Por qué la app chi­na Di­di lle­ga a San­tia­go a pe­lear el mer­ca­do con Uber

La app de trans­por­te, de­no­mi­na­da co­mo el “Uber chino”, co­mien­za a ope­rar en la ca­pi­tal, tras una agre­si­va cam­pa­ña pa­ra cap­tar con­duc­to­res y con­si­de­ran­do a los ta­xis co­mo so­cios

Publimetro Chile - - PORTADA - PA­BLO CONTRERAS PÉREZ www.pu­bli­me­tro.cl/cl/eco­no­mia

A di­fe­ren­cia de su com­pe­ten­cia, de­ci­die­ron par­tir sus ope­ra­cio­nes en Chi­le fue­ra de San­tia­go. Aho­ra la apli­ca­ción de trans­por­te pri­va­do chi­na Di­Di lle­ga a la ca­pi­tal a su­mar­se a su com­pe­ten­cia, sien­do ya la cuar­ta pla­ta­for­ma de es­te ti­po.

Si bien afir­man que no son una em­pre­sa dis­rup­ti­va, han rea­li­za­do una agre­si­va cam­pa­ña pa­ra cap­tar con­duc­to­res y, a di­fe­ren­cia de las otras apps que se ga­na­ron el odio de los ta­xis­tas, se reunie­ron con los gre­mios que los agru­pa pa­ra in­cluir­los co­mo par­te de su ofer­ta de ser­vi­cio.

Con 550 mi­llo­nes de usua­rios en el mun­do y pre­sen­cia en Mé­xi­co, Co­lom­bia y Bra­sil en La­ti­noa­mé­ri­ca, en nues­tro país ya su­man 200 mil clien­tes des­de que de­bu­ta­ron en Val­pa­raí­so a ini­cios de ju­nio.

Con­ver­sa­mos con Fe­li­pe Contreras, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes Cor­po­ra­ti­vas de Di­Di en Chi­le, quien nos cuen­ta cuán­do co­mien­zan a re­co­rrer las ca­lles de San­tia­go y de­ta­lles de la apues­ta de la app en el país.

¿Por qué par­tir en Val­pa­raí­so?

- Por dos ra­zo­nes: pri­me­ro, que­ría­mos dar es­ta se­ñal de que que­ría­mos ser­vir a to­do el país y no só­lo a San­tia­go. En se­gun­do lu­gar, por­que qui­si­mos par­tir por una ciu­dad no tan gran­de pa­ra po­der en­ten­der bien el mer­ca­do chi­leno. Lan­za­mos en Val­pa­raí­so por­que tie­ne to­dos los desafíos geo­grá­fi­cos, de­mo­grá­fi­cos, eco­nó­mi­cos, de trá­fi­co, con­ta­mi­na­ción, con­ges­tión. Lo vi­mos co­mo un pe­que­ño Chi­le (…) que­ría­mos ver cómo im­ple­men­tar me­jo­ras en la pla­ta­for­ma pa­ra des­pués im­ple­men­tar­la en el res­to de Chi­le.

¿Y cuá­les han si­do los pri­me­ros re­sul­ta­dos en usua­rios y cho­fe­res ins­cri­tos?

- No­so­tros te­nía­mos una ex­pec­ta­ti­va de par­tir con

7.500 con­duc­to­res ins­cri­tos en la apli­ca­ción cuan­do lan­za­mos en Val­pa­raí­so el

3 de ju­nio. Y siem­pre di­go es­ta mis­ma res­pues­ta, has­ta el más po­si­ti­vo de nues­tro equi­po se que­dó cor­to con la pro­yec­ción: par­ti­mos con 16 mil. O sea, la re­cep­ción de los con­duc­to­res en Val­pa­raí­so fue fan­tás­ti­ca.

Por par­te de los usua­rios, no ha si­do me­nor. 200 mil usua­rios en ocho se­ma­nas es bru­tal.

¿Hay es­pa­cio pa­ra más apli­ca­cio­nes de trans­por­te en Chi­le? Ya vi­mos lo que pa­só con las apps de de­li­very y la sa­li­da de Glo­vo…

- En Chi­le hay 18 mi­llo­nes y al­go de ha­bi­tan­tes y las apli­ca­cio­nes es­tán mo­vien­do en to­tal a 2 mi­llo­nes de per­so­nas. Hay 16 mi­llo­nes de per­so­nas que tie­nen que en­con­trar una for­ma dig­na de mo­vi­li­zar­se des­de su ca­sa a su tra­ba­jo, a la uni­ver­si­dad, des­de su ca­sa a don­de quie­ran ir, a ca­rre­tear, a ver a sus ami­gos, fa­mi­lia, etc.

So­la­men­te en San­tia­go, hay 8 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y las apps es­tán mo­vien­do 1,5 mi­llo­nes, en­ton­ces hay un tre­men­do mer­ca­do to­da­vía que no ha si­do pe­ne­tra­do por es­te ti­po de apli­ca­cio­nes.

Te lo pre­gun­to por­que en Chi­na, Di­Di ter­mi­nó ab­sor­bien­do a Uber por­que és­ta no se la pu­do. ¿Pue­de pa­sar lo mis­mo en Chi­le? ¿Pa­sa­rá que una de las apps se ten­ga que ir?

- No es nues­tro ob­je­ti­vo, en nin­gún caso. Cree­mos que hay es­pa­cios pa­ra to­dos, por­que so­mos op­cio­nes dis­tin­tas, con va­ria­bles y ofer­ta dis­tin­tas. Lo que va­ya a pa­sar en el mer­ca­do tie­ne que ver mu­cho con cómo nos va­ya en el lan­za­mien­to, es­ta­mos en­fo­ca­dos en eso, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te lo que sí que­re­mos po­si­cio­nar­nos es co­mo la al­ter­na­ti­va más in­te­li­gen­te y de va­lor pa­ra las

per­so­nas.

