CHI­LE AL ROJO

El azo­te del ca­len­ta­mien­to glo­bal ame­na­za a nues­tro país: la fru­ta, el mar y la An­tár­ti­ca nos ha­blan del fu­tu­ro en 50 años.

Publimetro Chile - - PORTADA - GA­BRIEL AR­CE www.publimetro.cl

Las con­se­cuen­cias del ca­len­ta­mien­to glo­bal aún son in­cier­tas, pe­ro el país ya pre­sen­ta sín­to­mas de lo que vie­ne pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. Y aún si la hu­ma­ni­dad de­ja de emi­tir ga­ses in­ver­na­de­ro de la no­che a la ma­ña­na, la so­la iner­cia de los tó­xi­cos acu­mu­la­dos ca­len­ta­rían la Tie­rra me­dio gra­do más Fe­nó­me­nos inusua­les, ¿nos qui­tan nues­tro Sol?

Pa­ra na­die es una sor­pre­sa que los even­tos cli­má­ti­cos fuer­tes se han in­cre­men­ta­do en es­te úl­ti­mo tiem­po. Bas­ta pren­der la te­le­vi­sión pa­ra ver imá­ge­nes de inun­da­cio­nes en Fran­cia, hu­ra­ca­nes que lle­gan uno tras otro a las cos­tas del atlán­ti­co nor­te­ame­ri­cano y gra­ni­zos del ta­ma­ño de una pe­lo­ta de te­nis en lu­ga­res in­só­li­tos. De eso sa­be la Fe­de­ra­ción de Pro­duc­to­res de Fru­ta (Fe­de­fru­ta). Su pre­si­den­te, Jor­ge Va­len­zue­la, cuen­ta que los even­tos cli­má­ti­cos fue­ra de es­ta­ción son es­pe­cial­men­te com­ple­jos pa­ra la agri­cul­tu­ra. Su in­ci­den­cia, de he­cho, au­men­tó más de un 100% en la úl­ti­ma dé­ca­da. “No nos ol­vi­de­mos de las llu­vias de di­ciem­bre de 2012, las de no­viem­bre- di­ciem­bre 2014, que “par­tie­ron” las ce­re­zas en ple­na co­se­cha y dis­mi­nu­ye­ron su ex­por­ta­ción. Tam­po­co, de las he­la­das de 2013, que cam­bia­ron el ma­pa fru­tí­co­la de al­gu­nas zo­nas tra­di­cio­na­les”, di­ce. Además, hay po­si­bi­li­da­des con­cre­tas de que los even­tos en zo­nas in­só­li­tas crez­ca de so­bre­ma­ne­ra. Ari­ca, por ejem­plo, se­ría una zo­na es­pe­cial­men­te sen­si­ble, ya que en la épo­ca in­ver­nal es­tá en­car­ga­da de abas­te­cer a to­do el con­su­mo in­terno con cier­tos pro­duc­tos. ¿Qué pa­sa­ría si gra­ni­za en el ex­tre­mo nor­te? Por ejem­plo, po­dría dar­se que la co­se­cha de to­ma­tes se va­ya a la ba­su­ra, y que a su pre­cio se dis­pa­re en to­do el país. Raúl Cor­de­ro, aca­dé­mi­co del de­par­ta­men­to de Fí­si­ca de la U. de San­tia­go, y lí­der en el es­tu­dio at­mos­fé­ri­co en la An­tár­ti­ca, agre­ga que el ca­len­ta­mien­to de­sigual en­tre los po­los pro­du­ce cam­bios en­tre los pa­tro­nes de nu­bo­si­dad. “Ha­ce un tiem­po ca­rac­te­ri­za­mos el po­ten­cial so­lar de Chi­le, que es mu­cho. Aho­ra es­ta­mos tra­tan­do de pro­yec­tar si ese re­cur­so va a au­men­tar o va a dis­mi­nuir en las pró­xi­mas dé­ca­das. Una con­se­cuen­cia ca­tas­tró­fi­ca se­ría que las nu­bes, de aquí a 50 años, se tras­la­den al de­sier­to de Ata­ca­ma y, por en­de, to­do el es­fuer­zo por pro­yec­tos so­la­res en esa zo­na de­ba mi­grar.

