PW

Pau­la Wal­ker

Paula - - ENTREVISTA -

Fue una de las mu­je­res más po­de­ro­sas de la era ba­che­le­tis­ta y en torno a su per­so­na­li­dad se te­jie­ron mu­chos mi­tos, ali­men­ta­dos –en­tre otros– por su quie­bre con el mi­nis­tro Pe­ñai­li­llo. En es­ta, su pri­me­ra en­tre­vis­ta fue­ra del po­der, des­cla­si­fi­ca ese epi­so­dio, di­ce que “ha­bía en él una in­ca­pa­ci­dad de acep­tar opi­nio­nes dis­tin­tas a las que él li­de­ra­ba”, que el ca­so Ca­val “fue una sor­pre­sa para to­dos” y des­car­ta una ter­ce­ra can­di­da­tu­ra de Ba­che­let.

EL LU­NES 12 DE MAR­ZO, POR PRI­ME­RA VEZ EN 12

AÑOS, Pau­la Wal­ker no se le­van­tó de ma­dru­ga­da a leer la pren­sa y los re­por­tes que le en­via­ba su equi­po en La Mo­ne­da. Ca­mino a de­jar a su hi­ja Eli­sa al co­le­gio, tam­po­co es­cu­chó no­ti­cias y de­jó que ella pu­sie­ra la mú­si­ca. “Es ma­ra­vi­llo­so ama­ne­cer un lu­nes sin res­pon­sa­bi­li­da­des”, di­ce.

La pe­rio­dis­ta ha acom­pa­ña­do a Ba­che­let des­de su pri­me­ra cam­pa­ña pre­si­den­cial, en dis­tin­tas po­si­cio­nes: je­fa de pren­sa, di­rec­to­ra de la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes (Se­com), ase­so­ra es­tra­té­gi­ca en ONU Mu­je­res y en el se­gun­do pi­so. En to­dos es­tos años, en torno a su su­pues­ta per­so­na­li­dad fuer­te y ca­rác­ter pé­treo, se fue­ron te­jien­do mi­tos –en­tre ellos, al­gu­nos por su quie­bre con el ex mi­nis­tro Ro­dri­go Pe­ñai­li­llo–, ati­za­dos por un lar­go si­len­cio que rom­pe re­cién aho­ra, en su pri­mer día fue­ra de La Mo­ne­da.

Pau­la Wal­ker en­fren­ta el cues­tio­na­rio aguan­tán­do­se las ga­nas de fu­mar so­lo por­que es en la tar­de cuan­do la an­sie­dad la ata­ca más fuer­te. Im­pe­ca­ble­men­te in­for­mal y son­rien­te, po­cos sos­pe­cha­rían en el ca­fé don­de se rea­li­za es­ta en­tre­vis­ta que aque­lla ha si­do una de las mu­je­res más po­de­ro­sas de la era ba­che­le­tis­ta. Cuan­do uno tie­ne há­bi­tos, por mu­cho que los odie, de­jar­los ge­ne­ra un va­cío. ¿No te pa­só hoy? No. El po­der es pres­ta­do y du­ra po­qui­to. Para mí es tan nor­mal en­trar y sa­lir de si­tua­cio­nes de al­to po­der a nin­gún po­der, que en reali­dad me sen­tí fe­liz. Es­te año mi hi­ja es­tá en cuar­to me­dio. De sus 18 años de vi­da, 12 ha vis­to a su ma­má tra­ba­jar de sol a som­bra con la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca. Po­der acom­pa­ñar­la en su úl­ti­mo año de co­le­gio de otra ma­ne­ra y con otro rit­mo de tra­ba­jo, me pa­re­ce fas­ci­nan­te. ¿Eres ami­ga de Mi­che­lle Ba­che­let? Nun­ca le he lla­ma­do de otra for­ma que no sea “Pre­si­den­ta”. Ella de­mos­tró te­ner mu­cha con­fian­za pro­fe­sio­nal en mí y sien­to una gran ad­mi­ra­ción por ella. Es una per­so­na muy fá­cil de tra­ba­jar. Siempre es co­mo se ve: es­pon­tá­nea, muy sim­pá­ti­ca, y te de­ja es­pa­cios, con­fía en que ha­rás bien el tra­ba­jo, pe­ro eso, si eres au­to­exi­gen­te, es fa­tal, por­que es co­mo cuan­do tu ma­má te di­ce: “Te doy per­mi­so, de­fi­ne tú la ho­ra de lle­ga­da”.

