UN BUEN EQUI­LI­BRIO

Platos y Copas - - Contenidos -

El mun­do de la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble es un gran uni­ver­so: día a día nos bom­bar­dean con in­for­ma­ción so­bre los su­per­ali­men­tos, la nue­va die­ta de­tox que pro­me­te ba­jar 6 ki­los en un mes, lo ma­lo del glu­ten, los lác­teos o que hay que de­jar pa­ra siem­pre los car­bohi­dra­tos. ¡Qué ago­ta­dor!, ¿o no? Con tan­tos an­te­ce­den­tes es fá­cil caer aún más en la ig­no­ran­cia y la du­da. De­ci­di­mos pe­dir­le a la re­co­no­ci­da nu­tri­cio­nis­ta Ro­cío Suá­rez, que de­rri­be los mi­tos más im­por­tan­tes de es­te mun­do y en­tre­gue las cla­ves pa­ra una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. El có­mo lle­var una vi­da equi­li­bra­da sin mo­rir en el in­ten­to ni caer en lo ex­tre­mis­ta. Aquí sus re­co­men­da­cio­nes.

Con más de 100 mil se­gui­do­res en Ins­ta­gram, la nu­tri­cio­nis­ta Ro­cío Suá­rez se ha con­ver­ti­do en una gran alia­da del mun­do sa­lu­da­ble pa­ra los usua­rios en las re­des so­cia­les, don­de com­par­te su­ge­ren­cias y con­se­jos pa­ra lle­var una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, de­rri­ba mi­tos y da a co­no­cer ex­qui­si­tas re­ce­tas.

Egre­sa­da de la Uni­ver­si­dad de la Fron­te­ra en 2008, to­da su vi­da vi­vió en Te­mu­co, pe­ro en­tre el 2014 y 2017 se tras­la­dó a San­tia­go, pa­ra acom­pa­ñar a su ma­ri­do en sus es­tu­dios de es­pe­cia­li­za­ción. Ella tam­bién apro­ve­chó pa­ra ha­cer un ma­gis­ter e-lear­ning en Ali­men­ta­ción y Nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. “El rea­li­zar es­te ma­gis­ter a dis­tan­cia me per­mi­tió te­ner más he­rra­mien­tas y com­pren­der que sin mo­ver­te de tu ca­sa pue­des ac­ce­der a mu­cha in­for­ma­ción. Así fue co­mo co­men­cé a uti­li­zar las re­des so­cia­les pa­ra edu­car en ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, com­par­tien­do re­ce­tas ri­cas y fá­ci­les”, ex­pli­ca Ro­cío.

Con dos hi­jos, Ma­ría Lau­ra de 5 y Cle­men­te de 1 año, de­ci­dió de­jar su tra­ba­jo en la con­sul­ta y de­di­car­se 100% a las ase­so­rías nu­tri­cio­na­les online, pa­ra po­der dis­fru­tar­los mien­tras cre­cían. Ha te­ni­do una bue­na aco­gi­da, ya que hoy en día tie­ne pa­cien­tes en to­do Chi­le y dis­tin­tas par­tes del mun­do, a los que les ar­ma pla­nes de ali­men­ta­ción acor­de a sus gus­tos y pre­fe­ren­cias y ha­ce con­tro­les se­ma­na­les.

¿CUÁ­LES SON LAS CLA­VES PA­RA LLE­VAR UNA VI­DA SA­LU­DA­BLE?

Pa­ra mí la cla­ve de una vi­da sa­lu­da­ble es ser fe­liz, disfrutar la vi­da, y pa­ra eso ne­ce­si­ta­mos ener­gía y nu­trien­tes, ade­más de sen­tir­nos bien con no­so­tros mis­mos ¡y nues­tro en­torno! Una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da no sig­ni­fi­ca es­tar del­ga­dos, sino que es­tar sa­nos y po­der disfrutar. Lo más im­por­tan­te es el equi­li­bro en­tre los ali­men­tos, res­pe­tar los ho­ra­rios y las por­cio­nes.

¿SON TAN TE­MI­BLES LOS CAR­BOHI­DRA­TOS?

Ne­ce­si­ta­mos car­bohi­dra­tos por­que son el com­bus­ti­ble de nues­tro cuer­po y ce­re­bro, pe­ro de­be­mos es­co­ger los me­jo­res, es de­cir, los de ab­sor­ción len­ta que no ge­ne­ran gran­des al­zas de azú­car en la san­gre. Co­mo, por ejem­plo, el arroz in­te­gral, fi­deos in­te­gra­les y el pan in­te­gral son op­cio­nes muy bue­nas si los co­me­mos en por­cio­nes y ho­ra­rios ade­cua­dos pa­ra nues­tras ne­ce­si­da­des.

¿LAS CA­LO­RÍAS IM­POR­TAN?

Las ca­lo­rías son so­lo un re­su­men de las pro­teí­nas, car­bohi­dra­tos y gra­sas que tie­ne un ali­men­to, por lo que no­so­tros real­men­te de­be­mos fi­jar­nos en esos nu­trien­tes de­pen­dien­do de lo que es­te­mos bus­can­do (dis­mi­nuir de pe­so, au­men­tar ma­sa mus­cu­lar, tra­tar al­gu­na en­fer­me­dad, etc.).

