Ja­na Tos­che­va: la búl­ga­ra que se enamo­ró de las pas­si­flo­ras.

La búl­ga­ra Ja­na Tos­che­va se enamo­ró de un pe­rio­dis­ta chi­leno y de las pas­si­flo­ras (tam­bién co­no­ci­das co­mo pa­sio­na­rias o flor de la pa­sión) que des­cu­brió en Is­la Ne­gra. Sin sa­ber na­da de plan­tas, se con­vir­tió en ex­per­ta en es­tas flo­res y, de pa­so, se ter­mi

Paula - - Indice - Por Sa­bi­ne Drys­da­le / Fo­to­gra­fía: Ca­ro­li­na Var­gas

JA­NA TOS­CHE­VA (39) TU­VO UN EN­CUEN­TRO EPIFÁNICO –CON UNA PLAN­TA: CON ELLA MIS­MA– CUAN­DO CA­MI­NAN­DO POR LAS CA­LLES DE IS­LA NE­GRA VIO UNA CA­SA ABAN­DO­NA­DA, LA MA­LE­ZA DE UN ME­TRO, LOS VI­DRIOS QUE­BRA­DOS Y, EN­TRE TO­DO ESO, EN­CA­RA­MA­DA UNA ENOR­ME Y DES­BO­CA­DA PAS­SI­FLO­RA CAERULEA Y SUS FLO­RES QUE PA­RE­CEN ESCARAPELAS, CON SUS PÉ­TA­LOS BLAN­COS AZULINOS Y MO­RA­DOS. “Fue la pri­me­ra pas­si­flo­ra que vi en mi vi­da, y fue amor a pri­me­ra vis­ta”, di­ce. Sin te­ner co­no­ci­mien­to al­guno en jar­di­ne­ría, cor­tó una pa­ti­lla. Fa­lló al pri­mer in­ten­to y al se­gun­do, pe­ro al ter­ce­ro pu­do re­pro­du­cir su pri­me­ra pas­si­flo­ra. Cuan­do su­po, por un ve­cino y lue­go por Goo­gle, qué era lo que te­nía en las ma­nos y que ha­bía más de 500 va­rie­da­des en el mun­do de to­dos los co­lo­res y for­mas, se pu­so a co­lec­cio­nar­las. “Se trans­for­mó en una lo­cu­ra, en una ob­se­sión, es tan ra­ra la flor, es co­mo si fuera de men­ti­ra”, di­ce. Doce años des­pués tie­ne 48 va­rie­da­des, 20 de ellas hí­bri­das de su pro­pia au­to­ría, un jar­dín bo­tá­ni­co abier­to al pú­bli­co y un vi­ve­ro es­pe­cia­li­za­do; to­do es­to en Is­la Ne­gra, el lu­gar don­de es­ta búl­ga­ra de­ci­dió echar raí­ces jun­to a su ma­ri­do, el pe­rio­dis­ta chi­leno Ser­gio Paz.

¿Por qué te dio esa ob­se­sión?

Vi un re­tra­to de mí. La pas­si­flo­ra es gran­de y yo soy gran­de. Es car­ne de pe­rro y yo tam­bién lo soy. La flor no pa­sa inad­ver­ti­da y, por mi pei­na­do, yo tam­po­co. Y es in­va­si­va y yo tam­bién lo soy: cuan­do me gus­ta una per­so­na co­mo ami­go, to­dos los días lo invito, to­dos los días lo quiero ver. In­sis­to: es una do­ble de mí (se ríe).

