Jo­sé Pe­dro Go­doy

“Siem­pre me ha gus­ta­do que la mo­da sea muy pre­cur­so­ra en las for­mas de ex­po­ner la se­xua­li­dad”

Paula - - Entrevista -

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas la pres­ti­gio­sa mar­ca ita­lia­na Ca­va­lli re­ve­ló su co­lec­ción pre-fall 2019, cu­yos es­tam­pa­dos tie­nen la fir­ma del pin­tor chi­leno Jo­sé Pe­dro Go­doy. Su par­ti­cu­lar es­ti­lo de pin­tu­ra, des­cri­to mu­chas ve­ces co­mo se­duc­tor, exu­be­ran­te y car­ga­do de ero­tis­mo, cal­za a la per­fec­ción con el es­pí­ri­tu de la ca­sa de mo­das.

UN MO­MEN­TO DE EN­SUE­ÑO, una sel­va ver­de, gran­des y co­lo­ri­das flo­res en­tre las que se vis­lum­bran ce­bras, fla­men­cos y los ca­rac­te­rís­ti­cos pe­la­jes de im­po­nen­tes fe­li­nos en me­dio de la na­tu­ra­le­za. Así lu­ce

Pa­raí­so en­con­tra­do, uno de los trabajos del pin­tor Jo­sé Pe­dro Go­doy (33) y, aho­ra tam­bién, un abri­go, una blu­sa, pan­ta­lo­nes y una ca­mi­sa mas­cu­li­na de la más re­cien­te co­lec­ción de la fir­ma ita­lia­na Ca­va­lli. Su di­rec­tor crea­ti­vo, el di­se­ña­dor in­glés Paul Su­rrid­ge –con quien com­par­te ami­gos en co­mún y quie­nes le mos­tra­ron el tra­ba­jo de Jo­sé Pe­dro por me­dio de su cuen­ta de Ins­ta­gram– se pu­so en con­tac­to ha­ce un tiem­po a tra­vés de es­ta red so­cial pa­ra pro­po­ner­le una co­la­bo­ra­ción; el look book ya se pue­de ver en Vo­gue Run­way. “Paul me em­pe­zó a se­guir en Ins­ta­gram. Co­mo me gus­ta­ba lo que ha­ce, cuan­do me es­cri­bió y me pro­pu­so con­ver­tir al­gu­nas de las imá­ge­nes de mis cua­dros en es­tam­pa­dos de las pren­das, acep­té in­me­dia­ta­men­te. Era una idea que, ade­más, te­nía ha­ce tiem­po pe­ro que nun­ca se con­cre­tó, y cuan­do lle­gó la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo con Paul pa­ra Ca­va­lli fue co­mo una de las me­jo­res cir­cuns­tan­cias pa­ra lle­var­lo a ca­bo”, cuen­ta el ar­tis­ta. “Co­mo sa­bía que es un gran di­se­ña­dor y con­fío mu­cho en el tra­ba­jo que ha­ce, le di com­ple­ta li­ber­tad pa­ra ha­cer lo que qui­sie­ra con las imá­ge­nes que le gus­ta­ran. Le pe­dí que me di­je­ra en qué obras pen­sa­ba que po­día tra­ba­jar, pa­ra así ver cuál de esas imá­ge­nes las te­nía re­gis­tra­das con ma­yor re­so­lu­ción, por­que al­gu­nos cua­dros son más an­ti­guos y ya no los ten­go y con­se­guir­los pa­ra vol­ver a fo­to­gra­fiar­los es muy di­fí­cil. Yo le pe­dí que me mos­tra­ra bo­ce­tos de lo que más o me­nos iba a ha­cer, y el re­sul­ta­do fue sú­per bueno”. ¿Qué es lo que más te gus­ta de la mo­da? Hay co­sas de di­se­ño y crea­ción que po­seen dis­tin­tas aris­tas. Por ejem­plo, en­cuen­tro que en la mo­da hay co­sas he­chas ar­te­sa­nal­men­te que tie­nen un ofi­cio muy bo­ni­to de ver. Co­mo esa fas­ci­na­ción de los bor­da­dos, esas per­so­nas que ha­cen flo­res, plu­mas o cuan­do pin­tan co­sas a mano que des­pués con­vier­ten en ro­pa. Tam­bién las re­fe­ren­cias a dis­tin­tas co­sas; he vis­to ves­ti­dos que es­tán ins­pi­ra­dos en un ori­ga­mi. Creo que en mu­chos as­pec­tos la mo­da es sú­per fas­ci­nan­te y es­ti­mu­lan­te. Siem­pre me han gus­ta­do al­gu­nas de sus cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, son muy se­duc­to­ras de ver. Lo que me pa­só tam­bién con Ca­va­lli es que du­ran­te to­da la épo­ca de los 2000 era una fir­ma muy exu­be­ran­te y se­xual. Y siem­pre me ha gus­ta­do que la mo­da sea muy pre­cur­so­ra en las for­mas de ex­po­ner la se­xua­li­dad. Si pien­sas en lo que ha­cía Bru­ce We­ber con Cal­vin Klein, des­de las cam­pa­ñas de cal­zon­ci­llos has­ta al­gu­nas de per­fu­mes, era una es­pe­cie de soft porn ac­ce­si­ble y lo mis­mo con Ver­sa­ce.