Ríos se­cos, plan­tas agó­ni­cas

El gre­mio fru­tí­co­la sa­be que la ges­tión del agua se­rá cru­cial pa­ra man­te­ner el gre­mio a flo­te. Por lo mis­mo, pi­den “me­di­das de pro­tec­ción hí­dri­ca, co­mo la con­ce­sión de em­bal­ses de ca­be­ce­ra en­tre Val­pa­raí­so y El Mau­le, pro­yec­tos de desa­li­ni­za­ción de agua de mar pa­ra rie­go y la in­fil­tra­ción de na­pas, en­tre otras”, se­gún di­ce Va­len­zue­la, pre­si­den­te de Fe­de­fru­ta. Fe­de­fru­ta di­ce que los más de diez años de se­quía en la pro­vin­cia del Li­ma­rí, Co­quim­bo, fue el hi­to que los hi­zo caer en el cam­bio cli­má­ti­co. De allí que los ríos im­por­tan­tes luz­can su cau­dal mí­ni­mo en 30 años, co­mo el Ca­cha­poal. Por la es­ca­sez de agua, en los úl­ti­mos tres años las hec­tá­reas de pal­tos des­cen­die­ron de 5 mil a 4 mil hec­tá­reas y, en su lu­gar, la su­per­fi­cie de mandarinas cre­ció un 43%, da­do que re­quie­ren me­nos agua. Gio­van­ni Cal­de­rón, di­rec­tor de la Agen­cia de Sus­ten­ta­bi­li­dad y Cam­bio Cli­má­ti­co de Cor­fo, se­ña­la que “hay pro­yec­cio­nes que di­cen que en la zo­na cen­tral, en­tre La Se­re­na y Con­cep­ción, en los pró­xi­mos 30 años po­dría au­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra en 0,5º y eso im­pli­ca me­nos agua. El ma­yor ejem­plo de eso son las pal­tas en Pe­tor­ca”. Por en­de, el re­tro­ce­so del oro verde, más otros pro­duc­tos, po­dría mo­di­fi­car la die­ta de los chi­le­nos del fu­tu­ro.

¿Los cam­pe­si­nos se van al sur?

“En la zo­na cen­tral es­ta­mos vi­vien­do la se­quía más se­ria de los úl­ti­mos 20 años, y al mis­mo tiem­po la más lar­ga en más de un si­glo. En­tre 2009 y 2018 lle­va­mos 10 años con­se­cu­ti­vos de me­no­res pre­ci­pi­ta­cio­nes”, en­fa­ti­za Jor­ge Va­len­zue­la, de Fe­de­fru­ta. En efec­to, se cal­cu­la que Chi­le pier­de un to­tal de pre­ci­pi­ta­cio­nes al or­den del 7% ca­da año y eso ya vio lu­ces en una de las fru­tas más im­por­tan­tes pa­ra el país: la uva. Va­len­zue­la re­cal­ca que la uva de me­sa de­jó de ser la prin­ci­pal fru­ta de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, y en los úl­ti­mos años su pro­duc­ción se re­du­jo un 9,1%. El trono aho­ra lo tie­ne el no­gal, que cre­ció un 29%, ob­via­men­te, por­que re­quie­re me­nos agua. ¿Pe­li­gra el vino chi­leno? Ma­rio Pa­blo Sil­va, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Vi­nos de Chi­le, da no­ti­cias po­si­ti­vas. Pri­me­ro, por­que Fran­cia, Aus­tra­lia, Su­dá­fri­ca y otros ex­por­ta­do­res se las ve­rían peor que no­so­tros y, se­gun­do, por­que no ne­ce­si­ta­rían mo­ver­se ha­cia el sur, sino que reem­pla­zar los va­lles cen­tra­les por la cor­di­lle­ra y zo­nas cos­te­ras. “Chi­le se­rá de los paí­ses me­jor adap­ta­dos, no de­pen­de­mos de una so­la ce­pa. Ya he­mos visto vi­nos de gran calidad que se pro­du­cen en la cos­ta. Los pro­duc­to­res se han atre­vi­do: el vino se ex­pan­dió al va­lle de Osorno, en Ran­co, Fu­trono. Sec­to­res que se han da­do al mar, el va­lle de lo abar­ca, va­lle de ley­da, San Antonio”, di­ce Sil­va. El pro­ble­ma son las olas de ca­lor: en la dé­ca­da de los 80 hu­bo ce­ro olas so­bre los 35º, y en los úl­ti­mos diez años ya van 15. Fe­de­fru­ta re­cuer­da que en 2016 y 2017 las cons­tan­tes olas de ca­lor hi­cie­ron ma­du­rar an­tes las uvas y arán­da­nos de la zo­na cen­tral, lo que los lle­vó a ex­por­tar an­tes, lle­var so­bres­tock y ven­der obli­ga­da­men­te más ba­ra­to. Si eso es la tó­ni­ca, el ne­go­cio se­rá ca­da año me­nos ren­ta­ble.

