Co­mi­da sin: Berry Nutty

Platos y Copas - - Portada -

Mi­le­na y Vic­to­ria son dos her­ma­nas de Pun­ta Are­nas que cre­cie­ron ro­dea­das de pre­pa­ra­cio­nes ri­cas, esas con el en­can­to del sur. ¿El úni­co pro­ble­ma? Los ali­men­tos es­co­gi­dos no eran los más sa­nos, es­ta­ban lle­nos de azú­ca­res y gra­sas en abun­dan­cia. Con el tiem­po, em­pe­za­ron a ha­cer­se más cons­cien­tes de su propia ali­men­ta­ción y crea­ron Berry Nutty, una pá­gi­na en la que com­par­ten la ver­sión sa­lu­da­ble de esas re­ce­tas tra­di­cio­na­les, pero con el toque ca­se­ro y sa­bro­so. Aquí, su historia.

Mi­le­na y Vic­to­ria son dos her­ma­nas de Pun­ta Are­nas que cre­cie­ron ro­dea­das de pre­pa­ra­cio­nes ri­cas, ésas con el en­can­to del sur. ¿El úni­co pro­ble­ma? Los ali­men­tos es­co­gi­dos no eran los más sa­nos, es­ta­ban lle­nos de azú­ca­res y gra­sas en abun­dan­cia. Con el tiem­po, em­pe­za­ron a es­tar más aten­tas de lo que ellas mis­mas co­mían y crea­ron Berry Nutty, una pá­gi­na en la que com­par­ten la ver­sión sa­lu­da­ble de esas re­ce­tas tra­di­cio­na­les, p ero con el toque ca­se­ro y sa­bro­so. Aquí, su historia.

Mi­le­na (19 años) es es­tu­dian­te de Di­se­ño y Vic­to­ria (23) de Di­rec­ción Au­dio­vi­sual. En su fa­mi­lia la co­mi­da siem­pre ha si­do el eje cen­tral, ya sea pa­ra de­mos­trar ca­ri­ño o co­mo una ins­tan­cia pa­ra com­par­tir to­dos jun­tos. “Pero, la ma­yor ía de las re­ce­tas no eran sa­lu­da­bles, lo que ge­ne­ró que tu­vié­ra­mos so­bre­pe­so cuan­do éra­mos más chi­cas y po­co a po­co nos fui­mos preo­cu­pan­do de evi­tar en­fer­me­da­des que es­tu­vie­ran re­la­cio­na­das” ex­pli­can. Cuan­do cre­cie­ron, se fue­ron ha­cien­do más cons­cien­tes de lo que es­co­gían pa­ra su die­ta, pero sin per­der nun­ca ese toque ca­se­ro y co­men­za­ron a hacer su propia ver­sión sa­lu­da­ble de las pre­pa­ra­cio­nes tra­di­cio­na­les co­mo los que­ques y dul­ces que ha­cía su mamá.

Crea­ron Berry Nutty en Ins­ta­gram con la idea de mo­ti­var­se dia­ria­men­te con la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Apren­die­ron so­bre in­gre­dien­tes nue­vos, tam­bién a conocer los súper ali­men­tos e in­ves­ti­gar nue­vas for­mas pa­ra en­dul­zar, etc. Ca­da vez fue­ron más cui­da­do­sas en sus elec­cio­nes, los efec­tos cau­sa­dos en el cuer po y les die­ron ga­nas de com­par­tir­lo con el res­to. Cuen­tan que el he­cho de ser her­ma­nas les ayu­dó mu­cho a com­ple­men­tar­se, mo­ti­var­se y se­guir cul­ti­ván­do­se.

Lo que par­tió sim­ple­men­te co­mo com­par­tir fo­tos co­ti­dia­nas de smoot­hies, en­sa­la­das de fr utas y ave­na, se fue con­vir­tien­do en un es­pa­cio pa­ra pro­bar nue­vas ideas en las que res­ca­ta­ban sa­bo­res que han es­ta­do des­de siem­pre en su fa­mi­lia, pero con una v uel­ta más sa­na, que ade­más re­sul­tó que le gus­ta­ba a to­dos.

¿Su idea? Que lo que ha­cen se pue­da in­cor po­rar en el día a día pa­ra lo­grar que co­mer de ma­ne­ra sa­lu­da­ble sea al­go lle­va­de­ro en el tiem­po y no un pe­río­do de abs­ti­nen­cia, sino un pla­cer y un gus­to. ¿Qué es lo que más les cos­tó aban­do­nar? Por le­jos, el azú­car. Al prin­ci­pio lo­gra­ron eli­mi­nar el azú­car re­fi­na­do por com­ple­to, re­em­pla­zán­do­la por op­cio­nes co­mo la miel o la ste­via, pero se­guían con­su­mien­do otras fuen­tes de azú­car na­tu­ral en gran­des can­ti­da­des co­mo las fr utas o fr utos se­cos. Han lo­gra­do con­tro­lar y me­dir las por­cio­nes de esas fuen­tes na­tu­ra­les, pa­ra así po­der disfr utar de al­go ri­co, un pos­tre o un dulce pa­ra la ho­ra del té, sin que sea da­ñino a lar­go pla­zo.

Mi­le­na y Vic­to­ria des­de siem­pre han te­ni­do in­cor po­ra­do el “chip” de la co­ci­na, so­bre to­do de la pas­te­le­ría, por­que cre­cie­ron vien­do a su mamá o a su abue­lo co­ci­nar to­do ti­po de co­sas y siem­pre fue­ron las ayu­dan­tes. En­ton­ces sa­bien­do las re­ce­tas bá­si­cas, in­ven­tar con in­gre­dien­tes sa­nos re­sul­ta muy en­tre­te­ni­do pa­ra ellas y ver que fun­cio­nan, que­dan ri­cas y son del gus­to de las per­so­nas que no ne­ce­sa­ria­men­te si­guen una die­ta sa­lu­da­ble, es muy sa­tis­fac­to­rio. Apren­die­ron a re­em­pla­zar la ha­ri­na blan­ca por ha­ri­nas de al­men­dras, li­na­za, nue­ces, co­co, etc.; el azú­car re­fi­na­do por en­dul­zan­tes, fr uta se­ca o sy r ups. Y aun­que no son ve­ga­nas ni ve­ge­ta­ria­nas, sus pre­pa­ra­cio­nes mu­chas ve­ces lo son, con sus­ti­tu­tos pa­ra el hue­vo, la le­che de va­ca, etc.

¿Qué bus­can lo­grar con Berry Nutty? Crear un es­pa­cio en su región don­de se pue­da disfr utar de co­mi­da sa­lu­da­ble y ri­ca. “Ma­ga­lla­nes es una región ais­la­da, que re­cién aho­ra es­tá em­pe­zan­do a te­ner un par de tien­das de pro­duc­tos sa­lu­da­bles y se no­ta que el in­te­rés por la ali­men­ta­ción cons­cien­te es­tá cre­cien­do muy rá­pi­do, pero aún no exis­ten esos es­pa­cios co­mo ca­fés o res­tau­ran­tes que ofrez­can es­te ti­po de pro­duc­tos. Nos en­can­tar ía abrir un ca­fé aco­ge­dor y lin­do, don­de po­der plas­mar to­do lo que es Berry Nutty en el lu­gar que más ama­mos en el mun­do, que es nues­tra ca­sa” cuen­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.