Da­nie­la Bra­vo, la chi­le­na que hi­zo no­ti­cia por ser una in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­da en Es­ta­dos Uni­dos.

La chi­le­na Da­nie­la Bra­vo hi­zo no­ti­cia en ju­nio de 2012 cuan­do la re­vis­ta Ti­me la re­tra­tó en su por­ta­da jun­to a otros 35 in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos. Ese mis­mo mes Oba­ma fir­mó una ac­ción eje­cu­ti­va que sus­pen­de las de­por­ta­cio­nes pa­ra mi­llon

Paula - - Indice - Por Gui­ller­mi­na Al­to­mon­te / Fo­to­gra­fía: Erik Ja­cobs

LA HIS­TO­RIA QUE SI­GUE LA PO­DRÍAN CON­TAR UNAS 12 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS EN ES­TA­DOS UNI­DOS Y MU­CHÍ­SI­MOS MI­LLO­NES MÁS EN TO­DO EL MUN­DO, IN­CLU­YEN­DO CHI­LE.

Pa­re­cie­ra que Da­nie­la Bra­vo (28) es cons­cien­te de eso: a ve­ces em­pie­za a ha­blar de ella pa­ra en­se­gui­da pa­sar­se al plu­ral e hil­va­nar su vi­da con las de otros: las de to­dos los otros in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos. Es­tá sen­ta­da en un lu­mi­no­so es­pa­cio abier­to en la Uni­ver­sity of Mas­sa­chu­setts Bos­ton, en la que es­tá ter­mi­nan­do la ca­rre­ra de An­tro­po­lo­gía. Los ven­ta­na­les de va­rios me­tros de al­to de­jan ver el mar agi­ta­do por una tor­men­ta de co­mien­zos de pri­ma­ve­ra.

Su vi­da es nor­mal en mu­chos sen­ti­dos. To­dos los días via­ja a la ofi­ci­na don­de tra­ba­ja en la uni­ver­si­dad, des­de Re­ve­re, la lo­ca­li­dad en la que vi­ve al nor­te de Bos­ton; un lu­gar don­de se jun­tan co­mu­ni­da­des de la­ti­nos, asiá­ti­cos, ára­bes. A ella le en­can­ta: es­tá cer­ca del mar y la di­ver­si­dad de cul­tu­ras le ha he­cho va­lo­rar mu­cho su pro­pia iden­ti­dad la­ti­na. De he­cho, es vo­lun­ta­ria en una or­ga­ni­za­ción lo­cal que tra­ba­ja ayu­dan­do y em­po­de­ran­do a mu­je­res in­mi­gran­tes.

Re­ve­re tam­bién tie­ne sus pro­ble­mas. A ve­ces la po­li­cía ha­ce re­da­das y de­tie­ne a per­so­nas sin pa­pe­les, lo que las po­ne en al­to ries­go de de­por­ta­ción. Aun­que a Da­nie­la nun­ca le ha to­ca­do una, es el ti­po de co­sas que le re­cuer­da que su vi­da no es la de cual­quie­ra.

Da­nie­la Bra­vo es­tá in­do­cu­men­ta­da des­de que lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos a los 12 años. A los 20 se em­pe­zó a in­vo­lu­crar en mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les que pe­lea­ban por una re­for­ma mi­gra­to­ria en Es­ta­dos Uni­dos. El 14 de ju­nio de 2012 la re­vis­ta Ti­me pu­bli­có una no­ta fir­ma­da por el pe­rio­dis­ta fi­li­pino Jo­sé An­to­nio Var­gas, ga­na­dor de un Pu­lit­zer, quien un año an­tes ha­bía “sa­li­do del cló­set” co­mo in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do. La por­ta­da de la re­vis­ta, que se hi­zo fa­mo­sa, ti­tu­la­ba: So­mos ame­ri­ca­nos só­lo que no le­gal­men­te. En­tre los 36 ros­tros fo­to­gra­fia­dos en la ta­pa es­ta­ba Da­nie­la.

