RAÚL & GA­BRIEL PE­RAL­TA AL UNÍ­SONO

Paula - - ENTREVISTA -

GEN DEL BAI­LE

“Nues­tros pa­dres son bai­la­ri­nes pro­fe­sio­na­les y ellos de­di­ca­ron su vi­da a su tra­ba­jo. Pe­ro, sa­bien­do lo agraz de la pro­fe­sión, siempre nos di­sua­die­ron para que no eli­ja­mos el mis­mo ca­mino. Aun­que en ca­sa cre­ci­mos con mu­si­ca­les y re­fe­ren­tes co­mo Mijaíl Ba­rýsh­ni­kov, nues­tro pa­pá nos exi­gía bue­nas no­tas. Yo, Ga­briel, era bueno para es­tu­diar, pe­ro mi her­mano Raúl da­ba bo­te. Era gor­di­to, pe­ro em­pe­ño­so y a los 13 años se en­ce­rra­ba en su pie­za a sa­car pa­sos de bai­le de los vi­deo­clips de Mi­chael Jack­son y Pau­la Ab­dul que da­ban en el MTV. Me de­cía: ‘Ga­bo, de­ja en­se­ñar­te es­to’. Pe­ro a mí no me in­tere­sa­ba. Por su bai­le, em­pe­zó a ha­cer­se co­no­ci­do en nues­tro co­le­gio –el Li­ceo Ale­mán, que es so­lo de hom­bres–, y lue­go lo em­pe­za­ron a lla­mar de los co­le­gios de mu­je­res para ar­mar­les las co­reo­gra­fías. Re­cién ahí me in­tere­sé yo. To­do era muy afi­cio­na­do y no nos de­di­cá­ba­mos al 100%. De he­cho, Raúl es­tu­dió Pu­bli­ci­dad y yo Di­se­ño In­dus­trial. En pa­ra­le­lo, bai­lá­ba­mos de for­ma au­to­di­dac­ta. En 2003 Raúl par­ti­ci­pó en el pro­gra­ma Ro­jo de TVN y sa­lió se­gun­do. Ga­nó una be­ca para es­tu­diar Ba­llet Clá­si­co en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal. Nun­ca co­bró el pre­mio”.

EL DES­PE­GUE

“Lo que que­ría era ir­me a la cu­na del hip hop y del break dan­ce”, di­ce Raúl. “Con­ven­cí a mi her­mano para ir­nos a es­tu­diar a Nue­va York. Jun­ta­mos la po­ca pla­ta que te­nía­mos y nos ins­cri­bi­mos en la Broad­way Dan­ce Cen­ter, la mis­ma aca­de­mia don­de es­tu­dió Marty Ku­del­ka, el co­reó­gra­fo de Jus­tin Tim­ber­la­ke y Janet Jack­son. Era prin­ci­pios de 2007 y para ga­nar pla­ta ex­tra em­pe­za­mos a bai­lar en la ca­lle. La pri­me­ra vez que lo hi­ci­mos, fue la pri­me­ra vez que nos ves­ti­mos idén­ti­cos para un show. La fór­mu­la fun­cio­nó: era tal co­mo ver a dos cuer­pos en uno, uni­dos por el bai­le. Ga­na­mos 50 dó­la­res. Des­pués de 3 me­ses vol­vi­mos a Chi­le y em­pe­za­mos a en­se­ñar bai­le ur­bano en una es­cue­la de dan­za. La voz se co­rrió y nos llo­vían in­vi­ta­cio­nes para ir a ma­tri­mo­nios, cum­plea­ños, even­tos, malls... ha­cía­mos de to­do. Así lle­ga­mos a bai­lar to­dos los días en el pro­gra­ma Ca­de­na Na­cio­nal que Ig­na­cio Fran­za­ni con­du­cía en Vía X”.

LA CON­SA­GRA­CIÓN

“Lle­ga­ron los aus­pi­cios de mar­cas, las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y, con ello, la con­so­li­da­ción de un sue­ño: en 2011 fun­da­mos la Po­wer Pe­ral­ta Dan­ce Stu­dio, nues­tra aca­de­mia que hoy tie­ne 4 su­cur­sa­les. Un año más tar­de nos con­vo­ca­ron para par­ti­ci­par en

¡Q’Vi­va! The Cho­sen, el pro­gra­ma bus­ca­ta­len­tos de Jen­ni­fer López, Marc Ant­hony y Ja­mie King, que es el di­rec­tor de los tours de Ma­don­na y fue bai­la­rín de Mi­chael Jack­son. Él nos lla­mó para par­ti­ci­par sin ha­cer au­di­ción en su pro­yec­to Mi­chael

