In­tro­du­cien­do al tri­go sa­rra­ceno

Paula - - Producto - Por Xi­me­na Hein­sen / Ilus­tra­ción: Pa­lo­ma Mo­reno

AUN­QUE EN REALI­DAD NO ES UNA ES­PE­CIE DE TRI­GO, POR­QUE NO TIE­NE GLU­TEN, SINO UNA PLAN­TA DE LA FA­MI­LIA POLIGONÁCEA, LA BUE­NA FA­MA DEL TRI­GO SA­RRA­CENO CO­MO ALI­MEN­TO ES ANCESTRALMENTE CO­NO­CI­DA EN PAÍ­SES CO­MO JA­PÓN, Chi­na y Ru­sia, don­de lo in­tro­du­je­ron los grie­gos y con el tiem­po pa­só a ser un pro­duc­to bá­si­co en la die­ta lo­cal. De gran di­ges­ti­bi­li­dad, es al­ca­li­ni­zan­te, ri­co en ami­noá­ci­dos esen­cia­les y ayu­da a ba­jar el ín­di­ce gli­cé­mi­co y el co­les­te­rol LDL. Un ali­men­to ín­te­gro que es­tá cau­san­do fu­ror en­tre quie­nes bus­can una ali­men­ta­ción más sa­na y fun­cio­nal.

El pro­ble­ma es que en Chi­le es di­fí­cil con­se­guir­lo por­que no es un cul­ti­vo lo­cal y por aho­ra se en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te im­por­ta­do, a un al­to pre­cio. Pe­ro las co­sas es­tán em­pe­zan­do a cam­biar gra­cias a una ca­sua­li­dad que ocu­rrió ha­ce diez años, cuan­do la re­fle­xó­lo­ga y ho­meó­pa­ta San­dra Ra­mí­rez vi­si­tó a unos tíos en su cam­po del sur, en San Jo­sé de la Ma­ri­qui­na. La acom­pa­ña­ba su pa­re­ja de en­ton­ces, un ru­so, quien le co­men­tó que la va­rie­dad de tri­go que te­nían sem­bra­da era muy co­mún en su tie­rra y que po­día ser bue­na idea cul­ti­var­lo. El grano ha­bía lle­ga­do ahí en los años 80, cuan­do un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Aus­tral ini­ció un pro­yec­to –que no pros­pe­ró– pa­ra in­tro­du­cir­lo en los al­re­de­do­res de Val­di­via. Des­de en­ton­ces, len­ta­men­te, San­dra se trans­for­mó en quien más sa­be de es­te sú­per ali­men­to en el país. Em­pe­zó en 2007 de ma­ne­ra ar­te­sa­nal, co­se­chan­do y har­neán­do­lo a mano, pe­ro aho­ra co­men­za­rá a pro­du­cir­lo a ma­yor es­ca­la: “El mer­ca­do ya es­tá, lo sé por­que me lo es­tán pi­dien­do mu­cho”, di­ce. En 2012, Ban­co Es­ta­do la pre­mió co­mo la mu­jer in­no­va­do­ra del año y, en­tre los va­rios pro­yec­tos que ha ga­na­do, Cor­fo la ayu­dó a fi­nan­ciar su sa­la de pro­ce­so, en la que el pró­xi­mo año es­pe­ra re­ci­bir una co­se­cha de 9.000 ki­los. Ci­fra que ja­más ha­bría ima­gi­na­do ha­ce diez años, cuan­do par­tió con el ki­lo y me­dio de se­mi­llas de al­for­fón que le dio su tío y que sem­bró en la par­ce­la de una pri­ma pa­ra ob­te­ner una co­se­cha de 35 ki­los. Por aho­ra, San­dra co­mer­cia­li­za el al­for­fón ba­jo la mar­ca Te­so­ro del Sur en su si­tio web www.al­for­fon­val­di­via.cl, don­de además se pue­de en­con­trar un es­tu­pen­do re­ce­ta­rio, y tam­bién a tra­vés de dis­tri­bui­do­res co­mo Li­lia­na Ca­tal­do, en La Vega de San­tia­go (loc 523, $ 7.500, 1 kg).

Li­bre de glu­ten y ri­co en nu­trien­tes, el tri­go sa­rra­ceno, o al­for­fón, es­tá to­man­do fuer­za en­tre los cul­to­res de la co­mi­da sa­lu­da­ble. Es un grano fo­rá­neo, pe­ro una chi­le­na del sur lo es­tá em­pe­zan­do a cul­ti­var a gran es­ca­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.