mi­na­do, esa es mi ci­ma.

MARUJAS. Fes­ti­val Des­ve­lar­te. San­tan­der, Es­pa­ña.

Fo­to­gra­fía, Vi­sion Art Fes­ti­val.

LE FRO­ZEN TELECABINE. Vi­sion Art Fes­ti­val. Crans Mon­ta­na Ski Re­sort, Sui­za.

Fo­to­gra­fía, Charm City Streets.

LAS SWIMMERS. The Raw Pro­ject. Mia­mi, Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos.

Fo­to­gra­fía, Ins­ta­gra­fi­te.

LAS CA­RIN­HO­SAS. Cu­ra Fes­ti­val Bra­zil. Be­lo Ho­ri­zon­te, Bra­sil.

ALL IN ALL WIN. Fes­ti­val Do­mi­na Dom­na. Bér­ga­mo, Ita­lia.

Fo­to­gra­fía, Dia­na La­rrea

LAS SWIMMERS. The Raw Pro­ject. Mia­mi, Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos.

SA­LUT! Fal­set, Ca­ta­lu­ña, Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.