Ja­na es­ta­ba bo­rra­cha y des­pe­cha­da por un plan­tón amo­ro­so en un bar en Ale­ma­nia, cuan­do vio a por pri­me­ra vez a Ser­gio Paz. De­ci­di­da a pa­sar­lo bien, le­van­tó la enési­ma cai­pi­ri­ña que to­ma­ba y le hi­zo un sa­lud en el ai­re. Paz se le acer­có. No ha­bla­ban nin­gún idio­ma en co­mún, pe­ro al ra­to es­ta­ban re­vuel­tos en las sá­ba­nas. La ma­ña­na si­guien­te él le hi­zo la mí­mi­ca de un pá­ja­ro que vue­la y le di­jo “Me. Chi­le”. Y ella, con re­sa­ca y sin en­ten­der qué ha­cía con es­te hom­bre, le di­jo: “Ok. You Chi­le. Ad­dress” y le pa­só un pa­pel pa­ra que ano­ta­ra su di­rec­ción. An­tes de una se­ma­na, ella ate­rri­zó en San­tia­go. Esos cin­co días que pa­só en Chi­le no co­no­ció lu­gar al­guno. “Fue co­mo la pe­lí­cu­la 9 se­ma­nas y me­dia”, cuen­ta rien­do. Al ter­cer día, Ser­gio sa­lió me­dia ho­ra y al­guien lle­gó, to­có el tim­bre y gri­tó: “Ser­gio, Ser­gio”. Por el vi­drio em­pa­vo­na­do dis­tin­guió la si­lue­ta de una mu­jer de la mano de un ni­ño. Alar­ma­da hi­zo su ma­le­ta, pe­ro cuan­do iba sa­lien­do del de­par­ta­men­to se en­con­tró con Paz que no en­ten­día por­qué se iba. “Your wi­fe, your wi­fe”, le di­jo ella. “Y era la na­na, pe­ro co­mo en Eu­ro­pa no hay na­na... Yo es­ta­ba con­ven­ci­da de ir­me cuan­do Ser­gio le pa­só a la mu­jer la ro­pa su­cia. Ahí sen­tí que él no que­ría que me fuera”, di­ce. Lue­go fue el turno de él que apa­re­ció en Ale­ma­nia don­de Ja­na tra­ba­ja­ba en una em­pre­sa de tu­ris­mo. “Me avi­só dos días an­tes y yo te­nía un vue­lo a Bul­ga­ria. Me lo tu­ve que lle­var y mi ma­má ca­si se mue­re. ‘¿Quién es es­te se­ñor?’, me di­jo. Y yo ‘¿qué le di­go? Na­da’. ‘No sé quién es es­te se­ñor’”, di­ce rien­do. “Ahí em­pe­zó al­go más allá de la aven­tu­ra y nun­ca más nos de­ja­mos de ver”. Tras ca­si dos años

de ires y ve­ni­res, y sin ha­blar una go­ta de cas­te­llano, se tras­la­dó a vi­vir a Chi­le. Apren­dió el idio­ma rá­pi­do. “Lo ne­ce­si­ta­ba por­que ha­blo mu­cho y no po­der ha­blar era te­rri­ble. Pe­ro mien­tras no ha­blá­ba­mos era ma­ra­vi­llo­so. Cuan­do em­pe­za­mos a ha­blar, que­dó la es­co­ba con Ser­gio; ha­cía mi ma­le­ta ca­da se­ma­na”, cuen­ta rien­do. “Pe­ro den­tro de to­do fue más gran­de el sen­ti­mien­to que las pe­leas”.

Se ca­só y se na­cio­na­li­zó chi­le­na. “Me sien­to chi­le­ni­za­da, he aga­rra­do to­dos los ma­los há­bi­tos: ga­ra­ba­teo, soy muy im­pun­tual y an­tes no era así. Uno ter­mi­na sien­do co­mo don­de es­tá. Cuan­do vi­ví en Ale­ma­nia to­do era tan in­creí­ble­men­te per­fec­to, que me mo­les­ta­ba. Me gus­ta que es­té más o me­nos la co­sa. Yo fe­liz de ser chi­le­na, lo que no com­pren­do es el cla­sis­mo. Yo tra­ba­jé limpiándole la ca­sa a un ita­liano y es un tra­ba­jo digno, na­die te mi­ra en me­nos por eso”.

¿Y có­mo son los búl­ga­ros?