Chi­le, ¿el nue­vo Ca­li­for­nia?

La U. de Tal­ca ad­vir­tió so­bre una po­si­ble tem­po­ra­da de me­ga­in­cen­dios en el ve­rano, ame­na­zan­do con re­pe­tir el caos del año pa­sa­do. Es­to, por­que cal­cu­lan que en­tre ene­ro y fe­bre­ro ha­brá 23 días con tem­pe­ra­tu­ras so­bre los 33º en El Mau­le. Y lo que es peor: al me­nos seis jor­na­das es­ta­rían cer­ca de los 39º. “Los in­cen­dios fo­res­ta­les no los causa el cam­bio cli­má­ti­co, pe­ro crea las con­di­cio­nes pa­ra que los fue­gos se con­vier­tan en gi­gan­tes­cos”, di­ce el cien­tí­fi­co Raúl Cor­de­ro. Y so­bre la mis­ma, re­sal­ta: “Ca­li­for­nia es el Chi­le del fu­tu­ro”. Su afir­ma­ción no tie­ne que ver con que Chi­le se con­vier­ta en el pa­raí­so ve­ra­nie­go ni la pa­sa­re­la pa­ra au­tos de­por­ti­vos de la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se, sino que en el fu­tu­ro, el país po­dría vivir tan azo­ta­do por el fue­go co­mo allá. La tem­po­ra­da 2017-2018 re­por­tó más de 6.000 in­cen­dios fo­res­ta­les en Chi­le, con una su­per­fi­cie da­ña­da de 39.500 hec­tá­reas, se­gún la Co­naf. Pa­re­ce mu­cho, pe­ro los in­cen­dios de Ca­li­for­nia de los úl­ti­mos meses tie­nen un sal­do de 44 muer­tos, 100 des­apa­re­ci­dos y 250 mil hec­tá­reas desechas. Pe­ro ¿qué tie­ne que ver con Chi­le? “El cli­ma de Ca­li­for­nia es muy pa­re­ci­do al de la zo­na cen­tral de Chi­le, con la di­fe­ren­cia de que ellos se han visto mu­cho más afec­ta­dos por­que el Po­lo Nor­te se ca­len­tó mu­cho más que el Po­lo Sur. Eso ex­pli­ca que los gran­des in­cen­dios, de más de 100 hec­tá­reas, se mul­ti­pli­ca­ron por cin­co des­de los 80”, afir­ma Cor­de­ro. De ser así, la ca­tás­tro­fe de los me­ga­in­cen­dios de 2017 no se­ría más que un an­ti­ci­po sua­ve de lo que nos es­pe­ra con las olas de ca­lor y se­quías de los pró­xi­mos años.

