LOS HOM BRES A CAR­GO

Paula - - REPORTAJE -

Ca­da día más ma­tri­mo­nios de en­tre 35 y 45 años lle­gan a la con­sul­ta de uró­lo­gos pi­dien­do que ellos se ha­gan car­go de la an­ti­con­cep­ción. Eso em­pu­jó la ten­den­cia: en el sec­tor pri­va­do, en 6 años se tri­pli­ca­ron las va­sec­to­mías en hom­bres jó­ve­nes.

TO­DO PAR­TIÓ EL AÑO PA­SA­DO, CIN­CO ME­SES DES­PUÉS DE QUE MA­RÍA JO­SÉ SA­LAS (34, PE­RIO­DIS­TA)

die­ra a luz a su se­gun­do hi­jo. To­da­vía no ha­bía vuel­to a to­mar pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas. Pe­ro ha­bía de­ci­di­do no vol­ver a ellas. “Me da­ban do­lor de ca­be­za y, aun­que en el hu­mor y el pe­so nun­ca me afec­ta­ron tan­to, me ge­ne­ra­ban un ba­jón de áni­mo. Un sen­ti­do de­pre­si­vo”, di­ce. Por eso, tras el na­ci­mien­to de su se­gun­do hi­jo le di­jo a su gi­ne­có­lo­ga: “La de­ci­sión es­tá to­ma­da. No que­re­mos te­ner más hi­jos”. La doc­to­ra le plan­teó la idea de co­lo­car­se un dis­po­si­ti­vo hor­mo­nal que du­ra cin­co años. “Pe­ro yo le di­je: ‘Ahí voy a te­ner 39. Me­nos voy a que­rer te­ner otro”.

Pen­san­do qué ha­cer, Ma­ría Jo­sé em­pe­zó a co­ti­zar. Co­lo­car­se el dis­po­si­ti­vo cos­ta­ba 200 mil pe­sos. La idea de la va­sec­to­mía no se le ha­bía pa­sa­do por la ca­be­za. Has­ta que vino el sus­to: un atra­so de 10 días. Esa no­che, cuan­do vie­ron que el test ha­bía sa­li­do ne­ga­ti­vo, Mar­tín, su pa­re­ja, le co­men­tó: “Te­ne­mos que ha­cer al­go”. Días des­pués él pu­so el te­ma so­bre la me­sa. “Po­dría­mos ha­cer­nos la va­sec­to­mía”, le di­jo. “Co­mo siempre an­da le­yen­do si­tios web grin­gos, ha­bía leí­do que es una ci­ru­gía am­bu­la­to­ria, que al día si­guien­te es­tás tra­ba­jan­do, que es re­ver­si­ble, mu­cho más ba­ra­ta que una li­ga­du­ra de trom­pas y que con el plan de Isa­pre que te­ne­mos a lo más nos sal­dría 160 mil pe­sos”, di­ce Ma­ría Jo­sé. “Aho­ra te­ne­mos que bus­car un doc­tor y ver la fe­cha. Por­que la de­ci­sión ya es­tá to­ma­da”, di­ce ella.

PA­RI­DAD ANTICONCEPTIVA

Los uró­lo­gos afir­man que el in­te­rés por sa­ber más de la va­sec­to­mía se de­be al ma­yor ac­ce­so a la in­for­ma­ción, pe­ro tam­bién a que en las re­la­cio­nes de pa­re­ja se ha ins­ta­la­do con fuer­za el ar­gu­men­to de la pa­ri­dad de gé­ne­ro. “La va­sec­to­mía se ha em­pe­za­do a dar co­mo un ac­to de igual­dad”, co­men­ta Cristián Pal­ma, urólogo de la Clí­ni­ca Las Condes y del Hos­pi­tal Clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. “Las mu­je­res se han atre­vi­do a de­cir: ‘Yo tu­ve que to­mar an­ti­con­cep­ti­vos, me em­ba­ra­cé, en­ton­ces aho­ra que ce­rra­mos el te­ma de los hi­jos, ¿a quién le to­ca el an­ti­con­cep­ti­vo?’. Y eso se no­ta ca­da vez más en la con­sul­ta por­que quién se ha­ce car­go del te­ma aho­ra es una cues­tión mu­cho más abier­ta”, di­ce Pal­ma. “Ade­más, in­ter­net ha fa­ci­li­ta­do el ac­ce­so a la in­for­ma­ción con la que los pa­cien­tes han co­men­za­do a de­jar de creer en los mi­tos que ro­dea­ban es­te te­ma”.

