El re­na­cer de SAN­TA OL­GA

Paula - - REPORTAJE -

EN ES­TE CA­SO LA ANALOGÍA DEL AVE FÉ­NIX ES AB­SO­LU­TA­MEN­TE LI­TE­RAL; EL PO­BLA­DO QUE EL 25 DE ENERO DE 2017 DES­APA­RE­CIÓ PRO­DUC­TO DE UN DE­VAS­TA­DOR IN­CEN­DIO, HOY SE LE­VAN­TA DES­DE LAS CE­NI­ZAS. LA EN­TRE­GA DEL COM­PLE­JO EDU­CA­CIO­NAL QUE EL 3 DE OC­TU­BRE HA­RÁ LA FUN­DA­CIÓN DESAFÍO LEVANTEMOS CHI­LE MÁS LA RE­CONS­TRUC­CIÓN DE CER­CA DE 700 CA­SAS POR PAR­TE DE ESA EN­TI­DAD Y EL SERVIU MAR­CAN EL FLO­RE­CER DE ES­TA LO­CA­LI­DAD EN LA RE­GIÓN DEL MAU­LE.

MÁS DE MIL HO­GA­RES

que­da­ron sin sus ca­sas des­pués del te­rri­ble in­cen­dio que con­su­mió el sec­tor de San­ta Ol­ga, Los Aro­mos y Al­tos de Mo­rán, en la co­mu­na de Cons­ti­tu­ción, el 25 de enero de 2017, y la fa­mi­lia de Mar­ti­na Agur­to Nú­ñez, de do­ce años, fue una de ellas. Un día des­pués del in­cen­dio la pe­que­ña es­cri­bió un poe­ma que ter­mi­na así: “¡Tran­qui­la, San­ta Ol­ga! ¡Tran­qui­lo, Los Aro­mos!, pron­to sal­dre­mos ade­lan­te, co­mo co­mu­ni­dad que so­mos /¡Arri­ba, San­ta Ol­ga!, ya se irá es­te pai­sa­je de­sola­do, to­dos jun­tos uni­dos, gol­pea­dos, pe­ro ja­más de­rro­ta­dos”. “Ne­ce­si­ta­ba desaho­gar­me, con­tar­le a al­guien es­ta pe­na”, di­ce ella. El día del in­cen­dio Mar­ti­na es­ta­ba jun­to a su ma­má, Ale­jan­dra Nú­ñez, y su her­ma­na Ra­fae­la, de 5 años, en su ca­sa en San­ta Ol­ga. Sa­bían que el fue­go ve­nía, pe­ro siem­pre tu­vie­ron la es­pe­ran­za de que ocu­rrie­ra un mi­la­gro y se apa­ga­ra. “Nun­ca nos ima­gi­na­mos que iba a ter- minar to­do así, con el pue­blo en­te­ro que­ma­do”, re­cuer­da Ale­jan­dra. “Ese día en la no­che nos fui­mos a la ca­sa del je­fe de mi es­po­so, en Cons­ti­tu­ción. Al día si­guien­te de­jé a las ni­ñi­tas dur­mien­do, y a las seis de la ma­ña­na me vi­ne a San­ta Ol­ga. Cuan­do lle­gué, em­pe­cé a mi­rar de la­do a la­do y era co­mo si hu­bie­sen ti­ra­do una bom­ba, no lo po­día creer. Lle­gué a mi ca­sa, que to­da­vía humea­ba, y no que­da­ba na­da, el fue­go fue tan im­pla­ca­ble que lo que­mó to­do, no ha­bía na­da que pu­die­ra lle­var­me por úl­ti­mo de re­cuer­do. Lo más du­ro fue vol­ver y te­ner que de­cir­les a las ni­ñi­tas que ya no ha­bía ca­sa”, cuen­ta ya sin po­der con­te­ner las lá­gri­mas. Lue­go del in­cen­dio se fue­ron a Tal­ca, a la ca­sa de su ma­má. Vol­vían a dia­rio a San­ta Ol­ga, a re­co­ger la­tas y es­com­bros. Se sen­tían so­los, has­ta que vie­ron có­mo em­pe­zó a lle­gar la ayu­da. “Aquí es­tá Chi­le, pen­sé, apo­yan­do. Vol­vi­mos a la vi­da, sen­tir que no es­tá­ba­mos so­los fue un gol­pe de ener­gía”. Hoy vi­ven en un de­par­ta­men­to en Cons­ti­tu­ción que pa­gan con el sub­si­dio de arrien­do que les da el Go­bierno. Su ca­sa ya es­tá lis­ta, es una de las 264 que ya ha en­tre­ga­do la fun­da­ción Desafío Levantemos Chi­le. Es­tá en el mis­mo si­tio de an­tes y cru­zan­do la ca­rre­te­ra se cons­tru­yó el com­ple­jo edu­ca­cio­nal al cual irán Mar­ti­na y Ra­fae­la el pró­xi­mo año, cuan­do vuel­va a fun­cio­nar. “Me sien­to fe­liz cuan­do ven­go aquí. En­tro y lloro eso sí, tan­to de ale­gría co­mo de tris­te­za”, di­ce Ale­jan­dra.