Al día si­guien­te el Pre­si­den­te Oba­ma anun­ció la Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DA­CA): una ac­ción que tem­po­ral­men­te exi­me a jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos de ser de­por­ta­dos. An­tes que se anun­cia­ra el DA­CA los mo­vi­mien­tos por la re­for­ma mi­gra­to­ria te­nían el ojo pues­to en el Dream Act: un pro­yec­to que per­mi­ti­ría, a jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos que lle­ga­ron an­tes de los 16 años, pos­tu­lar a una re­si­den­cia

con­di­cio­nal y even­tual­men­te re­si­den­cia per­ma­nen­te, pe­ro fue re­cha­za­do en el Se­na­do en 2010. El pro­yec­to les dio el nom­bre a los fa­mo­sos “drea­mers”.

Des­de que se anun­ció el DA­CA unos 700 mil jó­ve­nes se han aco­gi­do al pro­gra­ma, que les per­mi­te ob­te­ner per­mi­sos de tra­ba­jo. Da­nie­la Bra­vo es­tá en­tre ellos. En es­tos cua­tro años que han pa­sa­do des­de la fo­to­gra­fía en Ti­me su vi­da ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te. Aho­ra tie­ne un car­né de iden­ti­dad del es­ta­do de Mas­sa­chu­setts, que le per­mi­te via­jar sin pro­ble­mas en avión (den­tro del país). Pu­do en­trar a tra­ba­jar tiem­po com­ple­to en el Mau­ri­cio Gas­tón Ins­ti­tu­te for La­tino Com­mu­nity De­ve­lop­ment and Pu­blic Po­licy de su uni­ver­si­dad, cur­sar su ca­rre­ra sin pa­gar ma­trí­cu­la y ga­nar­se la vi­da. Ya no tie­ne mie­do de ser de­por­ta­da y, si qui­sie­ra, po­dría ma­ne­jar un au­to con li­cen­cia. To­do es­to hu­bie­ra si­do im­po­si­ble ha­ce cin­co años.

Pe­ro tam­bién sien­te que el triun­fo de DA­CA es amar­go. Por un la­do, no sig­ni­fi­ca que Da­nie­la sea “le­gal”, ten­ga de­re­chos de ciu­da­da­na ni ac­ce­so a una vi­sa. O sea: si sa­le del país (sin un per­mi­so que se lla­ma Ad­van­ce Parole) no pue­de vol­ver a en­trar. Y lo prin­ci­pal es que el pro­gra­ma deja afue­ra a la enor­me ma­yo­ría de los ca­si 12 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­yen­do a su ma­má. “Yo ya no me iden­ti­fi­co co­mo drea­mer. Por­que es­ta ca­te­go­ría deja afue­ra los sa­cri­fi­cios de nues­tros pa­dres. Es co­mo que es­tán po­nién­do­les cul­pa a ellos por ha­ber­nos traí­do. Y mis pa­dres no hi­cie­ron na­da ma­lo”, re­fle­xio­na.

En span­glish, Da­nie­la ex­pli­ca có­mo es vi­vir in­do­cu­men­ta­da en Es­ta­dos Uni­dos. Por ejem­plo: cual­quier in­frac­ción que pa­ra un ciu­da­dano se­ría muy me­nor, co­mo pa­sar­se una luz ro­ja, pa­ra un in­mi­gran­te es muy gra­ve. Sig­ni­fi­ca que le pue­den pe­dir que mues­tre sus pa­pe­les; de ahí a la de­por­ta­ción hay un ca­mino cor­to, so­bre to­do en al­gu­nos es­ta­dos más in­to­le­ran­tes. Hoy por hoy, ella se sien­te se­gu­ra gra­cias al DA­CA. Pe­ro la ac­ción eje­cu­ti­va no es ley, o sea que pue­de ser re­vo­ca­da fá­cil­men­te: al­go que Da­nie­la te­me da­da la re­tó­ri­ca que per­mea la cam­pa­ña pre­si­den­cial en Es­ta­dos Uni­dos, con un can­di­da­to que ha afir­ma­do que de­por­ta­ría a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos y que quie­re cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co.

Ha­ble­mos de Do­nald Trump.

Mi­ra, en mi opi­nión, Trump es muy in­te­li­gen­te. Por­que no tie­ne fil­ter, él te di­ce lo que se le vie­ne a la ca­be­za. His­tó­ri­ca­men­te los políticos son… hay un tér­mino en in­glés que di­ce “wishy-wa­shy”, Hi­llary Clin­ton es muy así.

¿Ni chi­cha ni li­mo­ná, co­mo di­ría­mos en Chi­le?

