Pasión Deportiva : 2019-06-13

EL CENTRO : 8 : 8

EL CENTRO

8 Jueves 13 de junio de 2019 Figuras del folclor amateur NOMBRE: Juan Enrique Núñez Ortiz. APODO: El “Dumbo” Núñez. EDAD: 63 años. OCUPACIÓN: Futbolista amateur, microempre­sario. ANÉCDOTA: “Una vez fuimos a jugar la final regional con Liceo de Curicó allá y, en un córner, me ponen un maletero. Fue un combo en la boca, por atrás. Estuve como dos días sin comer. Menos mal que no me rompieron ningún diente. Mis compañeros se fueron todos encima, se armó una tole-tole. Después de eso, se calentó el partido. Traté de averiguar, pero nunca me dijeron quién fue”. Juan “Dumbo” Núñez E En aquella ocasión, tuvo la oportunida­d de compartir por primera vez la cancha con los ídolos azules que admiraba. “Yo estaba feliz, no lo podía creer. Estar al lado de esos grandes jugadores que uno vio, era una alegría inmensa”, expresó. Paralelame­nte, también integró las cadetes de Rangers y de Deportes Concepción. Incluso, fue contratado por Deportes Aviación, donde solo estuvo alrededor de seis meses. “No me adapté en la Fuerza Aérea. Echaba de menos y era complicado, porque había que desayunar con los uniformado­s, almorzar y comer con ellos. Era todo muy riguroso”, afirmó. Tras ello, se incorporó al primer equipo de Rangers. No obstante, su gran pasión está en el fútbol amateur, donde lo ganó todo con Seminario y también alcanzó títulos reforzando a Villa Sur y Arturo Prat. Desde hace tres años, el “Dumbo” también juega en Cristi Gallo, en la Asociación de Viejos Cracks. “A uno le gusta tanto esto que no para. A uno le gusta hacerse amigos y el tercer tiempo también. Se sirve unas cervecitas, se conversa… es parte de la esencia del futbolista amateur”, afirmó. s el último heredero de la dinastía Núñez en Juvenil Seminario. Se trata de Juan “Dumbo” Núñez Ortiz, que con 63 pepas sigue mojando la camiseta azul cada fin de semana, donde derrocha el talento que lo ha transforma­do en uno de los grandes en la historia de este Club. “Empecé a jugar a los 10 años. Toda mi familia ha sido seminarist­a. Mi abuelo (Rafael Núñez) fue uno de los fundadores de Seminario, después salieron mis tíos que fueron futbolista­s. Nosotros siempre veíamos fútbol y, como cabros chicos, andábamos a la cola de ellos”, recordó el “Dumbo”, quien es hijo de Hernán “Pelusa” Núñez y sobrino de Patricio “Pato” Núñez. Desde chiquitito que su corazón vibra con este equipo. “Nos colocábamo­s detrás del arco a mirar. Si caía una pelota para atrás, la íbamos a buscar. Mi sueño era jugar ahí y salir como ellos, como ‘ Veneno’ Albornoz, ‘Mono’ Moraga. Éramos muy futbolizad­os”, explicó. Con el correr de los tiempos, la tortilla se dio vuelta y aquellos ídolos de infancia terminaron alentando al “Dumbo” desde la galucha. “Ellos siempre me iban a ver jugar y me apoyaban”, destacó. Finalmente, todo el clan Núñez terminó admirando su talento y su entrega por estos colores. “Están orgullosos de mí, porque soy el único que está quedando. Soy el último seminarist­a de la familia”, recalcó. ARCO Juan lleva más de 50 años vistiendo la camiseta azul. “Seminario es todo para mí. Es mi vida”, comentó. Desde que comenzó en este cuento, fue cumpliendo los procesos y pasando por todas las categorías, aunque siempre fue un adelantado en edad respecto de sus compañeros. “Las hacía todas. Yo empecé jugando al arco en Infantil B. Me gustaba. Incluso, cuando yo vivía en la Abate Molina, me decían (Arturo) Rodenak. Todavía algunos me dicen así”, afirmó. Su cambio de posición no fue de un día para otro, al contrario, se movía en varios puestos de forma paralela y con el paso de los años terminó actuando como “10”. “Se fue dando de a poco, porque yo jugaba tanto arriba como en el arco. A veces, cuando íbamos perdiendo, me tiraban para arriba”, contó. OFERTAS En 1991 lo tentaron desde Alameda de Constituci­ón, en una de las ofertas más concretas que tuvo en su carrera. “Incluso me pagaban 12 mil pesos por partido. Acá en Seminario yo juagaba gratis. Pero acá me empezaron a decir ‘¡cómo te vas a ir si has sido siempre de Seminario!’. Al final, por no irme a Conti, les pedí una cifra que era imposible que me pagaran”, relató. La explicació­n es simple para él. “Acá es otra cosa, está toda mi familia y mi grupo de amigos. Es una cosa que no se puede describir. Seminario es lo más grande que hay. Desde que nació ha sido grande. Ha ganado todo”, comentó emocionado. El “Dumbo”, por ahora, no piensa colgar los botines. Ni siquiera se le pasa por la cabeza. Pero de algo sí está seguro: “¡Me voy a morir con la camiseta de Seminario!”, sentenció. INTERNACIO­NAL A sus 15 años, en 1971, tuvo su gran debut internacio­nal, cuando integró una selección de Seminario que disputó un encuentro amistoso en Argentina con el combinado de Malargüe. “Empatamos a 2. Fue una experienci­a muy linda, porque jugar con los argentinos era extraordin­ario. Jugué de titular, de puntero izquierdo”, rememoró. Su rendimient­o fue tan bueno que generó interés en los trasandino­s. “Querían llevarme, pero yo me andaba escondiend­o, porque estaba pololeando y quería volver”, reveló. PRINTED AND DISTRIBUTE­D BY PRESSREADE­R PressReade­r.com +1 604 278 4604 ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY COPYRIGHT AND PROTECTED BY APPLICABLE LAW

© PressReader. All rights reserved.