EL CAN­TO DE LAS BA­LLE­NAS

Paula - - Entrevista -

La ocea­nó­gra­fa in­gle­sa Su­san­nah Bu­chan (34) lle­va 10 años en Chi­le gra­ban­do en los ma­res del sur el can­to de las ba­lle­nas azu­les. Gra­cias a ese re­gis­tro des­cu­brió que el dia­lec­to de los ce­tá­ceos que lle­gan to­dos los ve­ra­nos al gol­fo Cor­co­va­do es dis­tin­to al de los de­más ejem­pla­res de esa es­pe­cie. “Se tra­ta de un dia­lec­to chi­leno”, ase­gu­ra.

TO­DOS LOS VE­RA­NOS LLE­GAN CER­CA DE 700 BA­LLE­NAS AZU­LES AL GOL­FO COR­CO­VA­DO, EN CHILOÉ, A ALI­MEN­TAR­SE.

Son ce­tá­ceos enor­mes: el ani­mal más gran­de en la his­to­ria del pla­ne­ta. Su co­la es del an­cho de un ar­co de fút­bol, com­ple­ta tie­ne una ex­ten­sión de 27 me­tros –un bus oru­ga del Tran­san­tia­go, 18– y pe­sa 200 to­ne­la­das, equi­va­len­te a 40 ele­fan­tes. Su piel es azul gri­sá­cea y cuan­do su lo­mo emer­ge en el me­dio del mar, pa­re­ce no te­ner fin. Son pa­cí­fi­cas, es­qui­vas y nun­ca ata­can al hom­bre.

En di­ciem­bre co­mien­zan a can­tar los ma­chos, se cree que es pa­ra atraer a las hem­bras. Y en abril la sin­fo­nía al­can­za su peak cuan­do los can­tos au­men­tan y se mez­clan, trans­for­man­do las pro­fun­di­da­des del mar de Ay­sén en un gran con­cier­to sub­ma­rino.

“Es un so­ni­do bio­ló­gi­co, el más po­de­ro­so y ba­jo del mun­do. Es re­pe­ti­ti­vo co­mo un mo­tor que in­ten­ta en­cen­der­se. Via­ja por el agua, cien­tos de ki­ló­me­tros, al igual que el so­ni­do de los bar­cos. Tie­ne pul­sos más agu­dos, mu­chas ar­mó­ni­cas y par­tes muy ba­jas que los hu­ma­nos no so­mos ca­pa­ces de oír”, des­cri­be la ocea­nó­gra­fa Su­san­nah Bu­chan (34), quien re­gis­tra es­te can­to, des­de 2008, con unos hi­dró­fo­nos. Se in­ter­na mar aden­tro en una lan­cha chi­lo­ta, pro­vis­ta de es­te mi­cró­fono sub­ma­rino y lo su­mer­ge a 30 me­tros. Lue­go lo des­ci­fra con la ayu­da de soft­wa­res que ana­li­zan so­ni­dos de ani­ma­les. Así mi­de la du­ra­ción y fre­cuen­cia que com­po­nen ese can­to y que es co­mo una hue­lla di­gi­tal acús­ti­ca de la po­bla­ción de ba­lle­nas: gra­cias a él pue­de ras­trear­las, sa­ber sus ru­tas de mi­gra­ción o dón­de se ali­men­tan.

Su in­ves­ti­ga­ción fue par­te de un doc­to­ra­do que reali­zó en la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, don­de hoy es in­ves­ti­ga­do­ra del Pro­gra­ma CO­PAS Sur-Austral, un cen­tro que se de­di­ca a la ocea­no­gra­fía de la Pa­ta­go­nia chi­le­na. Ade­más, tra­ba­ja en el Cen­tro de Es­tu­dios Avan­za­dos en Zo­nas Ári­das, de Co­quim­bo, y es in­ves­ti­ga­do­ra in­vi­ta­da del Woods Ho­le Ocea­no­grap­hic Ins­ti­tu­tion, en Mas­sa­chu­setts, Es­ta­dos Uni­dos. Por su tra­ba­jo sue­le pa­sar cer­ca de dos me­ses em­bar­ca­da, en­tre di­ciem­bre y abril. En el mar, ase­gu­ra, es don­de se sien­te más có­mo­da y ener­gi­za­da.

BE­LLE­ZA A OTRA ES­CA­LA

Su­san­nah su­po a los 10 años que que­ría de­di­car su vi­da a pro­te­ger a las ba­lle­nas. Es­ta­ba de va­ca­cio­nes con sus pa­dres en la cos­ta es­te de Ca­na­dá, en la ca­sa de sus abue­los, cuan­do vio a una ballena atra­pa­da en una red de pes­ca, que se azo­ta­ba con­tra el mar tra­tan­do de li­be­rar­se.

