El se­cre­to de la ex­ce­len­te aten­ción co­lom­bia­na al clien­te.

Te­nían que lle­gar los co­lom­bia­nos pa­ra que al ser­vi­cio en Chi­le se le qui­ta­ra la apa­tía. Los se­cre­tos de un maî­tre co­lom­biano y su fi­lo­so­fía so­bre “aten­der co­mo te gus­ta­ría que te atien­dan”.

Paula - - Indice - Por Pau­la Cod­dou / Fo­to­gra­fía: Ca­ro­li­na Var­gas

“CO­MO EN­CAR­GA­DO DEL SER­VI­CIO PRO­CU­RO QUE LA GEN­TE NUE­VA QUE ATIEN­DE PRUE­BE TO­DA LA CAR­TA, PA­RA QUE SE­PA LO QUE SE HA­CE AQUÍ, PA­RA QUE EN­TREN DES­DE EL CA­RI­ÑO. ASÍ CUAN­DO UN CLIEN­TE LE PRE­GUN­TA QUÉ PLA­TO ES BUENO, LES DI­GO “OFRÉCELE EL QUE TE GUS­TA A TI Y DILE POR QUÉ”.

JOR­GE AN­DRÉS LÓ­PEZ ATEN­DÍA Y HA­CÍA SAND­WI­CHES EN UN SUBWAY DEL CEN­TRO POR DON­DE PA­SA­BA MU­CHA GEN­TE CUAN­DO SE EM­PE­ZÓ A DAR CUEN­TA DE QUE SU ES­TI­LO CAU­SA­BA UN EFEC­TO EN LOS CLIEN­TES. “Yo les de­cía : ‘Qué le va­ya muy bien’, ‘con mu­cho gus­to’, ‘ho­la, bien­ve­ni­dos’, co­sa que no pa­sa­ba acá. Y lo de­cía por edu­ca­ción, sim­ple­men­te”. Y los chi­le­nos, en­ton­ces le pre­gun­ta­ban el nom­bre, son­reían más, “y co­mo que em­pe­za­ba a ser más agra­da­ble el am­bien­te, pe­se a que era co­mi­da rá­pi­da. Aquí ha­bía una li­ge­ra mo­les­tia por el he­cho de ser­vir ”, di­ce. Pe­ro él vie­ne de Co­lom­bia, don­de se ri­gen por un prin­ci­pio: “te atien­den siem­pre co­mo le gus­ta­ría al que atien­de ser aten­di­do”.

De 33 años, na­ci­do en Ca­li, ac­tor de pro­fe­sión y en Chi­le por amor ha­ce ya 8 años, des­pués del Subway y otros lo­ca­les en­tró a Co­qui­na­ria, don­de par­tió co­mo gar­zón y lle­gó a ser je­fe de gar­zo­nes. De la mano del in­glés Ke­vin Poul­ter se fue per­fec­cio­nan­do. Hoy es el maî­tre del Quí­noa, de Sol Fli­man, el res­to­rán en ca­lle Luis Pas­teur, Vi­ta­cu­ra, don­de Ló­pez de­be ve­lar por que los tiem­pos se cum­plan, ma­ne­jar la lista de es­pe­ra, y siem­pre, siem­pre ser ama­ble.

Una tar­de, cuan­do el res­to­rán ya es­tá tran­qui­lo, Ló­pez re­fle­xio­na por qué los co­lom­bia­nos se han con­ver­ti­do en Chi­le en una es­pe­cie de sím­bo­lo del buen ser­vi­cio a la me­sa.

“Pa­ra em­pe­zar, en Co­lom­bia es­tá la sen­sa­ción de que si es­toy pres­tan­do un ser­vi­cio hay que ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble. Eso allá se res­pi­ra. Acá no es que el ser­vi­cio sea más ma­lo sino que pe­can de ser prác­ti­cos. Sien­ten que lo im­por­tan­te es ha­cer la pe­ga y no brin­dar una bo­ni­ta ex­pe­rien­cia”.

Pa­ra Ló­pez, tam­bién hay una cues­tión de “ca­mi­se­ta”. “El ex­tran­je­ro se ca­mi­se­tea con la em­pre­sa por­que te es­tá dan­do la mano. Hay un mu­tuo agra­de­ci­mien­to. El área ser­vi­cio tie­ne mu­cha ro­ta­ción, por­que la gen­te pien­sa ‘si no fun­cio­nó aquí, ma­ña­na ten­dré tra­ba­jo en otro si­tio, pe­ro pa­ra los ex­tran­je­ros, es más di­fí­cil”.

¿Qué es lo que más te cho­có al lle­gar a Chi­le co­mo clien­te y mo­zo?

Ca­si que me te­nía que aten­der so­lo. Me pa­sa­ban la car­ta y ya, y lue­go me de­cían ‘¿qué quie­re?’. No hay un ‘¿có­mo es­tá? Mi nom­bre es...’ Eso ha cam­bia­do mu­cho, me ima­gino que en par­te de­bi­do a la in­mi­gra­ción. Pe­ro a ve­ces acá te pa­san la car­ta y se van. Y te dan 3, 5, 10 mi­nu­tos o en al­gu­nos uno se sien­te has­ta ol­vi­da­do. Vuel­ven y: “tie­ne cla­ro qué quie­re or­de­nar?”. Cuan­do lle­gué a Chi­le uno en­tra­ba a un al­ma­cén de ro­pa y te aten­días so­lo. Sa­ca­bas la ro­pa so­lo, te me­tías al pro­ba­dor so­lo y cuan­do ya ibas a la caja re­cién te de­cían “¿lo pue­do aten­der?” Fi­nal­men­te, par­te del in­ter­cam­bio cul­tu­ral es que uno, al te­ner una po­si­ción fren­te al tra­ba­jo di­fe­ren­te, lo ha­ce dis­tin­to. Qui­zás se pe­ca­ba en el fal­so en­ten­di­mien­to del ser­vi­lis­mo y el ser­vi­cio era le­jano.

¿Y en qué for­ma eso ha cam­bia­do?

Ha­ce ocho años el chi­leno en­tra­ba más al cho­que por am­bos la­dos. El clien­te lle­ga­ba pen­san­do que iba a pe­lear con el mo­zo, y el mo­zo lo re­ci­bía pen­san­do que ve­nían a pe­lear con él, por­que ha­bía cier­ta pre­dis­po­si­ción del clien­te a que el que me es­tá aten­dien­do no es un hu­mano sino al­guien que me es­tá en­tre­gan­do co­sas. Y al des­hu­ma­ni­zar­lo per­día pa­ri­dad, es­ta­ba el clien­te por en­ci­ma de quien ser­vía, y por eso sien­to que no se pres­ta­ba un buen ser­vi­cio. Pe­ro se rehu­ma­ni­zó a la per­so­na que atien­de, ¡y ser­vir no es­tá mal! Uno tam­bién va a que le sir­van. Y en eso he­mos ayu­da­do los ex­tran­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.