Muy so­cia­bles y di­ver­ti­dos. Siem­pre he di­cho que los eu­ro­peos del es­te son los la­ti­nos de Eu­ro­pa; so­mos más po­bres, pe­ro más di­ver­ti­dos. Nací en Var­na, una ciu­dad en la cos­ta del Mar Ne­gro he­cha pa­ra la di­ver­sión, to­do lo que te ro­dea es di­ver­sión, dis­cot­he­ques en la pla­ya, mú­si­ca elec­tró­ni­ca, pis­ci­nas con es­pu­ma, mu­cho ex­tran­je­ro. Y Ja­na en Chi­le se di­vier­te. En me­dio del li­ving de su ca­sa ins­ta­ló un ca­ño. “Ten­go 40 años pe­ro de ca­be­za 20, me sien­to una pen­de­ja. To­dos mis ami­gos tie­nen 28 o 30 años, voy a la dis­co a bai­lar el ca­ño. Al­gu­na gen­te lo ma­lin­ter­pre­ta, pe­ro es mi ma­ne­ra de di­ver­tir­me”, di­ce, al tiem­po que con­fie­sa que su ma­ri­do pre­fe­ri­ría que so­lo prac­ti­ca­ra en la ca­sa.

Co­mo no ha­bla­ba muy bien español par­tió ayu­dan­do a Paz a pro­du­cir unas guías de via­jes, al tiem­po que co­lec­cio­na­ba pas­si­flo­ras, a las que aho­ra se de­di­ca. Pa­ra Ja­na las plan­tas son co­mo hi­jos. “Mis hi­jos ver­des”, di­ce. Y las cui­da tan­to que no las ven­de en in­vierno por te­mor a que a los nue­vos due­ños se les hie­len. Tam­po­co tie­ne jar­di­ne­ro. “No quiero sa­ber de ellos, siem­pre me cor­tan al­gu­na pas­si­flo­ra”.

Ja­na es ca­paz de via­jar ho­ras pa­ra con­se­guir una pas­si­flo­ra. ¿Có­mo con­si­guió la va­rie­dad bra­si­le­ña de pé­ta­los fuc­sias y mo­ra­dos, loef­gre­nii?: al­guien le avi­só que en la Ave­ni­da del Mar en La Se­re­na cre­cía una y par­tió en un bus a cor­tar pa­ti­llas. Cuen­ta que en Chi­le hay so­lo una na­ti­va, la pin­na­tis­ti­pu­la, una va­rie­dad cos­te­ra de flor ro­sa­da y mo­ra­da que es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción, y que ella es­tá re­pro­du­cien­do en su vi­ve­ro, gra­cias a la se­mi­lla que en­con­tró una se sus se­gui­do­ras en Fa­ce­book en la Que­bra­da del Ti­gre en Za­pa­llar, don­de hay una pe­que­ña po­bla­ción. “La gra­cia de la pas­si­flo­ra es que co­mo se cru­za, uno pue­de ha­cer­se su pro­pia plan­ta, hay que an­dar de abe­ja, po­li­ni­zan­do a mano, pe­ro el re­sul­ta­do es muy en­tre­te­ni­do, sa­len de to­dos co­lo­res. Mues­tra la fo­to de una flor bien chas­co­na de pé­ta­los ri­za­dos li­las, im­po­si­ble no com­pa­rar con su ca­be­lle­ra cres­pa y abun­dan­te. La bau­ti­zó co­mo Chi­lean Dream. “Tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy es­pe­cial por­que yo sien­to que es­toy vi­vien­do, co­mo los me­xi­ca­nos vi­ven el sue­ño ame­ri­cano, el sue­ño chi­leno”.

Ja­na ven­de las pas­si­flo­ras en su vi­ve­ro en Is­la Ne­gra o a tra­vés de su pá­gi­na www.pas­si­flo­ra­chi­le.cl

“YO FE­LIZ DE SER CHI­LE­NA, LO QUE NO COM­PREN­DO ES EL CLA­SIS­MO. YO TRA­BA­JÉ LIMPIÁNDOLE LA CA­SA A UN ITA­LIANO Y ES UN TRA­BA­JO DIGNO, NA­DIE TE MI­RA EN ME­NOS POR ESO”, DI­CE JA­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.