Ca­si dos dé­ca­das des­pués, en enero de 2007, ya con­ver­ti­da en ocea­nó­gra­fa y sin ha­blar es­pa­ñol, arri­bó a Me­lin­ka, un pue­blo en la pri­me­ra is­la al sur de Chiloé, si­guien­do a las ba­lle­nas azu­les. Te­nía 24 años y ha­bía ter­mi­na­do su más­ter en la Uni­ver­si­dad de Saint An­drews, en Es­co­cia.

Fue un ami­go chi­leno, Ma­xi­mi­li­ano Be­llo, uno de los fun­da­do­res del Cen­tro Ballena Azul –una ONG ra­di­ca­da en Val­di­via–, quien la in­vi­tó a la Pa­ta­go­nia. Be­llo tra­ba­ja­ba con Ro­dri­go Huc­ke, bió­lo­go ma­rino y di­rec­tor del cen­tro, quien en 2003 des­cu­brió que ca­da ve­rano un gru­po de ba­lle­nas azu­les lle­ga al gol­fo Cor­co­va­do a ali­men­tar­se. Ese lu­gar es uno de los es­ca­sos pun­tos co­no­ci­dos de reunión de ba­lle­nas azu­les en el mun­do. “Es­tos cien­tí­fi­cos es­ta­ban ha­cien­do dis­tin­tos es­tu­dios con es­tos ani­ma­les, pe­ro na­die tra­ba­ja­ba con el mé­to­do acús­ti­co”, di­ce la ocea­nó­gra­fa en su es­pa­ñol chi­le­ni­za­do. El mé­to­do acús­ti­co al que se re­fie­re con­sis­te en uti­li­zar hi­dró­fo­nos (unos mi­cró­fo­nos sub­ma­ri­nos) pa­ra gra­bar el can­to de los ce­tá­ceos en las pro­fun­di­da­des del mar.

Más allá del pro­yec­to de ba­lle­nas azu­les, Su­san­nah sa­bía muy po­co so­bre Chi­le. “Co­mo bue­na grin­ga me ima­gi­na­ba las pla­yas tro­pi­ca­les y las pal­me­ras, y lle­go al sur de Chi­le… (ri­sas). Era un pai­sa­je muy fa­mi­liar, con aguas frías, fior­dos, bos­ques, co­mu­ni­da­des de pes­ca­do­res y mu­chas ba­lle­nas. ¡Que­dé com­ple­ta­men­te me pa­re­cía alu­ci­nan­te!”, di­ce.

Lle­gó a Me­lin­ka en tiem­pos que no ha­bía in­ter­net ni ce­lu­lar y te­nían luz eléc­tri­ca en­tre las 6 de la tar­de y la me­dia­no­che. Ahí vi­vió jun­to a 11 cien­tí­fi­cos, en una ca­sa con ven­ta­nas de ny­lon, por cua­tro me­ses.

En ese tiem­po se sa­bía que las ba­lle­nas azu­les te­nían dia­lec­tos re­gio­na­les: se ha­bían de­fi­ni­do nue­ve dis­tin­tos en el mun­do, que des­cri­ben po­bla­cio­nes di­fe­ren­tes y ru­tas mi­gra­to­rias. La pre­gun­ta que ob­se­sio­na­ba a Su­san­nah era “si esas ba­lle­nas azu­les, que lle­ga­ban ca­da ve­rano al gol­fo Cor­co­va­do, eran chi­le­nas o ve­nían de la An­tár­ti­ca de pa­so”, re­cuer­da. Pa­ra res­pon­der­la sa­lió al mar a gra­bar, du­ran­te cua­tro me­ses, cer­ca de nue­ve ho­ras al día. “Los pri­me­ros in­ten­tos fue­ron un fra­ca­so. Los equi­pos que me lle­vé ini­cial­men­te no fun­cio­na­ron”.

Una de las co­sas más com­ple­jas de su es­tu­dio acús­ti­co era que las ba­lle­nas azu­les no siem­pre can­tan y que lo ha­cen so­lo los ma­chos. “No es lle­gar y gra­bar­las. Pe­ro aho­ra que te­ne­mos hi­dró­fo­nos en el fon­do ma­rino, nos da­mos cuen­ta ¡que can­tan una can­ti­dad im­pre­sio­nan­te! Al prin­ci­pio fue­ron ho­ras, días com­ple­tos de es­tar ahí, bus­car­la, en­con­trar­la, po­si­cio­nar­se al la­do de ella, po­ner el hi­dró­fono”.

Du­ran­te cua­tro me­ses no re­gis­tró el can­to pe­ro lo­gró ver una ballena azul por pri­me­ra vez. El lo­mo del ani­mal sa­lió de la na­da: “¡Es una cues­tión gi­gan­te! El

lo­mo no pa­ra, des­pués una ale­ti­ta chi­ca… y el rui­do tam­bién del so­plo, que al­can­za los 10 me­tros”, de­ta­lla Su­san­nah, mien­tras le­van­ta los bra­zos y mi­ra ha­cia arri­ba, co­mo si es­tu­vie­ra fren­te a ella en me­dio del mar.