Pablo Pizzi, je­fe de la uni­dad de Uro­lo­gía de la Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra y par­te del staff de uró­lo­gos de la Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, tie­ne una im­pre­sión si­mi­lar. “El es­ce­na­rio que se ha abier­to en los úl­ti­mos 10 años es que las pa­re­jas vie­nen jun­tas a la con­sul­ta del doc­tor. Ca­da vez son más las pa­re­jas que lle­gan a con­sul­tar so­bre la va­sec­to­mía, o por la li­ga­du­ra tu­ba­ria en el ca­so de la mu­jer, cuan­do ya han de­ci­di­do que no quie­ren te­ner más hi­jos. Y fren­te a la com­pa­ra­ción de una ci­ru­gía con otra, mu­chas pa­re­jas es­tán op­tan­do por la va­sec­to­mía por­que tie­ne mu­chas ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas”.

De he­cho, an­te la pre­gun­ta de qué es me­jor, si la mu­jer o el hom­bre se so­me­ta a la téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca de esterilización, las guías mun­dia­les de sa­lud re­pro­duc­ti­va re­co­mien­dan que sea el hom­bre. El Ma­nual para la Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar de la OMS lo de­ta­lla de la si­guien­te for­ma: “Am­bos son mé­to­dos per­ma­nen­tes, muy efi­ca­ces y se­gu­ros para las pa­re­jas que sa­ben que no quie­ren te­ner más hi­jos. (...) Si am­bos son acep­ta­bles en la pa­re­ja, de­be­ría pre­fe­rir­se la va­sec­to­mía por­que es más sim­ple, se­gu­ra, fá­cil y más ba­ra­ta que la esterilización fe­me­ni­na”.

Los mé­di­cos con­cuer­dan: “Los ries­gos aso­cia­dos a la li­ga­du­ra de trom­pas son mu­cho ma­yo­res que los de una va­sec­to­mía, don­de el ries­go pue­de ser un he­ma­to­ma en el es­cro­to que se pa­sa a los po­cos días. En cam­bio la ci­ru­gía

“CA­DA VEZ MÁS HOM­BRES LLE­GAN DICIÉNDO: ‘DOC­TOR, VEN­GO POR­QUE MI MU­JER ME DI­JO QUE ELLA NO QUE­RÍA SE­GUIR TO­MAN­DO PAS­TI­LLAS’”, CO­MEN­TA EL URÓLOGO PABLO PIZZI.

Cuan­do se com­pa­ran am­bas cirugías, la va­sec­to­mía tie­ne va­rias ven­ta­jas por so­bre la li­ga­du­ra de trom­pas: “Es más sim­ple, se­gu­ra, fá­cil y eco­nó­mi­ca”, des­cri­be el Ma­nual de An­ti­con­cep­ción de la OMS.

tu­bá­ri­ca en la mu­jer, co­mo es in­tra­ab­do­mi­nal, re­quie­re anes­te­sia ge­ne­ral, pue­de in­vo­lu­crar le­sio­nes en ór­ga­nos in­ter­nos e, in­clu­so, po­ten­cial­men­te ries­go vi­tal en el ca­so de un em­ba­ra­zo tu­ba­rio, eso sin to­mar en cuen­ta que la re­cu­pe­ra­ción es do­lo­ro­sa y el cos­to por los in­su­mos de la hos­pi­ta­li­za­ción son más al­tos que los de una va­sec­to­mía”, en­fa­ti­za Pizzi.

SIN BIS­TU­RÍ

Desa­rro­lla­da en 1899 por el mé­di­co es­ta­dou­ni­den­se Harry Sharp, la va­sec­to­mía con­sis­te en obs­truir el con­duc­to de­fe­ren­te, la vía que trans­por­ta los es­per­ma­to­zoi­des des­de los tes­tícu­los has­ta la prós­ta­ta, don­de se jun­tan con el lí­qui­do se­mi­nal, dan­do ori­gen al se­men. La téc­ni­ca uti­li­za­da hoy en día es la lla­ma­da “va­sec­to­mía sin bis­tu­rí”, desa­rro­lla­da por el mé­di­co chino Li Shun­qiang en 1974: fue esa prác­ti­ca la que 10 años más tar­de el doc­tor Marc Golds­tein in­tro­du­jo a Es­ta­dos Uni­dos, don­de hoy, al año, se la rea­li­zan en­tre 500 y 700 mil hom­bres.

