LAS PANTRUCAS DE LA ABUE­LA

Platos y Copas - - Libros -

¿Cómo co­men­zó su amor por la gas­tro­no­mía? Sus re­cuer­dos la lle­van ha­cia la co­ci­na de su abue­la, don­de por pri­me­ra vez pu­do ex­pe­ri­men­tar lo que sig­ni­fi­ca pre­pa­rar al­go de co­mer.

“Mis pa­pás no nos de­ja­ban en­trar mu­cho a la co­ci­na por mie­do a que al­go nos pa­sa­ra. Que­ma­du­ras y cor­ta­du­ras son al­go inevi­ta­bles pa­ra los ni­ños en ese es­pa­cio. Pe­ro ir don­de mi abue­la era to­da una aven­tu­ra, me con­ver­tía en su mano de­re­cha en la co­ci­na; me de­ja­ba ba­tir, cor­tar y mez­clar in­gre­dien­tes”, cuen­ta Ca­mi­la.

De esas tar­des es im­po­si­ble no re­cor­dar el tra­di­cio­nal e in­com­pa­ra­ble sabor de las pantrucas, de las que po­día co­mer­se has­ta dos pla­tos con so­lo 8 años, co­men­ta es­ta blo­gue­ra.

“Siem­pre he si­do de las que se co­mían to­do; aún re­cuer­do la voz de mi abue­la que de­cía que si no me ter­mi­na­ba el pla­to se pon­dría muy tris­te y yo obe­dien­te no de­ja­ba na­da”, di­ce en­tre ri­sas.

Tan­to los sa­bo­res co­mo los aro­mas la hi­cie­ron una fa­ná­ti­ca de la co­ci­na, lo que en el fu­tu­ro ha­ría que es­te sim­ple hobby la trans­for­ma­rá en un ver­da­de­ro re­fe­ren­te del mun­do de los blo­gue­ros gas­tro­nó­mi­cos de nues­tro país. Es­tos son los prin­ci­pios que -se­gún Ca­mi­la- ja­más de­bes ol­vi­dar a la ho­ra de pu­bli­car en la web. Pue­des en­con­trar más de­ta­lles en su li­bro a la ven­ta a tra­vés de www.tra­yec­to.cl , o a tra­vés su ins­ta­gram @blog­de­to­do­mi­gus­to.

Re­co­mien­da siem­pre lo que te gus­te:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.