La ru­ta sa­lu­da­ble: Jua­ni­ta Li­ra

Platos y Copas - - Contenidos -

Jua­ni­ta Li­ra es una jo­ven di­se­ña­do­ra que cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron cán­cer de ma­mas, de­ci­dió dar­le un cambio ra­di­cal a su ali­men­ta­ción y en­fo­car­se en aque­llos pro­duc­tos que la ayu­da­ran a sa­nar­se. Es así co­mo creó La Ru­ta Sa­lu­da­ble en Ins­ta­gram, don­de com­par­te re­ce­tas e in­for­ma­ción so­bre una vi­da más cons­cien­te y su lu­cha con­tra es­ta en­fer­me­dad.

“Me diag­nos­ti­ca­ron cán­cer de ma­mas a los 22 y de­ci­dí ha­cer un cambio de vi­da. Em­pe­cé a in­ves­ti­gar mu­cho so­bre la ali­men­ta­ción, sien­do que an­tes de eso ja­más me ha­bía plan­tea­do la ali­men­ta­ción co­mo un te­ma re­la­cio­na­do a las en­fer­me­da­des. Em­pe­cé a leer, bus­can­do doc­to­res que es­tu­vie­ran re­la­cio­na­dos con el te­ma y par­tí de­jan­do el azú­car - que era un ítem esen­cial en mi vi­da, era se­ca pa­ra el dul­ce- co­mo mo­do pre­ven­ti­vo. Fue­ron 3 me­ses que la sa­qué ba­ra­ta, me ope­ra­ron, hi­ce ra­dio­te­ra­pia y me die­ron de al­ta, co­mo que me ha­bía sa­na­do”, cuen­ta Jua­ni­ta.

Pe­ro 2 años des­pués, el 2017, le vol­vie­ron a diag­nos­ti­car cán­cer de ma­mas, es­ta vez me­tas­tá­si­co en el pul­món, al­gu­nos gan­glios y hue­so. “Ahí di­je, me voy a po­ner es­tric­ta y me pu­se a in­ves­ti­gar so­bre los ali­men­tos que no eran sa­lu­da­bles, aque­llos que nos in­fla­man, además de ha­ber de­ja­do el azú­car, eli­mi­né los pro­ce­sa­dos co­mo em­bu­ti­dos, lác­teos y em­pe­cé a co­mer ca­da vez más sano y co­no­cer más so­bre el te­ma”, re­cuer­da.

Se cer­ti­fi­có co­mo health coach en una uni­ver­si­dad de Nue­va York, don­de se en­fo­có en la ali­men­ta­ción ho­lís­ti­ca y en un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, no so­lo en la co­mi­da, sino que tam­bién en lo que uno se ali­men­ta en su día a día: “En tu tra­ba­jo, en las re­la­cio­nes con las per­so­nas, ha­cer de­por­te, des­can­so ade­cua­do… yo pro­mue­vo el con­jun­to del es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble”, ex­pli­ca.

Cuan­do la vol­vie­ron a diag­nos­ti­car, de­ci­dió crear en Ins­ta­gram @la­ru­ta­sa­lu­da­ble pa­ra em­pe­zar a mos­trar quién era y el por­qué de su ali­men­ta­ción. La co­mu­ni­dad co­men­zó a cre­cer y por pri­me­ra vez una mar­ca le pi­dió que les or­ga­ni­za­ra un ca­te­ri­ng sa­lu­da­ble pa­ra un even­to. “Di­je voy a pro­bar ¡y me en­can­tó!, ahí se­guí tra­ba­jan­do con otras em­pre­sas ha­cien­do de­sa­yu­nos, ca­te­ri­ngs y co­mi­das sa­lu­da­bles pa­ra sus ac­ti­vi­da­des, con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les y de ca­li­dad. Así fue cre­cien­do y for­man­do la mar­ca, mos­tran­do tam­bién en re­des so­cia­les re­ce­tas con op­cio­nes sa­lu­da­bles y al­can­za­bles pa­ra las per­so­nas, co­mo no soy chef, me gus­ta que la co­ci­na sea fá­cil y ac­ce­si­ble, no inal­can­za­ble por cos­to o tiem­po”, re­la­ta.

