FEMI NISTA

Paula - - Carne Trémula -

UNA CHI­CA AD­VER­TÍA A OTRAS SO­BRE UNA NUE­VA TRAM­PA, LA DEL PRÍN­CI­PE FE­MI­NIS­TA.

Al­go así co­mo con­fun­dir el dis­cur­so de igual­dad de gé­ne­ro de un hom­bre –quien in­clu­so re­cha­za a sus con­gé­ne­res pa­sa­dos a bo­ta he­dion­da de ca­za y pa­triar­ca­do– con que es­té dis­po­ni­ble a la en­tre­ga amo­ro­sa li­bre de ca­na­lla­das y mez­quin­da­des.

El error es­ta­ría en su­po­ner que la po­si­ción po­lí­ti­ca re­du­ce to­do el la­do in­cons­cien­te del al­ma. Pues exis­ten los fe­mi­nis­tas mi­só­gi­nos, quie­nes no so­lo ha­blan por la cau­sa to­man­do a ve­ces un sos­pe­cho­so pro­ta­go­nis­mo, sino que, ade­más, ha­cen la mis­ma di­vi­sión mal­di­ta de la cul­tu­ra ma­chis­ta so­bre las mu­je­res: las le­gí­ti­mas y las de­ni­gra­das. Con có­di­gos nue­vos, igual­men­te san­cio­nan cuá­les son las va­lio­sas –ge­ne­ral­men­te las que pien­san co­mo él– y las otras, las atra­pa­das en al­gu­na fal­sa con­cien­cia, a las que ata­ca con vio­len­cia.

Pe­ro la tram­pa del prín­ci­pe fe­mi­nis­ta no es so­lo to­par­se con un mi­só­gino en­cu­bier­to, es tam­bién efec­to de la ilu­sión ac­tual de que se pue­den con­tro­lar las ló­gi­cas del de­seo a vo­lun­tad. Co­mo si por acor­dar, con uno mis­mo y lue­go con el otro, que no se cae­rá en de­pen­den­cias ni an­sie­da­des dra­má­ti­cas, efec­ti­va­men­te ello se lo­gre. La chi­ca acu­sa­do­ra de es­ta his­to­ria se equi­vo­ca al su­po­ner que es­te prín­ci­pe es un es­ta­fa­dor en­dó­geno. La tram­pa es más bien pro­pia. Cuan­do le da­mos po­der a quien es­tá po­co in­tere­sa­do en no­so­tros. Ley del de­seo: no hay fi­ja­ción más in­ten­sa que en la re­la­ción que no nos re­sul­ta.

Qui­zás lo nue­vo de es­te prín­ci­pe es que, a di­fe­ren­cia del clá­si­co, a quien se lo po­día des­cu­brir en sus pro­me­sas fal­sas, a es­te no hay que­ja que ha­cer­le, pues no pro­me­te com­pro­mi­sos a los que no es­tá dis­pues­to. Y si una es eman­ci­pa­da con­cuer­da con tal (no) con­tra­to, pe­ro sos­pe­cha de reojo que le es­tán ha­cien­do la del pe­rro del hor­te­lano: el que no co­me ni de­ja co­mer.

Que lo per­so­nal sea po­lí­ti­co es más que ele­gir a al­guien por su re­tó­ri­ca, es dis­tin­guir la sin­ta­xis: es de­cir al­gún or­de­na­mien­to amo­ro­so. Oja­lá el que sa­que nues­tra ver­sión más dig­na, oja­lá aquel don­de se pue­da cons­truir el amor. El cui­da­do de sí, es po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.