Jack­son One, del Cir­que du So­leil en Las Ve­gas. Allí es­tu­vi­mos 2 años e hi­ci­mos más de 500 shows. Cuan­do le pre­gun­ta­mos a King: ‘¿Por qué no­so­tros?’. Él di­jo dos co­sas que te­ne­mos mar­ca­das has­ta hoy: ‘Por­que cuan­do us­te­des es­tu­vie­ron en ¡Q’Vi­va! yo los man­da­ba a empujar una me­sa al fon­do del es­ce­na­rio o los po­nía ade­lan­te de es­te, y us­te­des lo ha­cían con la mis­ma pa­sión. Eso no lo tie­nen to­dos. Y por­que cuan­do en­tran al es­ce­na­rio lo ha­cen co­mo si fue­ra la última vez y eso me re­cuer­da a mí’. Fue un tre­men­do ho­nor para no­so­tros es­cu­char­lo de­cir eso”.

LOS COS­TOS

“Lo he­mos da­do to­do por es­te via­je. Y eso sig­ni­fi­ca que no siempre la gen­te que te ro­dea com­pren­de que pon­ga­mos por de­lan­te nues­tras ca­rre­ras, por so­bre la fa­mi­lia, ami­gos y pa­re­jas, es­pe­cial­men­te cuan­do via­jas to­do el tiempo y te pier­des cum­plea­ños, na­vi­da­des y fi­nes de se­ma­na. Es­to tie­ne que ver con un sue­ño, con tra­ba­jar du­ro para con­se­guir­lo por­que, tal co­mo los fut­bo­lis­tas, no­so­tros so­mos bai­la­ri­nes de al­to ren­di­mien­to, don­de de­jar de bai­lar un día afec­ta tu desem­pe­ño y va a lle­gar un

mo­men­to en que nues­tros cuer­pos nos van a de­cir: ‘se aca­bó’. Otro cos­to tre­men­do es el fí­si­co por­que, des­pués de tan­tos años, te vas re­sin­tien­do. Por es­ta cau­sa vi­vi­mos el mo­men­to más du­ro de nues­tra ca­rre­ra: ya con­tra­ta­dos en el Cir­que du So­leil, yo, Ga­briel, me tu­ve que ope­rar de ur­gen­cia de los me­nis­cos en mi ro­di­lla iz­quier­da. Raúl ya es­ta­ba con­cen­tra­do en Ca­na­dá y cuan­do yo lle­go, en el exa­men fí­si­co me di­cen que me que­dan en­tre 6 y 9 se­ma­nas de re­cu­pe­ra­ción y que ten­drían que pres­cin­dir de mí y man­dar­me a Chi­le. Fue du­rí­si­mo por­que uno vi­ve para es­tas ex­pe­rien­cias. Ahí Raúl me di­ce: ‘Jun­tos en las bue­nas y en las ma­las; me de­vuel­vo con­ti­go’. Pe­ro ¿có­mo po­dría de­jar que él re­nun­cie a su sue­ño? Al me­nos uno de no­so­tros te­nía que vi­vir­lo. En contra de to­da la pro­duc­ción, Ja­mie King di­jo: ‘No im­por­ta que se pier­da dos me­ses de en­tre­na­mien­to, sé que va a lo­grar po­ner­se al día y ter­mi­na­rán bai­lan­do jun­tos’. Y así fue”.

LAS LEC­CIO­NES

“Cuan­do éra­mos jó­ve­nes pen­sá­ba­mos que la ci­ma era ser ros­tro de una mar­ca o co­brar una al­ta su­ma de di­ne­ro o lle­gar a Cir­que du So­leil o te­ner tu pro­pio pro­gra­ma de TV (Im­pa­ra­bles, en Chi­le­vi­sión en 2017) o te­ner tu pro­pia em­pre­sa de en­tre­te­ni­mien­to (Po­wer En­ter­tain­met). Pe­ro lo cier­to es que nos da­mos cuen­ta de que la ci­ma no exis­te, por­que to­dos los días vas a ne­ce­si­tar al­go nue­vo que te le­van­te. Lo que hi­ci­mos en el pa­sa­do ya fue. A no­so­tros nos mo­ti­va lo pró­xi­mo y lo pró­xi­mo. He­mos crea­do de no­so­tros una mar­ca re­gis­tra­da. Hoy ya no es tan­to so­bre los pa­sos de bai­le, sino de mo­ti­var a otros a en­con­trar su pa­sión y tra­ba­jar por ella. A quie­nes nos pre­gun­tan: ‘¿Có­mo lo hi­ci­mos?’, les de­ci­mos: ‘Es­to es 1% ta­len­to y 99% tra­ba­jo’”.

“SO­MOS BAI­LA­RI­NES DE AL­TO REN­DI­MIEN­TO. ESO IM­PLI­CA NO CARRETE, NO AL­COHOL, NO FU­MAR Y NO CHA­TA­RRA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.