ORQUIDEA

Paula - - Jardín -

EN LA AN­TI­GÜE­DAD ERA UN SÍM­BO­LO DE ES­TA­TUS SO­CIAL.

Du­ran­te el si­glo XIX las éli­tes vic­to­ria­nas de Gran Bre­ta­ña en­via­ban a sus sir­vien­tes al Nue­vo Mun­do en bus­ca de flo­ra exó­ti­ca pa­ra am­pliar sus co­lec­cio­nes bo­tá­ni­cas. Así, mu­chas es­pe­cies de or­quí­deas lle­ga­ron a Eu­ro­pa des­en­ca­de­nan­do lo que se lla­mó el “or­qui­de­li­rio”.

Hoy, es­ta atrac­ti­va flor ha te­ni­do el po­der pa­ra en­trar en el ci­ne y en la mo­da co­mo icono de la sen­sua­li­dad. Bas­ta con re­cor­dar la fa­mo­sa pe­lí­cu­la Or­quí­dea Sal­va­je. En mo­da, Pan­to­ne bau­ti­zó en 2014 co­mo “orquidea ra­dian­te” a un tono in­ter­me­dio en­tre el ro­sa y el mo­ra­do. El co­lor fue ob­te­ni­do de la es­pe­cie bra­si­le­ra Cat­te­ya la­bia­ta.

La or­quí­dea es tam­bién la “fem­me fa­ta­le” de la na­tu­ra­le­za. Dar­win se fas­ci­nó al des­cu­brir que los mi­les de años de evo­lu­ción le han per­mi­ti­do desa­rro­llar un asom­bro­so po­der de se­duc­ción pa­ra man­te­ner una al­ta ta­sa de re­pro­du­ción. La cla­ve es­tá en una es­truc­tu­ra lla­ma­da la­be­lo, que atrae a los po­li­ni­za­do­res. Pe­ro, ade­más, la flor es ca­paz de gi­rar has­ta en 180 gra­dos an­tes de abrir, ex­tra­ña cua­li­dad que le per­mi­te que­dar com­ple­ta­men­te ex­pues­ta a los agen­tes de po­li­ni­za­ción.

Se es­ti­ma que exis­ten cer­ca de vein­ti­cin­co mil es­pe­cies di­fe­ren­tes, lo que la ha­ce ser una de las plan­tas con ma­yor di­ver­si­dad de for­mas, co­lo­res y ta­ma­ños. Al­gu­nas es­pe­cies pue­den pe­sar va­rios cien­tos de ki­los y al­can­zar has­ta trein­ta me­tros de lon­gi­tud, otras, pue­den ser tan li­via­nas y pe­que­ñas co­mo una mo­ne­da. Con ellas se ha con­se­gui­do crear más de se­sen­ta mil cul­ti­vos hí­bri­dos, lo que les per­mi­te es­tar pre­sen­te en ca­si to­dos los lu­ga­res del mun­do, a ex­cep­ción de los climas de­sér­ti­cos y po­la­res. • Gran par­te de las que se en­cuen­tran en el mer­ca­do per­te­ne­cen a climas tro­pi­ca­les, por lo tan­to, no so­por­tan tem­pe­ra­tu­ras por de­ba­jo de los cin­co gra­dos cel­sius. Es por es­to que se re­co­mien­da que sean cul­ti­va­das en el in­te­rior. • La ma­yo­ría de las or­quí­deas ne­ce­si­tan mu­cha luz pe­ro po­co o na­da de sol di­rec­to. • La al­ta hu­me­dad del am­bien­te es uno de los re­qui­si­tos pa­ra man­te­ner la tur­gen­cia de sus ho­jas y la du­ra­ción de sus flo­res. • El sus­tra­to en don­de se plan­tan de­be man­te­ner­se siem­pre hú­me­do, nun­ca inun­da­do pe­ro ja­más se­co (se re­co­mien­da el uso de tur­ba). • La me­jor for­ma de nu­trir a es­ta es­pe­cie es a tra­vés de sus ho­jas, por eso se re­co­mien­da apli­car un abono fo­liar que se as­per­ja so­bre el fo­lla­je. Du­ran­te la flo­ra­ción es acon­se­ja­ble apli­car tam­bién un pro­duc­to que es­ti­mu­le la flo­ra­ción, así la can­ti­dad y du­ra­ción de las flo­res es ma­yor.

Mis­te­rio­sa y cau­ti­va­do­ra, es­ta es­pe­cie ha sa­bi­do se­du­cir a la hu­ma­ni­dad y a la pro­pia na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.