SI & NO

Paula - - Si & No - LU­CIANO CRUZ-CO­KE

SÍ pien­so que lo peor pue­de pa­sar. Ima­gino que es al­gu­na es­pe­cie de me­ca­nis­mo de au­to­de­fen­sa trans­mi­ti­do fa­mi­liar­men­te. Aun­que co­mo la ma­yo­ría de las ve­ces no su­ce­de na­da tan gra­ve, el ali­vio ocu­pa su es­pa­cio. Una for­ma al­go mal­sa­na de ser pre­ca­vi­do.

NO me pro­vo­can pa­vor los es­ce­na­rios. Por el con­tra­rio, siem­pre me sen­tí más có­mo­do en es­ce­na que afue­ra. SÍ me gus­ta­ría ver en Evó­po­li a Se­bas­tián Pi­ñe­ra. NO ten­go nin­gún in­te­rés en ser pre­si­den­te de na­da. Hay mu­cho tea­tro, mu­cha mú­si­ca, via­jes y vi­da fa­mi­liar pen­dien­tes. SÍ apren­dí en po­lí­ti­ca lo sus­cep­ti­bles que son las per­so­nas a su­cum­bir a la va­ni­dad y que la exal­ta­cion del au­to­ha­la­go so­lo con­fir­ma la de­bi­li­dad del ca­rác­ter. NO me he arre­pen­ti­do de de­jar la ar­qui­tec­tu­ra. No era mi ca­mino pe­ro me sir­vió pa­ra apre­ciar la be­lle­za de los es­pa­cios y va­lo­rar el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co. SÍ me cues­ta el per­dón. Ten­go de­ma­sia­da bue­na me­mo­ria pa­ra la des­leal­tad y soy pé­si­mo pa­ra las se­gun­das opor­tu­ni­da­des.

NO doy mu­chas en­tre­vis­tas. Así me arre­pien­to me­nos de lo que di­go. SÍ co­no­ces la trai­ción sien­do mi­nis­tro. Sin pe­car de in­ge­nuo, era al­go que me es­pe­ra­ba. La en­vi­dia es un sen­ti­mien­to muy fuer­te de do­mi­nar. Aun así el fue­go ami­go siem­pre due­le. NO soy de iz­quier­da por­que el si­glo XX de­jó su­fi­cien­te evi­den­cia his­tó­ri­ca de go­bier­nos de iz­quier­da ge­ne­ran­do po­bre­za, in­jus­ti­cia y su­fri­mien­to al­re­de­dor del mun­do. Ex­cep­cio­nes hu­bo co­mo Lagos, Mit­te­rrand u Oba­ma, per­so­nas mo­der­nas que se die­ron cuen­ta de có­mo el mun­do ha­bía cam­bia­do. SÍ sir­ve ser actor en po­lí­ti­ca, por­que en­se­ña a es­cu­char, for­ja el tem­ple an­te la crí­ti­ca y per­mi­te la cal­ma cuan­do es­tás en el cen­tro de la es­ce­na don­de to­do apre­mia.

NO pen­sé que ten­dría 5 hi­jos. SÍ creo que el amor más que una emo­ción es una de­ci­sión que tie­ne un mon­tón de res­pon­sa­bi­li­da­des pe­ro más be­ne­fi­cios. Ado­ro los úl­ti­mos y he lle­ga­do a bue­nos tér­mi­nos con los pri­me­ros. NO pen­sé ja­más en no ca­sar­me. Es­toy he­cho pa­ra el ma­tri­mo­nio por es­truc­tu­ra men­tal. La sol­te­ría me pa­re­ce un in­fierno. SÍ nos da­mos con mi mu­jer la libertad pa­ra cre­cer in­di­vi­dual­men­te en las áreas que he­mos es­co­gi­do y com­par­tir nues­tro ca­mino co­mún con nues­tras pe­nas y fe­li­ci­da­des tra­tan­do de pa­sar­lo bien. NO so­mos muy da­dos a com­pren­der lo que no nos to­ca de cer­ca. Pro­ba­ble­men­te (te­ner una hi­ja con sín­do­me de Down) era una reali­dad que yo no con­si­de­ra­ba mu­cho. Hoy es un te­ma de­ma­sia­do pre­sen­te y quie­ro que es­té mas pre­sen­te pa­ra to­dos en ade­lan­te. SÍ me da más sus­to el fu­tu­ro de mi hi­ja Ali­cia que de los de­más por­que por su­pues­to es más vul­ne­ra­ble y ne­ce­si­ta­da de aten­ción que los otros. Mi desafío es dar­le to­das las he­rra­mien­tas po­si­bles pa­ra que ten­ga au­to­no­mía y se­gu­ri­dad emo­cio­nal. Ya trae con­si­go la con­fian­za y la ale­gría, lo que le da una enor­me ven­ta­ja. NO sé to­da­vía si me gus­ta­ría te­ner un hi­jo actor o po­lí­ti­co. So­lo me im­por­ta que se reali­cen, ten­gan se­gu­ri­dad y mu­cha tran­qui­li­dad de es­pí­ri­tu. SÍ ten­go de ma­nual de ca­be­ce­ra las obras com­ple­tas de Sha­kes­pea­re. Pu­ra pa­sión hu­ma­na de se­res muy im­per­fec­tos.¶

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.