Lle­gó la ho­ra de sa­car LA VOZ

La abo­ga­da Re­na­ta Ávi­la es la nue­va di­rec­to­ra de la fun­da­ción Ciu­da­dano In­te­li­gen­te. Tie­ne un im­pre­sio­nan­te cu­rrí­cu­lum en ma­te­ria de de­re­cho in­ter­na­cio­nal y tec­no­lo­gías, y una mi­ra­da crí­ti­ca ha­cia el cur­so que es­tá to­man­do la era di­gi­tal. En es­ta en­tre­vis

Paula - - ENTREVISTA -

EN­TRE LA LAR­GA LIS­TA DE HA­ZA­ÑAS

de la abo­ga­da gua­te­mal­te­ca Re­na­ta Ávi­la des­ta­ca su tra­ba­jo jun­to al juez Bal­ta­zar Gar­zón en la de­fen­sa y ase­so­ría de pe­rio­dis­tas y whistle­blo­wers (fil­tra­do­res anó­ni­mos de in­for­ma­ción), in­clu­yen­do la del cé­le­bre Ju­lian As­san­ge, el fun­da­dor de Wi­kileaks. Tam­bién for­mó par­te del equi­po le­gal que re­pre­sen­tó en el pro­ce­so de ex­tra­di­ción a Es­pa­ña a las víc­ti­mas de ge­no­ci­dio en Gua­te­ma­la, in­clu­yen­do a la lí­der in­dí­ge­na y pre­mio No­bel de la Paz, Ri­go­ber­ta Men­chú, y li­de­ró jun­to al in­ven­tor de la web, Tim Ber­ners-Lee, una cam­pa­ña pa­ra la pro­mo­ción del res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos en la era di­gi­tal. Lle­gó a Chi­le ha­ce ape­nas un par de me­ses, de­jan­do atrás un pues­to se­nior en la World Wi­de Web Foun­da­tion, pa­ra ser la nue­va ca­be­za –y por pri­me­ra vez en nue­ve años fe­me­ni­na– de la fun­da­ción Ciu­da­dano In­te­li­gen­te, ONG in­de­pen­dien­te que lu­cha por me­jo­res de­mo­cra­cias en Amé­ri­ca La­ti­na em­po­de­ran­do a la ciu­da­da­nía, con ofi­ci­nas en San­tia­go y Río de Ja­nei­ro. Gra­cias a su ex­per­ti­cia en te­mas de trans­pa­ren­cia, tec­no­lo­gía y de­re­chos hu­ma­nos, Re­na­ta li­de­ra­rá una nue­va eta­pa en la fun­da­ción, bus­can­do, en­tre otras co­sas, crear una pla­ta­for­ma que per­mi­ta de­nun­ciar de­li­tos, frau­des o ac­tos de co­rrup­ción, con me­ca­nis­mos que pro­te­jan a los de­nun­cian­tes y que sir­va de pi­lo­to pa­ra el res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca. Aun­que de eso no pien­sa en­tre­gar aún ma­yo­res de­ta­lles.

¿Qué idea te has he­cho de Chi­le en es­tos me­ses?

Lo peor que tie­ne Chi­le es su bue­na fa­ma. Des­de fue­ra se ve co­mo un ca­so ex­cep­cio­nal. Una de­mo­cra­cia es­ta­ble don­de to­do mar­cha bien, y lue­go vie­nes acá y te das cuen­ta de que la de­sigual­dad es bru­tal y acep­ta­da, no hay en la ciu­da­da­nía es­pa­cio

