CÓ­MO ODIAR ME­NOS EN 2019

Publimetro Chile - - LA PÁGINA DE COPANO - LAS OPI­NIO­NES EX­PRE­SA­DAS AQUí NO SON RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE PU­BLI­ME­TRO

Es­ta­mos en una épo­ca don­de las emo­cio­nes con­du­cen. Más allá de las fies­tas, so­mos lo que sen­ti­mos so­bre los de­más, más aún cuan­do po­de­mos ele­gir qué ve­mos y cuan­do eso su­ce­de, gra­cias a nues­tras re­des so­cia­les, se pro­vo­ca una per­ma­nen­te aler­ta de “ese otro”. Hay ve­ces en que a esos otros los que­re­mos (me­jor de los es­ce­na­rios) y es­tá bueno sa­ber de ellos. Me pa­sa cuan­do veo un ami­go de los que no ha­blo mu­cho y le pre­gun­to, por ejem­plo, por al­gún hi­jo, co­mo un ges­to de ama­bi­li­dad. Mu­chas ve­ces me he vis­to res­pon­dien­do “ge­nial, si­go esa co­ber­tu­ra”, co­mo si es­tu­vie­ra po­nien­do al mis­mo ni­vel un ac­to de co­le­gio y una de­cla­ra­ción de Do­nald Trump so­bre la FED.

Es que in­ter­net, en nues­tra bur­bu­ja de fil­tro que es la da­ta que re­co­pi­la por nues­tro na­ve­ga­dor, lo que sa­le en re­des so­cia­les y nues­tras bús­que­das nos va iden­ti­fi­can­do sin dar­nos cuen­ta con con­te­ni­dos que nos agra­dan o nos des­agra­dan en­tre­gan­do más y más de eso.

So­bre es­te úl­ti­mo pun­to quie­ro plan­tear­les al­go. Al­go que he ha­bla­do con per­so­nas a las que amo y creo que pue­de ser un buen regalo pa­ra los que es­tán de pron­to de­ma­sia­do alie­na­dos con Ins­ta­gram Sto­ries o enoja­dos en Twit­ter.

Odiar no es sano. Es más, al­guien (una em­pre­sa) es­tá ga­nan­do di­ne­ro con tu odio.

Les po­nes aten­ción a vi­das de otros. Y ves a ve­ces tu vi­da y no es­tá tan bue­na co­mo ese fil­tro que po­ne la edi­ción de los mo­men­tos de una per­so­na X, que tie­ne un pa­tio más gran­de que el tu­yo, por ejem­plo, o un em­pren­di­mien­to que pa­re­ce que se fi­nan­cia gra­tis.

De­trás de esa ex­hi­bi­ción de fe­li­ci­dad, no hay tal. Eso es lo pri­me­ro que hay que asu­mir: to­dos va­mos al ba­ño. To­dos nos en­fer­ma­mos. To­dos nos sen­ti­mos mi­se­ra­bles y lle­nos de pre­gun­tas a lo me­nos una vez al día. En­ton­ces, po­ner ese tex­to en tu ca­be­za ca­da vez que mi­ras al­go es re­le­van­te.

So­bre la ac­tua­li­dad, al­go si­mi­lar: es cier­to, ca­si to­do es un desas­tre y la era de la trans­pa­ren­cia exi­ge que las co­sas se vean y no se es­con­dan más. Pe­ro, por fa­vor, un po­co de pers­pec­ti­va: la gen­te no ha de­ja­do de ir al su­per­mer­ca­do, los ni­ños si­guen ju­gan­do, la gen­te in­ten­ta so­bre­vi­vir en to­do el mun­do y aun­que sí, la de­sigual­dad enoja y de­ses­pe­ra, es pro­ba­ble que leas es­to des­de un apa­ra­to que tus abue­los no te­nían o por lo ba­jo en un dia­rio gra­tis (¡an­tes to­do se co­bra­ba!), por tan­to la in­for­ma­ción cir­cu­la y eso es me­jor.

En­ton­ces cuan­do veas que to­do el tiem­po te ofre­cen al­go que te ha­ce sen­tir eno­ja­do o mal, pre­gún­ta­te cuán­do pu­sis­te aten­ción en tu mis­mo sis­te­ma di­gi­tal a otra co­sa. A tu gru­po fa­vo­ri­to de mú­si­ca, por ejem­plo, en com­pa­ra­ción a ese po­lí­ti­co que odias tan­to y vuel­ve a apa­re­cer en tu ti­me­li­ne. O esa per­so­na que te ha­ce pen- sar “qué im­bé­cil” y vas y la de­jas una y otra vez apa­re­cer.

Yo to­mé una de­ci­sión ha­ce tiem­po: si­len­cio a los que me ha­cen te­ner ma­los pen­sa­mien­tos. O que es­tán en esa vi­bra de es­tar to­do el tiem­po en una gue­rra con­tra su pro­pia som­bra.

Es una op­ción ca­si po­lí­ti­ca, de su­per­vi­ven­cia. El día tie­ne 24 ho­ras. Duer­mo apro­xi­ma­da­men­te 7 y ten­go que tra­ba­jar por lo ba­jo 8. No pue­do des­ti­nar to­do el tiem­po a lo que me ha­ce sen­tir mal. In­vi­to a que us­ted lo ha­ga. No sea un pro­duc­to pa­ra que le mues­tren ban­ners. Que ten­ga un fe­liz 2019.

“Yo to­mé una de­ci­sión ha­ce tiem­po: si­len­cio a los que me ha­cen te­ner ma­los pen­sa­mien­tos”

NI­CO­LáS COPANO CO­MU­NI­CA­DOR MUL­TI­FA­Cé­TI­CO, EX­PER­TO EN MAR­KE­TING Y RE­DES SO­CIA­LES Y EM­PREN­DE­DOR POR NA­TU­RA­LE­ZA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.