Una ra­dio­gra­fía al es­ti­lo y be­lle­za de las co­lom­bia­nas.

Pe­lo lar­go y li­so, ma­qui­lla­je pro­li­jo y cuer­po cur­vi­lí­neo for­man el des­pam­pa­nan­te look de una co­lom­bia­na. Aquí, una ra­dio­gra­fía pro­fun­da al ADN de su es­ti­lo y be­lle­za.

Paula - - Indice - Por Ma­ría Jo­sé Sa­las Ilus­tra­ción Pa­blo Fa­rías

Pe­lo

Ca­ro­li­na Saa­ve­dra, pe­lu­que­ra co­lom­bia­na que lle­va 12 años en Chi­le, ase­gu­ra que el cui­da­do del pe­lo de una mu­jer co­lom­bia­na par­te de muy chi­ca. “A los 12 o 13 años co­men­za­mos a he­re­dar to­dos los se­cre­tos de nues­tras abue­las y ma­dres, que por lo ge­ne­ral con­sis­ten en apli­car acei­te de al­men­dras de me­dios a pun­tas con el pe­lo hú­me­do des­pués de ca­da la­va­do, pa­ra hi­dra­tar y dar bri­llo. Pa­ra for­ta­le­cer la fi­bra, una vez a la se­ma­na ex­trae­mos el gel de ho­jas de aloe ve­ra que lo apli­ca­mos en el cue­ro ca­be­llu­do y las pun­tas por 20 mi­nu­tos y lue­go en­jua­ga­mos con agua ti­bia. Nos gus­ta lle­var el pe­lo lar­go has­ta la mi­tad de la es­pal­da y muy li­so, efec­to que con­se­gui­mos so­lo con la ayu­da de una plan­cha”. Pa­ra no arrui­nar el ali­sa­do, se lo la­van ca­da tres días. Martín Cos­me­lli, ge­ren­te co­mer­cial de Hair Ex­press, que dis­tri­bu­ye pro­duc­tos de be­lle­za, cuen­ta que “en­tre las co­lom­bia­nas hay dos pe­lu­que­rías que son bien co­ti­za­das, y don­de ca­da vez van más chilenas. Es­tas son Sol So­lá­rium ubi­ca­da en Vi­ta­cu­ra y el Sa­lón de Luis Ca­ta­lán en San­tia­go, ca­lle Agus­ti­nas”.

Ca­ra

“Co­mo una es­pe­cie de ri­to de ini­cia­ción, a los 15 años las ado­les­cen­tes co­lom­bia­nas van a una pe­lu­que­ría a que le di­se­ñen por pri­me­ra vez las ce­jas”, cuen­ta Ca­ro­li­na Saa­ve­dra. In­di­fe­ren­tes a la ten­den­cia que hoy rei­na de lle­var ce­jas abun­dan­tes, por lo ge­ne­ral op­tan por un di­se­ño muy del­ga­do y ar­quea­do, co­mo el de la ac­triz y ex mo­de­lo co­lom­bia­na Am­pa­ro Gri­sa­les, quien es un re­fe­ren­te in­dis­cu­ti­do en­tre las co­lom­bia­nas a la ho­ra de ha­blar de be­lle­za “al­go así co­mo Ce­ci­lia Bo­loc­co pa­ra us­te­des”, ase­gu­ra Lily Ur­di­no­la, des­ta­ca­da pe­rio­dis­ta co­lom­bia­na que lle­va 43 años en Chi­le. Dis­tin­ti­vas son sus pes­ta­ñas, siem­pre abun­dan­tes, lar­gas y muy mar­ca­das, efec­to que se con­si­gue po­nién­do­se va­rias ca­pas de más­ca­ra. “No exis­te una fa­vo­ri­ta, pe­ro creo que nos mo­ve­mos en­tre May­be­lli­ne o L’Oréal”, agre­ga Ur­di­no­la. La piel de la co­lom­bia­na de­be es­tar siem­pre pul­cra y muy li­sa. “Pa­ra lo­grar­lo, apli­ca­mos cre­ma hu­mec­tan­te. La más uti­li­za­da es Pond’s. Lue­go una ca­pa de ba­se lí­qui­da que se­lla­mos con pol­vos com­pac­tos de Nai­len, mar­ca co­lom­bia­na que es­tá en to­dos los cos­me­ti­que­ros del país”, cuen­ta Ca­ro­li­na Saa­ve­dra.

Uñas

“Las co­lom­bia­nas te­ne­mos fa­ma de ser las que me­jor ha­ce­mos las ma­nos. Mi lu­gar fa­vo­ri­to de San­tia­go es el Sa­lón de Joa­quín, ubi­ca­do en Au­gus­to Le­guía Nor­te 138. Las Con­des”, cuen­ta Ur­di­no­la. “Uñas lar­gas y de ter­mi­na­ción cua­dra­da son nues­tra preferencia en ma­ni­cu­re, los co­lo­res preferidos son el ro­jo o fuc­sia de la mar­ca Mas­glo, to­nos que usa­mos in­de­pen­dien­te­men­te de la es­ta­ción”, ex­pli­ca Clau­dia Opa­zo, co­lom­bia­na y es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría Co­mer­cial de la Uni­ver­si­dad Ga­brie­la Mis­tral, que lle­va cin­co años en Chi­le. Y agre­ga, “un nail art que nos gus­ta har­to es lle­var la uña pin­ta­da blan­ca has­ta la mi­tad, y en­tre el co­lor y el bri­llo trans­pa­ren­te, po­ner de­ta­lles de flo­res de di­fe­ren­tes co­lo­res. ¿Las uñas de los pies? Ca­si co­mo ley, deben es­tar pin­ta­das igual que las ma­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.