pa­ra ac­tuar li­bre­men­te por­que te pue­de cos­tar tu tra­ba­jo u opor­tu­ni­da­des, el ser un ciu­da­dano ac­ti­vo no es al­go ce­le­bra­do, así co­mo cues­tio­nar el po­der. No­so­tros en Ciu­da­dano In­te­li­gen­te que­re­mos cam­biar eso. Que­re­mos pro­veer una pla­ta­for­ma don­de no so­lo sea la co­sa más nor­mal del mun­do cues­tio­nar la es­truc­tu­ra del po­der, sino que no im­pli­que un gran cos­to de tiem­po, que sea fá­cil, di­ver­ti­do y que las ac­cio­nes ciu­da­da­nas im­pli­quen más que una pro­tes­ta con cóc­tel mo­lo­tov en la ca­lle. Que­re­mos cons­truir ciu­da­da­nía la­ti­noa­me­ri­ca­na que va­ya a la pro­pues­ta, que des­de nues­tras reali­da­des mo­va­mos los múscu­los más allá del pe­río­do elec­to­ral y, so­bre to­do, que­re­mos crear un es­pa­cio se­gu­ro y ac­ti­vo pa­ra que ni­ñas y mu­je­res ca­na­li­cen sus in­quie­tu­des.

¿Hay un en­fo­que in­ten­cio­na­do ha­cia las mu­je­res en es­ta nue­va eta­pa?

Es que ya nos to­ca. Es­ta­mos en 2018 y la ma­yo­ría de los es­pa­cios es­tán di­se­ña­dos y do­mi­na­dos por hom­bres. Un da­to bru­tal es el po­co tiem­po li­bre que te­ne­mos las mu­je­res en La­ti­noa­mé­ri­ca. Te­ne­mos más o me­nos un cuar­to del tiem­po li­bre que los hom­bres tie­nen. En­ton­ces, qui­zás ne­ce­si­ta­mos di­se­ñar me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción que no sean tan de­man­dan­tes con el tiem­po y que es­tén más cer­ca­nos a ellas. Que­re­mos ma­yor par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en po­lí­ti­ca tam­bién. En Bra­sil desa­rro­lla­mos una pla­ta­for­ma que se lla­ma Me Re­pre­sen­ta, que ele­va y da vi­si­bi­li­dad a las nue­vas can­di­da­tas en po­lí­ti­ca y a las nue­vas mi­no­rías.

Leí en su pá­gi­na web que se de­cla­ran fe­mi­nis­tas.

To­dos. Te­ne­mos un pro­to­co­lo de gé­ne­ro, te­ne­mos pa­ri­dad sa­la­rial, te­ne­mos pos­na­tal equi­ta­ti­vo pa­ra hom­bres y mu­je­res por­que con­si­de­ra­mos que es una ta­rea com­par­ti­da y no va­ca­cio­nes. Te­ne­mos len­gua­je no se­xis­ta. Na­da ex­tra­or­di­na­rio, en reali­dad, es lo mí­ni­mo pa­ra una or­ga­ni­za­ción de es­te si­glo.

DEL RO­MAN­TI­CIS­MO DI­GI­TAL A LA ERA DEL CON­SU­MO

A pe­sar de es­tar ubi­ca­da fí­si­ca­men­te en Chi­le, Re­na­ta Ávi­la si­gue li­ga­da a sus cau­sas per­so­na­les y co­la­bo­ra con mu­chas ins­ti­tu­cio­nes. Tie­ne una co­lum­na en un dia­rio es­pa­ñol don­de ha­bla de la in­ter­sec­ción en­tre ciu­da­da­nía y tec­no­lo­gía, te­ma que la apa­sio­na y que tam­bién abor­da en su li­bro, pró­xi­mo a pu­bli­car­se,

