Las tie­rras arra­sa­das, del me­xi­cano Emi­li­ano Monge; Los mi­gran­tes que no im­por­tan, del sal­va­do­re­ño Ós­car Mar­tí­nez; Mi­grar, de Javier Mar­tí­nez Pe­dro.

Los cen­troa­me­ri­ca­nos que cru­zan Mé­xi­co pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos so­bre­vi­ven a un in­fierno y su proeza no deja de con­tar­se. El me­xi­cano Emi­li­ano Monge lo­gra le­van­tar su épi­ca en Las tie­rras arra­sa­das, mien­tras el sal­va­do­re­ño Ós­car Mar­tí­nez re­co­rre ca­da

Paula - - Indice - Por Marcela Fuen­teal­ba

EN UN MUN­DO ATERRADO POR LAS GUE­RRAS, LAS MUER­TES, LOS RE­FU­GIA­DOS, LA MI­GRA­CIÓN SE HA VUEL­TO UN HO­LO­CAUS­TO UBICUO: SU­CE­DE HA­CE DÉ­CA­DAS EN EL PA­SO POR MÉ­XI­CO DES­DE EL SUR PA­RA LLE­GAR A ES­TA­DOS UNI­DOS EN BUS­CA DE UNA EXIS­TEN­CIA ME­NOS DU­RA. Ca­mio­nes car­ga­dos de muer­tos, tra­ta de blancas, trá­fi­co de ór­ga­nos, crí­me­nes atro­ces: los via­je­ros pier­den to­da dig­ni­dad y que­dan a mer­ced de cus­to­dios que pa­re­cen co­man­da­dos por un mal so­bre­hu­mano –pe­ro sa­be­mos que es ba­nal, ya no ideo­ló­gi­co– o so­lo eco­nó­mi­co.

El escritor me­xi­cano Emi­li­ano Monge (1978) lo cuen­ta des­de la do­ble pers­pec­ti­va de una pa­re­ja de tra­fi­can­tes de hu­ma­nos y el co­ro de des­gra­cia­dos que trans­por­tan. La novela Las tie­rras arra­sa­das (Mon­da­do­ri, 2015) pa­re­ce se­guir los múl­ti­ples ca­sos que a dia­rio se co­no­cen en Mé­xi­co –don­de el Es­ta­do lle­ga a crear una agen­cia pa­ra pro­te­ger a los mi­gran­tes de ser vio­len­ta­dos y ex­tor­sio­na­dos por la po­li­cía–, has­ta dar con una for­ma po­si­ble pa­ra en­trar al en­tra­ma­do si­nies­tro del ne­go­cio de la mi­se­ria.

Las es­ce­nas re­cuer­dan tris­te­men­te las me­mo­rias del ita­liano Pri­mo Le­vi, Es­to es un hom­bre, el ma­yor tex­to de un so­bre­vi­vien­te del ex­ter­mi­nio na­zi. La cruel­dad ru­ti­na­ria del cap­tor y la com­ple­ta in­de­fen­sión del cap­tu­ra­do se fun­den en un ma­ras­mo en el que am­bos pier­den su reali­dad. Las pa­la­bras se vuel­ven in­hu­ma­nas an­te la ex­pe­rien­cia ro­ta, pe­ro los he­chos si­guen ní­ti­dos y cam­pean so­bre cual­quier sen­ti­do. Monge va cer­ce­nan­do ca­da es­ce­na, in­ten­tan­do man­te­ner la po­si­bi­li­dad de las pa­la­bras, pe­ro pa­re­ce fra­ca­sar. Que los cap­to­res se enamo­ren es la tris­te prue­ba de su ca­pa­ci­dad de sen­tir y de ha­blar.

El sal­va­do­re­ño Ós­car Mar­tí­nez (1983) ha re­co­rri­do esas tie­rras arra­sa­das pa­ra re­por­tear y dar con los per­so­na­jes y ló­gi­cas que las ma­ne­jan, co­mo cons­ta en el li­bro Los mi­gran­tes que no im­por­tan, pu­bli­ca­do des­de 2010 en va­rias edi­cio­nes –en Mé­xi­co la úl­ti­ma es de Sur­plus–; Ver­so Books lo aca­ba de lan­zar en in­glés. Fun­da­dor del le­gen­da­rio dia­rio ElFa­ro.net, Mar­tí­nez des­cri­be pe­rió­di­ca­men­te al mons­truo que ha crea­do el po­der de las ar­mas y el di­ne­ro: des­de las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias y co­mer­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos –don­de se ori­gi­na la cul­tu­ra vio­len­ta de las ma­ras–, y el con­si­guien­te círcu­lo vi­cio­so que se nu­tre con el nar­co y la po­bre­za que do­mi­nan a más de la mi­tad de la po­bla­ción.

Ca­da día mi­les de per­so­nas, en to­das par­tes del mun­do, par­ten en ese via­je. Otro li­bro pu­bli­ca­do en Mé­xi­co en 2012, se lla­ma so­la­men­te Mi­grar, y fue he­cho a mano con la téc­ni­ca del ama­te por Javier Mar­tí­nez Pe­dro, con el re­la­to de Jo­sé Ma­nuel Mateo (Te­co­lo­te). Es el me­jor ho­me­na­je a la ges­ta si­len­cio­sa dig­na de con­tar­se, una y otra vez, pa­ra ver la con­ti­nui­dad histórica y co­lec­ti­va de los que se des­pla­zan por una vi­da me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.