LA DESESPERANZADORA LAR­GA ES­PE­RAN­ZA DE VI­DA

Los chi­le­nos te­ne­mos la más al­ta es­pe­ran­za de vi­da de to­da Amé­ri­ca La­ti­na, con 80,5 años en pro­me­dio, y es­ta­mos muy por en­ci­ma de la me­dia glo­bal, que es de 71,4. Sin em­bar­go, una lar­ga vi­da no es si­nó­ni­mo de ple­ni­tud. Por el con­tra­rio, de­trás de las cifr

Paula - - SOCIEDAD -

US­TED, ¿OBRA CON RE­GU­LA­RI­DAD? ¿Quién go­bier­na Chi­le? ¿Se ha caí­do úl­ti­ma­men­te? ¿Qué fe­cha es hoy? ¿Có­mo an­da su pre­sión ar­te­rial? Es­tas son pre­gun­tas tí­pi­cas en la con­sul­ta de un ge­ria­tra, mez­cla ra­ra de ac­tua­li­dad lo­cal y mun­dial con in­ti­mi­da­des bio­ló­gi­cas, al­gu­nas pro­fun­da­men­te co­pro­lá­li­cas. Cuan­do ríe, ¿se le es­ca­pa el pi­pí? Y es­tas son las res­pues­tas-ti­po de mi ma­má, mi pa­pá, mi sue­gra y mi sue­gro, res­pec­ti­va­men­te, cuan­do ha­bla­mos por te­lé­fono y des­cri­ben con evi­den­tes do­sis de hu­mor ne­gro có­mo es­tán de sa­lud: “Es­ta­ble”, “Bien, den­tro de lo mal”, “Es­pe­ran­do la ca­rro­za”, “No tal mal… si pien­sas en la al­ter­na­ti­va”, una fra­se que el pa­pá de mi ma­ri­do le ro­bó a Mau­ri­ce Che­va­lier, un cé­le­bre can­tan­te fran­cés de co­mien­zos del si­glo pa­sa­do. En­tre los cua­tro su­man 342 años y son una de­mos­tra­ción fla­gran­te de los al­tos ín­di­ces de expectativa de vi­da que ex­hi­be Chi­le, un ám­bi­to don­de sí me­re­ce­mos per­te­ne­cer a la fa­mo­sa OCDE, el club de las na­cio­nes que la lle­van en ma­te­ria de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial. Cuan­do ellos na­cie­ron, en los años 30, el pro­me­dio de vi­da fe­me­nino en Chi­le era de 42 años y el de los hom­bre ro­za­ba los 40; ellos du­pli­ca­ron la apues­ta. El te­ma es en qué con­di­cio­nes y pa­ra qué. Co­mo di­ce el muy de­di­ca­do ge­ria­tra chi­leno Eduar­do Va­len­zue­la: “La lon­ge­vi­dad se ha con­ver­ti­do en una me­di­da de inequi­dad. Ser vie­jo y po­bre es un dra­ma”. Pe­ro ser vie­jo a se­cas tam­bién se va vol­vien­do una des­gra­cia. Y lo que es pa­ra to­dos un fac­tor pro­tec­tor y ca­da vez más es­ca­so, da­da “la es­pe­ran­za de vi­da” de los ma­tri­mo­nios, tam­po­co ga­ran­ti­za la pro­me­ti­da pro­tec­ción: me re­fie­ro a en­ve­je­cer de a dos, em­pa­re­ja­dos, co­mo ha­cen las tór­to­las. Na­die en Chi­le pu­do de­jar de es­tre­me­cer­se con una no­ti­cia que nos asal­tó

