“Chi­co” Gae­te

Pasión Deportiva - - NEWS -

Los dia­rios y los sil­ba­tos han si­do los fie­les com­pa­ñe­ros por dé­ca­das del per­so­na­je se­ma­nal de la “bi­blia” del fút­bol ama­teur tal­quino. El ofi­cio de su­ple­men­te­ro lo ha po­di­do con­lle­var de la me­jor ma­ne­ra con su otra pa­sión, que es el referato. Es que Al­fre­do Gae­te, más co­no­ci­do co­mo el “Chi­co” Gae­te, ha vi­vi­do en fun­ción de es­tas dos ac­ti­vi­da­des, que lo tie­nen hoy, a sus 64 años, más vi­gen­te que nun­ca.

De en­tra­da, ahí en su kios­co, ubi­ca­do en la 1 Orien­te, con Ala­me­da, ase­gu­ró: “El jue­ves se ven­de el Dia­rio co­mo pan ca­lien­te aja­ja”. Es ahí don­de, pre­ci­sa­men­te, es­te per­so­na­je dio a co­no­cer más de­ta­lles de lo que sig­ni­fi­ca el ar­bi­tra­je, pe­ro tam­bién so­bre los as­pec­tos más re­cón­di­tos de su vi­da.

Mien­tas atien­de a uno de sus ha­bi­tua­les clien­tes, Gae­te cuen­ta so­bre sus ini­cios en el referato. “Me ini­cié co­mo ár­bi­tro con mi com­pa­dre Amé­ri­co Cruz, quien me pi­dió que lo ayu­da­ra a tra­ba­jar co­mo su­ple­men­te­ro y yo era pre­si­den­te del gre­mio en ese en­ton­ces, así que ahí hi­ci­mos al­gu­nas ges­tio­nes. Ámé­ri­co har­tas ve­ces me di­jo que hi­cie­ra el cur­so, yo no lo pes­ca­ba, por­que en esos años ju­ga­ba en In­de­pen­den­cia. Era pun­te­ro de­re­cho, pe­ro de los bue­nos. Me acuer­do un día que tan­to que in­sis­tió, que le di­je: “Ya com­pa­dré, ha­ré el cur­so”, sos­tu­vo.

Des­de ese día la vi­da de Al­fre­do to­ma­ría una nue­va aris­ta. Es que ser ár­bi­tro no es lle­gar y pa­rar­se a to­car el “pi­to” en una can­cha. Pa­ra eso hay que ser fut­bo­li­za­do, sa­ber­se el re­gla­men­to y tam­bién ser gua­po. Esos tres fac­to­res de­ter­mi­nan­tes los ma­ne­ja­da el “Chi­co” Gae­te, por­que ha­bía si­do ju­ga­dor, es­tu­dió con gran­des maes­tros, co­mo lo fue­ron Eduar­do Ayar­za y Jor­ge Ve­ga. Por otra par­te, en su in­fan­cia se ha­bía de­di­ca­do al bo­xeo, así que, al pu­ro es­ti­lo de Rocky, con el me­tro y me­dio, se sa­bía de­fen­der.

Pe­se a ello, nun­ca fal­tan los ju­go­sos que an­dan con ma­las pul­gas. “Har­tas ve­ces me tu­ve que po­ner en guar­dia no más y a dar­le, por­que o si no te lle­ga­ba. a. Mi idea no era esa, pe­ro hay ve­ces que no que­da­ba eda­ba otra. Una vez tu­ve un pro­ble­ma, oble­ma, en el año 2000 me pe­ga­ron ga­ron un “ma­le­te­ro” en la can­cha a cua­tro, ju­ga­ba Ma­rik­nol y 21 de Ma­yo y lo lle­vé a la jus­ti­cia. El per­so­na­je ona­je me tu­vo que pa­gar un mi­llón 200 mil pe­sos y fue con­de­na­do a 540 días de pre­si­dio. Fue el pri­mer ca­so en n Chi­le”.

De to­das odas ma­ne­ras, su lar­ga tra­yec­to­ria oria lo tu­vo en im­por­tan­tes es­ce­na­rios, di­ri­gien­do par­ti­dos os de Co­pa Re­gio­nal de Cam­peo­nes, mpeo­nes, co­mo así tam­bién én sien­do pro­ta­go­nis­ta, a, in­clu­si­ve, en el

Es­ta­dio o Fis­cal de Tal­ca, en al­gu­nos unos amis­to­sos de Ran­gers, gers, equi­po de sus amo­res mo­res y tam­bién en al­gu­nos unos pre­li­mi­na­res.

Aque­llos ellos años mo­zos, los re­cuer­da uer­da con gran nos­tal­gia es­te pa­dre de sie­te hi­jos. “An­tes se di­ri­gía so­lo, sin asis­ten­tes y se ar­bi­tra­ba tra­ba a ho­no­res, el fút­bol era sano. Uno era de­sig­na­do el miér­co­les y es­pe­ra­ba ra­ba an­sio­so el fin de se­ma­na, por­que e lo ha­cía fe­liz”, pun­tua­li­zó.

Pe­ro o co­mo can­ta­ba Mer­ce­des So­sa, “cam­bia, ia, to­do cam­bia” el fút­bol “se pu­so ren­ta­do, en­ta­do, cuan­do los clu­bes co­men­za­ron ron a pa­gar a los ju­ga­do­res o le com­pra­ban pra­ban te­le­vi­so­res, chu­tea­do­res, di­ne­ro, , el fút­bol cam­bió y per­dió en par­te su u esen­cia”.

Pe­se e a ello, hoy las ga­nas de ar­bi­trar si­guen más vi­gen­tes que nun­ca nun­ca, por lo que lo ha­ce en los cam­peo­na­tos internos de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca y tam­bién en los tor­neos del Po­der Ju­di­cial. “Me sien­to bien, vi­gen­te, pe­ro bus­co com­pe­ten­cias más tran­qui­las”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.