SIN COM­PLI­CA­CIO­NES

Platos y Copas - - Reportaje -

Dos ami­gas, In­ge Idu­ya y Ca­ta­li­na La­rraín, mo­ti­va­das por el gus­to por la bue­na me­sa y la gas­tro­no­mía, crea­ron YoCo­cino.cl, una tien­da en la que ofre­cen es­pe­cia­li­da­des de­li pa­ra lle­var y dis­fru­tar de las co­mi­das, sin ma­yo­res com­pli­ca­cio­nes. Des­de ex­qui­si­tos ape­ri­ti­vos has­ta ten­ta­do­res pos­tres, acá nos cuen­tan su his­to­ria y nos com­par­ten sus me­jo­res re­ce­tas pa­ra el pi­co­teo. Ba­jo la pre­mi­sa de “tú in­vi­tas, yo co­cino”, na­ció la idea de es­tas dos ami­gas de crear YoCo­cino.cl, don­de ven­den sus me­jo­res re­ce­tas. La pre­cur­so­ra, In­ge Idu­ya, abo­ga­da de pro­fe­sión, cuen­ta que lle­gó un mo­men­to en el que que­ría rein­ven­tar­se y em­pe­zó a co­ci­nar. Los lla­ma­dos de ami­gos y co­no­ci­dos no se hi­cie­ron es­pe­rar, pi­dién­do­le que les hi­cie­ra co­mi­das o les ven­die­ra un pos­tre. Así fue has­ta que un día, ha­ce 8 años, tu­vo que ir a de­jar un pe­di­do a Ta­la­gan­te y Ca­ta la acom­pa­ñó. Con­ver­san­do en el au­to sur­gió la idea de que se de­di­ca­ran a es­to por com­ple­to. “De­bía ser eso sí una co­mi­da ri­ca, pe­ro que te lle­ga­ra lis­ta pa­ra ser­vir, sin te­ner que tras­la­dar­la a otras fuen­tes, ni tu­vie­ran que de­co­rar­la. El ob­je­ti­vo era que te so­lu­cio­na­ra el pro­ble­ma y que lle­ga­ra real­men­te lis­ta pa­ra po­ner en la me­sa”, ex­pli­ca In­ge.

El ma­ri­do de la Ca­ta les sa­có un par de fo­tos a las pre­pa­ra­cio­nes, les hi­zo una pá­gi­na web y “de re­pen­te de un día pa­ra otro nos vi­mos me­ti­das en un ne­go­cio que pa­ra nues­tra sor­pre­sa em­pe­zó a fun­cio­nar”, cuen­tan. Tan­to así, que to­da la fa­mi­lia es­ta­ba in­vo­lu­cra­da, in­clui­da en las épo­cas con ma­yor can­ti­dad de pe­di­dos co­mo, por ejem­plo, la Na­vi­dad don­de des­de los hi­jos has­ta sus ami­gos las ayu­da­ban a re­par­tir. El da­to se fue pa­san­do de bo­ca en bo­ca y di­cen que una de sus me­jo­res ex­pe­rien­cias ha si­do cuan­do tu­vie­ron que en­tre­gar en La Mo­ne­da.

Par­tie­ron co­ci­nan­do en sus ca­sas, pe­ro lle­gó un mi­nu­to en que ne­ce­si­ta­ban más es­pa­cio y la lo­za que te­nían pa­ra los pe­di­dos ya no ca­bía en nin­gu­na par­te. De­ci­die­ron que era ho­ra de ins­ta­lar­se en un lo­cal. En­con­tra­ron su tien­da ac­tual, en Av. Las Con­des 9190 y no lo pen­sa­ron dos ve­ces. Pe­se a que te­nía una muy bue­na ubi­ca­ción, ha­bía que acon­di­cio­nar­la. No ha­bía pre­su­pues­to pa­ra pa­gar la mano de obra, por lo que en­tre las dos fa­mi­lias arre­gla­ron el lu­gar, tra­ba­jan­do du­ran­te los fi­nes de se­ma­na, fe­ria­dos y tiem­pos li­bres. Fi­nal­men­te, en mar­zo de es­te año, con to­dos los per­mi­sos y arre­glos lis­tos, abrió sus puer­tas.

Con una pro­pues­ta de re­ce­tas ri­cas y bo­ni­tas, ase­gu­ran que su me­nú es­tá pen­sa­do pa­ra to­dos los gus­tos. ¿Có­mo lle­gan a sus pre­pa­ra­cio­nes? “Aga­rra­mos re­ce­tas, las mo­di­fi­ca­mos, har­ta prue­ba y error, sa­bo­res y com­bi­na­cio­nes co­no­ci­das… y cuan­do ya lle­ga­mos a un pla­to nue­vo, pri­me­ro lo prue­ban nues­tros crí­ti­cos más exi­gen­tes: la fa­mi­lia y ami­gos. Si con­si­gue su vis­to bueno, lue­go lo in­cor­po­ra­mos en la car­ta”, co­men­tan en­tre ri­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.