¿Cuál era tu opi­nión res­pec­to a la fir­ma ita­lia­na an­tes de co­la­bo­rar con Paul Su­rrid­ge?

Pa­ra mí con Ca­va­lli ha­bía un ima­gi­na­rio al­re­de­dor de la exu­be­ran­cia, el lu­jo, un po­co de mal gus­to, de ex­ce­so, co­mo una fan­ta­sía anar­co que me gus­ta. Siem­pre he te­ni­do dis­tin­tas re­fe­ren­cias al mo­men­to de tra­ba­jar, y cuan­do esas in­fluen­cias son par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar inevi­ta­ble­men­te es­ta­rán atra­ve­sa­das por lo que es­tá de mo­da. Me in­tere­sa mu­cho que la mo­da sea co­mo el re­fle­jo del gus­to de una épo­ca y en­ten­der­lo así ayu­da a com­pren­der mo­men­tos. La mo­da tie­ne va­rias aris­tas que son in­tere­san­tes y po­see otras co­sas que son des­pre­cia­bles, co­mo pa­sa en to­do tam­bién.

UNA SEL­VA DE EX­CE­SOS

La ca­sa de mo­das ita­lia­na crea­da en la dé­ca­da de los 70 siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por su es­ti­lo par­ti­cu­lar. No por na­da la pren­sa es­pe­cia­li­za­da bau­ti­zó a su fun­da­dor Roberto Ca­va­lli co­mo el ma­go –y tam­bién aman­te– de los ex­ce­sos. Y, aun­que el mis­mo Ca­va­lli no sea su di­rec­tor crea­ti­vo, Paul Su­rrid­ge ha ex­pues­to pú­bli­ca­men­te, des­de que fue­se nom­bra­do con ese car­go el año pa­sa­do, su in­ten­ción de mos­trar que com­par­te los có­di­gos y la vi­sión so­bre los que Roberto Ca­va­lli cons­tru­yó su fir­ma. El tra­ba­jo de Jo­sé Pe­dro, mu­chas ve­ces ha si­do des­cri­to co­mo ex­ce­si­vo y opu­len­to, por la pren­sa chi­le­na. “Co­mo ten­go mu­chas de es­tas re­fe­ren­cias (de la cul­tu­ra po­pu­lar), ha­bía mu­chos cua­dros que ima­gi­na­ba co­mo es­tam­pa­dos, pa­ñue­los, pa­le­tas de co­lo­res y for­mas de com­po­ner, pa­ra mí te­nía mu­cho sen­ti­do ver al­gu­nos con­ver­ti­dos en prints y so­bre to­do si era con Ca­va­lli, y es­pe­cial­men­te si era con Paul”, afir­ma Jo­sé Pe­dro.

¿Tie­nes pla­nea­do en el fu­tu­ro se­guir co­la­bo­ran­do con fir­mas de mo­da?

Sí, exis­te la po­si­bi­li­dad pe­ro tam­bién eso tie­ne que ver en qué con­di­cio­nes lo pue­do ha­cer o no. Me sien­to muy có­mo­do pin­tan­do y hay cier­tos cua­dros que creo pue­den re­sul­tar co­mo es­tam­pa­dos y, si se da es­ta coin­ci­den­cia que pa­só con Paul, ba­cán de ha­cer­lo. Pe­ro no sé si po­dría di­se­ñar es­pe­cí­fi­ca­men­te uno. Ade­más, pa­sa en la mo­da que es­ta gen­te tie­ne que pre­sen­tar una co­lec­ción por lo me­nos ca­da tres me­ses, en­ton­ces no sé si los tiem­pos que yo ten­go se po­drían ajus­tar a eso. Es co­mo un cam­bio de men­ta­li­dad ab­so­lu­ta, pe­ro tam­bién creo que siem­pre es in­tere­san­te ha­cer co­la­bo­ra­cio­nes con gen­te que tra­ba­ja de for­ma dis­tin­ta a ti y que pue­da dar­le otra di­men­sión a tu tra­ba­jo. Sí, me gus­ta­ría co­la­bo­rar pe­ro no cie­ga­men­te, sino que en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias y ba­jo cier­tas con­di­cio­nes.¶

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.