UNA GO­ZA­DO­RA de to­mo y lo­mo

Platos y Copas - - Recetas -

¿Cuál es la his­to­ria de­trás de una pe­rio­dis­ta gas­tro­nó­mi­ca que pa­só por las pá­gi­nas de la Pla­tos y Co­pas, que lue­go de­ci­dió ir­se a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra es­tu­diar pas­te­le­ría en una de las es­cue­las más pres­ti­gio­sas del mun­do y con­ver­tir­se es­tric­ta­men­te en paleo? Nos cuen­ta el en­tre­te­ni­do ca­mino que re­co­rrió pa­ra lle­gar don­de es­tá hoy y, lo más im­por­tan­te, a pe­sar de ser una go­za­do­ra de to­mo y lo­mo, lle­va un es­ti­lo de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. En­cuen­tra sus cla­ves y me­jo­res re­ce­tas aquí.

La his­to­ria par­te así: Ca­mi­la Ve­ra em­pe­zó sus pri­me­ros pa­sos en el mun­do de la gas­tro­no­mía de­trás de la re­vis­ta Pla­tos y Co­pas, don­de ejer­ció co­mo pe­rio­dis­ta. Pe­ro, du­ran­te sus años uni­ver­si­ta­rios ja­más pen­só que iba a tra­ba­jar en es­te ru­bro, por­que nun­ca fue de las que co­ci­na­ba har­to, so­lo en oca­sio­nes es­pe­cia­les y tam­po­co era su pa­sión. Sin em­bar­go, des­pués de sa­lir de la uni­ver­si­dad, se to­mó un año sa­bá­ti­co y de­ci­dió em­pe­zar a co­ci­nar co­sas dul­ces to­dos los días, co­mo una es­pe­cie de desafío. Fue ahí cuan­do la lla­mó una de sus ami­gas y le con­tó que le te­nía la “pe­ga perfecta”: ser la pe­rio­dis­ta de la Pla­tos y Co­pas.

“Lle­gué sa­bien­do po­co y ca­si na­da de co­ci­na, pe­ro co­mo siem­pre he si­do ma­tea, me pu­se de ca­be­za a es­tu­diar to­do: los me­jo­res chefs del mun­do, las ten­den­cias, vi to­dos los do­cu­men­ta­les, me apren­dí to­dos los ran­kings, etc.”, cuen­ta. En un mes ya es­ta­ba por buen ca­mino y de­ci­di­da por com­ple­to, pa­sa­ra lo que pa­sa­ra, a con­ver­tir­se en pe­rio­dis­ta gas­tro­nó­mi­ca. “En­tre esos pen­sa­mien­tos me to­có de­fi­nir el te­ma pa­ra mi columna den­tro de la re­vis­ta y lo supe de in­me­dia­to: pas­te­le­ría. En­tre con­ver­sa­cio­nes de pa­si­llo e ideas lo­cas, de­ci­dí es­pe­cia­li­zar­me en el te­ma, por­que no exis­tía nin­gún pe­rio­dis­ta gas­tro­nó­mi­co ex­per­to. Así co­men­zó la ha­za­ña y to­dos los pla­nes pa­ra par­tir a Nue­va York. Pu­se fe­cha, me des­pe­dí de mi ama­da re­vis­ta y me fui con to­das las ga­nas”, re­cuer­da.

Lle­gó a Nue­va York a apren­der en una de las me­jo­res es­cue­las de pas­te­le­ría del mun­do, la In­ter­na­tio­nal Cu­li­nary Cen­ter. Con al­tos y ba­jos, vol­vió a Chi­le pro­fe­sio­na­li­za­da en el área del pe­rio­dis­mo gas­tro­nó­mi­co es­pe­cia­li­za­do en pas­te­le­ría.

El mun­do paleo

A la die­ta paleo lle­gó un par de me­ses an­tes de par­tir a Es­ta­dos Uni­dos. Tra­ba­jan­do en la re­vis­ta, ca­da cier­to tiem­po ha­cía un de­tox por­que en el ru­bro era fá­cil ter­mi­nar “in­to­xi­ca­da” con co­mi­da: “Era mu­cho, mi cuer­po ne­ce­si­ta­ba esos des­can­sos”, co­men­ta Ca­mi. Así que mien­tras se to­ma­ba uno, em­pe­zó a leer pa­ra man­te­ner­se de al­gu­na for­ma en ese es­ta­do per­ma­nen­te de des­in­to­xi­ca­ción y lle­gó a la die­ta paleo, tam­bién co­no­ci­da co­mo an­ti­in­fla­ma­to­ria. “Lo que más me cos­tó fue con­tro­lar la an­sie­dad por co­mer las co­sas que uno siem­pre es­tá acos­tum­bra­da, aun­que a ve­ces me sa­lía igual, y era un buen ba­lan­ce, por­que siem­pre di­cen que con es­ta die­ta se ha­ce un 85% del tiem­po, así que cal­za­ba per­fec­to con mi es­ti­lo de vi­da”, ex­pli­ca.

