Jo­sé “Ve­neno” Al­bor­noz

Pasión Deportiva - - EL CENTRO -

Quie­nes tu­vie­ron el pri­vi­le­gio de ver­lo ju­gar, no du­dan de la le­ta­li­dad de su ve­neno en el área con­tra­ria, ahí don­de las pa­pas que­man y don­de mu­chos les ti­ri­tan las ca­ñue­las. Si de­ci­mos que el en­tre­vis­ta­do de es­ta pa­sa­da es Jo­sé Al­bor­noz, qui­zás no les sue­ne ni en pe­lea de pe­rros, por­que su apo­do se apo­de­ró de su iden­ti­dad y así el pro­pio pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria lo en­tien­de.

“Pa­ra po­der ser ami­go mío tie­nen que de­cir­me Ve­neno. To­da la vi­da me han di­cho Ve­neno y me sien­to bien. Al com­pa­dre que me pu­so Ve­neno, cuan­do me lo pi­lla­ba en el cen­tro lo abra­za­ba, por­que le decía que me hi­zo fa­mo­so”, co­mien­za di­cien­do el gran “Ve­neno” Al­bor­noz.

Con­ti­nuó di­cien­do: “Mi iden­ti­dad es el ve­neno. Cuan­do an­do en el cen­tro mu­chas ve­ces me han pre­gun­ta­do, ¿ami­go us­ted es el Ve­neno? Y me ha­cen llo­rar. Al­guien que no te co­noz­ca y te de un abra­zo, por­que te di­cen: yo he vis­to ju­ga­do­res bueno, pe­ro us­ted era ex­tra­or­di­na­rio, te de­ja lo­co”, ase­gu­ra es­te nue­ve de an­ta­ño que hoy es di­fí­cil en­con­trar.

APO­DO

Pe­ro so­bre cuan­do co­men­zó es­te apo­do, fue el pro­pio pro­ta­go­nis­ta quien de­ta­lla el día que lo de­ja­ría mar­ca­do pa­ra to­da su vi­da: “Una vez me man­da­ron a sa­car bre­vas, cuan­do te­nía co­mo sie­te años. An­ti­gua­men­te éra­mos to­dos “po­ble­tes”, en­ton­ces, un vie­jo, el mis­mo que me pu­so Ve­neno, le pa­gó a mí ma­má pa­ra que le sa­ca­ra las bre­vas y yo me subí al ár­bol de una. Aga­rré un ca­nas­ti­to y las fui echan­do ahí. Cuan­do ter­mi­né le ti­ré el ca­nas­to en la ca­be­za al ca­ba­lle­ro. Cuan­do es­ta­ba arri­ba del ár­bol me gri­ta­ba sa­ta­nás, de­mo­nio. Cuan­do te ba­jes te voy a pe­gar una pa­tá en la ra…Y yo le decía se­gu­ra­men­te me vas a pi­llar. En una se des­cui­dó y sa­lí co­rrien­do. Des­pués de eso, un día me fue a bus­car al club Se­mi­na­rio, en el que ju­ga­ba. No me hi­zo na­da sí, pe­ro ahí me di­jo ve­ne­no­so, ve­neno y que­dé co­mo Ve­neno a los sie­te años”.

A esa mis­ma edad, el has­ta ahí, tra­vie­so pe­lo­te­ro co­men­zó a de­fen­der los co­lo­res del elen­co se­mi­na­ris­ta. “Yo ju­ga­ba de bro­qui­ta, de he­cho, an­tes se co­men­za­ba a ju­gar a los ocho años, pe­ro co­men­cé a los sie­te, por­que era muy re­bue­na­zo. Cuan­do ju­ga­ba, to­dos de­cían: Se­mi­na­rio tra­jo un ca­bro que le di­cen el Ve­neno y ape­nas en­tra­ba to­dos me lla­ma­ban así”.