en ju­lio pa­sa­do: Jor­ge le dis­pa­ró a su es­po­sa, que es­ta­ba pos­tra­da a cau­sa de un cán­cer ová­ri­co con me­tás­ta­sis y ade­más pa­de­cía de­men­cia se­nil. In­me­dia­ta­men­te él, que pre­sen­ta­ba pro­ble­mas de mo­vi­li­dad a cau­sa de una her­nia y pro­ba­ble­men­te te­nía de­pre­sión, se des­ce­rra­jó un ti­ro en la ca­be­za. Mu­rió de in­me­dia­to en su ca­sa de Con­cha­lí, en San­tia­go, ella un par de días des­pués. La pa­re­ja vi­vía so­la en una mo­des­ta vi­vien­da. No te­nían hi­jos. En­tre am­bos su­ma­ban 400 mil pe­sos de in­gre­sos al mes. Di­ce el ge­ria­tra Eduar­do Va­len­zue­la, quien ha­ce una suer­te de diag­nós­ti­co ex post del ca­so: “Jor­ge y El­sa lle­va­ban jun­tos más de 50 años y a él se le es­ta­ba pro­po­nien­do in­ter­nar a su mu­jer en un ho­gar de an­cia­nos. Él sin­tió con ello que su au­to­no­mía es­ta­ba sien­do vio­len­ta­da; pa­sa mu­cho que los fa­mi­lia­res, los cui­da­do­res, los de­más, bus­can de­ci­dir por las per­so­nas ma­yo­res, lo que es un error, por­que ellos son autónomos y hay que res­pe­tar­los. Se­pa­rar­se de El­sa, a la que evi­den­te­men­te ama­ba, era al­go tre­men­do pa­ra él, y por eso to­mó la de­ci­sión que co­no­ce­mos, y al ha­cer­lo de al­gu­na ma­ne­ra ejer­ció su au­to­no­mía. Ellos se fue­ron jun­tos. No acep­ta­ron se­pa­rar­se”. El fa­mo­so es­cri­tor hún­ga­ro Sán­dor Ma­rai, que ha­bía na­ci­do con el si­glo XX, se sui­ci­dó en su ca­sa de San Die­go, Es­ta­dos Uni­dos, en 1989, tres años des­pués de la muer­te de Lo­la Matz­ner, su mu­jer, en 1986. Es­ta­ba ca­si cie­go, so­lo, ais­la­do y, co­mo Jor­ge de Con­cha­lí, se­gu­ra­men­te de­pri­mi­do. La pér­di­da de Lo­la, tras lar­gos pa­de­ci­mien­tos a cau­sa de un cán­cer, le ha­bía ge­ne­ra­do una ver­da­de­ra aver­sión por las clí­ni­cas y los mé­di­cos, “el ne­go­cio de la en­fer­me­dad”, de­cía, e ins­pi­ra­do es­ta re­fle­xión in­con­so­la­ble y de­sola­do­ra: “Soy viu­do , al­go ex­tre­ma­da­men­te gro­tes­co. Vi­vo la reali­dad co­mo an­tes, en pri­me­ra per­so­na del sin­gu­lar. He­mos es­ta­do jun­tos du­ran­te se­sen­ta y dos años y ocho me­ses, el tiem­po que ha trans­cu­rri­do des­de que ‘fir­ma­mos’. Du­ran­te seis dé­ca­das he­mos es­ta­do siem­pre jun­tos, des­pier­tos y dor­mi­dos, fí­si­ca­men­te y de otras ma­ne­ras, en to­do ti­po de cir­cuns­tan­cias, y en ca­da oca­sión nos he­mos apo­ya­do mu­tua­men­te mien­tras pa­sá­ba­mos por si­tua­cio­nes mi­se­ra­bles o pro­di­gio­sas: siem­pre jun­tos. Aho­ra me en­cuen­tro so­lo, en un va­cío si­mi­lar al que ro­dea al as­tro­nau­ta en el es­pa­cio, don­de ya no actúa la gra­ve­dad que lo man­te­nía su­je­to a la Tie­rra. To­do flo­ta, él mis­mo, los ob­je­tos, el mun­do”. Vol­ver a la pri­me­ra per­so­na sin­gu­lar con­vir­tió a Ma­rai en el es­cri­tor más an­ti­ve­jez que se co­noz­ca. Una mues­tra: “Quien si­gue en es­te mun­do des­pués de cum­plir los ochen­ta se li­mi­ta a lle­var una exis­ten­cia ve­ge­ta­ti­va, no una au­tén­ti­ca vi­da; a es­tas eda­des ya no se vi­ve por al­go, sim­ple­men­te se vi­ve”. Y otra: “Uno en­ve­je­ce po­co a po­co, pri­me­ro en­ve­je­ce su