Lo su­yo es una his­to­ria de co­ne­xión pro­fun­da con las ba­lle­nas en ge­ne­ral: una mez­cla en­tre sen­tir­se en­can­ta­da y pe­que­ña, ca­da vez que ve una. “En la vi­da es muy im­por­tan­te te­ner si­tua­cio­nes que te ha­gan sen­tir muy chi­ca, por­que te das cuen­ta de que hay co­sas mu­cho más gran­des que los dra­mas que pue­des pa­sar. Siem­pre me sor­pren­de la di­men­sión de es­tos ani­ma­les. Son se­res in­te­li­gen­tes, emo­cio­na­les, con cul­tu­ras, fa­mi­lias, dia­lec­tos, can­tos… el can­to fi­nal­men­te es vi­da tam­bién”.

EL DÉ­CI­MO CAN­TO

En 2008 re­tor­nó a Me­lin­ka con me­jo­res equi­pos y fi­nan­cia­mien­to de una ONG in­gle­sa. Em­pe­zó a gra­bar en enero de ese año. El 19 de fe­bre­ro, cuan­do le que­da­ban dos me­ses de tra­ba­jo, sa­lió nue­va­men­te en la lan­cha ca­pi­ta­nea­da por Da­niel Ca­niu­llán, el lon­ko de la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na de Me­lin­ka, con quien tra­ba­ja has­ta hoy. Si­guie­ron al ani­mal que iba al con­ti­nen­te des­de el ar­chi­pié­la­go. Eran las con­di­cio­nes per­fec­tas por­que el mar, que ahí es muy rui­do­so, pro­duc­to del fuer­te olea­je y el vien­to, “ese día es­ta­ba plan­chao”, cuen­ta. De pron­to el ma­cho, que iba via­jan­do, pa­só al la­do de la lan­cha pes­que­ra, que se ha­bía de­te­ni­do. Su­san­nah lan­zó el hi­dró­fono al agua, se pu­so sus au­dí­fo­nos y pre­sio­nó “gra­bar” en el soft­wa­re de su no­te­book. “Te­nía el co­ra­zón ace­le­ra­do, pe­ro no sa­bía si lo que yo es­ta­ba gra­ban­do era el can­to. Y vino de nue­vo, por­que son fra­ses sú­per re­pe­ti­ti­vas. Se fue ale­jan­do y yo es­ta­ba emo­cio­na­dí­si­ma, llo­ran­do. Cuan­do vol­ví a la ca­sa es­cu­cha­mos los re­gis­tros con Ro­dri­go (Huc­ke) y nues­tros com­pa­ñe­ros to­da la no­che. Has­ta hoy es el me­jor re­gis­tro que ten­go: la suer­te del prin­ci­pian­te”, re­cuer­da.

Tra­ba­jan­do du­ran­te mu­chos ve­ra­nos y gra­cias a una in­ves­ti­ga­ción que du­ró 10 años, Su­san­nah des­cu­brió que el can­to de las ba­lle­nas azu­les que lle­gan en di­ciem­bre al gol­fo Cor­co­va­do es dis­tin­to a to­dos los can­tos de las otras po­bla­cio­nes de ba­lle­nas azu­les del res­to del mun­do: es el can­to chi­leno, el dé­ci­mo can­to, más agu­do y com­ple­jo.

“Lo com­pa­ré con el dia­lec­to de la po­bla­ción de Ca­li­for­nia o la An­tár­ti­ca y és­te tie­ne más al­tos y ma­yor di­ver­si­dad de so­ni­dos den­tro del can­to”. Su ha­llaz­go per­mi­tió co­men­zar a es­cri­bir un nue­vo ca­pí­tu­lo en la con­ser­va­ción de es­ta sub­es­pe­cie. “Si son chi­le­nas y su área de ali­men­ta­ción pri­ma­ria es la Pa­ta­go­nia, en tér­mi­nos de con­ser­va­ción eso da más im­por­tan­cia al lu­gar y hay que pro­te­ger­lo. Es dis­tin­to si es una ballena azul de An­tár­ti­ca que se ali­men­ta ahí y pa­sa por el gol­fo Cor­co­va­do ha­cia otro la­do”.