UNA PE­RIO­DIS­TA EN LA COR­TE

Pau­la Wal­ker es la her­ma­na ma­yor de tres mu­je­res. Su pa­dre, Mauricio Wal­ker, era un so­ña­dor, con­ser­va­dor de de­re­cha, y su ma­dre, Nelly Cár­de­nas, una fe­mi­nis­ta, de­mo­cra­ta­cris­tia­na y pro­gre­sis­ta. Él, a pe­sar de su ma­chis­mo, les en­se­ñó a sus hi­jas a ser in­de­pen­dien­tes. “Nos em­pu­jó a es­tu­diar. Nos de­cía: ‘Nun­ca de­pen­dan de un se­ñor’”. Es­tu­dió Pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad Die­go Portales y co­men­zó a tra­ba­jar de in­me­dia­to. Su pri­mer re­por­teo lo hi­zo en un ca­nal de La Se­re­na, du­ran­te las elec­cio­nes de 1989. “Vo­té por Pa­tri­cio Ayl­win y lue­go tu­ve que ir a cu­brir su co­man­do. Fui una pé­si­ma re­por­te­ra por­que cuan­do se co­no­cie­ron los re­sul­ta­dos, ¡yo sal­ta­ba de ale­gría! Des­de en­ton­ces sen­tía que no que­ría ser im­par­cial. En el pe­rio­dis­mo exis­te la creen­cia de que el va­lor su­pre­mo es la ob­je­ti­vi­dad y para mí el va­lor su­pre­mo es la sub­je­ti­vi­dad: mar­car una po­si­ción, te­ner una mi­ra­da y po­ner el al­ma y el ta­len­to en eso. Pe­ro el pen­sa­mien­to crí­ti­co que en el pe­rio­dis­mo es una vir­tud, en po­lí­ti­ca y en un go­bierno, es un ar­ma de do­ble fi­lo. Lo vi­ví in­ten­sa­men­te, pues creo que cuan­do tra­ba­jas en el go­bierno no pue­des ser el mú­si­co de la cor­te. Y eso me sig­ni­fi­có te­ner alia­dos y ad­ver­sa­rios”.

Tra­ba­jó en La Nación y en re­vis­ta Ca­ras, pe­ro ter­mi­nó in­cor­po­rán­do­se al co­man­do de Ricardo La­gos, en la cam­pa­ña de 1993. La­gos per­dió, pe­ro ella, aun­que nun­ca mi­li­tó en un par­ti­do, se que­dó en la po­lí­ti­ca. Fue bre­ve­men­te je­fa de pren­sa del Par­ti­do So­cia­lis­ta y lue­go se su­mó al equi­po de Luis Mai­ra en Mi­de­plan.

Ter­mi­na­do el go­bierno de Frei Ruiz-Ta­gle, Wal­ker tra­ba­jó co­mo je­fa de pren­sa de Uni­cef y ese car­go la lle­vó por un tiempo a vi­vir en Ar­gen­ti­na, con su hi­ja re­cién na­ci­da. Cuan­do, cua­tro años más tar­de, Mi­che­lle Ba­che­let se postuló co­mo can­di­da­ta, se ofre­ció co­mo vo­lun­ta­ria en el co­man­do. Allí co­no­ció a Ro­dri­go Pe­ñai­li­llo y a Ma­ría An­gé­li­ca Ál­va­rez (Ju­pi), en­tre otros. Des­pués del triun­fo, Juan Car­va­jal la in­vi­tó a in­te­grar el equi­po de la Se­com. En la pren­sa siempre se di­ce que él fue tu men­tor. A los hom­bres les en­can­ta de­cir que son men­to­res de las mu­je­res.

MA­CHIS­MO EN LAS AL­TU­RAS

Tú en­tras­te a la po­lí­ti­ca cuan­do los te­mas pre­do­mi­nan­tes eran De­re­chos Hu­ma­nos, re­la­ción cí­vi­co­mi­li­tar, no gé­ne­ro. ¿Có­mo has con­vi­vi­do con el ma­chis­mo en el co­ra­zón del po­der? Cuan­do tra­ba­jé en Mi­de­plan, las mu­je­res eran con­si­de­ra­das par­te de los “gru­pos mi­no­ri­ta­rios”. Al fi­nal, te das cuen­ta de que el ma­chis­mo en la po­lí­ti­ca no es sino el re­fle­jo del ma­chis­mo en la so­cie­dad. Ha cam­bia­do, pe­ro hay co­sas que se man­tie­nen. Por ejem­plo, al­guien pa­sa de lar­go tu idea, pe­ro si la re­to­ma un hom­bre en la vuel­ta si­guien­te, la con­si­de­ran es­tu­pen­da y le dan el cré­di­to a él. Yo en esa épo­ca me que­da­ba ca­lla­da. Aho­ra in­te­rrum­po y di­go: “Per­dón, la idea fue mía y él la re­pi­tió” y to­dos

