San Pao­li

Lo­cu­ra to­tal. Una no­che don­de los hin­chas de la “U” ado­ra­ron al ca­sil­den­se co­mo un Dios, le­van­tán­do­le un tem­plo, con bom­bos y ben­ga­las

Publimetro Chile - - DEPORTES - DIE­GO ES­PI­NO­ZA @die­go_es­pi­no­za

La de­vo­ción sin lí­mi­tes de los hin­chas de Uni­ver­si­dad de Chi­le por Jorge Sam­pao­li que­dó en evi­den­cia el pa­sa­do mar­tes. Con el even­to “Jorge Sam­pao­li re­gre­sa al co­ra­zón de la U”, los fa­ná­ti­cos pro­fe­sa­ron su amor irres­tric­to por el ex en­tre­na­dor de los azu­les, el cual in­clu­yó cán­ti­cos y de­mos­tra­cio­nes de ca­ri­ño que emo­cio­na­ron has­ta las lá­gri­mas al DT ar­gen­tino.

A pe­sar de la po­lé­mi­ca que pro­ta­go­ni­zó el se­lec­cio­na­dor de la “Al­bi­ce­les­te” en su na­tal Ca­sil­da, don­de de­nos­tó a un po­li­cía tras un con­trol de trán­si­to, los hin­chas que­rían unir­se y es­cu­char la char­la de su ex en­tre­na­dor, quien du­ran­te la ho­ra y me­dia que du­ró el co­lo­quio, vi­vió uno de los mo­men­tos más fe­li­ces de la tur­bu­len­ta úl­ti­ma eta­pa de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

En Santiago, Sam­pao­li en­con­tró la paz y rei­vin­di­ca­ción que bus­ca­ba ha­ce años, tras las in­ter­mi­na­bles po­lé­mi­cas vi­vi­das en Chi­le, Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na. Co­mo el me­jor re­ga­lo de Na­vi­dad, el téc­ni­co sabía que con los hin­chas de la “U” po­dría re­en­con­trar­se sin pro­ble­mas con las ale­grías que tu­vo en el Es­ta­dio Na­cio­nal en­tre el 2011 y 2012, cuan­do sa­lió tri­cam­peón con los azu­les y con­si­guió la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na.

De­bi­do a que la idea del even­to era re­co­nec­tar con el en­tre­na­dor ar­gen­tino y de­mos­trar­le la ado­ra­ción del pue­blo azul, Sam­pao­li re­vi­vió los me­jo­res mo­men­tos de su pa­so por la ban­ca de la “U” y con­tó pa­sa­jes iné­di­tos de los éxi­tos que tu­vo en Chi­le. Al mis­mo tiem­po que el de Ca­sil­da ha­bla­ba, los hin­chas, que hi­cie­ron lar­gas fi­las pa­ra in­gre­sar a la char­la y pa­ga­ron una al­ta en­tra­da, pro­ta­go­ni­za­ban una pa­ra­fer­na­lia con lien­zos, bom­bos y ben­ga­las, que trans­for­ma­ron al Club Cho­co­la­te, ubi­ca­do en pleno ba­rrio Be­lla­vis­ta, en la puer­ta 14 de la ga­le­ría sur del Es­ta­dio Na­cio­nal.

Con el fue­go en­cen­di­do den­tro del re­cin­to y las imá­ge­nes de su pa­so por la “U” de fon­do, Sam­pao­li vi­vió una ca­tar­sis que lo de­jó ató­ni­to du­ran­te unos se­gun­dos, pe­ro que po­co pu­do dis­fru­tar. Es que tras la con­clu­sión de su co­lo­quio, la mul­ti­tud de fa­ná­ti­cos no aguan­tó más y se aba­lan­zó so­bre un téc­ni­co que só­lo bus­ca­ba aban­do­nar un lu­gar que ya se ha­bía des­con­tro­la­do, y que es­ta­ba ilu­mi­na­do por la luz de las ben­ga­las.

Por mo­men­tos, las es­ce­nas hi­cie­ron re­cor­dar el ini­cio de los peo­res pa­sa­jes que vi­vió una de las bandas fa­vo­ri­tas del téc­ni­co, Ca­lle­je­ros, cuan­do, ha­ce más de una dé­ca­da y en me­dio de un show, los fa­ná­ti­cos pro­vo­ca­ron un in­cen­dio en la dis­co­te­que Cro­ma­ñón por la uti­li­za­ción de fue­gos ar­ti­fi­cia­les al in­te­rior del re­cin­to. Una tra­ge­dia que de­jó 194 muer­tos y que na­die que­ría re­pe­tir en Santiago.

An­te el des­con­trol del pú­bli­co, Sam­pao­li agra­de­ció y pi­dió perdón por te­ner que ir­se de un even­to que no que­ría aban­do­nar, y que se ha­bía con­ver­ti­do en un tem­plo de ve­ne­ra­ción a su ca­rre­ra, la mis­ma que co­men­zó arri­ba de un ár­bol y que aho­ra lo de­jó va­rios me­tros por so­bre las nu­bes, ca­si al ni­vel de una dei­dad.

|PHOTOSPORT

El DT de Ar­gen­ti­na vi­vió una no­che de emo­cio­nes en Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.