PA­QUI­TA SA­LAS soy yo

Paula - - ENTREVISTA -

EL AC­TOR BRAYS EFE CUEN­TA QUE SU HU­MOR Y SEN­SI­BI­LI­DAD SE PA­RE­CEN AL DE PA­QUI­TA SA­LAS, SU PER­SO­NA­JE PRO­TA­GÓ­NI­CO EN LA EXI­TO­SA CO­ME­DIA ES­PA­ÑO­LA DE NET­FLIX QUE YA CON­FIR­MÓ UNA TER­CE­RA TEM­PO­RA­DA.

PA­QUI­TA SA­LAS RE­VO­LU­CIO­NA YOU­TU­BE

con sus des­ven­tu­ras en el edi­fi­cio de Net­flix (ella di­ce “ne-flis”) en EE.UU., y un su­rrea­lis­ta en­cuen­tro con los pro­ta­go­nis­tas de Stran­ger things, don­de se can­di­da­tea co­mo su nue­va má­na­ger, les ofre­ce ha­cer una se­rie ti­po Ve­rano azul y con­fun­de a Mi­llie Bobby Brown con un ni­ño. Lue­go en Mé­xi­co cree que un “jun­ket” (con­fe­ren­cia de pren­sa) de La ca­sa de las flores es un “yon­qui”, un dro­ga­dic­to. “¿Có­mo? ¿Que es yon­qui Ve­ró­ni­ca Cas­tro?”, les di­ce. Si es­to es so­lo la cam­pa­ña pro­mo­cio­nal de la exi­to­sa se­rie es­pa­ño­la de Net­flix, to­da una tem­po­ra­da pa­ra­le­la, ima­gí­nen­se có­mo son los ca­pí­tu­los. Lo que par­tió co­mo una pe­que­ña web­se­rie de ba­jo pre­su­pues­to lo­gró es­tre­nar su se­gun­da tem­po­ra­da en más de 190 paí­ses y ya con­fir­mó la ter­ce­ra. Es­ta re­pre­sen­tan­te de ac­to­res de­ca­den­te, in­cul­ta, al­go cuen­te­ra y chan­ta, pe­ro en­can­ta­do­ra y di­ver­ti­da, es un fe­nó­meno que cau­ti­va a la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial con sus gui­ños a la TV y la cul­tu­ra pop. “Los pre­mios no son im­por­tan­tes, no dan de co­mer. El ob­je­ti­vo de es­ta pro­fe­sión es ha­cer di­ne­ro, apa­re­cer en Pa­sa­pa­la­bra”, di­jo Pa­qui­ta al en­tre­gar el pre­mio a la ac­triz re­ve­la­ción en la ce­re­mo­nia de los Go­ya 2018. Mien­tras se pre­pa­ra pa­ra par­ti­ci­par en el pro­gra­ma es­pa­ñol de imi­ta­cio­nes

Tu ca­ra me sue­na, del ca­nal Antena 3, el ac­tor Brays Efe (Brays Fer­nán­dez Vidal) ex­pli­ca có­mo trans­for­mó a Pa­qui­ta en una má­qui­na pa­ra ge­ne­rar me­mes, gifs y fra­ses que que­dan en la me­mo­ria co­lec­ti­va. Uno de los más fa­mo­sos neo­lo­gis­mos acu­ña­dos por el per­so­na­je es “ac­triz 360”. Ella no quie­re in­tér­pre­tes me­dio­cres: “Una ac­triz 360 es bue­na en dra­ma, bue­na en co­me­dia, sa­be can­tar y sa­be bai­lar, que es un ex­tra muy bueno”. Pa­qui­ta me­te las pa­tas to­do el tiem­po y a fon­do, es una freak, una ado­ra­ble out­si­der que es­cu­cha can­cio­nes de Ro­cío Ju­ra­do.

Pa­qui­ta Sa­las es un per­so­na­je y una se­rie con al­ma, ¿de dón­de sa­cas ma­te­rial pa­ra dar­le al­ma a Pa­qui­ta, al­go po­co co­mún en te­le­vi­sión?

El tra­ba­jo fun­da­men­tal con el per­so­na­je de Pa­qui­ta, que po­dría ser de­ma­sia­do ca­ri­ca­tu­res­co, es dar­le ver­dad. Yo tra­to de acer­car to­das sus emo­cio­nes a mí, a la ex­pe­rien­cia real, por­que aun­que ella sea una mu­jer de cin­cuen­ta y pi­co y yo un hom­bre de 29 años, una de las co­sas que la se­rie me ha en­se­ña­do es que to­dos los se­res hu­ma­nos nos pa­re­ce­mos más de lo que pen­sa­mos, y que nues­tra ri­sa y emo­ción vie­nen del mis­mo si­tio.

Tu per­so­na­je crea vi­ra­les que en­can­tan a la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial. ¿La co­ne­xión con los có­di­gos del pú­bli­co es otra de las ra­zo­nes del éxi­to?

