Ve­ge­ta­ria­nos con­tra el cambio climático

Platos y Copas - - Contenidos - Por: Fran­cis­ca Quin­ta­na

¿Sabías que al­re­de­dor del 25% de los pro­ble­mas cli­má­ti­cos del mun­do se pue­de atri­buir a nues­tra ali­men­ta­ción y las elec­cio­nes res­pec­to a és­ta? La in­dus­tria ga­na­de­ra pro­du­ce más ga­ses con­ta­mi­nan­tes que el trans­por­te y, ac­tual­men­te, son mu­chas las

per­so­nas que han de­ci­di­do con­ver­tir­se en ve­ge­ta­ria­nos pa­ra com­ba­tir es­tas alar­man­tes ci­fras.

Des­de que so­mos chi­cos nos han en­se­ña­do que te­ner una die­ta sa­na y equi­li­bra­da es efi­caz pa­ra cui­dar nues­tra sa­lud. Pe­ro lo que mu­chos no sa­ben es que lle­var una vi­da sa­lu­da­ble tam­bién es in­creí­ble­men­te be­ne­fi­cio­so pa­ra el me­dio ambiente. ¿A qué nos re­fe­ri­mos con es­to? A que, si con­su­mi­mos una ma­yor can­ti­dad de ve­ge­ta­les en vez de pro­duc­tos ani­ma­les, se po­dría dis­mi­nuir tan­to la hue­lla hí­dri­ca co­mo la hue­lla de car­bono en nues­tro pla­ne­ta.

Se­gún el quin­to in­for­me de eva­lua­ción del IPCC de las Naciones Uni­das, las emi­sio­nes mun­dia­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, pro­ce­den­tes de la agricultur­a, sil­vi­cul­tu­ra y otros usos, co­rres­pon­den a un 24%. ¡Es­to es ma­yor que to­dos los au­to­mó­vi­les del mun­do! De he­cho, es­ta ci­fra afec­ta ca­si el doble al ca­len­ta­mien­to glo­bal que es­tos me­dios de trans­por­te.

Ben Houl­ton y Ma­ya Almaraz, es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, hi­cie­ron una in­ves­ti­ga­ción acer­ca de la conexión en­tre el cli­ma y la die­ta, en don­de des­cu­brie­ron có­mo la pro­duc­ción de nues­tra co­mi­da ge­ne­ra ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que in­flu­yen en el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Por ejem­plo, en tu pla­to tie­nes un pe­da­zo de car­ne de va­ca co­mún y co­rrien­te, pe­ro des­co­no­ces que esa por­ción pa­só por di­fe­ren­tes pro­ce­sos an­tes de lle­gar a ti, los cua­les emi­tie­ron al­re­de­dor de 330 gra­mos de car­bono. ¡Es­to es co­mo ma­ne­jar un vehícu­lo apro­xi­ma­da­men­te 5 ki­ló­me­tros!

El pro­ble­ma hoy en día es que el ser hu­mano no es­tá in­for­ma­do so­bre es­te te­ma ni que una ali­men­ta­ción más cons­cien­te pue­de lle­var a re­du­cir in­creí­ble­men­te el im­pac­to en el pla­ne­ta. “Mu­cha gen­te se sien­te real­men­te im­po­ten­te cuan­do se tra­ta del cambio climático, co­mo si no pu­die­ran ha­cer una di­fe­ren­cia. Y lo que nues­tra in­ves­ti­ga­ción es­tá mos­tran­do es que tus de­ci­sio­nes per­so­na­les real­men­te pue­den pro­du­cir un gran im­pac­to”, co­men­ta Almaraz.

¿La car­ne ro­ja es la cul­pa­ble?

En pri­mer lu­gar, la pro­duc­ción de ali­men­tos ge­ne­ra un gran im­pac­to pa­ra el pla­ne­ta, ya que pa­sa por una se­rie de ac­ti­vi­da­des ne­ce­sa­rias co­mo la agricultur­a, el uso fo­res­tal y otros usos del sue­lo, los cua­les pro­vo­can un 24% de las emi­sio­nes glo­ba­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Lue­go, es­tán las emi­sio­nes de­ri­va­das de la pro­duc­ción de ali­men­tos pa­ra los ani­ma­les, don­de se re­quie­re un es­pa­cio de cul­ti­vo, ener­gía, agua y fer­ti­li­zan­tes, en­tre otros, que in­flu­yen en la ta­la de bos­ques y des­truc­ción de pra­de­ras. Y, por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, es­tán las emi­sio­nes de ani­ma­les co­mo las va­cas. ¿Te ima­gi­nas com­bi­nar la con­ta­mi­na­ción de au­tos, ca­mio­nes, avio­nes, tre­nes y bar­cos del mun­do? Bueno, es­to es lo que la ga­na­de­ría re­pre­sen­ta, con un 14% de las emi­sio­nes glo­ba­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, pro­ve­nien­te de los ga­ses que emi­ten los

me­tano, ma­mí­fe­ros co­mo las va­cas y ovejas, los cua­les pro­du­cen que es 25 ve­ces más po­ten­te que el dió­xi­do de car­bono.