En los 20 minutos que du­ra la ci­ru­gía, lue­go de apli­car anes­te­sia lo­cal –co­mo la que usan los den­tis­tas– el urólogo ha­ce una pe­que­ña pun­ción en la mi­tad del es­cro­to, se­pa­ra las ca­pas de la piel, ex­te­rio­ri­za el con­duc­to de­fe­ren­te, lo cor­ta, li­ga o cau­te­ri­za ca­da ex­tre­mo y lo vuel­ve a in­tro­du­cir al in­te­rior. El post­ope­ra­to­rio es sim­ple –re­po­so re­la­ti­vo evi­tan­do ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­ten­sa (in­clui­da la se­xual) por 7-10 días– y, ase­gu­ran, in­do­lo­ro. “La gran ma­yo­ría de los pa­cien­tes se sien­te com­ple­ta­men­te nor­mal lue­go de 10 a 14 días”, ase­gu­ra Pizzi.

ROM­PER CON LOS MI­TOS

Al se­xó­lo­go Ro­dri­go Jar­pa, la idea de ha­cer­se la va­sec­to­mía se le ocu­rrió tras una con­ver­sa­ción in­for­mal con el doc­tor Cristián Pal­ma, con quien tra­ba­ja en la Clí­ni­ca Las Condes. “Con mi mu­jer ya te­nía­mos dos hi­jos y es­tá­ba­mos de­ci­di­dos a no te­ner más. Cuan­do Pal­ma me con­tó de qué se tra­ta­ba me pa­re­ció una bue­na al­ter­na­ti­va tam­bién para que por fin ella tu­vie­ra un po­co de des­can­so de es­tar me­tién­do­se hor­mo­nas al cuer­po”, di­ce.

Cons­tan­za Fer­nán­dez, su es­po­sa, lo con­fir­ma: “A los 20 años em­pe­cé a to­mar pas­ti­llas. Co­mo se me ol­vi­da­ban, des­pués cam­bié a una in­yec­ción que du­ra 3 me­ses. No te­nía pro­ble­mas con ellas, pe­ro igual ha­cía tiempo te­nía ga­nas de acor­dar­me có­mo era mi cuer­po an­tes de to­mar an­ti­con­cep­ti­vos. Cuan­do Ro­dri­go me di­jo: ‘¿Qué pa­sa si yo me ha­go car­go?’, le di­je: ‘Ge­nial’”. To­mar la de­ci­sión, co­men­ta él, fue más fá­cil al es­cu­char que, en el ca­so de que­rer re­ver­tir la va­sec­to­mía, se pue­de, aun­que re­quie­re una ope­ra­ción mu­cho más com­ple­ja para la cual hay po­cos uró­lo­gos ca­pa­ci­ta­dos.

La no­che an­tes de rea­li­zar­se la ci­ru­gía Jar­pa tu­vo una jun­ta con ami­gos. Ahí pu­do to­mar­les el pul­so a los mie­dos mas­cu­li­nos. “Cuan­do les con­té es­ta­ban in­cré­du­los. ‘Jar­pa nos es­tá hue­vian­do’, me de­cían. Cuan­do les pre­gun­té por qué tan­to ro­llo, em­pe­za­ron a sa­lir to­dos los mi­tos: aso­ciar la va­sec­to­mía a dis­fun­ción eréc­til. Otros me die­ron a en­ten­der que lo aso­cia­ban a una pér­di­da de la mas­cu­li­ni­dad”. Acos­tum­bra­do a des­pe­jar mi­tos so­bre la se­xua­li­dad, en­tre bro­ma y bro­ma el se­xó­lo­go em­pe­zó a com­par­tir la evi­den­cia que le ha­bía da­do su mé­di­co y que él ha­bía es­tu­dia­do en de­ta­lle.

Ha pa­sa­do más de un año des­de que se so­me­tió a la va­sec­to­mía. De los hom­bres que fue­ron a la reunión de ami­gos con Jar­pa, va­rios hoy lo es­tán eva­luan­do. So­bre si su vi­da se­xual ha cam­bia­do en al­go, di­ce que en na­da. “Ni para me­jor ni para peor”. Pe­ro su mu­jer, re­co­no­ce que el re­la­jo es al­go que los hom­bres no tie­nen có­mo ima­gi­nar­se. “No es­tar pen­dien­te de si te ol­vi­das­te de las pas­ti­llas, si te vas a con­do­rear, es mu­cho más re­la­ja­do”, di­ce Cons­tan­za. “Sé que soy afor­tu­na­da, por­que a mi al­re­de­dor veo mu­chas mu­je­res que su­fren por te­ner que ha­cer­se car­go de los an­ti­con­cep­ti­vos a pe­sar de que les ha­cen pé­si­mo y sus pa­re­jas no se to­man el tiempo de ver có­mo ayu­dar­las”.