Co­lo­nia­lis­mo di­gi­tal. “Aún te­ne­mos una men­ta­li­dad muy si­glo­vein­tis­ta –ex­pli­ca–. Es­ta­mos tra­ba­dos en el ro­man­ti­cis­mo de 1968, y es 2018. Ne­ce­si­ta­mos ur­gen­te un nue­vo pac­to so­cial”. Pa­ra ex­pli­car la pro­ble­má­ti­ca di­vi­de la his­to­ria des­de el na­ci­mien­to de la web has­ta nues­tros días en tres eta­pas: “La pri­me­ra fue bas­tan­te ro­mán­ti­ca, cuan­do sur­ge Wi­ki­pe­dia y las com­pa­ñías gran­des de Si­li­con Va­lley: Fa­ce­book, Goo­gle y de­más. Creía­mos que las tec­no­lo­gías iban a so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de la de­mo­cra­cia, dis­tri­bu­yen­do la de­ci­sión y la voz en las per­so­nas. Mu­chos de los que tu­vi­mos ac­ce­so a es­to a fi­nes de los no­ven­ta pen­sá­ba­mos que era una re­dis­tri­bu­ción real del po­der, ho­ri­zon­tal. Hu­bo mu­chas ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas, pe­ro no nos di­mos cuen­ta de que éra­mos muy po­cas per­so­nas: en la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo me­nos del 20% es­ta­ba co­nec­ta­do a in­ter­net, y en nues­tros paí­ses era mu­cho me­nor. Lue­go vie­nen fe­nó­me­nos que sa­cu­den pro­fun­da­men­te nues­tras es­truc­tu­ras: Pri­ma­ve­ra ára­be, Wi­kileaks, por ejem­plo, y es­tos mar­can la tran­si­ción a la se­gun­da eta­pa. Em­pie­zan mo­vi­li­za­cio­nes ma­si­vas a me­di­da que au­men­ta el ac­ce­so a la tec­no­lo­gía, pe­ro tam­bién pa­sa­mos de una in­ter­net de crea­do­res a una de con­su­mo. Y hoy es­ta­mos en un mo­men­to cru­cial: los go­bier­nos ven es­ta re­dis­tri­bu­ción de po­der co­mo una ame­na­za y se co­mien­za a mo­ni­to­rear y vi­gi­lar más. Por pri­me­ra vez 50% del mun­do es­tá co­nec­ta­do a in­ter­net y por pri­me­ra vez la ciu­da­da­nía em­pie­za a abrir los ojos del im­pac­to y el po­der que tie­ne la tec­no­lo­gía en la de­mo­cra­cia. In­te­rac­tua­mos con el te­lé­fono cer­ca de 2.500 ve­ces al día. Es un ins­tru­men­to de pre­dic­ti­bi­li­dad no so­lo del in­di­vi­duo sino que de co­lec­ti­vos, y si no es­ta­ble­ce­mos su­fi­cien­tes sal­va­guar­das a la de­mo­cra­cia, va­mos a lle­gar a un mo­men­to en que un gru­pi­to de com­pa­ñías va a te­ner ab­so­lu­to con­trol de lo que con­su­mi­mos, qué ele­gi­mos, por quién vo­ta­mos”.

Qué si­nies­tro. Sue­na al Gran Her­mano crea­do por Geor­ge Or­well en 1984 pe­ro peor, por­que el po­der y el con­trol en es­te ca­so son con fi­nes de lu­cro.

Es bas­tan­te si­nies­tro. He­mos en­tre­ga­do cie­ga­men­te mu­chí­si­mo po­der a un gru­po de com­pa­ñías so­bre las cua­les te­ne­mos muy po­co con­trol. Fa­ce­book, Goo­gle, Ali­ba­ba, Ama­zon…

¿Qué po­de­mos ha­cer fren­te a es­tos gi­gan­tes?

Nues­tros go­bier­nos en co­la­bo­ra­ción con la em­pre­sa pri­va­da pe­que­ña tie­nen que en­trar ahí. En lu­gar de Uber do­mi­nan­do el mer­ca­do glo­bal de los ta­xis de­be­rían apa­re­cer ini­cia­ti­vas lo­ca­les. ¿Por qué no hay