“Cuan­do lle­gué al con­ven­ci­mien­to de que no era ca­paz de ar­gu­men­tar con Ro­dri­go cier­tos cam­bios ne­ce­sa­rios, me que­dé sin ele­men­tos para ha­cer mi tra­ba­jo. Él op­tó por atrin­che­rar­se en el mi­nis­te­rio y en­ton­ces me pa­re­ció que mi re­nun­cia a la Se­com era el pa­so in­di­ca­do para no en­tor­pe­cer la mar­cha del go­bierno”.

se ríen. Es­toy se­gu­ra de que cai­go pé­si­mo, pe­ro ya no es­toy dis­po­ni­ble para que se con­si­de­re nor­mal. ¿Qué te pa­re­ce el es­te­reo­ti­po res­pec­to de tu es­ti­lo de tra­ba­jo en la re­la­ción con los me­dios? Se de­cía que te apo­da­ban Lu­cre­cia de Borja, por ser con­tro­la­do­ra, am­bi­cio­sa y rei­na del se­cre­tis­mo. Par­ta­mos por el po­der. Es una me­lo­día que hay que es­cu­char bien ba­ji­ta, y de re­pen­te hay que apa­gar­la de­re­cha­men­te. So­cial­men­te, se con­si­de­ra que a ma­yor cer­ca­nía del Pre­si­den­te o Pre­si­den­ta, más po­der tie­nes. Por lo tan­to, tus ad­ver­sa­rios pro­por­cio­nal­men­te au­men­tan. Cuan­do tie­nes la res­pon­sa­bi­li­dad de re­la­cio­nar­te con la pren­sa en nom­bre de la Pre­si­den­ta, lo pro­fe­sio­nal es res­pe­tar los ro­les. Mi pa­pel era tra­ba­jar con la Pre­si­den­ta y, por lo tan­to, con­tar lo que pue­do con­tar, pe­ro no to­do. En es­te ofi­cio hay un vie­jo di­cho que es: mien­tras más te cri­ti­can los me­dios, me­jor lo es­tás ha­cien­do. Sig­ni­fi­ca que nun­ca usé in­for­ma­ción del go­bierno para lo­grar un per­fil po­si­ti­vo para mí. ¿Afec­tó en esa ca­ri­ca­tu­ri­za­ción que seas mu­jer? Com­ple­ta­men­te. Si eres hom­bre en la mis­ma po­si­ción, di­cen que eres el cuar­to, el quin­to mi­nis­tro. Si eres mu­jer, eres una mi­na con­tro­la­do­ra o pe­sa­da.

Al ter­mi­nar su pri­mer man­da­to, Ba­che­let le pro­pu­so a Pau­la Wal­ker que la acom­pa­ña­ra a Nue­va York, para que fue­ra su je­fa de pren­sa en ONU Mu­je­res. Eli­sa, su hi­ja, ha­bía pa­sa­do gran par­te de esos pri­me­ros cua­tro años al cui­da­do de su abue­la y de su na­na. Pau­la acep­tó y se lle­vó a Eli­sa a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro le pi­dió a la man­da­ta­ria que de­sig­na­ra a otra per­so­na para los via­jes, pues la re­la­ción con su hi­ja ha­bía acu­mu­la­do su­fi­cien­tes au­sen­cias. Cuan­do co­men­zas­te a tra­ba­jar en el pri­mer go­bierno de Ba­che­let, ¿tu hi­ja lo re­sin­tió? Sí, los hi­jos siempre re­sien­ten la vi­da po­lí­ti­ca de sus pa­pás. Siempre. Para com­pen­sar, to­mé una de­ci­sión bien bru­tal: de­ci­dí que mi tiempo se di­vi­día en­tre tra­ba­jo e hi­ja. Y, por lo tan­to, las re­la­cio­nes per­so­na­les que­da­ron fue­ra.