En el mun­do cien­tí­fi­co su des­cu­bri­mien­to ayu­dó a de­tec­tar la im­por­tan­cia de es­ta sub­es­pe­cie, la

Ba­lae­nop­te­ra mus­cu­lus chi­len­sis, ge­né­ti­ca­men­te dis­tin­ta a otras. “Hoy su su­per­vi­ven­cia de­pen­de de que pro­te­ja­mos la cos­ta chi­le­na, por­que lo que es se­gu­ro es que vie­nen acá a ali­men­tar­se. La cos­ta chi­le­na es muy pro­duc­ti­va de krill y una ballena azul ne­ce­si­ta tres to­ne­la­das al día”, ex­pli­ca.

A par­tir de 2012 ins­ta­ló hi­dró­fo­nos fi­jos en dis­tin­tos pun­tos del mar in­te­rior de Chiloé. Ca­da seis me­ses, Su­san­nah se in­ter­na­ba en él, res­ca­ta­ba las tar­je­tas de memoria de es­tos apa­ra­tos su­mer­gi­dos y las ana­li­za­ba en su compu­tador. Eso le ayu­dó a des­cri­bir las ru­tas de mi­gra­ción de la es­pe­cie y las épo­cas del año en las que es­tán en la Pa­ta­go­nia. Aho­ra, ade­más, tie­nen pun­tos de es­cu­cha cer­ca de Is­la Cha­ña­ral, Juan Fer­nán­dez y el tró­pi­co. “Co­mo sa­be­mos que hay un dia­lec­to re­gio­nal, aho­ra se tra­ta de ins­ta­lar hi­dró­fo­nos en más lu­ga­res, pa­ra ver si hay otros pun­tos que son im­por­tan­tes pa­ra es­tos ani­ma­les den­tro de Chi­le”. El 50% de los ce­tá­ceos en el mun­do, co­mo los del­fi­nes y ba­lle­nas, se ven en aguas chi­le­nas. El sue­ño de la ocea­nó­gra­fa es que en el país se ins­ta­le una red de hi­dró­fo­nos a lo lar­go de to­da la cos­ta.

Lo im­por­tan­te en es­te mo­men­to, aña­de la cien­tí­fi­ca, es la pla­ni­fi­ca­ción de ru­tas ma­rí­ti­mas pa­ra evi­tar los cho­ques fa­ta­les en­tre los bar­cos y las ba­lle­nas, y re­du­cir la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca. Pa­ra es­to es­tá tra­ba­jan­do jun­to a la ONG WWF Chi­le. En 2014, Su­san­nah pu­bli­có en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca En­dan­ge­red

Spe­cies Re­search su in­ves­ti­ga­ción so­bre el pa­trón de can­to de es­ta sub­es­pe­cie. “Pa­ra la po­bla­ción chi­le­na, en to­do el Pa­cí­fi­co sur orien­tal, no he­mos vis­to tan­tos can­tos co­mo en el gol­fo Cor­co­va­do y en la eco­rre­gión chi­loen­se (zo­na que com­pren­de Chiloé y el nor­te de la Pa­ta­go­nia chi­le­na). Eso nos in­di­ca que, has­ta don­de sa­be­mos, es el lu­gar don­de más se con­gre­gan ba­lle­nas azu­les chi­le­nas. La gran can­ti­dad de can­tos en zo­nas de ali­men­ta­ción es un mis­te­rio a ni­vel mun­dial. Se sa­be que la Pa­ta­go­nia es zo­na de ali­men­ta­ción y que las crías na­cen en el tró­pi­co, pe­ro des­co­no­ce­mos dón­de ocu­rre la re­pro­duc­ción. Co­mo can­tan los ma­chos pa­ra fi­nes re­pro­duc­ti­vos, no es im­po­si­ble pen­sar que po­drían es­tar em­pe­zan­do a apa­rear­se en la Pa­ta­go­nia, apro­ve­chan­do la ali­men­ta­ción pa­ra pin­char. Qui­zás se pa­san el nú­me­ro de te­lé­fono”, di­ce la cien­tí­fi­ca, en­tre ri­sas.

“No es lle­gar y gra­bar­las. Pe­ro aho­ra que te­ne­mos hi­dró­fo­nos en el fon­do ma­rino, nos da­mos cuen­ta ¡que can­tan una can­ti­dad im­pre­sio­nan­te!”, di­ce Su­san­nah. Y afir­ma ta­jan­te: “Hoy su su­per­vi­ven­cia de­pen­de de que pro­te­ja­mos la cos­ta chi­le­na por­que vie­nen acá a ali­men­tar­se de krill”.

SU IN­VES­TI­GA­CIÓN CON LAS BA­LLE­NAS AZU­LES CHI­LE­NAS APA­RE­CE EN EL LI­BRO LU­CES AL FIN DEL MUN­DO, DE NI­CO­LÁS ALON­SO (PLA­NE­TA). EN 2017, ADE­MÁS, CON­DU­JO UN PRO­GRA­MA DE CHILEVISIÓN LLA­MA­DO WILD CHI­LE, JUN­TO AL CHI­LENO RE­NÉ ARANEDA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.