VEG­GIE LI­FE

Platos y Copas - - Contenidos -

Mu­chas per­so­nas, ya sea por op­ción o sa­lud, han te­ni­do que de­jar el azú­car. Pe­ro to­dos sa­be­mos que lle­var una die­ta ale­ja­da de es­te “ve­neno blan­co” es muy di­fí­cil, sin em­bar­go, con el tiem­po se ha abier­to la po­si­bi­li­dad de nue­vas va­rie­da­des de en­dul­zan­tes na­tu­ra­les, que no so­lo su­man sa­bor a los ali­men­tos, sino que tam­bién nu­trien­tes y ayu­dan con­tra cier­tas en­fer­me­da­des. Te con­ta­mos

có­mo em­pe­zar a go­lo­sear de ma­ne­ra sa­na.

Es­te­via o Ste­via:

Uti­li­za­da por si­glos por los in­dí­ge­nas guaraníes pa­ra en­dul­zar sus be­bi­das, la ho­ja de es­te ar­bus­to ori­gi­na­rio de Su­da­mé­ri­ca, es 300 ve­ces más dul­ce que el azú­car re­fi­na­da de re­mo­la­cha y de caña. Co­no­ci­da tam­bién co­mo hier­ba dul­ce, no tie­ne ca­lo­rías, es al­ta en fi­bra, vi­ta­mi­na, pro­teí­nas, áci­do fó­li­co y mi­ne­ra­les, ade­más de te­ner pro­pie­da­des me­di­ci­na­les: an­ti­in­fla­ma­to­ria, an­ti­oxi­dan­te, sir­ve pa­ra la re­ge­ne­ra­ción de los ór­ga­nos, la oxi­ge­na­ción de la san­gre y a la ci­ca­tri­za­ción, con­tro­la la pre­sión ar­te­rial, be­ne­fi­cia la di­ges­tión, apar­te de com­ba­tir hon­gos y la pla­ca bac­te­ria­na. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que pue­de ser con­su­mi­da por dia­bé­ti­cos, pues­to que su efec­to hi­po­glu­cé­mi­co es­ti­mu­la las cé­lu­las del pán­creas pa­ra ge­ne­rar más in­su­li­na, sin afec­tar los ni­ve­les de azú­car en la san­gre. Pue­des en­con­trar­la en for­ma de ho­ja, in­fu­sión, pol­vo y con­cen­tra­do lí­qui­do; al ser re­sis­ten­te al ca­lor, no pier­de sus pro­pie­da­des, por lo que pue­des in­cluir­la en dis­tin­tas pre­pa­ra­cio­nes. No se ca­ra­me­li­za y no da con­sis­ten­cia a ali­men­tos y be­bi­das, ni tam­po­co fer­men­ta.

Dá­ti­les

Pro­ve­nien­tes del Me­dio Orien­te, es­tos fru­tos de la pal­me­ra da­ti­le­ra son idea­les pa­ra la re­pos­te­ría, ya que a di­fe­ren­cia de la es­te­via dan con­sis­ten­cia y se ba­ten fá­cil­men­te. Se pue­den uti­li­zar en for­ma de pu­ré o azú­car que se ex­trae del fru­to ma­du­ro des­hi­dra­ta­do. La pro­por­ción con el azú­car co­mún es de 1:1. Es un ali­men­to muy ca­ló­ri­co, pe­ro com­pen­sa con mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y su al­to con­te­ni­do de fi­bra, que ayu­da al trán­si­to in­tes­ti­nal eli­mi­nan­do del or­ga­nis­mo, sus­tan­cias co­mo gra­sas, car­bohi­dra­tos y pro­teí­nas, lo­gran­do la dis­mi­nu­ción de co­les­te­rol LDL (ma­lo) en la san­gre. Ade­más, previene em­bo­lias ce­re­bra­les y ata­ques car­día­cos.

Aga­ve:

De ori­gen me­xi­cano, es­te en­dul­zan­te fue uti­li­za­do du­ran­te si­glos por los az­te­cas y los in­cas pa­ra sus pre­pa­ra­cio­nes dul­ces. Su néc­tar se ex­trae del aga­ve ma­guey o de su sí­mil azul, plan­tas si­mi­la­res al aloe ve­ra. Es­te en­dul­zan­te con­tie­ne un al­to ni­vel de mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y pro­teí­nas, lo que lo ha­ce más sa­lu­da­ble pa­ra la die­ta. Den­tro de sus prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios es­tán la dis­mi­nu­ción del co­les­te­rol, me­jo­ra la me­ta­bo­li­za­ción de to­xi­nas en el or­ga­nis­mo, in­hi­bi­ción de bac­te­rias, lim­pia ve­nas y ar­te­rias, ade­más de au­men­tar la ab­sor­ción de cal­cio y mag­ne­sio, pre­vi­nien­do la os­teo­po­ro­sis. Es un ex­ce­len­te su­ce­dá­neo de la miel, por eso es usa­do en die­tas ve­ge­ta­ria­nas y en ca­sos de dia­be­tes ti­po uno y dos. Al no con­te­ner glu­ten pue­de ser con­su­mi­do per­fec­ta­men­te por ce­lía­cos. En­con­tra­do en for­ma de ja­ra­be, con­cen­tra­do o me­la­za, con­tie­ne la mis­ma can­ti­dad de ca­lo­rías que el azú­car, por lo que de­be ser in­ge­ri­da con mo­de­ra­ción. Es ri­co en fruc­to­sa y a di­fe­ren­cia de la es­te­via, pier­de sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les al ca­len­tar­se.

