EN­TRE FUE­GOS

Platos y Copas - - Parrilla -

Con tan so­lo 28 años, el chef emer­gen­te Ma­tías Ar­tea­ga se ha con­ver­ti­do en una de las pro­me­sas na­cio­na­les de la gas­tro­no­mía. Con el fue­go co­mo su prin­ci­pal alia­do, su mo­tor es res­ca­tar las raí­ces y pro­duc­tos de la cocina chi­le­na pa­ra va­lo­ri­zar­la. Aquí su his­to­ria, pro­yec­tos y una pro­pues­ta de recetas pa­ra una pa­rri­lla di­fe­ren­te es­te 18. Es­tu­dió gas­tro­no­mía en el Eco­le, pe­ro su re­la­ción con la cocina em­pe­zó des­de mu­cho an­tes, li­ga­do a sus raí­ces en Lon­tué (VII Re­gión), don­de en­gan­chó con el fue­go y la bue­na me­sa. Em­pe­zó a tra­ba­jar en es­te mun­do an­tes de me­ter­se a la ca­rre­ra, por­que ade­más de gus­tar­le, ne­ce­si­ta­ba es­tar se­gu­ro de que real­men­te era lo su­yo. Aun­que siem­pre vi­vió en San­tia­go, su fa­mi­lia com­ple­ta re­si­de en es­te pue­bli­to al sur de Cu­ri­có, don­de los ca­ba­llos, ce­rros y el fue­go eran par­te de su reali­dad. Por eso Ma­tías ex­pli­ca que “pa­ra mí fue sú­per na­tu­ral lin­kear to­do eso a la cocina”.

En su úl­ti­mo se­mes­tre de ca­rre­ra, en pa­ra­le­lo, em­pe­zó a ha­cer even­tos pa­ra am­pliar aún más su ex­pe­rien­cia. Tam­bién se fue a Ar­gen­ti­na a rea­li­zar una pa­san­tía con Francis Mall­mann, uno de sus gran­des re­fe­ren­tes, por­que “que­ría ver có­mo to­do es­to del fue­go y lo out­door es­ta­ba me­ti­do en un res­to­rán, có­mo se po­día ha­cer to­do en un so­lo lu­gar”, cuen­ta Ma­tías.

Des­pués de ti­tu­lar­se, re­co­rrió Chi­le ha­cien­do even­tos out­door, lue­go se fue a vi­vir a Nue­va Ze­lan­da por un año y ter­mi­nó en Tailandia, co­ci­nan­do con una fa­mi­lia en Chiang Mai en una es­pe­cie de “pa­san­tía”, don­de ellos lo re­ci­bie­ron, le da­ban alo­ja­mien­to a cam­bio de que Ma­tías les ayu­da­ra en la cocina, por­que re­ci­bían a tu­ris­tas a dia­rio des­pués de los tours. “Que­ría ver có­mo con ali­men­tos sú­per bá­si­cos lo­gra­ban ha­cer un me­nú to­dos los días con fue­go. Eso me cau­ti­vó, me ra­yó el te­ma y ter­mi­né que­dán­do­me un mes con ellos”, re­cuer­da.

Tras Tailandia, vol­vió a Chi­le don­de gra­cias a su per­so­na­li­dad in­quie­ta, que­ría se­guir co­ci­nan­do mu­cho pe­ro no en­trar a un res­tau­ran­te, ar­mó una ban­que­te­ra con Lu­cía Ova­lle, “Ar­tea­ga Ova­lle”, don­de la te­má­ti­ca tam­bién es cer­ca­na al fue­go: “No asa­dos, sino que al fue­go”, re­cal­ca. Y pa­ra­le­la­men­te creó jun­to a un gru­po de ami­gos, al­gu­nos si­ba­ri­tas, otros co­ci­ne­ros, el fes­ti­val del Om­bli­go Pa­rao, don­de asu­mió co­mo di­rec­tor. Y aún más an­sio­so, em­pe­zó con las Funky Food Fa­mily, unas co­mi­das clandestinas al fue­go de ocho tiem­pos con ma­ri­da­je.

¿Có­mo na­ció Om­bli­go Pa­rao? Ma­tías ex­pli­ca: “Sur­gió co­mo un ma­lón de co­ci­ne­ros pa­ra co­ci­ne­ros, co­mo un apor­te al ru­bro, e hi­ci­mos la pri­me­ra ver­sión en el jar­dín de una ca­sa, don­de eran cua­tro equipos que com­pe­tían por ha­cer un me­nú de de­gus­ta­ción con una canasta sor­pre­sa y en 45 mi­nu­tos al fue­go. El se­gun­do año fue lo mis­mo, pe­ro hi­ci­mos match en­tre dos equipos e in­cor­po­ra­mos una pa­na­de­ría y un bar. Y el ter­cer año, que fue el pun­to de quie­bre, crea­mos la cam­pa­ña del Fru­to de Oro, que es cuan­do le me­ti­mos un po­co de con­te­ni­do y ha­cer lo que de ver­dad nos lla­ma­ba, apar­te de ser una co­mi­lo­na. Año a año, de una cu­ra­to­ría in­ter­na, sa­lía­mos a bus­car por Chi­le a cin­co pro­duc­to­res y que ellos fue­ran los rocks­tar del fes­ti­val. Un ca­za­dor, un re­co­lec­tor, un huer­te­ro, un cria­dor de ani­ma­les y un pes­ca­dor ar­te­sa­nal. Ellos eran a quie­nes les que­ría­mos dar va­lor con la tra­za­bi­li­dad del pro­duc­to, el ofi­cio, etc”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.