Una de ca­da tres ba­lle­nas mue­re tras ser em­bes­ti­da por una em­bar­ca­ción

La dra­má­ti­ca ci­fra im­pul­só la pri­me­ra nor­ma­ti­va en Chi­le pa­ra re­du­cir es­te ti­po de ac­ci­den­tes. La mi­tad de las es­pe­cies de ce­tá­ceos del mun­do se en­cuen­tran en los ma­res de nues­tro país

Publimetro Chile - - CRÓNICA - CON­SUE­LO REHBEIN www.publimetro.cl

El 8 de enero de es­te año hu­bo un ca­so de va­ra­mien­to de ba­lle­na en la cos­ta chi­le­na. Pa­re­cía el tí­pi­co epi­so­dio en que es­tos im­pre­sio­nan­tes ma­mí­fe­ros van a ter­mi­nar sus días a la are­na. Sin em­bar­go, al ser exa­mi­na­do por es­pe­cia­lis­tas, se cons­ta­tó que te­nía le­sio­nes gra­ves. Esas le­sio­nes fue­ron oca­sio­na­das por el cho­que de una em­bar­ca­ción. Pe­se a que pue­da so­nar ex­tra­ño, 1 de ca­da 3 muer­tes de ba­lle­nas en el mun­do ocu­rre por es­te mo­ti­vo, se­gún la in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da por Whale and Dolp­hin Con­ser­va­tion.

Por es­ta ra­zón, Fun­da­ción Me­ro y la Go­ber­na­ción Ma­rí­ti­ma de Cas­tro pre­sen­ta­ron un do­cu­men­to con una se­rie de me­di­das que bus­can re­gu­lar la na­ve­ga­ción de em­bar­ca­cio­nes en la Pa­ta­go­nia Nor­te y así re­du­cir el ries­go de co­li­sio­nes con ce­tá­ceos, es­pe­cial­men­te ba­lle­nas. Glo­ria Ho­wes, di­rec­to­ra del área de edu­ca­ción am­bien­tal de Fun­da­ción Me­ri, ex­pli­có a Publimetro que la ini­cia­ti­va na­ció en la bús­que­da de me­di­das con­cre­tas pa­ra pro­te­ger a las es­pe­cies.

“Las ba­lle­nas es­tán ex­pues­tas a va­rias ame­na­zas. Des­de in­cen­dios, contaminac­ión, ata­ques de otras es­pe­cies. Las co­li­sio­nes con em­bar­ca­cio­nes eran una de ellas y, to­man­do cier­tas me­di­das, es­tos ac­ci­den­tes fa­ta­les se pue­den evi­tar”, ex­pli­có Ho­wes. Den­tro de las me­di­das se con­si­de­ran ac­cio­nes co­mo no su­pe­rar los 8 nu­dos de ve­lo­ci­dad por la no­che -ho­ra­rio en que las ba­lle­nas se ali­men­tan-, así co­mo no su­pe­rar los 10 nu­dos en el día.

“Es­to es pre­ci­sa­men­te por­que cuan­do una ba­lle­na se ali­men­ta no se pue­de mo­ver”, agre­ga la es­pe­cia­lis­ta. Otras me­di­das apun­tan a la dis­tan­cia que se de­be te­ner del ma­mí­fe­ro, el con­tar con una bi­tá­co­ra de avis­ta­mien­to y con­tar con un vi­gía en la em­bar­ca­ción. Ca­be re­cor­dar que el 50% de las es­pe­cies de ce­tá­ceos en el mun­do se con­cen­tran en los ma­res chi­le­nos. Con ba­se en es­tos an­te­ce- den­tes, na­ce es­ta nor­ma­ti­va que ini­cial­men­te se­rá de ca­rác­ter vo­lun­ta­rio, sin des­car­tar fu­tu­ras la­bo­res y eva­lua­cio­nes pa­ra su cam­bio a “obli­ga­to­rio”.

Pe­li­gros de ex­tin­ción

Las zo­nas pro­te­gi­das por es­ta re­gu­la­ción forman par­te de la de­no­mi­na­da Eco­rre­gión Ma­ri­na Chi­loen­se (EMC), que se ex­tien­de en­tre Cha­cao y la Pe­nín­su­la del Tai­tao, y que al­ber­ga es­pe­cies en pe­li­gro crí­ti­co de ex­tin­ción, co­mo la ba­lle­na fran­ca aus­tral, y en pe­li­gro de ex­tin­ción co­mo las ba­lle­nas azul y sei, ade­más de otros ce­tá­ceos, co­mo el ca­cha­lo­te y el en­dé­mi­co del­fín chi­leno.

“En Fun­da­ción ME­RI veía­mos con preo­cu­pa­ción la gran can­ti­dad de co­li­sio­nes en­tre ce­tá­ceos y em­bar­ca­cio­nes en la zo­na, que pue­den pro­vo­car des­de he­ri­das en las ale­tas has­ta la muer­te del ani­mal. En es­te sen­ti­do, es­te tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo es un pri­mer gran pa­so pa­ra la con­ser­va­ción efec­ti­va de las ba­lle­nas que no só­lo re­du­ci­rá las co­li­sio­nes, sino que in­flui­rá di­rec­ta­men­te en la con­ser­va­ción del eco­sis­te­ma de Chi­loé y en su po­ten­cial tu­rís­ti­co y eco­nó­mi­co”, afir­mó la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Fun­da­ción Me­ri, Ana Ma­ría Mo­li­na.

La re­gu­la­ción -aña­dió­re­fle­ja que tan­to per­so­nas co­mo ins­ti­tu­cio­nes pue­den ad­qui­rir el com­pro­mi­so de fre­nar una ame­na­za, ya que mu­chas ve­ces no se to­man ac­cio­nes, no por fal­ta de vo­lun­tad, sino por fal­ta de co­no­ci­mien­to.

“Aho­ra que la Go­ber­na­ción ha asu­mi­do es­ta ta­rea, que­da en ma­nos de las em­bar­ca­cio­nes co­la­bo­rar en el cum­pli­mien­to vo­lun­ta­rio de es­tas nor­mas”, ex­pli­có Ana Ma­ría Mo­li­na.

“Las ba­lle­nas es­tán ex­pues­tas a va­rias ame­na­zas: in­cen­dios, contaminac­ión, ata­ques de otras es­pe­cies y ser em­bes­ti­das”

Glo­ria Ho­wes, Fun­da­ción Me­ri

|GENTILEZA

Una co­li­siòn con una em­bar­ca­ción es una de las te­rri­bles for­mas en que pue­de mo­rir una ba­lle­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.