gus­to por la vi­da, por los de­más, to­do se vuel­ve tan real, tan co­no­ci­do, tan te­rri­ble y abu­rri­da­men­te re­pe­ti­do... Lue­go en­ve­je­ce tu cuer­po, no to­do a la vez, no, pri­me­ro en­ve­je­cen tus ojos, o tus pier­nas, o tu es­tó­ma­go o tu co­ra­zón. En­ve­je­ce­mos así, por par­tes. Más tar­de, de re­pen­te, em­pie­za a en­ve­je­cer el al­ma: por­que por muy vie­jo y de­cré­pi­to que sea ya tu cuer­po, tu al­ma si­gue re­bo­san­te de de­seos y de re­cuer­dos, bus­ca y se exal­ta, desea el pla­cer. Cuan­do se aca­ba el de­seo de pla­cer, ya so­lo que­dan los re­cuer­dos, las va­ni­da­des, y en­ton­ces sí que en­ve­je­ce uno, fa­tal y de­fi­ni­ti­va­men­te”. Nue­va­men­te ci­to al doc­tor Va­len­zue­la, quien di­ce: “En­ve­je­cer acompañado es cier­ta­men­te un fac­tor pro­tec­tor. Cuan­do al­guien en­viu­da se en­cien­de una luz ro­ja, so­bre to­do si el so­bre­vi­vien­te es el hom­bre. La mu­jer tie­ne mu­chos más re­cur­sos, los hom­bres so­mos uni-rol, nos cues­ta más. Por eso los hom­bres se sui­ci­dan más que las mu­je­res. Pa­ra ayu­dar en es­tos ca­sos lo fun­da­men­tal es la em­pa­tía. Hay que en­ten­der, por ejem­plo, que el self no en­ve­je­ce co­mo la es­truc­tu­ra ex­te­rior. Las per­so­nas ma­yo­res se sien­ten más jó­ve­nes de lo que se ven. Y la vi­da pa­re­ce muy dis­tin­ta a los 80, a los 90. Te que­das sin pro­yec­to, sin es­pe­ran­za, sin un ca­mino por de­lan­te. Hay allí un mal­tra­to cul­tu­ral”. Efec­ti­va­men­te, en­tre los que tie­nen 70 años y más la ta­sa de sui­ci­dios en Chi­le es de 13,2 muer­tes por cien mil per­so­nas, mu­cho más al­ta que las 10 por 100 mil del res­to de la po­bla­ción. Y en los hom­bres es ma­yor que en las mu­je­res, y me­dian­te mé­to­dos más cruen­tos. Otro ca­so pro­fun­da­men­te dra­má­ti­co fue el pro­du­ci­do en agos­to en la lo­ca­li­dad de Hi­jue­las, en la pro­vin­cia de Qui­llo­ta. Tres mu­je­res, de 30, 60 y 90, nie­ta, ma­dre e hi­ja, res­pec­ti­va­men­te, fue­ron en­con­tra­das muer­tas en su ca­sa. Ca­ra­bi­ne­ros de­bió en­trar al do­mi­ci­lio a pe­di­do de los ve­ci­nos, a quie­nes les lla­mó la aten­ción no ha­ber vis­to a la ma­dre en va­rios días se­gui­dos. La nie­ta es­ta­ba pos­tra­da a cau­sa de una en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca, la abue­la era cie­ga y no va­len­te, y la ma­dre, que era la cui­da­do­ra de am­bas, al pa­re­cer su­frió un in­far­to y mu­rió en la co­ci­na, don­de la en­con­tra­ron. La nie­ta y la abue­la que­da­ron des­aten­di­das y fa­lle­cie­ron por ina­ni­ción en sus ca­mas. Dra­má­ti­co, por­que, co­mo se­ña­la el doc­tor Va­len­zue­la, en es­te trío fe­me­nino y ‘mul­ti­rrol’, fuer­te y em­pe­ño­so, exis­tía la vo­lun­tad de so­bre­vi­vir, pe­ro su co­ne­xión con la vi­da, con la co­mu­ni­dad, con el mun­do, era so­lo un adul­to fra­gi­li­za­do, la ma­dre, quien, co­mo bien sa­ben los ge­ria­tras, pro­ba­ble­men­te pa­de­cía “el es­trés del cui­da­dor”, un mal de es­tos tiem­pos en que vi­vi­mos de­s­es­pe­ran­za­do­ra­men­te una lar­ga es­pe­ran­za de vi­da con con­se­cuen­cia de muer­te.¶

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.