una pla­ta­for­ma chi­le­na en la que los da­tos del trá­fi­co vehi­cu­lar se que­den acá? No so­mos an­ti­tec­no­lo­gía, pe­ro cree­mos que par­te cla­ve de la so­be­ra­nía tec­no­ló­gi­ca es el flu­jo y con­trol de los da­tos. Te­ner me­jo­res da­tos del co­lec­ti­vo per­mi­te me­jo­res so­lu­cio­nes pú­bli­cas. Por ejem­plo, los da­tos del trans­por­te pú­bli­co son un re­cur­so bue­ní­si­mo pa­ra una mu­ni­ci­pa­li­dad en te­mas de trá­fi­co o pa­ra una em­pre­sa lo­cal en sus ru­tas lo­gís­ti­cas. Es un re­cur­so que va­le mu­chí­si­mo más que la pla­ta. El pro­ble­ma es que las pla­ta­for­mas tie­nen esos da­tos so­lo pa­ra sí mis­mas. Un buen ejem­plo es lo que es­tán ha­cien­do en Bar­ce­lo­na, don­de crea­ron un equi­va­len­te de Airbnb, pe­ro mu­ni­ci­pal. Pa­gan im­pues­tos lo­cal­men­te y los da­tos de ocu­pa­ción ur­ba­na, tu­ris­mo y mo­vi­li­dad se los que­da la mu­ni­ci­pa­li­dad y los com­par­te con to­da la in­dus­tria. ¿Por qué es­ta­mos de­jan­do que es­tas pla­ta­for­mas to­men el con­trol de to­do y se ha­gan más ri­cas, por­que no so­lo se ali­men­tan de lo que les pa­ga­mos sino tam­bién de los da­tos que cap­tu­ran?

En­ton­ces, no es­tás a fa­vor de las eco­no­mías co­la­bo­ra­ti­vas.

Es que son com­ple­ta­men­te ra­pa­ces. Y La­ti­noa­mé­ri­ca no es­tá ahí. Lo me­jor que le pue­de pa­sar a una start-up chi­le­na es que se la co­ma Goo­gle o Fa­ce­book, y eso a lar­go pla­zo (sal­vo dos o tres em­pren­de­do­res que se van a ha­cer ri­cos) no ge­ne­ra in­dus­trias que den tra­ba­jo ni tri­bu­ten acá. En­ton­ces hay que ser más ima­gi­na­ti­vos, ha­cer más con­sor­cios pa­ra ge­ne­rar tec­no­lo­gía de in­te­rés pú­bli­co, pa­ra desa­rro­llar tec­no­lo­gía mu­ni­ci­pal. El Go­bierno es­tá en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra lo­grar que sus pro­vee­do­res sean lo­ca­les en es­te ti­po de cues­tio­nes, y no es na­cio­na­lis­mo, es sim­ple­men­te en­ten­der que es ri­que­za e in­te­li­gen­cia que se van.

Con la lle­ga­da de Do­nald Trump se ha pro­du­ci­do una re­gre­sión en te­mas de de­mo­cra­ti­za­ción de la red. ¿De qué ma­ne­ra ese cam­bio le afec­ta al res­to del mun­do en tér­mi­nos de tec­no­lo­gías di­gi­ta­les?

Hay un efec­to ola. Es­ta­mos en un mo­men­to com­ple­jo pa­ra la de­mo­cra­cia. La ma­yo­ría de las te­le­fó­ni­cas, que son dis­tri­bui­do­ras de con­te­ni­do, es­tán com­pran­do a las pro­duc­to­ras de con­te­ni­do, y las fu­sio­nes de es­tos gran­des gru­pos es­tán ha­cien­do que aho­ra ten­ga­mos los con­te­ni­dos me­nos di­ver­sos de los úl­ti­mos 25 años. To­do muy ho­mo­gé­neo y de po­ca ca­li­dad.

¿Qué ha­ce­mos con la pos­ver­dad?

