El em­pre­sa­rio chi­leno que ins­ta­ló un res­to­rán pa­ra re­gu­la­ri­zar los pa­pe­les de hai­tia­nos.

Un em­pre­sa­rio chi­leno po­co tra­di­cio­nal abrió el pri­mer res­to­rán (le­gal) de co­mi­da hai­tia­na en Qui­li­cu­ra. Ko­ko­ye na­ció co­mo un mo­de­lo de ne­go­cios so­li­da­rio pa­ra ayu­dar a re­gu­la­ri­zar pa­pe­les y, al mis­mo tiem­po, un lu­gar pa­ra que pu­die­ran co­mer sus pla­tos tr

Paula - - Indice - Por Pi­lar Na­va­rre­te

KO­KO­YE ES UN PE­QUE­ÑO BO­LI­CHE, CON DOS ME­SAS, ES­CON­DI­DO EN UN PA­SA­JE RE­SI­DEN­CIAL DE QUI­LI­CU­RA QUE POR FUERA PA­RE­CE UN AL­MA­CÉN. Pe­ro por den­tro re­vi­ve un pe­da­ci­to de Hai­tí: en su co­ci­na sue­na Zen­ge­len, un hit kon­pa, el gé­ne­ro mu­si­cal “tí­pi­co, tí­pi­co, ori­gi­nal de nues­tro país”, co­mo ex­pli­ca su due­ño, el hai­tiano An­toi­ne Friz­nel, mien­tras Na­tas­ha, su mu­jer, su­per­vi­sa los sar­te­nes don­de pre­pa­ra los dos pla­tos del día: arroz con porotos, una ge­ne­ro­sa pre­sa de po­llo fri­to (co­mo en Hai­tí es­ca­sea el agua po­ta­ble, se hi­zo cos­tum­bre freír ca­si to­do) y en­sa­la­da de re­po­llo ali­ña­da con una sal­sa a ba­se de ajo –mu­cho ajo–, ce­bo­lla, pe­re­jil, ci­lan­tro, pi­mien­to ro­jo y ver­de, ají, ce­bo­llín y li­món, el se­cre­to del sazón hai­tiano. La se­gun­da op­ción es igual, so­lo que el arroz es blan­co. Y, co­mo sue­len co­mer una vez al día, los pla­tos son enor­mes.

Lo cu­rio­so es que de­trás de es­te em­pren­di­mien­to hai­tiano, pri­me­ro hu­bo un chi­leno, Cris­tián Ot­to, due­ño de dos ca­rac­te­rís­ti­cas que ex­pli­can es­ta his­to­ria: ser em­pre­sa­rio y tes­ti­go de Jeho­vá. Fue en el ser­món del sa­lón –co­mo lla­man al tem­plo–, don­de se en­te­ró de que en Qui­li­cu­ra, don­de vi­ven 6 mil hai­tia­nos, su igle­sia abri­ría una se­de pa­ra aco­ger­los. Con su mu­jer y su hi­jo se me­tie­ron a cla­ses de créo­le. Al po­co tiem­po com­par­tien­do con los hai­tia­nos, se dio cuen­ta de que no te­nían dón­de con­se­guir su co­mi­da. “Ahí es­cu­cha­ba que sa­lían a las 7 de la ma­ña­na, pa­sa­ban to­do el día sin co­mer y en la no­che con suer­te co­mían al­go de arroz o pa­pas. Ha­bía una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio. Pe­ro co­mo en Hai­tí to­do es al lo­te, les fal­ta orien­ta­ción co­mer­cial y con lo exi­gen­te que es el sis­te­ma pa­ra abrir un ne­go­cio en Chi­le, era muy di­fí­cil que sur­gie­ran sin ayu­da. Por eso de­ci­dí ha­cer al­go”, di­ce Ot­to. Él pon­dría la in­ver­sión y el know how; los hai­tia­nos las re­ce­tas y la mano de obra. La par­te más com­ple­ja fue ali­near­los con las exi­gen­cias sa­ni­ta­rias. “Cos­tó me­ses que las co­ci­ne­ras no pu­sie­ran las ollas en el sue­lo. Ti­ra­ban las ver­du­ras al pi­so y des­pués las la­va­ban por­que en Hai­tí es así. Pe­ro aquí no”, di­ce.

Ko­ko­ye (pal­me­ra en créo­le) abrió en di­ciem­bre de 2014. Des­de un prin­ci­pio el mo­de­lo fue so­li­da­rio: “Fi­nan­cia­mos el suel­do de tres hai­tia­nos. El acuer­do era que cuan­do sa­ca­ran su car­né de iden­ti­dad, re­nun­cia­ban pa­ra con­tra­tar a otros tres. Así ayu­dá­ba­mos a que más hai­tia­nos re­gu­la­ri­za­ran sus pa­pe­les. Por­que en Chi­le el pro­ble­ma es que las em­pre­sas no con­tra­tan a quien no tie­ne car­né. Pe­ro pa­ra te­ner car­né, les exi­gen te­ner con­tra­to de tra­ba­jo. Es el hue­vo o la ga­lli­na”, di­ce Ot­to.

Ocho me­ses des­pués de abrir, y cuan­do ya ha­bía re­cu­pe­ra­do los $ 7 mi­llo­nes que ha­bía in­ver­ti­do, Ot­to ven­dió el res­to­rán. “Ya no me da­ba el tiem­po pa­ra ad­mi­nis­trar­lo, en­ton­ces di­je ‘es el momento pa­ra en­tre­gár­se­lo a un hai­tiano que sea em­pren­de­dor’”. An­toi­ne le com­pró el ne­go­cio. Co­mo le ha ido bien, su plan es cre­cer. “Pron­to voy a abrir una su­cur­sal en Re­co­le­ta”, di­ce.

En la car­ta de Ko­ko­ye hay 15 pla­tos, pe­ro no to­dos es­tán dis­po­ni­bles a cual­quier ho­ra. Las em­pa­na­das fri­tas re­lle­nas de re­po­llo y otras ver­du­ras, que lla­man pa­té, so­lo las pre­pa­ran des­de las sie­te de la tar­de en ade­lan­te. Otro clá­si­co hai­tiano, el...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.