Yo creo que sí. Que la se­rie ha­ya per­te­ne­ci­do a una pla­ta­for­ma di­gi­tal des­de su na­ci­mien­to le ha da­do mu­cha li­ber­tad de con­te­ni­do y for­ma­to; la co­me­dia de 30 mi­nu­tos no exis­te en las televisiones en abier­to en Es­pa­ña. Ade­más ha­ce que la gen­te pue­da ver la se­rie dón­de, cuán­do y có­mo quie­ra. En el mó­vil o en su ca­ma. Y la se­rie ha usa­do pa­ra la pro­mo­ción to­do ese ti­po de len­gua­jes, in­clu­so al­gu­nas de las re­fe­ren­cias de la se­rie son de vi­ra­les y me­mes que a no­so­tros nos gus­tan.

EL SE­CRE­TO DE PA­QUI­TA

Pa­qui­ta siem­pre ha­bla de El se­cre­to de puen­te vie­jo, te­le­se­rie es­pa­ño­la am­bien­ta­da a fi­nes del si­glo XIX que lle­va sie­te años en pan­ta­lla y don­de sue­ña co­lo­car a sus re­pre­sen­ta­das. “Te han lla­ma­do de Puen­te vie­jo, ¡apro­ve­cha esa opor­tu­ni­dad!”, di­ce en la se­rie. En el ter­cer ca­pí­tu­lo de la se­gun­da tem­po­ra­da Pa­qui­ta lo lo­gra y su ac­triz apa­re­ce en la te­le­no­ve­la en un cros­so­ver. A otro de sus ac­to­res le cues­ta que le den un pa­pel por ser ho­mo­se­xual. Ella, con mu­cha na­tu­ra­li­dad y des­par­pa­jo, sen­ten­cia: “Ha ha­bi­do ma­ri­co­nes to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad ¿có­mo no pue­de ha­ber un ma­ri­cón en Puen­te vie­jo? ¡Pues ese es su se­cre­to!”.

La se­rie tie­ne gui­ños a la cul­tu­ra pop, ¿veías mu­cha te­le­vi­sión cuan­do ni­ño? ¿Cuál es tu crí­ti­ca a la te­le­vi­sión ac­tual?

Sí veía te­le, ha­bía cier­tas se­ries que veía to­das las no­ches an­tes de ir a la ca­ma, co­mo Mi que­ri­do maes

tro, Com­pa­ñe­ros o Ana y los 7, con Ana Obre­gón, que es la gran in­vi­ta­da es­pe­cial del ca­pí­tu­lo dos de la se­gun­da tem­po­ra­da, que es el que yo he es­cri­to. Creo que ac­tual­men­te se ha­ce muy bue­na te­le­vi­sión, ca­da vez me­jor, pe­ro que en ge­ne­ral se de­be de­jar más es­pa­cio a los crea­ti­vos des­de las ca­de­nas im­por­tan­tes, que las du­ra­cio­nes no sean tan es­cla­vas del pri­me­ti­me, por ejem­plo. Tam­po­co sien­to que Pa­qui­ta sea tan re­no­va­do­ra, es una co­me­dia de 30 mi­nu­tos más

bien clá­si­ca con es­ti­lo de fal­so do­cu­men­tal muy The office, pe­ro que tie­ne un desa­rro­llo emo­cio­nal de los per­so­na­jes muy cer­cano a otras se­ries muy ca­nó­ni­cas co­mo Grey’s anatomy.

¿Cuán­do des­cu­bris­te que la gen­te se reía con­ti­go y que lo­gra­bas emo­cio­nar­los? ¿Fue con Pa­qui­ta o an­tes?

Pues no ten­go muy cla­ro ha­ber he­cho ese des­cu­bri­mien­to, que la gen­te se ría y se emo­cio­ne en Pa­qui­ta no de­pen­de so­lo de mí. Yo pue­do sen­tir que soy di­ver­ti­do con mis ami­gos o no, o que les pue­do emo­cio­nar con­tán­do­les al­go, pe­ro una se­rie es un tra­ba­jo en equi­po enor­me que no se sos­tie­ne so­lo en mi for­ma de ser o fun­cio­nar.

RU­BIA OXIGENADA

Brays no hi­zo cas­ting. Una tar­de en ca­sa de los di­rec­to­res de la se­rie, Ja­vier Cal­vo y Ja­vier Am­bros­si, em­pe­zó a gra­bar vi­deos pa­ra Ins­ta­gram, se pu­so unos len­tes y creó el per­so­na­je con nom­bre y to­do. Esa fue su gé­ne­sis. El ac­tor, que usa bar­ba, tie­ne que ra­su­rar­se y de­pi­lar­se ca­da vez que se con­vier­te en es­ta se­ño­ra an­cla­da al pa­sa­do, las te­le­se­ries de la tar­de, los pro­gra­mas de fa­rán­du­la y a un mun­do pre-in­ter­net. Se po­ne tra­je, ta­co­nes, uñas, pe­ro su pe­lo es real. Se lo de­jó lar­go y lo ti­ñó ru­bio oxi­ge­na­do.