EDU­CA­CIÓN CIR­CU­LAR

El 3 de oc­tu­bre Desafío Levantemos Chi­le ha­rá en­tre­ga a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cons­ti­tu­ción del re­no­va­do Li­ceo Po­li­va­len­te En­ri­que Mac Iver. Un com­ple­jo edu­ca­cio­nal de 5.500 me­tros cua­dra­dos que in­clu­ye jar­dín in­fan­til y li­ceo, edi­fi­ca­do con los má­xi­mos es­tán­da­res de cons­truc­ción y se­gu­ri­dad, y que en mar­zo ya es­ta­rá lis­to pa­ra re­ci­bir a más de mil alum­nos. “Que­re­mos que la inau­gu­ra­ción sea una fies­ta, que se di­si­pen los trau­mas y que la gen­te em­pie­ce a ver el re­na­cer de San­ta Ol­ga. Nues­tro es­pí­ri­tu es de­mos­trar que de es­ta te­rri­ble tra­ge­dia na­ce una opor­tu­ni­dad ex­tra­or­di­na­ria de me­jo­rar”, cuen­ta Ni­co­lás Bi­rrell, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Desafío Levantemos Chi­le. El jar­dín in­fan­til con­tem­pla cua­tro sa­las se­pa­ra­das por dos baños, y tie­ne otro pa­be­llón de área ad­mi­nis­tra­ti­va y co­ci­na. Cuen­ta con un gran pa­tio cen­tral te­cha­do y un área ver­de. Ba­jo es­ta cons­truc­ción es­tá el li­ceo. Una cir­cun­va­la­ción que co­mien­za con las sa­las de pre­kín­der y kín­der al cen­tro, pa­ra lue­go “dar la vuel­ta” des­de 1° bá­si­co has­ta 4° me­dio. “La pro­pues­ta cir­cu­lar del co­le­gio tie­ne un sig­ni­fi­ca­do bien lin­do, y es que los ni­ños, lue­go de ve­nir del jar­dín in­fan­til que es un ‘trián­gu­lo’ don­de es­tán con­te­ni­dos, co­mien­zan a dar la vuel­ta al co­le­gio y ca­da año es­tán más le­jos de la par­ti­da y más cer­ca de la sa­li­da. La idea es que ter­mi­nen ce­rran­do el círcu­lo”, cuen­ta Ig­na­cio Se­púl­ve­da, coor­di­na­dor del área de Edu­ca­ción de Desafío Levantemos Chi­le. El li­ceo ten­drá una bi­blio­te­ca que lle­va­rá el nom­bre de Se­bas­tián Co­rrea, uno de los ar­qui­tec­tos del es­tu­dio Co­rrea3 –en­car­ga­dos de la ar­qui­tec­tu­ra de es­te pro­yec­to–, que mu­rió en el ac­ci­den­te de Juan Fer­nán­dez jun­to a Fe­li­pe Cu­bi­llos. Ade­más tie­ne una mul­ti­can­cha de ce­men­to pa­ra tres dis­ci­pli­nas: fút­bol, bás­quet­bol y vó­lei­bol, un an­fi­tea­tro al ai­re li­bre y un sec­tor de huer­tos pa­ra que los ni­ños apren­dan a cul­ti­var sus pro­pios ali­men­tos. Tam­bién un pa­tio por ci­clo con áreas ver­des, y tres sa­las de la­bo­ra­to­rio de elec­tri­ci­dad, gas­tro­no­mía y pro­gra­ma­ción. “Va­mos a ha­cer que em­pre­sas apa­dri­nen es­tos la­bo­ra­to­rios pa­ra que fi­nan­ciear­los. Nues­tra idea es que es­te co­le­gio ten­ga una vi­sión edu­ca­cio­nal en­fo­ca­da com­ple­ta­men­te ha­cia el si­glo XXI; con al­to ni­vel de in­glés, téc­ni­co, cien­tí­fi­co, hu­ma­nis­ta y de pro­gra­ma­ción”, ex­pli­ca Ni­co­lás Bi­rrell, y agre­ga que to­do es­tá pen­sa­do en tér­mi­nos co­la­bo­ra­ti­vos. “Desafío Levantemos Chi­le lo que ha­ce es bus­car a las per­so­nas pa­ra eje­cu­tar un pro­yec­to. En es­te ca­so te­ne­mos a los ar­qui­tec­tos de Co­rrea3 en la cons­truc­ción, en el te­ma edu­ca­cio­nal es­ta­mos tra­ba­jan­do con la fun­da­ción Edu­ca­ción 2020, en las áreas ver­des y paisajismo con la fun­da­ción Pa­tio Vi­vo; to­do es una co­la­bo­ra­ción, y no­so­tros nos en­car­ga­mos de ges­tio­nar­lo”.