Pa­ra Jua­ni­ta, mien­tras más pro­ce­sa­do sea el ali­men­to, me­nos sa­lu­da­ble se­rá por la can­ti­dad de quí­mi­cos y to­xi­nas que po­see pa­ra pre­ser­var­se. Res­pec­to a los de ori­gen ani­mal, se preo­cu­pa mu­cho de so­lo co­mer pes­ca­do y po­llo que no ten­gan an­ti­bió­ti­cos, hor­mo­nas ni pes­ti­ci­das y que sean lo más na­tu­ra­les po­si­bles. Los lác­teos tam­bién es­tán erra­di­ca­dos de su día a día. “Yo no pro­mue­vo una co­rrien­te es­pe­cí­fi­ca, sino que ca­da per­so­na des­cu­bra qué es lo me­jor pa­ra su cuer­po, por­que ca­da or­ga­nis­mo es dis­tin­to… No hay una die­ta trans­ver­sal y úni­ca, sí hay co­sas trans­ver­sa­les co­mo el azú­car, los pro­ce­sa­dos, pe­ro en el fon­do es vol­ver a lo na­tu­ral, que al leer las eti­que­tas en­ten­da­mos to­dos los in­gre­dien­tes que es­tán es­cri­tos”.

¿Có­mo em­pe­zar con el cambio? Jua­ni­ta sos­tie­ne que no de­be ser ra­di­cal; sino que a tra­vés de ac­cio­nes pe­que­ñas. Además, pro­mue­ve ol­vi­dar­se de la pa­la­bra “prohi­bir” o “eli­mi­nar” y re­em­pla­zar­las por “in­cluir”: “En vez de de­cir no co­mas es­to y es­to, preo­cú­pa­te de se­ña­lar que to­dos los días to­ma­rás 8 va­sos de agua, o in­clui­rás al­go ver­de en tus co­mi­das. Si vas in­clu­yen­do, en vez de prohi­bir, cam­bia­rás el switch y te irá gus­tan­do el la­do sa­lu­da­ble, es un mé­to­do más sano y no tan prohi­bi­ti­vo, pro­mo­vien­do lo bueno en vez de des­me­re­cer lo ma­lo”.

Ha­ce un par de me­ses es­tre­nó el ate­lier La Ru­ta Sa­lu­da­ble, un es­pa­cio don­de rea­li­za ta­lle­res, even­tos cor­po­ra­ti­vos, reunio­nes y ce­le­bra­cio­nes en torno a una ali­men­ta­ción cons­cien­te y sa­na. ¿Más pro­yec­tos a futuro? “Me en­can­ta­ría ha­cer un li­bro, pe­ro es­toy es­pe­ran­do por­que quie­ro apren­der mu­cho más, nu­trir­me de más re­ce­tas y ha­cer asesorías, pe­ro por el mo­men­to 100% en­fo­ca­da en el ate­lier”, cuen­ta.

Los pi­la­res de Jua­ni­ta pa­ra una vi­da sa­lu­da­ble:

Equi­li­brio en la ali­men­ta­ción: “Si te pro­du­ce más es­trés no co­mer­te un cho­co­la­te, ¡ob­vio que có­me­te­lo!, pe­ro que sea de la me­jor ca­li­dad po­si­ble. Na­da de die­tas ex­tre­mis­tas”.

Re­la­cio­nes sa­nas.

Tra­ba­ja en lo que te gus­te y que te ha­ga sen­tir­te desa­rro­lla­da.

Equi­li­bro es­pi­ri­tual: no so­lo por la re­li­gión, si no que pue­den ser ener­gías, tiem­po pa­ra co­no­cer­te más, etc.

De­por­te y vi­da ac­ti­va: ¡que el cuer­po se mue­va!

Ali­men­tos in­dis­pen­sa­bles en su des­pen­sa:

Mu­cha fru­ta y ver­du­ra.

Acei­te de oli­va, es le­jos el más sano pa­ra co­ci­nar y con­su­mir.

Es­pe­cias y hier­bas co­mo ro­me­ro, ci­lan­tro, etc. pa­ra que la gen­te no di­ga que es “fo­me” co­mer sa­lu­da­ble.

Fru­tos se­cos co­mo las al­men­dras laminadas o se­mi­llas, por­que le agre­gan va­lor a las co­mi­das.

@la­ru­ta­sa­lu­da­be / www.la­ru­ta­sa­lu­da­ble.cl San Francisco de Asís 150, lo­cal 106, Vi­ta­cu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.