Emi­sio­nes de CO2 es­tán au­men­tan­do por pri­me­ra vez en cua­tro años

Ga­nar la ba­ta­lla con­tra el cam­bio cli­má­ti­co es­tá le­jos.

Publimetro Chile - - MWN - MI­GUEL VE­LAZ­QUEZ

Se­gún el re­cien­te in­for­me so­bre la bre­cha de emi­sio­nes de las Na­cio­nes Uni­das, es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do el pri­mer au­men­to de las emi­sio­nes de

CO2 en cua­tro años. Tam­bién afir­ma que no se­rá po­si­ble al­can­zar el acuer­do so­bre el cli­ma de Pa­rís in­clu­so pa­ra 2030, mien­tras que el pla­zo se fi­jó pre­via­men­te pa­ra 2020. Pa­ra evi­tar que las tem­pe­ra­tu­ras suban más de

1,5ºC, las emi­sio­nes glo­ba­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro pa­ra ese año de­be­rían ser del 55% más ba­jo que hoy.

Gun­nar Lu­de­rer, del Ins­ti­tu­to Pots­dam pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Im­pac­to Cli­má­ti­co y coau­tor del ar­tícu­lo, brin­dó a Me­tro su pers­pec­ti­va so­bre la si­tua­ción.

¿Por qué reali­zó es­ta in­ves­ti­ga­ción?

-El ca­len­ta­mien­to glo­bal es uno de los ma­yo­res desafíos pa­ra el bie­nes­tar hu­mano. Por lo tan­to, los go­bier­nos de to­do el mun­do han es­ta­ble­ci­do el ob­je­ti­vo de li­mi­tar el ca­len­ta­mien­to a me­nos de 2 gra­dos cen­tí­gra­dos, o me­jor a 1.5 gra­dos cen­tí­gra­dos.

El in­for­me so­bre la bre­cha de emi­sio­nes se pre­pa­ra en nom­bre del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te (Pnuma), pa­ra in­ves­ti­gar có­mo las me­di­das de po­lí­ti­ca cli­má­ti­ca adop­ta­das se comparan con lo que se ne­ce­si­ta­ría pa­ra al­can­zar es­tos ob­je­ti­vos de pro­tec­ción cli­má­ti­ca acor­da­dos in­ter­na­cio­nal­men­te.

Cuén­te­nos so­bre los re­sul­ta­dos.

-Los ha­llaz­gos son bas­tan­te alec­cio­na­do­res. Exis­te una enor­me bre­cha en­tre la am­bi­ción de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de li­mi­tar el ca­len­ta­mien­to glo­bal a me­nos de 2 gra­dos o in­clu­so 1,5 gra­dos y la ac­ción que ve­mos en el te­rreno.

Pa­ra en­ca­mi­nar al mun­do ha­cia un lí­mi­te de ca­len­ta- mien­to por de­ba­jo de 2°C, las emi­sio­nes de­be­rían dis­mi­nuir en un cuar­to has­ta 2030. Pa­ra el lí­mi­te de 1,5°C, que en reali­dad es un ob­je­ti­vo mu­cho más se­gu­ro pa­ra los paí­ses en desa­rro­llo y los pe­que­ños es­ta­dos in­su­la­res, In­clu­so ten­dría que lo­grar una re­duc­ción a la mi­tad de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Por otro la­do, ve­mos un pro­gre­so muy len­to en la re­duc­ción de las emi­sio­nes glo­ba­les. De he­cho, las emi­sio­nes no han ba­ja­do sino que han au­men­ta­do en 2017, lo que es pre­ci­sa­men­te la di­rec­ción opues­ta a la que te­ne­mos que ir.

¿Por qué es­tá su­ce­dien­do es­to?

--El au­men­to de las emi­sio­nes glo­ba­les se de­be a nues­tra con­ti­nua de­pen­den­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les. A me­di­da que la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca cre­ce en to­do el mun­do, el au­men­to del uso de car­bón, pe­tró­leo y gas pa­ra im­pul­sar es­te cre­ci­mien­to da­rá co­mo re­sul­ta­do un au­men­to de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono.

Por ejem­plo, cien­tos de cen­tra­les eléc­tri­cas de car­bón han es­ta­do en ope­ra­ción des­de 2015. Al mis­mo tiem­po, los paí­ses no in­vier­ten lo su­fi­cien­te en efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, ener­gía re­no­va­ble y otras tec­no­lo­gías ami­ga­bles con el cli­ma.

Lo que real­men­te ne­ce­si­ta­mos es una trans­for­ma­ción a gran es­ca­la de los sis­te­mas de ener­gía en to­do el mun­do, a par­tir de un cam­bio a la ener­gía re­no­va­ble, un cam­bio a la elec­tri­ci­dad, por ejem­plo, en el trans­por­te, un au­men­to ma­si­vo de la pro­duc­ti­vi­dad ener­gé­ti­ca, por ejem­plo, en la ca­le­fac­ción y re­fri­ge­ra­ción de edi­fi­cios.

¿Qué sig­ni­fi­ca es­to pa­ra la po­lí­ti­ca cli­má­ti­ca?

-Lo que es­tá muy cla­ro es que no so­lo exis­te una bre­cha de emi­sio­nes, sino tam­bién una tre­men­da bre­cha de po­lí­ti­ca cli­má­ti­ca. Lo más im­por­tan­te es que so­lo el 10% de las emi­sio­nes glo­ba­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro es­tán cu­bier­tas por un pre­cio ade­cua­do del car­bono, lo que sig­ni­fi­ca que el 90% de los emi­so­res glo­ba­les pue­den usar la at­mós­fe­ra co­mo un es­pa­cio de eli­mi­na­ción de ce­ro cos­to o de ba­jo cos­to, sin pa­gar por el da­ño que cau­san pa­ra otros.

Pe­ro tam­bién hay sig­nos pro­me­te­do­res. Los go­bier­nos de to­do el mun­do co­mien­zan a dar­se cuen­ta de que re­du­cir las emi­sio­nes no so­lo es un desafío, sino tam­bién una enor­me y emo­cio­nan­te opor­tu­ni­dad eco­nó­mi­ca. La ener­gía re­no­va­ble y los au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos son ca­da vez más ba­ra­tos a un rit­mo ré­cord y pron­to se­rán gran­des em­pre­sas. Los pre­cios del car­bono son esen­cia­les pa­ra crear in­cen­ti­vos y des­blo­quear es­te po­ten­cial de in­no­va­ción. Por cier­to, tam­bién pue­den ge­ne­rar in­gre­sos pa­ra re­du­cir otros im­pues­tos, in­ver­tir en edu­ca­ción o in­fra­es­truc­tu­ra sos­te­ni­ble o pa­ra ayu­dar a los po­bres.

“Las emi­sio­nes de­ben re­du­cir­se en un cuar­to pa­ra 2030 pa­ra man­te­ner al mun­do en el buen ca­mino pa­ra li­mi­tar el ca­len­ta­mien­to a me­nos de 2 gra­dos cen­tí­gra­dos, ya que pa­ra 1,5 ° las emi­sio­nes de­be­rían re­du­cir­se a la mi­tad”

55% me­nos de emi­sio­nes de CO2 se ne­ce­si­tan pa­ra que las tem­pe­ra­tu­ras no suban más de 1.5ºC pa­ra 2030.

|GETTY

|COR­TE­SíA

Gun­nar Lu­de­rer, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del Ins­ti­tu­to Pots­dam pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Im­pac­to Cli­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.