(Se ríe). Cla­ro. Pe­ro Do­nald Trump di­ce lo que pien­sa. Di­ce que va a sa­car a los in­mi­gran­tes mu­sul­ma­nes, que va a iden­ti­fi­car a los que es­tán aquí por­que se su­po­ne que son te­rro­ris­tas. Di­ce que no es­tá opues­to a los in­mi­gran­tes pe­ro que quie­re que la in­mi­gra­ción sea “do­ne right”. Pe­ro, ¿có­mo se pue­de ha­cer la in­mi­gra­ción “co­rrec­ta­men­te” cuan­do es­tás sien­do per­se­gui­do por co­sas re­li­gio­sas, cuan­do es­tás tra­tan­do de huir de gue­rras y con­flic­tos, de po­bre­za? ¿Có­mo pue­des ha­cer “im­mi­gra­tion do­ne right” si Es­ta­dos Uni­dos no quie­re dar vi­sas de re­fu­gio? Yo creo ho­nes­ta­men­te que si la in­mi­gra­ción pu­die­ra ser he­cha “co­rrec­ta­men­te”, to­dos lo ha­ría­mos. Trump es­tá ven­dien­do es­tas ideas que son muy atrac­ti­vas.

¿Por qué ha pren­di­do tan­to en un país que se su­po­ne que es desa­rro­lla­do?

Es­te es un país muy ra­cis­ta. Con Do­nald Trump esas creen­cias han en­con­tra­do apo­yo. No es él, es lo que ha crea­do. Y yo po­dría de­cir que si ga­na me voy a Chi­le, pe­ro no. Es­te país es mi ca­sa, y yo voy a pe­lear pa­ra que es­tas co­sas no sean to­le­ra­das.

SA­LIR DEL CLÓ­SET

Da­nie­la na­ció en Vi­lla Ale­ma­na. Cre­ció allí jun­to a sus pa­dres, su her­ma­na, abue­los. Su pa­pá tra­ba­ja­ba en una con­ce­sio­na­ria de au­tos y su ma­má tra­ba­ja­ba en una com­pa­ñía re­la­cio­na­da con compu­tación. Cuan­do Da­nie­la te­nía 3 años su pa­dre de­ci­dió mi­grar a Nue­va York, don­de te­nía co­no­ci­dos, en bus­ca de un me­jor fu­tu­ro: el sue­ño ame­ri­cano, co­mo le di­ce Da­nie­la. Tra­ba­jó lim­pian­do ba­ños, lue­go en­con­tró tra­ba­jo en res­to­ra­nes, se fue a vi­vir a Bos­ton. Le man­da­ba pla­ta a su fa­mi­lia y con­si­guió su green card, que per­mi­te tra­ba­jar le­gal­men­te pe­ro no otor­ga ciu­da­da­nía.

Da­nie­la lle­gó jun­to a su ma­dre y her­ma­na en el año 2000 a re­unir­se con su pa­pá; nun­ca re­gu­la­ri­za­ron sus pa­pe­les por­que las po­lí­ti­cas se en­du­re­cie­ron mu­cho lue­go de los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre de 2001. En ese en­ton­ces vi­vían en el ba­rrio de Cam­brid­ge, de gen­te aco­mo­da­da. Da­nie­la no tar­dó en dar­se cuen­ta de que las co­sas eran di­fe­ren­tes pa­ra ella. Sus pa­dres le di­je­ron que nun­ca le con­ta­ra a na­die de su situación mi­gra­to-

DA­NIE­LA PU­DO OB­TE­NER UN PER­MI­SO DE TRA­BA­JO LUE­GO DE QUE EN 2012 OBA­MA EMI­TIE­RA UNA AC­CIÓN EJE­CU­TI­VA QUE EXIMÍA A LOS IN­MI­GRAN­TES LLE­GA­DOS AN­TES DE LOS 16 AÑOS DE SER DE­POR­TA­DOS. SIN EM­BAR­GO, SI SA­LE DE ES­TA­DOS UNI­DOS NO PUE­DE VOL­VER A EN­TRAR. “ME GUS­TA­RÍA IR A CHI­LE AVER A MI ABUE­LI­TA DE 89 AÑOSY A MI NA­NA SYL­VIA QUE ME CUIDÓ EN MI IN­FAN­CIA”, DI­CE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.