DA­NIEL VAR­GAS YA LLE­GÓ A LOS 65 PE­SOS

Los ca­bros del con­jun­to au­ri­ne­gro ce­le­bra­ron un nue­vo ani­ver­sa­rio con so­cios, sim­pa­ti­zan­tes, ju­ga­do­res y di­rec­ti­vos, quie­nes lle­ga­ron el jue­ves úl­ti­mo a la se­de pa­ra ser par­te de una ce­re­mo­nia, en que se lle­vó a ca­bo una mi­sa, un ac­to y su buen com­par­tir

Pasión Deportiva - - PORTADA -

Son 65 abriles los que cum­plie­ron los ca­bros del Club De­por­ti­vo Da­niel Var­gas de Tal­ca. Son va­rias pe­pas dan­do ba­ta­lla en los rec­tán­gu­los de jue­go. Fue un 12 de ju­lio de 1953 cuan­do na­ce es­ta ins­ti­tu­ción, que hoy mue­ve la de cue­ro en la Aso­cia­ción Vi­lla San Agus­tín, con seis ca­te­go­rías y cin­co se­ries pa­ra los más bro­qui­tas.

Pa­ra con­me­mo­rar es­te nue­vo cum­plea­ños, la fa­mi­lia au­ri­ne­gra reali­zó una ce­re­mo­nia y una mi­sa en la mis­ma se­de del club, hoy ubi­ca­da en la ca­lle 3 Sur, en­tre 16 y 17 Orien­te, el que es re­cin­to pro­pio del cua­dro tal­quino. El diá­cono Pe­dro Ace­ve­do en­ca­be­zó la li­tur­gia rea­li­za­da el mis­mo jue­ves 12 de ju­lio con la pre­sen­cia de so­cios, sim­pa­ti­zan­tes, ju­ga­do­res y di­rec­ti­vos. Pa­ra lue­go dar pa­so a un es­qui­na­zo que lo otor­gó el gru­po fol­cló­ri­co “Sur­ca­do­res del Mau­le” y por úl­ti­mo se ti­ra­ron su co­te­lé.

PRE­GUN­TA

Mu­chos pe­lo­te­ros se pre­gun­tan: ¿Quién es Da­niel Var­gas?. Esa in­te­rro­gan­te la di­lu­ci­dó el ac­tual pre­si­den­te Luis Ver­ga­ra Man­ci­lla, quien con­tó que se tra­tó de un aman­te del fút­bol, que era due­ño de una car­ni­ce­ría, ubi­ca­da en el sec­tor su­ro­rien­te de la ca­pi­tal re­gio­nal del Mau­le, más pre­ci­sa­men­te en la ca­lle 7 Sur, con 14 Orien­te.

Cons­tan­te­men­te asis­tía a las pi­chan­gas que se pegan los tal­qui­nos en la otro­ra can­cha del “Ma­ta­de­ro” (15 Orien­te 7 Sur), la que co­bi­ja­ba mo­chas de película los sá­ba­dos y do­min­go. Has­ta ese re­cin­to de­por­ti­vo se tras­la­da­ba Da­niel Var­gas pa­ra pe­gar­se to­da una tar­de de fút­bol y se de­lei­ta­ba con los due­los que se desa­rro­lla­ban.

Eran par­ti­da­zos los que se desa­rro­lla­ban por esos la­dos, va­rios eran amis­to­sos, pe­ro otros eran por com­pe­ten­cias par­ti­cu­la­res, que en­ga­la­na­ban la agen­da de­por­ti­va, so­bre to­do los do­min­gos do­mi­ni­ca­les.

Cuen­to cor­to, en ese 1953 se reúne un gru­po de ami­gos en el lla­ma­do Cen­tro Ve­cino Orien­te, pa­ra or­ga­ni­zar­se y dar el va­mos ins­ti­tu­cio­nal al equi­po au­ri­ne­gro. Esa do­ta­ción de pe­lo­te­ros, de­ci­die­ron co­lo­car­le por nom­bre Club De­por­ti­vo Da­niel Var­gas, en ho­nor a ese aman­te del ba­lom­pié. Su pri­me­ra se­de es­tu­vo em­pla­za­da en la ca­lle 3 ½ Sur, en­tre 16 y 17 Orien­te, ca­sa del pri­mer te­so­re­ro Arturo Gu­tié­rrez.

PRIN­CI­PIO

Se tra­ta de un elen­co que en un prin­ci­pio ju­ga­ba par­ti­dos amis­to­sos, sa­lien­do a las zo­nas ru­ra­les, con el fin de sa­lir a pa­sear su res­to con to­da su gen­te y así ser más ameno el fin de se­ma­na a to­do fút­bol.

En sus ini­cios, de igual for­ma, com­pe­tían en ca­le­ta de dis­ci­pli­nas co­mo bás­quet­bol, fe­me­nino y mas­cu­lino, te­nis de me­sa, bo­xeo, atle­tis­mo, por nom­brar al­guno de los de­por­tes en los que mar­có pre­sen­cia es­ta ins­ti­tu­ción. Pa­ra los pu­ños y pal­me­ta­zos igual se las traían al te­ner ba­jo sus fi­las des­ta­ca­dos pú­gi­les, que so­bre­sa­lie­ron a ni­vel na­cio­nal.