Hay que ata­car ese mo­de­lo eco­nó­mi­co de cons­tan­te aten­ción de los usua­rios ha­cia el con­te­ni­do ba­su­ra ge­ne­ra­do a cos­to ce­ro, pe­ro no lo va­mos a cam­biar re­gu­lan­do el con­te­ni­do mis­mo, por­que eso es ca­si im­po­si­ble. Creo que hay que ha­cer co­mo esas cam­pa­ñas am­bien­ta­les y de hi­gie­ne que apun­tan a la re­gu­la­ción de agen­tes más pe­li­gro­sos. En es­te ca­so el agen­te más pe­li­gro­so son las pla­ta­for­mas que dis­tri­bu­yen to­da la in­for­ma­ción y que lu­cran con la má­xi­ma aten­ción. Pe­ro tam­bién la edu­ca­ción y el pen­sa­mien­to crí­ti­co jue­gan un rol cru­cial. Es­tá pen­dien­te un cam­bio pro­fun­do en la edu­ca­ción. Se ne­ce­si­ta edu­ca­ción cí­vi­ca que en­se­ñe có­mo na­ve­gar en es­te nue­vo mun­do.

Mu­chos creen que bue­na par­te de las fa­ke news son co­ci­na­das des­de las al­tas es­fe­ras po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. ¿Cuál es tu opi­nión?

Es un ne­go­cio muy lu­cra­ti­vo. No sé có­mo se­rá en Chi­le. Es­tu­dia­mos el ca­so de Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, y allá ge­ne­rar con­tra­cam­pa­ña ya es un ser­vi­cio fac­tu­ra­do. Y no son so­lo bots en lí­nea, son per­so­nas fí­si­cas en call cen­ters. Por su di­se­ño, las re­des so­cia­les ya son ca­si pe­leas ca­lle­je­ras, y des­afor­tu­na­da­men­te aquel que tie­ne más re­cur­sos pre­va­le­ce. Cues­tio­nar có­mo las nue­vas tec­no­lo­gías pue­den afec­tar la sa­lud de la de­mo­cra­cia es par­te de nues­tro tra­ba­jo. ¿Son ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­ca­men­te le­gi­ti­mas? Na­da prohí­be hoy que al­guien pue­da tra­ba­jar en eso.

¿De­be­ría­mos avan­zar ha­cia le­yes que li­mi­ten es­tas ac­ti­vi­da­des?

Que li­mi­ten y que au­di­ten. El pro­ble­ma que te­ne­mos hoy es que pro­te­gi­mos tan­to la em­pre­sa pri­va­da, con sus se­cre­tos, que es­tán en una po­si­ción tan pri­vi­le­gia­da que li­mi­ta a una au­to­ri­dad elec­to­ral o éti­ca que pue­da de­cir ‘di­me quién te pa­ga por es­to’.

¿Có­mo pro­te­ge­mos nues­tra pri­va­ci­dad?

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la res­pues­ta no va a ve­nir de las le­gis­la­cio­nes sino de la tec­no­lo­gía. De­be­mos exi­gir a las em­pre­sas de ser­vi­cios me­jo­res es­tán­da­res de pri­va­ci­dad pa­ra nues­tras co­mu­ni­ca­cio­nes. Que na­die pue­da ac­ce­der a nues­tros te­lé­fo­nos. Pri­va­ci­dad por di­se­ño. Así co­mo pe­di­mos vehícu­los se­gu­ros que tu­vie­ran bol­sas de ai­re, cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, o có­mo exi­gi­mos me­jor ca­li­dad del ai­re, te­ne­mos que pe­dir pro­tec­ción de nues­tra pri­va­ci­dad. No es co­mo en el pa­sa­do, en que el ac­tor que más vio­la­ba la pri­va­ci­dad era el Go­bierno, es­ta vez son las em­pre­sas que lu­cran con un en­torno de pri­va­ci­dad dé­bil. Es un gran re­to por­que en es­ta ter­ce­ra eta­pa tu lám­pa­ra, tu re­fri­ge­ra­dor, tu re­loj, son po­ten­cia­les es­pías. Por­que el in­ter­net de las co­sas se per­fec­cio­na y ali­men­ta con los da­tos que les en­tre­gas to­do el tiem­po. En­ton­ces hay que exi­gir. El po­der que te­ne­mos co­mo con­su­mi­do­res es gran­de. Hoy es­ta­mos de­fi­nien­do có­mo se­rá el fu­tu­ro, y pue­de que en 5 años ya sea tar­de.¶

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.