La agri­cul­tu­ra tie­ne un nue­vo pro­ta­go­nis­ta

“El ca­len­ta­mien­to glo­bal pro­vo­ca­ría que, con los años, las plan­ta­cio­nes y cul­ti­vos va­yan co­rrién­do­se ca­da vez más al sur”, di­ce Gio­van­ni Ca­le­drón, di­rec­tor de la Agen­cia de Cam­bio Cli­má­ti­co de Cor­fo. Eso, por­que las nue­vas con­di­cio­nes hí­dri­cas y de ca­lor ha­rían las co­sas más fá­ci­les des­de el Bio­bío ha­cia aba­jo. Le­jos de ser un va­ti­ci­nio arries­ga­do, la reali­dad y las ci­fras ya lo mar­can co­mo un he­cho. “En Chi­le se han abier­to nuevos po­los fru­tí­co­las, bá­si­ca­men­te, des­de la nue­va Re­gión de Ñu­ble ha­cia el sur del país, don­de se han ha­bi­li­ta­do zo­nas agroe­co­ló­gi­cas que an­tes eran im­pen­sa­das, de­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co y avan­ces tec­no­ló­gi­cos”, di­ce Fe­de­fru­ta. De he­cho, el gre­mio des­ta­ca que en 2012 ha­bía cer­ca de 22.700 hec­tá­reas fru­ta­les des­de el Bio­bío ha­cia el sur, y aho­ra ya hay más de 30 mil hec­tá­reas. Aquí ga­nan te­rreno los ce­re­zos, el arán­dano, los be­rries, no­ga­les y ave­lla­nos eu­ro­peos, pro­duc­tos de muy al­to va­lor en los mer­ca­dos. “Por ello, cree­mos que el sur de Chi­le tie­ne no solo un po­ten­cial, sino un pre­sen­te enor­me, pa­ra con­ver­tir­se lue­go en el pro­ta­go­nis­ta de la fru­ti­cul­tu­ra chi­le­na”, sos­tie­ne Jor­ge Va­len­zue­la, pre­si­den­te de Fe­de­fru­ta. Es­ta si­tua­ción, si bien au­gu­ra un nue­vo au­ge de em­pleo en el sur, ame­na­za con cas­ti­gar fuer­te­men­te a la cul­tu­ra fru­tí­co­la de la zo­na cen­tral.

Un mar de in­cer­ti­dum­bre

Gio­van­ni Cal­de­rón, di­rec­tor de la Agen­cia de Sus­ten­ta­bi­li­dad y Cam­bio Cli­má­ti­co de Cor­fo, di­ce es­tar “con preo­cu­pa­ción por­que aca­ba de sa­lir un in­for­me del pa­nel in­ter­gu­ber­na­men­tal de las Na­cio­nes Uni­das so­bre cam­bio cli­má­ti­co. Y plan­teó la ne­ce­si­dad de ace­le­rar al do­ble la dis­mi­nu­ción de los ga­ses in­ver­na­de­ro en un lap­so má­xi­mo de 10 años. Por­que se cal­cu­la que de no ser así, en­tre el año 2032 y el año 2050 el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio de la Tie­rra po­dría ser su­pe­rior a 1,5 gra­dos”, plan­tea. De ser así, los efec­tos po­drían ser aún peo­res so­bre el sue­lo, pe­ro ¿qué pa­sa en el mar? “Si se ca­lien­ta me­dio gra­do o gra­do y me­dio, es mu­cho. Los eco­sis­te­mas de mar son mu­cho más sen­si­bles que la su­per­fi­cie”, ex­pli­ca Héc­tor Ba­ci­ga­lu­po, gerente ge­ne­ral de So­na­pe­sa­ca. Eso sí, re­cal­ca que los efec­tos pa­ra la pes­ca chi­le­na aún no son cla­ros, y que su gre­mio se en­cuen­tra ex­pec­tan­te an­te va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes en desarrollo que po­drán dar más lu­ces. De to­das for­mas, Ba­ci­ga­lu­po es­ti­ma que las aguas, a di­fe­ren­cia de la su­per­fi­cie, ten­drá efec­tos dis­pa­re­jos. “En se­mi­na­rios se ha­bla de que al­gu­nas zo­nas se ca­len­ta­rán y otras se en­fria­rán. Pa­ra la acui­cul­tu­ra no se­rá di­fí­cil adap­tar­se, por­que las em­pre­sas po­drán mi­grar a otras zo­nas y adap­tar­se”, sos­tie­ne. Pe­ro cla­ro, los pes­ca­do­res ar­te­sa­na­les no co­rre­rían la mis­ma suer­te en el ca­so de que su es­pe­cia­li­dad, por ejem­plo la mer­lu­za, se re­ti­re de las pro­xi­mi­da­des de su ca­le­ta. “Aun­que tam­bién po­dría ser una oportunida­d, si las es­pe­cies del Ecua­dor se des­pla­zan ha­cia acá”, agre­ga.