Y du­ran­te to­do es­te cam­bio pa­ra un nue­vo es­ti­lo de vi­da, de­ci­dió em­pe­zar con su blog www.ca­mi­pot.com, don­de de­ta­lla con pe­ras y man­za­nas to­do so­bre la die­ta paleo, sube ex­qui­si­tas re­ce­tas pa­ra que la gen­te se ani­me a co­ci­nar y atre­ver­se con es­ta ali­men­ta­ción. “Mis re­ce­tas son sim­ples, ri­cas, y la idea es re­em­pla­zar pla­tos que uno co­me en el día a día con co­sas ri­cas, lle­na­do­ras y he­chas con bue­nos ingredientes y fi­nal­men­te lo trans­for­mo en un es­ti­lo de vi­da”, se­ña­la.

Ac­tual­men­te es­tá de­di­ca­da 100% a Ca­sa Kuk, un nue­vo pro­yec­to que, jun­to a su so­cia Paula Zu­vic, es­tá en­fo­ca­do en ser una es­pe­cie de “agen­cia gas­tro­nó­mi­ca” en la que desa­rro­lla con­te­ni­do pa­ra mar­cas, y don­de ade­más ha­ce cla­ses de co­ci­na, co­mi­das clan­des­ti­nas y even­tos pa­ra em­pre­sas. Tam­bién tie­ne un ne­go­cio de pas­te­le­ría, don­de rea­li­za pre­cio­sas y de­ta­lla­das tor­tas de di­se­ño a pe­di­do, ade­más de ca­te­ri­ng dul­ce e, in­clu­so, mu­chas ve­ces pa­ra per­so­nas ve­ga­nas, ce­lía­cas o in­to­le­ran­tes a la lac­to­sa.

Las cla­ves de la die­ta paleo

¿En qué con­sis­te?

En pa­la­bras sim­ples es una die­ta ba­sa­da en có­mo co­mían los hom­bres del pa­leo­lí­ti­co. Pe­ro muy po­cas per­so­nas lo­gran en­ten­der­lo, así que la de­fi­ni­ción que siem­pre en­tre­go es que no co­mo lác­teos, le­gum­bres, azú­ca­res pro­ce­sa­das (blanca, ru­bia, ste­via, su­cra­lo­sa, ta­ga­to­sa, etc.), gra­nos y na­da con adi­ti­vos o pre­ser­van­tes.

¿Qué ali­men­tos con­su­mes un día nor­mal?

Mi día par­te comiendo fru­tas en ayuno, por­que ayu­dan a mi di­ges­tión, pues­to que más tar­de el ali­men­to fuer­te que co­mo es al­gún ti­po de pro­teí­na ta­les co­mo car­ne, hue­vo, po­llo o cer­do.

Ha­go mu­chas pre­pa­ra­cio­nes dul­ces en ba­se a hue­vo y prin­ci­pal­men­te ha­ri­nas de al­men­dra o co­co, que le su­mo ca­cao amar­go en pol­vo, fru­tos se­cos y mu­chas ve­ces miel co­mo en­dul­zan­te.

Las ver­du­ras tam­bién son im­por­tan­tes, siem­pre las con­su­mo co­mo acom­pa­ña­mien­tos y tra­to de ir rein­ven­tán­do­las, ya sea asadas, gri­lla­das, sal­tea­das, en bu­di­nes, etc.

Las pre­mi­sas

“Una de las pre­mi­sas de es­ta die­ta es que la in­dus­tria ali­men­ta­ria ha ido avan­zan­do más rá­pi­do de lo que el or­ga­nis­mo evo­lu­cio­na. Por lo mis­mo, mu­chos ali­men­tos, es­pe­cial­men­te sin­té­ti­cos o trans­gé­ni­cos, no pue­den ser bien di­ge­ri­dos por el cuer­po y fi­nal­men­te tie­nen un efec­to in­fla­ma­to­rio en el cuer­po y ter­mi­nan en­fer­mán­do­nos.

¿Qué cambios has no­ta­do en tu cuer­po?

Los cambios son im­pre­sio­nan­tes. Ca­da vez que me ha­go exá­me­nes, no hay un nú­me­ro ma­lo: mi co­les­te­rol, de­fen­sas, hor­mo­nas y to­do es­tá en ni­ve­les com­ple­ta­men­te nor­ma­les. Por otra par­te, mis ni­ve­les de ener­gía au­men­ta­ron mu­chí­si­mo y tam­bién uno no­ta cambios a ni­vel es­té­ti­co, tan­to el pe­lo co­mo la piel em­pie­zan a me­jo­rar. El pe­lo se me de­jó de caer y se in­cre­men­tó su bri­llo, mien­tras que mi piel no tie­ne arru­gas, im­pu­re­zas y se ve muy lisa.

Ade­más, y qui­zás uno de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios, es la pér­di­da de pe­so. Mi cuer­po se pu­so muy ma­gro, co­men­cé a ver múscu­los que ja­más ha­bía co­no­ci­do. Per­dí pe­so a ni­vel de gra­sa y ga­né mus­cu­la­tu­ra, ba­jé de ta­lla de pan­ta­lón y por pri­me­ra vez en to­da mi vi­da, pu­de sen­tir­me có­mo­da con mi cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.