La can­cha, em­pla­za­da a un cos­ta­do del Gim­na­sio Re­gio­nal, al­ber­gó en­cuen­tros de pri­mer ni­vel del Da­niel Var­gas, con tor­neos en el que apa­re­cían tre­men­das fi­gu­ras. Has­ta que lle­ga­ron los 60’ cuan­do dio el gran pa­so pa­ra afi­liar­se a la Aso­fút­bol

Tal­ca, mien­tras que en oc­tu­bre de 2005 se su­mó a las fi­las de la Aso­cia­ción Vi­lla San Agus­tín de la ca­pi­tal mau­li­na.

MO­MEN­TO

Res­pec­to al mo­men­to del club, el pre­si­den­te Luis Ver­ga­ra Man­ci­lla, di­jo: “En lo de­por­ti­vo se ha avan­za­do po­co, hay ele­men­tos pa­ra com­pe­tir, pe­ro nos fal­ta la ca­li­dad. So­mos una ins­ti­tu­ción que no te­ne­mos un me­dio pa­ra en­tre­nar y las per­so­nas idó­neas pa­ra en­tre­nar. La­men­ta­ble­men­te te­ne­mos chi­cos, pe­ro con el pa­sar del tiem­po se van o tie­nen otros ob­je­ti­vos, en­tran­do a la Uni­ver­si­dad”.

Por otra par­te, el ti­mo­nel se­ña­ló: “Nos cues­ta un mun­do pa­ra man­te­ner ra­mas in­fan­ti­les con ni­ños, por­que no hay ni­ños en el sec­tor y te­ne­mos que sa­lir a bus­car a otros lu­ga­res, que los mis­mos pa­dres van cap­tan­do. Es­pe­ra­mos te­ner me­jor par­ti­ci­pa­ción, pe­ro pa­ra eso de­ben dar­se los me­dios, cues­tión que no se han da­do”.

Tam­bién apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad de en­viar­le un men­sa­je a los que lle­van en el co­ra­zón la tri­co­ta del Da­niel Var­gas, ex­pre­san­do: “El lla­ma­do es a los sim­pa­ti­zan­tes, so­cios, y ju­ga­do­res que se acer­quen, ya que el cam­peo­na­to par­te el 28 de ju­lio con los ju­ve­ni­les y las pri­me­ras se­ries. En tan­to el 4 y 5 de agos­to ju­ga­mos con los adul­tos e in­fan­ti­les, res­pec­ti­va­men­te. To­dos de­be­mos apor­tar pa­ra dar­le un ai­re de apo­yo”.

Co­mo es la tó­ni­ca de to­das las ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas, las lu­cre­cias son po­cas y cues­ta li­de­rar a en­ti­da­des del fút­bol ama­teur, pe­se a ello es­pe­ran me­jo­rar y, por, so­bre to­do, re­ci­bir al­gún ti­po de apo­yo de las au­to­ri­da­des y así po­der ejer­cer de lo­cal en al­gu­na can­cha fa­ci­li­ta­da o pro­pia. Los au­ri­ne­gros se afe­rran a ese an­he­lo pa­ra cre­cer en lo ins­ti­tu­cio­nal y de­por­ti­vo.

Luis Val­dés, Atahual­pa Correa, Mi­guel Cid, Eu­ge­nio Jor­que­ra y Luis Ver­ga­ra.

Car­los He­rre­ra, Luz Sa­zo, Ele­na Al­va­ra­do y Ser­gio Vi­lla­lo­bos.

Juan Pino, Os­val­do Sa­las, Mar­ce­la Pino y Martín Sa­las.

Matías Sa­las, Leo­nar­do Bus­ta­man­te e Ig­na­cio He­rre­ra.

El bai­le tra­di­cio­nal chi­leno no po­día es­tar au­sen­te en es­ta ce­re­mo­nia en la que par­ti­ci­pó la fa­mi­lia del Da­niel Var­gas.

La cla­ve son las fuer­zas bá­si­cas, pe­ro tam­bién se ne­ce­si­ta de pro­fe­sio­na­les, los que de­ben guiar a es­tos me­no­res.

Co­mo es la tó­ni­ca de to­das las ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas, las lu­cre­cias son po­cas y cues­ta li­de­rar a en­ti­da­des del fút­bol ama­teur, pe­se a ello es­pe­ran me­jo­rar y, por, so­bre to­do, re­ci­bir al­gún ti­po de apo­yo.

La mi­sa efec­tua­da el jue­ves pa­sa­do fue en­ca­be­za­da por el diá­cono Pe­dro Ace­ve­do, quien lle­gó has­ta la se­de de es­te club jus­to pa­ra la fe­cha de es­te ani­ver­sa­rio.

Juan Pa­vez, Eduar­do Po­ble­te, Eduar­do Po­ble­te Jr., Ma­rio Aguilera y Cris­tian Utrera.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.