Los ac­to­res pa­san a die­ta y en el gim­na­sio, ¿esa es la reivin­di­ca­ción de Pa­qui­ta? ¿Dar­les un es­pa­cio a los que la TV apar­ta por ser di­fe­ren­tes?

Bueno, Pa­qui­ta tie­ne una dua­li­dad muy gran­de con eso por­que en­tien­de ese mo­do de pen­sar de la te­le ca­nó­ni­ca, pe­ro a la vez es­tá del la­do de los out­si­ders. Pe­ro la se­rie sí es una reivin­di­ca­ción de los ac­to­res y ac­tri­ces di­fe­ren­tes.

Con la tec­no­lo­gía Pa­qui­ta no se lle­va bien. Usa ta­xi y no sa­be qué es Uber o Ca­bify. ¿Có­mo te lle­vas con las re­des so­cia­les y ex­hi­bir tu vi­da en Ins­ta­gram (@bray­se­fe)?

Me lle­vo ge­nial con la tec­no­lo­gía, tam­po­co soy nin­gún ex­per­to pe­ro me gus­tan las re­des so­cia­les, me ge­ne­ran cu­rio­si­dad, siem­pre tra­to de pro­bar e in­ves­ti­gar las nue­vas que sa­len. En eso Pa­qui­ta y yo no nos pa­re­ce­mos na­da.

BULL­YING HOMOFÓBICO

En el co­le­gio Brays su­frió por la ho­mo­fo­bia de sus com­pa­ñe­ros al ser abier­ta­men­te gay, pe­ro gra­cias a su ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia fue ol­vi­dan­do esos epi­so­dios y hoy no abor­da el te­ma de for­ma dra­má­ti­ca. Con al­gu­nas de las per­so­nas que le ha­cían bull­ying se ha en­con­tra­do y más de al­gu­na in­clu­so le ha pe­di­do per­dón.

En una en­tre­vis­ta di­jis­te: “Yo soy quien soy por el bull­ying”. ¿In­ten­ta­bas de­cir que pro­duc­to del bull­ying sur­gió al­go de tu sen­si­bi­li­dad y vo­ca­ción ar­tís­ti­cas?

Esa fra­se es pro­duc­to de un ti­tu­lar re­su­mi­do, no me gus­ta mu­cho ha­blar de bull­ying en las en­tre­vis­tas por­que mi ex­pe­rien­cia es que se uti­li­za co­mo ti­tu­lar por­que de­be te­ner una pro­ba­bi­li­dad de clic muy al­ta usar la pa­la­bra bull­ying, pe­ro el te­ma siem­pre se tra­ta por en­ci­ma. Mi mo­do de ser de aho­ra es un pro­duc­to de to­das las co­sas que me han pa­sa­do, bue­nas y ma­las, se­ría di­fí­cil di­sec­cio­nar cuá­les han da­do lu­gar a qué co­sas.

¿Qué le di­rías a un ni­ño que su­fre de bull­ying, que pi­da ayu­da pa­ra de­fen­der su de­re­cho a ser él mis­mo?

Pen­sar que un ni­ño su­fre bull­ying por de­fen­der su de­re­cho a ser uno mis­mo es creer que exis­te una ra­zón pa­ra el bull­ying. Nin­guno de los in­sul­tos que lan­za un aco­sa­dor es la ra­zón pa­ra el bull­ying, el pro­ble­ma a so­lu­cio­nar del bull­ying son los agre­so­res, son ellos los que tie­nen ac­ti­tu­des que mo­de­lar y cam­biar. Hay que des­cu­brir por qué ellos pa­ra va­li­dar­se ne­ce­si­tan agre­dir, qué pro­ble­mas es­con­den. Hay que ha­blar en los co­le­gios de di­ver­si­dad, no pa­ra que los agre­so­res en­tien­dan la di­ver­si­dad de los agre­di­dos sino la su­ya mis­ma. Hay que ha­blar con to­dos los alum­nos de có­mo reac­cio­nar an­te es­tas si­tua­cio­nes. ¶

El equi­po de­trás del fe­nó­meno Pa­qui­ta Sa­las.

Brays Efe se po­ne tra­je, ta­co­nes, uñas, pe­ro su pe­lo es real. Se lo de­jó lar­go y lo ti­ñó ru­bio oxi­ge­na­do.

De­ca­den­te, in­cul­ta y cuen­te­ra, pe­ro en­can­ta­do­ra y di­ver­ti­da, Pa­qui­ta es un gran fe­nó­meno que ape­la al hu­mor, a la cul­tu­ra pop y, por qué no, a la no­ble­za de un per­so­na­je en­tra­ña­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.