Ya más gran­de dee a Jo­sé Al­bor­noz ozz no le fal­ta­ban los s ofre­ci­mien­tos pa­ra raa ju­gar por los di­ver­sos equi­pos. Con­tó que e no lo de­ja­ban ni al­mor­zar tran­qui­lo en su ca­sa. “De­cían acá te trai­go la fi­cha pa­ra que fir­mes. Un n día pa­ra que no o mo­les­ta­ran más lees les di­je a uno ya, den­me enn­me un terno, un abri­go bri­gob y 150 lu­cas, acei­te ei­te y arroz. Por ton­tear arr lo hi­ce, pa­ra que me de­ja­ran al­mor­zar, r zar, pe­ro igual lle­ga­ron gaa­ron con las co­sas. Fuui Fui a de­cir­le al pre­si­den­te en­tee del Se­mi­na­rio y me di­jo que acá na­die adie re­te­nía a na­die, así que me fui a Co­mer­cio y, de he­cho, le hi­ce el gol del cam­peo­na­to a Se­mi­na­rio. Sa­li­mos cam­peo­nes. Ju­gué con el “Os­ca­rín” Ta­pia, que me man­dó un pa­se, la pa­ré de pe­cho y man­dé un ti­ra­zo”.

CAR­TEL

Ya con ese car­tel, Jo­sé Al­bor­noz se hi­zo co­no­ci­do a ni­vel re­gio­nal, lle­gan­do a ju­gar en Cu­ri­có y Teno, don­de se abu­rrió de ha­cer go­les, de ga­nar su bi­lle­ti­to y amis­ta­des.

Pe­ro con­sul­ta­do del por qué no lle­gó a las gran­des li­gas del fút­bol na­cio­nal, con­si­de­ran­do las tre­men­das cua­li­da­des de­por­ti­vas, nues­tro en­tre­vis­ta­do se po­ne nos­tál­gi­co, pe­ro se sin­ce­ró y aco­tó: “Es­ta es la res­pues­ta que les doy a to­dos. An­tes te da­ban chi­chi­ta, no po­días de­cir quie­ro be­bi­da, no ha­bía al­ter­na­ti­va, te de­cían to­ma haz­te hom­bre y a ca­ba­llo re­ga­la­do no ha­bía que mi­rar­le los dien­tes, ade­más que no ha­bía na­die que te di­je­ra que eso no es­ta­ba bien. An­tes era así la co­sa, hoy me di­cen un vi­ni­to y yo di­go no po, yo de­ci­do. Me arre­pien­to, pe­ro así es la vi­da”.

Tras de­jar el pe­lo­teo, lue­go una re­bel­de le­sión, el “Ve­neno” no se que­dó en los lau­re­les y si­guió li­ga­do al pe­lo­teo ama­teur tal­quino, así fue co­mo or­ga­ni­zó, por más de 25 años, los re­cor­da­dos cam­peo­na­tos adul­tos du­ran­te el ve­rano. Pri­me­ro fue el Ché­ve­re y lue­go Orien­coop los que apo­ya­ron es­ta cau­sa. “Me preo­cu­pa­ba que to­dos los equi­pos to­ca­ran sus pre­mios, co­sa que si no ga­na­ban nin­gún par­ti­do, por úl­ti­mo ga­na­ran al­gún pre­mio igual. Pa­ra que le voy a men­tir, ga­né mis lu­cas”.

Re­cuer­da que Pa­sión De­por­ti­va siem­pre le di­fun­dió sus tor­neos. “Don Ce­sar Al­da­na me te­nía mu­cha bue­na, me da­ba las en­tra­das, las tar­je­tas de ce­lu­lar, Pan­chi­to To­rres me ayu­da­ba. Don “Mo­chi­li­ta” Q.E.P.D me ano­ta­ba to­do ahí pa­ra que sa­lie­ra el cam­peo­na­to y aho­ra ten­go cla­ro que es­te su­ple­men­to la si­gue rom­pien­do, tal co­mo siem­pre lo ha he­cho”.

A sus 73 años, y con una dia­be­tes que lo si­gue co­mo una mar­ca per­so­nal a lo Gary Me­del, re­fle­xio­na: “Ya no me da pa­ra ha­cer el cam­peo­na­to. Es­toy con­ven­ci­do que voy pa­ra atrás. Es­toy ca­gao. Ya no me afir­mé. Hay que pe­dir­le a Dios no más que me acom­pa­ñe pa­ra ca­mi­nar”. Pe­se a ello, es­te per­so­na­je no es hi­pó­cri­ta y di­ce: “Lo co­mi­do y lo bai­la­do no me lo qui­ta na­die, pa­ra que es­ta­mos con le­se­ras. Yo ce­rra­ba to­dos los lo­ca­les a don­de iba, así que no ten­go qué re­cla­mar. Ja­ja­ja”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.