Po­len de abe­jas

Es­te en­dul­zan­te es una mez­cla en­tre el po­len y el néc­tar que las abe­jas re­co­lec­tan de plan­tas y flo­res, y trans­por­tan a sus col­me­nas en for­ma de grá­nu­los. Es una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra de­jar el azú­car, ya que es muy dul­ce, ri­ca en pro­teí­nas, hi­dra­tos de car­bono, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, ade­más -al igual que la miel- es una bue­na op­ción pa­ra tra­tar aler­gias es­ta­cio­na­les y gri­pes. Fun­cio­na per­fec­to en li­cua­dos, smoot­hies y ba­ti­dos.

Miel pu­ra de abe­ja

Es uno de los en­dul­zan­tes na­tu­ra­les más an­ti­guos de la his­to­ria y has­ta el día de hoy es uti­li­za­do pa­ra con­ser­var ali­men­tos, cu­rar he­ri­das y en­fer­me­da­des gra­cias a sus cua­li­da­des an­ti­bac­te­ria­nas. ¾ de una cu­cha­ra­di­ta equi­va­le a una cu­cha­ra­di­ta col­ma­da de azú­car co­mún de re­mo­la­cha o de caña de azú­car, y en­dul­za 25 ve­ces más. Otros de sus be­ne­fi­cios son su al­to con­te­ni­do de vi­ta­mi­nas, en­zi­mas que fa­ci­li­tan la di­ges­tión, mi­ne­ra­les, car­bohi­dra­tos, an­ti­oxi­dan­tes y fi­to­nu­trien­tes. Au­men­ta los re­fle­jos, la agi­li­dad men­tal y el coe­fi­cien­te in­te­lec­tual, ade­más de cu­rar pa­to­lo­gías gás­tri­cas, cán­cer y otras in­fec­cio­nes. Pa­ra que es­ta con­ser­ve to­das sus pro­pie­da­des no se de­be ca­len­tar, pues­to que, al ser so­me­ti­da a al­tas tem­pe­ra­tu­ras, pier­de las en­zi­mas cu­ra­ti­vas. Es al­ta en ca­lo­rías, pe­ro su car­ga gli­cé­mi­ca sir­ve pa­ra re­gu­lar el azú­car en la san­gre, lo que la ha­ce perfecta den­tro de al­gu­nas die­tas. No se re­co­mien­da pa­ra ni­ños me­no­res de 2 años, por­que aún se es­tá desa­rro­llan­do su sis­te­ma di­ges­ti­vo y no pue­de com­ba­tir una bac­te­ria pre­sen­te en la miel, pro­vo­can­do bo­tu­lis­mo.

Néc­tar y azú­car de co­co

¿Sa­bías qué las pal­me­ras son fuen­te de azú­car? Ori­gi­na­rio del Su­des­te Asiá­ti­co, el en­dul­zan­te ela­bo­ra­do a par­tir del néc­tar ob­te­ni­do de la sa­via, flo­res o co­cos de las pal­me­ras, se ha po­pu­la­ri­za­do los úl­ti­mos años. A di­fe­ren­cia de aquel fa­bri­ca­do en ba­se a la caña de azú­car, su ín­di­ce gli­cé­mi­co es mu­cho me­nor, apor­ta una pe­que­ña can­ti­dad de nu­trien­tes pro­ve­nien­te de las sa­les de los fru­tos, ade­más de ser ri­co en en­zi­mas y fruc­too­li­go­sa­cá­ri­dos y pro­li­fe­rar la mi­cro­flo­ra in­tes­ti­nal. Com­pues­to por 50% de fruc­to­sa, no de­ja de pro­vo­car al­gu­nas de las pro­ble­má­ti­cas del azú­car co­rrien­te co­mo la obe­si­dad, ni­ve­les al­tos de pre­sión ar­te­rial y en­fer­me­da­des al hí­ga­do, en­tre otros. Por eso, es re­co­men­da­ble con­su­mir­lo en ba­jas can­ti­da­des, com­bi­nán­do­lo con ste­via pa­ra po­ten­ciar su sa­bor. En for­ma de néc­tar con­tie­ne ma­yo­res be­ne­fi­cios nu­tri­cio­na­les, y su pro­por­ción con res­pec­to al azú­car es de 1:1. Una de sus ven­ta­jas es que se pue­de ca­ra­me­li­zar y es muy si­mi­lar al azú­car, sien­do per­fec­to pa­ra la re­pos­te­ría.

Por qué de­cir que NO al azú­car blanca o re­fi­na­da?

· Es al­ta­men­te adic­ti­va.

· Por su com­po­si­ción de glu­co­sa y fruc­to­sa, sin un apor­te ex­tra, for­ma par­te de las lla­ma­das ca­lo­rías va­cías.

· Su con­su­mo ex­ce­si­vo per­ju­di­ca al pán­creas, de­bi­do a que ele­va los ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos, in­cre­men­tan­do las po­si­bi­li­da­des de su­frir una pan­crea­ti­tis.

· Des­mi­ne­ra­li­zan el or­ga­nis­mo, ya que pa­ra sin­te­ti­zar es­te en­dul­zan­te son ne­ce­sa­rios mi­ne­ra­les co­mo el cal­cio, pro­vo­can­do pro­ble­mas co­mo la os­teo­po­ro­sis y pro­mo­vien­do frac­tu­ras y ca­ries. Su in­ges­ta es­tá aso­cia­da a di­ver­sas en­fer­me­da­des.

· Es la pri­me­ra cau­sa de obe­si­dad in­fan­til. Pue­de ge­ne­rar hí­ga­do gra­so, de­ri­van­do lue­go en ci­rro­sis.

· Es uno de los com­po­nen­tes que pue­de ge­ne­rar cua­dros dia­bé­ti­cos se­rios, si su con­su­mo no es con­tro­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.