La An­tár­ti­ca, nues­tro es­cu­do da­ña­do

En ju­nio de es­te año, me­dio cen­te­nar de or­ga­ni­za­cio­nes cien­tí­fi­cas die­ron vi­da a la ima­gen sa­te­li­tal más de­ta­lla­da de la his­to­ria so­bre la An­tár­ti­ca. ¿Su con­clu­sión? que des­de 1992 a la fe­cha, el Con­ti­nen­te Blanco per­dió tres bi­llo­nes de to­ne­la­das de hie­lo. Y aun­que eso va en di­rec­ta re­la­ción con el cre­ci­mien­to del ni­vel del mar, po­dría no ser lo más complejo. Raúl Cor­de­ro, lí­der del Gru­po de In­ves­ti­ga­ción An­tár­ti­ca, di­ce que “co­mo con­se­cuen­cia del agu­je­ro de ozono, ha ha­bi­do cam­bios im­por­tan­tes en la com­po­si­ción de la at­mós­fe­ra y los cam­bios pro­du­ci­dos ge­ne­ran a su vez cam­bios en la tem­pe­ra­tu­ra. De al­gu­na ma­ne­ra, eso pro­du­ce que la An­tár­ti­ca se ca­lien­te más len­to que el res­to del mun­do”. Eso, por­que mien­tras el mun­do se ca­len­tó un gra­do des­de 1750, la An­tár­ti­ca só­lo lo hi­zo en me­dio gra­do. Y por el con­tra­rio, el lu­gar que más se ha ca­len­ta­do es el Ár­ti­co. ¿Dón­de es­tá el pro­ble­ma? “A pe­sar de que eso sue­na bien, lo que ha­ce es exa­cer­bar las di­fe­ren­cias de tem­pe­ra­tu­ra en­tre la An­tár­ti­ca y el res­to del mun­do, y eso pro­vo­ca al­te­ra­ción en los pa­tro­nes de vien­to a ni­vel mun­dial”. Con eso, “cambian los pa­tro­nes de vien­to, los pa­tro­nes de nu­bo­si­dad y cambian las pre­ci­pi­ta­cio­nes. La dis­mi­nu­ción de las pre­ci­pi­ta­cio­nes - cer­ca de 30% en las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das-, en la zo­na Cen­tro Sur de Chi­le, en bue­na me­di­da, es­tán oca­sio­na­das por co­sas que han su­ce­di­do en la An­tár­ti­ca”, sos­tie­ne Cor­de­ro. Esos cam­bios au­gu­ra­rían ma­yor se­quía y fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos inusua­les. Sin em­bar­go, di­ce el cien­tí­fi­co, la bue­na no­ti­cia po­dría ser que, si la hu­ma­ni­dad ha­ce al­go al res­pec­to, las con­se­cuen­cias po­drían se­guir cre­cien­do, pe­ro a me­nor rit­mo. De to­das for­mas, que la An­tár­ti­ca se vea me­nos ame­na­za­da por el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras, sí ayu­dó a que el He­mis­fe­rio Sur su­fra, por aho­ra, me­nos que el nor­te.

|PUBLIMETRO

|ATON CHI­LE

Ari­ca es una de las zo­nas ame­na­za­das.

|AGENCIAUNO

Te­mi­bles efec­tos en la agri­cul­tu­ra.

|GETTY

La An­tár­ti­ca ya nos “ha­bla” de sus da­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.