Al día si­guien­te

Platos y Copas - - Contenidos -

Hay que asu­mir­lo, el día des­pués de la ce­le­bra­ción po­cas ga­nas que­dan de co­ci­nar o de pre­pa­rar un al­muer­zo ela­bo­ra­do. Pe­ro no to­do es­tá per­di­do y la suer­te es­tá a nues­tro fa­vor, por­que las po­co co­di­cia­das “so­bras” de las co­mi­das de Na­vi­dad y Año Nue­vo son un lu­jo. Es co­sa de ima­gi­na­ción y al­ma go­lo­sa pa­ra ar­mar un me­nú de lu­jo con es­tos pla­tos rein­ven­ta­dos. Pa­ra eso, le pe­di­mos a Da­niel Gluk­man, de Da­niel’s Ba­kery, un go­za­dor de to­mo y lo­mo, que nos com­par­tie­ra su pro­pues­ta de brunch. Aquí su his­to­ria y ex­qui­si­tas recetas.

Psi­có­lo­go de pro­fe­sión, Da­niel Gluk­man (32) es el per­so­na­je de­trás de Da­niel’s Ba­kery, una ba­kery que com­bi­na pas­te­le­ría, pa­na­de­ría, ca­fe­te­ría y res­tau­ran­te con el me­jor se­llo neo­yor­kino. Con una vi­tri­na de tor­tas, brow­nies, blon­dies y ga­lle­to­nes que dan ga­nas de ti­rar­se un pi­que­ro di­rec­to a ese pa­raí­so go­lo­so, pa­ra es­ta edi­ción nos sor­pren­dió con recetas con sa­bo­res fres­cos pen­sa­das pa­ra el “día des­pués”, ese 25 de di­ciem­bre o 1 de enero que son flo­jos, pe­ro te­ne­mos un gran re­cur­so que po­co sa­be­mos apro­ve­char: las so­bras.

Con una cui­da­da es­té­ti­ca y de­co­ra­ción, nin­gún ele­men­to que­da al azar en su lo­cal. To­do el per­so­nal, des­de los mo­zos has­ta el ca­je­ro, son in­creí­ble­men­te sim­pá­ti­cos, aco­ge­do­res y ser­vi­cia­les. De esos lu­ga­res en los que te sien­tes muy a gus­to y te enamo­ras a pri­me­ra vis­ta. Pe­ro pa­ra lo­grar to­do es­to, Da­niel de­bió re­co­rrer un lar­go ca­mino. Ti­tu­la­do co­mo psi­có­lo­go clí­ni­co in­fan­to ju­ve­nil, siem­pre le en­can­tó co­ci­nar y so­bre to­do la pas­te­le­ría, pe­ro lue­go de unos me­ses ejer­cien­do su pro­fe­sión, sen­tía que le fal­ta­ba “me­ter las ma­nos en la ma­sa”. Co­men­zó con cur­sos de ex­ten­sión de pas­te­le­ría en el Cu­li­nary y por esas ca­sua­li­da­des de la vi­da, lle­gó a sus ma­nos el li­bro de Amy’s Bread -una de las ba­ke­ries más fa­mo­sas de Nue­va York- y no lo pen­só dos ve­ces: “Me enamo­ré de sus recetas, de sus pro­duc­tos, de la sim­ple­za y lo aco­ge­dor de la pas­te­le­ría nor­tea­me­ri­ca­na, así que de­ci­dí es­cri­bir­le a la pas­te­le­ría Amy’s, me ofre­cie­ron ha­cer una pa­san­tía con ellos du­ran­te un año y, pa­ra­le­la­men­te, es­tu­dié pa­na­de­ría en el In­ter­na­tio­nal Cu­li­nary Cen­ter, pa­ra po­der am­pliar to­dos mis co­no­ci­mien­tos”, ex­pli­ca.

Vol­vió a Chi­le con ga­nas de em­pren­der y ar­mar un pro­yec­to que res­ca­ta­ra ese “ca­ri­ñi­to” que trans­mi­te la pas­te­le­ría re­cién he­cha, la pa­na­de­ría ar­te­sa­nal y una co­ci­na aco­ge­do­ra. Y em­pe­zó con su ba­kery, ins­ta­la­da en una ca­sa en un tran­qui­lo ba­rrio de Ñu­ñoa, que -se­gún su opi­nión- con­ju­ga la me­jor de las mez­clas: “Bus­ca­mos res­ca­tar un ba­rrio don­de con­vi­ven fa­mi­lias jó­ve­nes con hi­jos pe­que­ños, se­ño­ras y ca­ba­lle­ros que han vi­vi­do to­da su vi­da acá, ex­tran­je­ros, etc.”, co­men­ta. Con los hor­nos y ba­ti­do­ras sin pa­rar, en Da­niel’s Ba­kery tie­nen la pre­mi­sa de ha­cer to­do “from scratch” o des­de ce­ro, sin pre­mez­clas ni co­sas ar­ti­fi­cia­les, na­da con­ge­la­do y pri­vi­le­gian­do los pro­duc­tos de tem­po­ra­da y fres­cos. Y con una cui­da­da es­té­ti­ca en to­dos los pro­duc­tos que ofre­ce, sus hue­vos be­ne­dic­ti­nos so­bre tos­ta­das de pan de la ca­sa que in­clu­ye ve­tas de ca­ne­la y azú­car ru­bia, son por le­jos una le­yen­da ur­ba­na. Al igual que el ca­rrot cake, una pre­pa­ra­ción a la que lle­gó lue­go de cien­tos de prue­bas y error, ajus­tes de un par de gra­mos más de ha­ri­na y otros de azú­car. Por­que así ha si­do el ca­mino de Da­niel, prue­bas y error que lo han lle­va­do a la re­ce­ta per­fec­ta.

¿Una ex­clu­si­va pa­ra el 2019? Es­tre­na­rá un se­gun­do lo­cal a me­dia­dos de año en Las Con­des, pe­ro se­rá un “her­mano gran­de”, co­mo le lla­ma. “Se­rá una es­pe­cie de Da­niel’s Mar­ket, con una ex­pe­rien­cia más proac­ti­va y par­ti­ci­pa­ti­va, don­de los clien­tes po­drán ver la pas­te­le­ría en vi­vo, que ten­drá un la­bo­ra­to­rio don­de tes­tea­re­mos pro­duc­tos y las per­so­nas po­drán pro­bar­los en el día. Ten­drá azo­tea, se­rá pa­ra ca­rre­tear y pa­ra “fri­tan­guear”, por­que co­mo soy chan­cho, amo con lo­cu­ra las do­nuts y acá no he en­con­tra­do una que sea real­men­te co­mo las de Es­ta­dos Uni­dos. Quie­ro ha­cer po­llo fri­to, tem­pu­ra, co­sas ri­cas. ¡Al­guien tie­ne que ha­cer el tra­ba­jo su­cio!”, ade­lan­ta en­tre ri­sas.

Con una car­ta que cam­bia dos ve­ces al año, don­de se preo­cu­pan de man­te­ner la esen­cia ar­te­sa­nal de los pro­duc­tos y un equi­po en­can­ta­dor, Da­niel’s Ba­kery es un im­per­di­ble si no se co­no­ce. Y si ya han te­ni­do la suer­te de ir, es pa­ra re­pe­tír­se­lo una y otra vez. Ce­le­rino Pe­rei­ra 1530, Ñu­ñoa / Lu­nes a vier­nes 09:00 a 22:00 y sá­ba­do y do­min­go 10:00 a 22:00 hrs. / www.da­niels.cl / @da­niels­ba­kery

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.