CHO­QUE EN­TRE ALIA­DOS

De re­gre­so a Chi­le, Pau­la en­ca­be­zó exi­to­sa­men­te el equi­po co­mu­ni­ca­cio­nal de la se­gun­da cam­pa­ña de Ba­che­let y la Man­da­ta­ria le ofre­ció di­ri­gir la Se­com. La pe­rio­dis­ta se tras­la­dó con su equi­po a La Mo­ne­da y vol­vió a las jor­na­das de tra­ba­jo de 24/7.

La Pre­si­den­ta se ins­ta­ló con un ga­bi­ne­te con­for­ma­do por las per­so­nas más cer­ca­nas a ella en ese mo­men­to, en­ca­be­za­das por Ro­dri­go Pe­ñai­li­llo en In­te­rior. La mi­sión era sa­car ade­lan­te un nu­tri­do pro­gra­ma de re­for­mas que se fi­nan­cia­rían con nue­vas re­glas tri­bu­ta­rias.

“Co­mo te­nía­mos el pul­so de lo que es­ta­ba pa­san­do, vi­mos que las re­for­mas em­pe­za­ron a te­ner una crí­ti­ca muy fuer­te en el Par­la­men­to, en los par­ti­dos nues­tros y en los ad­ver­sa­rios. Se em­pe­zó a ge­ne­rar un cli­ma de opi­nión pú­bli­ca muy com­ple­jo. En el pri­mer año, la Pre­si­den­ta su­frió una dis­mi­nu­ción en su apro­ba­ción pro­duc­to de esa cris­pa­ción. En­ton­ces, se ge­ne­ró mu­cha ten­sión con el mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­dri­go Pe­ñai­li­llo, quien re­ci­bía mu­chas crí­ti­cas por la ca­pa­ci­dad de con­duc­ción po­lí­ti­ca del go­bierno. Era muy ten­ta­dor tras­la­dar esa crí­ti­ca ha­cia lo co­mu­ni­ca­cio­nal. Mis con­ver­sa­cio­nes con él siempre fue­ron pri­va­das, sin tes­ti­gos, por­que eran muy cru­das”. Para po­ner­lo en una es­ce­na, ¿tú le ha­cías ver a Pe­ñai­li­llo que ha­bía una crí­ti­ca afue­ra y él te res­pon­día que se de­bía a fa­llas co­mu­ni­ca­cio­na­les? No, para po­ner­lo más real: ha­bía en él una in­ca­pa­ci­dad de acep­tar opi­nio­nes dis­tin­tas a las que él li­de­ra­ba y si, ade­más, ve­nían de una mu­jer... Le cos­tó mu­cho en­ten­der que las re­for­mas, sien­do que eran lo que las per­so­nas que­rían, en su eje­cu­ción es­ta­ban mer­man­do el apo­yo pre­si­den­cial. Ha­bía fa­llas téc­ni­cas, pe­ro tam­bién po­día ha­ber fa­llas po­lí­ti­cas. ¿De ve­lo­ci­dad, de prio­ri­dad? De ve­lo­ci­dad, de prio­ri­dad, de diá­lo­go al in­te­rior del go­bierno, con sus com­pa­ñe­ros mi­nis­tros y en la re­la­ción con el Par­la­men­to. La in­ca­pa­ci­dad de ver ese pro­ble­ma em­pe­zó a ha­cer que nues­tra re­la­ción fue­ra muy ten­sa, por­que más bien yo traía una mi­ra­da crí­ti­ca que el mi­nis­tro no que­ría es­cu­char. Yo creo que en un mo­men­to se le con­vir­tió en un te­ma per­so­nal. Y lo mío fue siempre de rol. No ten­go ro­llos per­so­na­les con él. Yo sen­tía que, co­mo él era el je­fe po­lí­ti­co del go­bierno, evi­den­te­men­te de­bía­mos re­sol­ver nues­tras di­fe­ren­cias por nues­tro compromiso con la Pre­si­den­ta. Lo lla­mé mu­chas ve­ces a re­fle­xio­nar so­bre eso: “Ro­dri­go, tú y yo no po­de­mos es­tar pe­lean­do”. La­men­ta­ble­men­te las co­sas su­ce­die­ron co­mo su­ce­die­ron. Cuan­do lle­gué al con­ven­ci­mien­to de que no era ca­paz de ar­gu­men­tar con Ro­dri­go cier­tos cam­bios ne­ce­sa­rios, me que­dé sin ele­men­tos para ha­cer mi tra­ba­jo. Él op­tó por atrin­che­rar­se en el mi­nis­te­rio y en­ton­ces me pa­re­ció que mi re­nun­cia a la Se­com era el pa­so in­di­ca­do para no en­tor­pe­cer la mar­cha del go­bierno.