En­ton­ces, si cam­bia­mos la car­ne por po­llo, hay una re­duc­ción de más de cin­co ve­ces en las emi­sio­nes. Es de­cir, en vez de ge­ne­rar 330 gra­mos, so­lo se es­ta­rían pro­vo­can­do 52 gra­mos. Aho­ra, si cam­bia­mos el po­llo por pes­ca­do, el nú­me­ro ba­ja­rá aún más. ¡Ima­gí­na­te que su­ce­de­ría si co­me­mos so­lo ve­ge­ta­les! Si se re­em­pla­za la car­ne por len­te­jas, prác­ti­ca­men­te no es­ta­ría­mos con­ta­mi­nan­do na­da. Es por eso que hoy en día se su­gie­re

die­ta ve­ge­ta­ria­na. lle­var una

Aho­ra bien, sa­be­mos que es di­fí­cil mo­di­fi­car el es­ti­lo de vi­da de un día pa­ra otro, es por eso que re­co­men­da­mos no eli­mi­nar el con­su­mo en un 100%, sino que re­du­cir­lo so­lo en un 90% o gra­dual­men­te co­mo, por ejem­plo, ad­hi­rién­do­se a la cam­pa­ña mun­dial de “lu­nes sin car­ne”. Si to­dos si­guie­ran es­te con­se­jo, un 15% de la con­ta­mi­na­ción del ca­len­ta­mien­to glo­bal po­dría des­cen­der pa­ra el 2050.

¡Pe­ro de a po­co el mun­do es­tá es­cu­chan­do! En la úl­ti­ma dé­ca­da ha ha­bi­do un decrecimie­nto del 19% en la can­ti­dad de car­ne que con­su­mi­mos. De he­cho, ca­da vez más gen­te es­tá de­ri­van­do en una die­ta más me­di­te­rrá­nea.

Ma­ría Jo­sé Mar­cos, ana­lis­ta de es­tu­dios en la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del Delito, es un ejem­plo de es­te cambio. De­ci­dió con­ver­tir­se en ve­ge­ta­ria­na ha­ce unos me­ses, y no so­lo por el cui­da­do de los ani­ma­les, sino que tam­bién por su sa­lud y la del pla­ne­ta. “La in­dus­tria ga­na­de­ra es de las más con­ta­mi­nan­tes del mun­do. El sec­tor ga­na­de­ro ge­ne­ra más ga­ses in­ver­na­de­ro que in­clu­so la in­dus­tria del trans­por­te. Además, es­te mis­mo sec­tor uti­li­za mu­chí­si­ma agua pa­ra po­der pro­du­cir, y da­da la cri­sis hí­dri­ca que te­ne­mos en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, dis­mi­nuir el con­su­mo, o en mi ca­so eli­mi­nar­lo, per­mi­te ba­jar la de­man­da y, por en­de, dis­mi­nuir la pro­duc­ción (eco­nó­mi­ca­men­te ha­blan­do)”, ex­pli­ca Ma­ría Jo­sé.

Además, co­men­ta que “tras­pa­sar mi die­ta a una ve­ge­ta­ria­na per­mi­te re­du­cir el ni­vel de ba­su­ra, ya que co­mo com­pro fru­ta y ver­du­ra en una fe­ria, no exis­te tan­to uso de plás­ti­cos, car­to­nes, etc. Tam­bién ha­go com­post con los desechos or­gá­ni­cos, re­ba­jan­do con es­to los ni­ve­les de ba­su­ra; una die­ta ve­ge­ta­ria­na li­bre de mu­cho ali­men­to pro­ce­sa­do ayu­da a man­te­ner en me­jor es­ta­do la sa­lud y dis­mi­nu­ye la pro­ba­bi­li­dad de pa­de­cer en­fer­me­da­des gra­ves”.

Es­te año, la ONU in­for­mó a tra­vés de un do­cu­men­to que, pa­ra po­der de­te­ner el avan­za­do cambio climático, gran par­te de la po­bla­ción de­be

plant-ba­sed diet. de­ri­var en una die­ta ba­sa­da en ve­ge­ta­les lla­ma­da

Asi­mis­mo, un in­for­me del cen­tro de es­tu­dios de World Re­sour­ces Ins­ti­tu­te in­di­có que pa­ra ga­ran­ti­zar la ali­men­ta­ción pa­ra 10.000 mi­llo­nes de per­so­nas y al mis­mo tiem­po com­ba­tir la cri­sis cli­má­ti­ca, se de­ben ha­cer drás­ti­cos re­cor­tes del con­su­mo de car­ne pa­ra el año 2050.

Hoy es el mo­men­to pa­ra de­te­ner el cambio climático. La car­ne ro­ja es es­pe­cial­men­te lla­ma­ti­va y se cal­cu­la que su con­su­mo po­dría lle­gar a un 88% den­tro de 30 años. La mi­tad de la po­bla­ción mun­dial ya in­gie­re un 50% más pro­teí­nas de las que son ne­ce­sa­rias, mien­tras que las pro­teí­nas de las plan­tas pue­den cu­brir es­tas ca­lo­rías de for­ma más efi­cien­te. Es por eso

die­ta más que mo­di­fi­can­do un 30% de los há­bi­tos y op­tan­do por una

ve­ge­ta­ria­na,

es po­si­ble cu­brir la mi­tad de los ob­je­ti­vos de re­duc­ción de emi­sio­nes, evi­tan­do así la ex­pan­sión de las tie­rras cul­ti­va­bles y, más im­por­tan­te aún, ge­ne­ran­do has­ta 13 ve­ces me­nos to­ne­la­das de CO2 equi­va­len­te por ca­da mi­llón de ca­lo­rías pro­du­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.