DES­DE LAS CE­NI­ZAS

Ale­jan­dra Du­bó y Ra­fael Oli­va lle­ga­ron a San­ta Ol­ga ha­ce ca­si 30 años, cuan­do to­da­vía era una to­ma fo­res­tal. El al­cal­de de ese en­ton­ces, Jor­ge Mu­ji­ca, les pa­só un si­tio pro­vi­so­rio mien­tras es­pe­ra­ban el re­ma­te pú­bli­co que se iba a rea­li­zar. Tra­ba­ja­ron du­ra­men­te, fue­ron al re­ma­te y fi­nal­men­te lo lo­gra­ron. Co­men­za­ron de a po­co a cons­truir su ca­sa, al prin­ci­pio te­nía so­lo dos am­bien­tes: un dor­mi­to­rio y una co­ci­na-co­me­dor. Co­ci­na­ban en un tam­bor y so­lo te­nían dos pla­tos, dos cu­bier­tos y dos ta­zas. “Nues­tro sue­ño era yo po­ner un pe­lu­que­ría y el Ra­fa, un ta­ller me­cá­ni­co. Em­pe­za­mos de ce­ro, yo cor­tan­do el pe­lo en la co­ci­na y el Ra­fa re­pa­ran­do au­tos a la in­tem­pe­rie. Nos ama­ne­cía­mos arre­glan­do neu­má­ti­cos. Des­pués de tres años na­ció nues­tro hi­jo ma­yor, y po­co a po­co em­pe­za­mos a agran­dar la ca­sa”, cuen­ta Ale­jan­dra. An­tes de que el in­cen­dio arra­sa­ra con to­do, su ca­sa te­nía dos pi­sos y un sub­te­rrá­neo. Ade­más, un

