El nue­vo y mul­ti­cul­tu­ral ros­tro de Chi­le.

Paula - - Indice - Por Ca­ro­la S ola­ri, Valentina Ro­drí­guez, Al­men­dra A rc aya y Ma­ría Jo­sé Sa­las / Fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro Ara­ya. Ro­dri­go Cho­dil, Ca­ro­li­na Var­gas y Ch­ris­tian Guz­mán / Pro­duc­ción: Ál­va­ro Ren­ner

Des­de ha­ce al­gu­nos años, ca­mi­nar por San­tia­go se ha vuel­to una ex­pe­rien­cia mul­ti­cul­tu­ral. No so­lo se es­cu­chan otras len­guas en la ca­lle, tam­bién ha cam­bia­do el pai­sa­je hu­mano, am­plia­do la ga­ma cro­má­ti­ca de pie­les, de ras­gos, de há­bi­tos, de mi­ra­das. ¿Por qué han ve­ni­do a Chi­le? ¿Qué hay aquí que quie­ren que­dar­se? ¿Qué traen ellos y qué nos apor­tan? ¿Có­mo tra­tan los chi­le­nos a los nue­vos fo­ras­te­ros? En es­tas ca­tor­ce his­to­rias, ellos lo cuen­tan.

Ra­mi Nassr (27), ad­mi­nis­tra­dor de finanzas, es si­rio y lle­gó a Chi­le hu­yen­do de la gue­rra que afec­ta a su país. En 2015 lle­gó a su ciu­dad, Swai­da, ubi­ca­da al su­r­oes­te de Si­ria, el Fren­te Nos­tro, que es par­te de Al Qae­da, y lo se­cues­tra­ron 15 días por ser fiel cre­yen­te de la re­li­gión Dru­so. “Tu­ve que pa­gar 10 mil dó­la­res pa­ra re­cu­pe­rar mi li­ber­tad”, cuen­ta. Des­pués de ese he­cho lo lla­ma­ron a rea­li­zar el Ser­vi­cio Mi­li­tar y en­lis­tar­se en la gue­rra. Se ne­gó. “La úni­ca al­ter­na­ti­va que tu­ve fue pa­gar 6 mil dó­la­res a unos tra­fi­can­tes de per­so­nas pa­ra que me sa­ca­ran del país lo an­tes po­si­ble”, cuen­ta. La pri­me­ra pa­ra­da fue el Lí­bano y to­mó un bar­co de car­ga en el que cru­zó, en pre­ca­rias con­di­cio­nes y du­ran­te dos me­ses, el Atlán­ti­co. “Cuan­do hi­ce el ne­go­cio con ellos les pe­dí ir a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro lle­gué a Co­lom­bia, don­de me subie­ron a un jeep. Ter­mi­na­ron de­ján­do­me una no­che en la fron­te­ra de Chi­le con Bo­li­via sin dar­me nin­gu­na ex­pli­ca­ción”. Cuan­do lle­gó a San­tia­go se pre­sen­tó en el De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría don­de es­cu­cha­ron su ca­so y en 15 días le die­ron una re­si­den­cia tem­po­ral co­mo re­fu­gia­do por 8 me­ses. En abril ob­tu­vo la re­si­den­cia de re­fu­gia­do. “Hoy jun­to pla­ta pa­ra traer a mi ma­má que es el úni­co fa­mi­liar que me que­da en Si­ria. Mi pa­dre mu­rió ha­ce 5 años y mis dos her­ma­nos tam­bién es­ca­pa­ron: uno es­tá en Ale­ma­nia y el otro en Du­bai. Quiero traer­la a Chi­le por­que es un buen lu­gar pa­ra vi­vir, tran­qui­lo y se­gu­ro”, cuen­ta Nassr, quien tra­ba­ja ven­dien­do dul­ces ára­bes en Ala­me­da, jus­to en la sa­li­da del Me­tro Unión La­ti­noa­me­ri­ca­na.

90

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.