LA OTRA DE­CI­SIÓN: VA­SEC­TO­MÍA SIN HI­JOS

Lle­va­ban 12 años ca­sa­dos y des­pués de dar­le mu­chas vuel­tas al asun­to, ha­bían de­ci­di­do no te­ner hi­jos. Ca­ro­li­na Gómez (39) y Javier Rivera (40) se ca­sa­ron en 2004, tras 7 años de po­lo­leo. Los pri­me­ros años de ma­tri­mo­nio, co­mo ella no te­nía muy cla­ro si que­ría ser ma­má, la op­ción fue avan­zar con sus ca­rre­ras y via­jar. La de­ci­sión la de­ja­ron stand by en 2010 cuan­do ella ob­tu­vo la Be­ca Chi­le para ha­cer un doc­to­ra­do en Lon­dres. Al re­gre­so, en 2013, lo con­ver­sa­ron. “Ca­ro­li­na se sin­ce­ró con­mi­go. Me di­jo que no que­ría ser ma­má y yo le di­je que no que­ría ser pa­pá”, cuen­ta él. “Jun­tos de­ci­di­mos que los hi­jos no te­nían por qué ser par­te de nues­tro pro­yec­to de vi­da”, di­ce ella. En­ton­ces él pro­pu­so ha­cer­se una va­sec­to­mía. Ca­ro­li­na nun­ca ha­bía to­ma­do pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas. “Yo era re­gu­lar co­mo un re­loj en­ton­ces nun­ca qui­se to­mar hor­mo­nas. Con Javier de­ci­di­mos cui­dar­nos des­de siempre de ma­ne­ra na­tu­ral. Eso exi­gía que fué­ra­mos sú­per pla­ni­fi­ca­dos, cui­da­do­sos con el te­ma de la fe­cha para te­ner re­la­cio­nes, de re­pen­te, si era mu­cho, usar con­dón”. “Por eso, cuan­do de­ci­di­mos no te­ner hi­jos le di­je: ‘¿Para qué se­guir preo­cu­pán­do­nos?’”, di­ce él. Ahí vino el pro­ce­so de bus­car dón­de y con quién. Co­mo su plan de Isa­pre te­nía aten­ción pre­fe­ren­te con la Red de Sa­lud de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, to­ma­ron una ho­ra con un urólogo, pe­ro el mé­di­co les di­jo que por ob­je­ción ins­ti­tu­cio­nal los mé­di­cos de la red (tam­bién los de la Clí­ni­ca Los An­des) no rea­li­zan va­sec­to­mías. El doc­tor les pa­só un pa­pel para que su Isa­pre los de­ri­va­ra a un pres­ta­dor que sí pu­die­ra ha­cer­lo.

El 17 de ju­nio de 2016, el día de la va­sec­to­mía, Javier se fue ca­mi­nan­do a la Clí­ni­ca Dá­vi­la, ubi­ca­da a dos cua­dras de su ca­sa. A las 12 en­tró a pa­be­llón. A las 12:30 es­ta­ba en sa­la de re­cu­pe­ra­ción y a las 4 de la tar­de se fue ca­mi­nan­do de vuel­ta a su ca­sa. Esa no­che sa­lió con unos ami­gos. Una se­ma­na des­pués subió a Fa­ce­book la sel­fie que se sa­có en la sa­la de re­cu­pe­ra­ción de la clí­ni­ca. Apa­re­ce son­rien­do. En su pos­teo co­men­tó: “Mu­chas per­so­nas que sa­bían de nues­tra de­ci­sión, cues­tio­na­ron y pre­gun­ta­ron por qué me­jor mi es­po­sa no to­ma­ba pas­ti­llas, o por qué ella no se ope­ra­ba... la ver­dad, creo que esa es una ma­ne­ra egoís­ta y tre­men­da­men­te ma­chis­ta de en­fren­tar un te­ma que es de a dos”.

Ro­dri­go Jar­pa se hi­zo la va­sec­to­mía ha­ce un año. Su mu­jer, Cons­tan­za Fer­nán­dez, di­ce: “Soy afor­tu­na­da. A mi al­re­de­dor veo mu­chas mu­je­res que su­fren por to­mar an­ti­con­cep­ti­vos, que les ha­cen pé­si­mo, y sus pa­re­jas no se ha­cen el tiempo de ayu­dar­las”.

Javier Rivera y Ca­ro­li­na Gómez.

Des­pués de ca­si 10 años jun­tos Javier y Ca­ro­li­na se sin­ce­ra­ron: nin­guno que­ría ser pa­dre. Para evi­tar ries­gos, él le pro­pu­so ha­cer­se la va­sec­to­mía. Fue una de­ci­sión fá­cil para ellos. Co­mo lo han ha­bla­do abier­ta­men­te, mu­chos ami­gos les pre­gun­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.