¿SON TAN LI­BRES LOS PRO­DUC­TOS LIGHT, ZE­RO Y DIET?

Esas pa­la­bras en nues­tro país son de fan­ta­sía por­que no nos di­cen na­da. In­clu­so en­con­tra­mos be­bi­das de ese ti­po, pe­ro que tie­nen azú­car y mu­chos se sien­ten en­ga­ña­dos, sin em­bar­go, las em­pre­sas son li­bres de po­ner es­tas pa­la­bras en el ali­men­to que quie­ran y nues­tro de­ber es leer las eti­que­tas. ¿Y en el ca­so de las be­bi­das de fan­ta­sía? Soy de la idea de que hay que eli­mi­nar­las (es de los po­cos ali­men­tos que di­go es­to), por­que no apor­tan na­da bueno a nues­tro or­ga­nis­mo, y usual­men­te quien con­su­me es­tas, ol­vi­da la in­ges­ta de agua. Yo pre­fie­ro eli­mi­nar­las y des­ti­nar ese di­ne­ro a un ma­yor con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras.

De­rri­be­mos los clá­si­cos mi­tos: los ba­ti­dos y die­tas de­tox, en los que no se pue­de co­mer fru­ta en la no­che, eli­mi­nar el glu­ten y lác­teos pa­ra ba­jar de pe­so, las te­mi­das ha­ri­nas blan­cas, etc. Yo creo que to­dos es­tos mi­tos se dan por­que mu­chas per­so­nas bus­can “so­lu­cio­nes rá­pi­das” a to­dos los pro­ble­mas nu­tri­cio­na­les que nos ro­dean, y tra­tan de cul­par a un nu­trien­te de to­do lo ma­lo. La ver­dad es que ni el glu­ten, lác­teos o ha­ri­nas se­rán un pro­ble­ma si no te­ne­mos al­gu­na en­fer­me­dad en es­pe­cí­fi­co y los con­su­mi­mos den­tro de una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da.

¿CUÁ­LES SON LOS ME­JO­RES EN­DUL­ZAN­TES PA­RA RE­EM­PLA­ZAR EL AZÚ­CAR?

Me gus­ta mu­cho la ste­via pa­ra pre­pa­ra­cio­nes has­ta los 80ºC, ya que des­pués de eso cam­bia mu­cho su sa­bor y vie­ne el lla­ma­do “af­ter tas­te”, que es ese gus­to me­tá­li­co que que­da en la bo­ca. Si que­re­mos co­ci­nar o so­me­ter a tem­pe­ra­tu­ras ma­yo­res, exis­ten va­rias al­ter­na­ti­vas, pe­ro mi pre­fe­ri­da es la ta­ga­to­sa.

AHO­RA QUE SE ACER­CA EL IN­VIERNO Y NOS CUES­TA MÁS IN­COR­PO­RAR FRU­TAS Y VER­DU­RAS A NUES­TRA ALI­MEN­TA­CIÓN, ¿CÓ­MO PO­DE­MOS MAN­TE­NER UNA ALI­MEN­TA­CIÓN SA­LU­DA­BLE?

Pa­ra mí las so­pas de ver­du­ra son un ca­ba­lli­to de ba­ta­lla en in­vierno. Ha­go so­pa de za­pa­llo, de maíz, to­ma­te, es­pi­na­ca, mix de ver­du­ras… de lo que se pue­dan ima­gi­nar y las con­ge­lo, en­ton­ces ca­da vez que ne­ce­si­to o ten­go mu­cho frío (que es prác­ti­ca­men­te ca­si to­dos los días) voy des­con­ge­lan­do un sa­bor dis­tin­to.

¿CÓ­MO EM­PE­ZAS­TE A PU­BLI­CAR LAS RE­CE­TAS SA­LU­DA­BLES?

To­do par­tió por­que siem­pre me ha gus­ta­do co­mer ri­co, pe­ro la ver­dad es que ¡no co­ci­na­ba na­da! Des­pués de mi pri­mer em­ba­ra­zo que­dé con va­rios ki­los de­más, pa­sé a ser mi pro­pia paciente, y en­ton­ces ahí en­ten­dí que, si quería se­guir comiendo ri­co y a la vez po­der re­cu­pe­rar mi pe­so, de­bía co­ci­nar. Co­men­cé a es­tu­diar más el te­ma de las re­ce­tas y re­em­pla­zos de ali­men­tos. Así, con mis co­no­ci­mien­tos bá­si­cos en co­ci­na, me pu­se a bus­car ideas, com­pré li­bros de re­ce­tas y me enamo­ré de la for­ma de co­ci­nar de Ja­mie Oliver y Ni­ge­lla Law­son, en­tre otros. Ver a chefs re­la­ja­dos y so­bre to­do co­mo mos­tra­ban des­pués el disfrutar de esas pre­pa­ra­cio­nes jun­to a sus fa­mi­lias y ami­gos… ¡eso es lo que quería! Así que em­pe­cé a co­ci­nar con mis co­no­ci­mien­tos bá­si­cos y en­tre­go en las re­des so­cia­les ideas de co­mi­da ri­ca y fá­cil.

www.nu­tri­cio­nis­ta­ro­cio­sua­rez.cl @nu­tri­cio­nis­ta.ro­cio­sua­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.