Pau­la Wal­ker cuen­ta que pre­sen­tó la re­nun­cia en di­ciem­bre de 2014 y que lo hi­zo más de una vez, que sos­tu­vo va­rias con­ver­sa­cio­nes pri­va­das con la man­da­ta­ria so­bre sus ra­zo­nes, pe­ro mien­tras ella re­sol­vía al res­pec­to, “hu­bo un in­ten­to por ha­cer­la ele­gir en­tre uno y otro, que a mí me pa­re­ció inacep­ta­ble, que en me­dio de un go­bierno re­for­mis­ta y di­fí­cil co­mo el que es­tá­ba­mos en­ca­be­zan­do, esa era una de­mos­tra­ción bien inú­til de po­der”. Y la re­nun­cia se trans­for­mó en in­de­cli­na­ble. Ba­che­let le pro­pu­so que con­ti­nua­ra co­mo ase­so­ra en el se­gun­do pi­so y ella acep­tó. La no­ti­cia se co­no­ció en mar­zo de 2015. “Man­te­ner esa si­tua­ción era sú­per da­ñino para el go­bierno. Y, co­mo no ten­go pro­ble­mas en de­jar po­si­cio­nes de po­der, rá­pi­da­men­te me re­ci­clé, con to­das las con­se­cuen­cias que eso tu­vo”, di­ce.

Des­de otro pun­to de vis­ta, tam­bién fue una pér­di­da para el go­bierno por­que se ce­rró a una pers­pec­ti­va crí­ti­ca im­por­tan­te. Ha­bía un tra­ba­jo ini­cia­do de es­cu­char lo que es­ta­ba pa­san­do fue­ra y, por lo tan­to, ha­cer co­rrec­cio­nes de la for­ma en la que es­tá­ba­mos co­mu­ni­can­do. Esas co­rrec­cio­nes se trun­ca­ron y no se to­ma­ron más. Eso fue frus­tran­te. Tras tu re­nun­cia, ¿el mi­nis­tro Pe­ñai­li­llo nun­ca más te lla­mó? Nun­ca más vol­vi­mos a ha­blar. Creo que para los dos fue un mo­men­to sú­per du­ro. Lo más sor­pren­den­te fue ver có­mo se com­por­tó el res­to. Hu­bo mu­cha gen­te que avi­vó la ca­mo­rra y eso nos per­ju­di­có a los dos. ¿Se ha­cían fil­tra­cio­nes a la pren­sa? Sí. Fue muy di­fí­cil para mí, por­que, ade­más, no po­día res­pon­der. No po­día ini­ciar una ba­ta­lla por los me­dios contra el Mi­nis­te­rio del In­te­rior. No lo hi­ce por el compromiso y leal­tad que sien­to con el go­bierno de cen­tro-iz­quier­da. ¿Se equi­vo­có la Pre­si­den­ta al con­fiar en Pe­ñai­li­llo, de cu­ya ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca se du­da­da ya en el mo­men­to de su nom­bra­mien­to? Esa es una eva­lua­ción que a mí no me co­rres­pon­de ha­cer.