gal­pón don­de Ra­fael te­nía su ta­ller me­cá­ni­co, y en el se­gun­do pi­so, Ale­jan­dra su pe­lu­que­ría, con to­da la vis­ta a San­ta Ol­ga. Des­pués de un par de años lle­ga­ron sus otros dos hi­jos. El día de la ca­tás­tro­fe se tras­la­da­ron a Cons­ti­tu­ción. “Se nos que­mó to­do, mi pe­lu­que­ría a puer­tas ce­rra­das, el ta­ller del Ra­fa, to­do. La gen­te me de­cía que no me preo­cu­pa­ra de lo ma­te­rial, que to­do se re­cu­pe­ra, pe­ro a mí me do­lía por­que to­do lo que te­nía­mos era fru­to de años de sa­cri­fi­cio y tra­ba­jo. En­ton­ces, no es tan­to por lo ma­te­rial en sí, sino por el va­lor que le dá­ba­mos no­so­tros, por có­mo lo con­se­gui­mos”, re­cuer­da con los ojos llo­ro­sos Ale­jan­dra. “¿Có­mo nos pa­ra­mos? Gra­cias a unos án­ge­les. Ese día en la no­che lle­ga­ron los de Desafío Levantemos Chi­le y nos em­pe­za­ron a ayu­dar, y no so­lo en lo ma­te­rial, sino que en lo psi­co­ló­gi­co. Nos die­ron y nos si­guen dan­do tan­to apo­yo, con­ten­ción, que em­pe­za­mos a le­van­tar­nos. No es­tá la mis­ma ener­gía que an­tes, pe­ro creo que to­dos te­ne­mos una fuer­za in­te­rior que per­mi­te se­guir ade­lan­te”. Hoy, la fun­da­ción ha en­tre­ga­do el 90% de las ca­sas con las que se com­pro­me­tie­ron, que son 300, y jun­to con las ca­sas que es­tá otor­gan­do el Serviu, que en to­tal su­man 358 se­gún fuen­tes ofi­cia­les, se be­ne­fi­cia a la to­ta­li­dad de los da­mi­ni­fi­ca­dos que eran pro­pie­ta­rios le­ga­les an­tes del si­nies­tro. “To­das las ca­sas son de 50 m2, con pa­ne­les so­la­res y ter­mo­ca­le­fac­to­res. Las en­tre­ga­mos com­ple­ta­men­te equi­pa­das, con re­fri­ge­ra­dor, mi­cro­on­das, la­va­do­ra, ca­mas, col­cha y plu­mo­nes. Y ca­da ca­sa tie­ne su de­ta­lli­to bien di­ri­gi­do”, cuen­ta Ni­co­lás Bi­rrell. 15 días se de­mo­ran en cons­truir­las y ca­da ca­sa cues­ta cer­ca de 20 mi­llo­nes. “Fal­ta que se li­be­ren cier­tas man­za­nas pa­ra com­ple­tar el to­tal. Pri­me­ro se elec­tri­fi­can las ca­lles, se pa­vi­men­tan, se re­suel­ve el te­ma del agua po­ta­ble y los al­can­ta­ri­lla­dos, y de ahí se em­pie­za a cons­truir las ca­sas”, agre­ga el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Desafío Levantemos Chi­le. Pa­ra la edi­fi­ca­ción tra­ba­ja­ron con seis cons­truc­to­ras dis­tin­tas y to­do se ha rea­li­za­do con la re­cau­da­ción que hi­cie­ron pa­ra la cam­pa­ña de los in­cen­dios. La ca­sa de Ale­jan­dra y Ra­fael se­rá la úl­ti­ma que en­tre­ga­rá la fun­da­ción. “Quie­ro vol­ver a ins­ta­lar el ta­ller me­cá­ni­co y la Ale su pe­lu­que­ría. Aun­que to­da­vía pa­re­ce un pue­blo fan­tas­ma, creo que ha­bien­do más gen­te, con el co­le­gio fun­cio­nan­do y con lo­ca­les co­mer­cia­les, va a vol­ver San­ta Ol­ga co­mo era an­tes”, di­ce Ra­fael Oli­va.¶

VI­LLA SUS­TEN­TA­BLE

A un ki­ló­me­tro de San­ta Ol­ga se en­cuen­tra Pro­gre­so Pa­pa­li­llo, la pri­me­ra vi­lla sus­ten­ta­ble del país. Son 27 ca­sas que cons­tru­yó Desafío Levantemos Chi­le po­sin­cen­dio, que ade­más de con­tar con pa­ne­les so­la­res y ter­mo­ca­le­fac­to­res, tie­nen alum­bra­do pú­bli­co so­lar, re­uti­li­za­ción de aguas gri­ses y ne­gras, com­pos­te­ras y la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­nar cer­ca de dos mil li­tros por ca­sa en ca­so de in­cen­dios. Ade­más cuen­ta con una can­cha de fút­bol, una pla­za con jue­gos y un cen­tro co­mu­ni­ta­rio que lle­va el nom­bre del fun­da­dor de la fun­da­ción, Fe­li­pe Cu­bi­llos. “Fue el pri­mer in­ten­to de Desafío de crear una co­mu­ni­dad com­ple­ta­men­te au­to­sus­ten­ta­ble, y ha re­sul­ta­do un ex­pe­ri­men­to muy exi­to­so que nos gus­ta­ría em­pe­zar a re­pli­car en to­das las in­ter­ven­cio­nes que ha­ga­mos”, con­clu­ye Ni­co­lás Bi­rrell, di­rec­tor eje­cu­ti­vo.

San­ta Ol­ga des­pués del in­cen­dio. El fue­go arra­só con las más de mil ca­sas que se ha­bían edi­fi­ca­do en es­ta lo­ca­li­dad que co­men­zó sien­do una to­ma fo­res­tal.

Ale­jan­dra Nú­ñez jun­to a sus hi­jas Mar­ti­na y Ra­fae­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.