LE­GA­DO Y MAUSOLEOS

So­bre tu rol en el ca­so Ca­val, se­gún al­gu­nas ver­sio­nes de pren­sa, fuis­te cri­ti­ca­da por no an­ti­ci­par­te a un re­por­ta­je que lle­va­ba me­ses rea­li­zán­do­se. El tor ca­so de la Ca­val re­vis­ta fue Qué una Pa­sa sor­pre­sa y él me para di­jo: to­dos “No en qui­si­mos La Mo­ne­da. avi­sar­te, Yo ha­blé por­que tiempo sa­bía­mos des­pués que con si lo el ha­cía- di­rec­mos, iba a ser más di­fí­cil avan­zar”. El ca­so Ca­val fue sú­per du­ro para to­dos. En lo pro­fe­sio­nal, para los que es­tá­ba­mos en el go­bierno por­que dis­tra­jo, ra­zo­na­ble­men­te, la aten­ción y nos ten­sio­nó. Y para la Pre­si­den­ta Ba­che­let fue un he­cho muy di­fí­cil. Esas pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes que ella hi­zo, cuan­do di­jo que se en­te­ró por la pren­sa, ¿es­tu­vo ase­so­ra­da por ti o por otros? Las pa­la­bras de la Pre­si­den­ta son pa­la­bras de la Pre­si­den­ta. Ella ar­ma sus pro­pias de­cla­ra­cio­nes y las di­ce, so­bre to­do en es­te ca­so. Y tú, ¿có­mo lo eva­luas­te co­mu­ni­ca­cio­nal­men­te? Eso es par­te de la tras­tien­da de un go­bierno, no voy a avan­zar en eso. ¿Pe­ro le dis­te al­gu­na opi­nión? No voy a co­men­tar eso. ¿Crees que el ca­so Ca­val le cos­tó la pér­di­da del go­bierno a la Nue­va Ma­yo­ría? ¡Cla­ro que no! Na­da en po­lí­ti­ca se pue­de ex­pli­car so­lo por un fac­tor. Los re­sul­ta­dos fi­na­les vie­nen de la su­ma de he­chos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos, de acier­tos y desa­cier­tos. La elec­ción pa­sa­da la ga­na­ron quie­nes me­jor in­ter­pre­ta­ron lo que los chi­le­nos y chi­le­nas que­rían en ese mo­men­to. Vis­to des­de afue­ra, tu tras­la­do de la Se­com al Departamento de Es­tu­dios fue una de­rro­ta, ¿por qué no te fuis­te? Para mí el ob­je­ti­vo fi­nal era acom­pa­ñar a la Pre­si­den­ta en el desa­rro­llo de su se­gun­do go­bierno. Y el te­ma de la po­si­ción nun­ca fue re­le­van­te. Cuan­do ella me pro­pu­so que­dar­me en el equi­po de ase­so­res del se­gun­do pi­so, no lo du­dé por un ins­tan­te. Más bien me pa­re­ció un ac­to de ge­ne­ro­si­dad su­yo; que yo po­día co­la­bo­rar des­de ahí con to­do lo que me pi­die­ra. ¿Es­tu­vis­te un pe­rio­do en el con­ge­la­dor, en el que ella no te pi­die­ra na­da? No. Por eso te di­go que es muy ri­co es­tar un lu­nes sin res­pon­sa­bi­li­da­des. Mi tra­ba­jo con la Pre­si­den­ta fue inin­te­rrum­pi­do. ¿Có­mo eva­lúas la de­rro­ta elec­to­ral? ¿O es­tás con aque­llos que creen que el ba­jo ni­vel de apo­yo con que ter­mi­nó el go­bierno es re­sul­ta­do de en­cues­tas ma­ni­pu­la­das y que el le­ga­do de Ba­che­let se re­co­no­ce­rá en el fu­tu­ro? La pa­la­bra le­ga­do no me gus­ta, me sue­na a mau­so­leo y re­du­cir el go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let a eso me pa­re­ce es­tre­cho. Las trans­for­ma­cio­nes que im­pul­só es­tán to­da­vía rea­li­zán­do­se. Creo tam­bién que, si bien la Nue­va Ma­yo­ría acom­pa­ñó con los vo­tos las re­for­mas más re­le­van­tes, le cos­tó mi­rar qué par­te de­bían ser apro­pia­das por ellos. Me pa­re­ce in­creí­ble que no ha­ya­mos te­ni­do pri­ma­rias y nues­tros par­ti­dos han si­do muy dé­bi­les en dar ti­ra­je a la chi­me­nea.

De eso les ha­bló Ba­che­let a los 150 fun­cio­na­rios y ex fun­cio­na­rios que par­ti­ci­pa­ron en el al­muer­zo de des­pe­di­da el do­min­go 11 de mar­zo en la Casona Ca­ña­ve­ral. Y allí es­ta­ba Pau­la Wal­ker. No se to­mó, co­mo al­gu­nos mi­nis­tros, una sel­fie con la Pre­si­den­ta. Con Ba­che­let ha­bía te­ni­do su des­pe­di­da pri­va­da días an­tes. Lo que se di­je­ron, di­ce, es pri­va­do. ¿No crees que Ba­che­let vol­ve­rá a en­ca­be­zar el pro­yec­to de cen­tro-iz­quier­da? La Pre­si­den­ta ha si­do ex­tre­ma­da­men­te cla­ra, por una creen­cia muy pro­fun­da en que es ne­ce­sa­rio re­no­var los li­de­raz­gos. Yo veo que un ter­cer pe­rio­do es­tá ab­so­lu­ta­men­te des­car­ta­do por ella. ¶

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.