Las apps han es­ta­do en con­flic­to con los ta­xis­tas. Us­te­des se reunie­ron con los gre­mios ¿cómo fue la re­cep­ción? ¿ama­ble? ¿lle­ga­ron a un pun­to de acuer­do?

- Ha si­do fan­tás­ti­ca, no ama­ble. Es­ta­mos sú­per agra­de­ci­dos de los gre­mios de ta­xis­tas. Par­ta­mos del prin­ci­pio: el ta­xi es­tá en el co­ra­zón de Di­Di, que par­tió ha­ce ca­si ocho años en Chi­na des­de el ta­xi. Co­nec­ta­ba a ta­xis­tas con per­so­nas que ne­ce­si­ta­ban mo­vi­li­zar­se.

Lo que hi­ci­mos fue jun­tar­nos con las aso­cia­cio­nes de ta­xis pa­ra po­der de­cir­les que no­so­tros sa­be­mos del ne­go­cio de ta­xis, no ve­ni­mos a ven­der­les la po­ma­da.

¿Cómo ven us­te­des la ley que se es­tá tra­mi­tan­do pa­ra re­gu­lar es­tas apli­ca­cio­nes? Por ejem­plo, Uber in­clu­so lan­zó una cam­pa­ña ad­vir­tien­do de al­zas en las ta­ri­fas…

- Si bien es­ta­mos de acuer­do en que te­ne­mos que lle­gar al con­sen­so de una re­gu­la­ción que potencie es­te ti­po de tec­no­lo­gías pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas (…) no cree­mos en cam­pa­ñas del te­rror, no ad­he­ri­mos a cam­pa­ñas del te­rror de nin­gu­na apli­ca­ción, no cree­mos que va a ser un apo­ca­lip­sis si se re­gu­la. Al re­vés, cree­mos que re­gu­lar es tre­men­da­men­te necesario.

Te­ne­mos la es­pal­da fi­nan­cie­ra pa­ra adap­tar­nos a cual­quier re­gu­la­ción. Eso no quie­re de­cir que no ten­ga­mos una pos­tu­ra. Por ejem­plo, po­ner un cu­po al par­que de autos sí pue­de ser ne­ga­ti­vo, pe­ro apar­te de eso, no ve­mos co­mo al­go ne­ga­ti­vo la re­gu­la­ción.

¿Cuál es la re­la­ción que tie­nen con los con­duc­to­res? ¿Son “so­cios” co­mo en las otras apps?

- La re­la­ción que te­ne­mos con los con­duc­to­res es que son so­cios, usua­rios de nues­tra apli­ca­ción, que les per­mi­te co­nec­tar­se con usua­rios que ne­ce­si­tan mo­vi­li­zar­se. Hay que en­ten­der que ac­tual­men­te en Chi­le, 60% de per­so­nas que ma­ne­jan con es­te ti­po de apli­ca­cio­nes, lo ha­ce por me­nos de 10 ho­ras por día ¿qué sig­ni­fi­ca eso? Que es un com­ple­men­to a sus in­gre­sos. En­ton­ces, li­mi­tar­lo a una re­la­ción la­bo­ral, tam­bién li­mi­ta­ría el ac­ce­so al em­pren­di­mien­to vo­lun­ta­rio, es­po­rá­di­co. Lo que cree­mos es que, por aho­ra, el mo­de­lo de­bie­ra man­te­ner­se así.

Tú tra­ba­jas­te en Uber, Fe­li­pe Si­mon­sohn (di­rec­tor de asun­tos cor­po­ra­ti­vos) tra­ba­jó en WOM. ¿Van a usar esa ex­pe­rien­cia pa­ra ex­pan­dir­se? ¿Van a ha­cer una cam­pa­ña dis­rup­ti­va?

- Di­Di es ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­to, la na­tu­ra­le­za de la em­pre­sa es dis­tin­ta. Te­ne­mos una mi­ra­da que es muy a lar­go pla­zo. Es­ta­mos in­clu­so dis­pues­tos a cre­cer más len­to, si cre­ce­mos bien y eso es una tre­men­da di­fe­ren­cia res­pec­to a las de­más apli­ca­cio­nes. Una pa­la­bra que se usa mu­cho en es­ta in­dus­tria es la dis­rup­ción. No­so­tros no so­mos dis­rup­ti­vos, so­mos in­te­gra­do­res.

Nues­tro plan ini­cial era par­tir en mar­zo en San­tia­go y nos di­mos cuen­ta que te­nía­mos que ha­cer una se­rie de cam­bios en la apli­ca­ción pa­ra po­der lan­zar­lo bien y así lo hi­ci­mos.

Pe­ro han te­ni­do la es­tra­te­gia de su­bir­se a autos de con­duc­to­res de la com­pe­ten­cia pa­ra ofre­cer­les los be­ne­fi­cios de su app ¿no es eso una es­tra­te­gia agre­si­va?

- Es agre­si­va, pe­ro es efi­cien­te. Es una es­tra­te­gia que he­mos lle­va­do a ca­bo y ha fun­cio­na­do bas­tan­te bien.

¿Tie­nen pla­nea­do lle­gar con otro ti­po de ser­vi­cios?

- Di­Di va par­tir con los autos par­ti­cu­la­res y los ta­xis pron­ta­men­te. Pe­ro Di­Di es la pla­ta­for­ma de mo­vi­li­dad más gran­de del pla­ne­ta, los ser­vi­cios van des­de so­li­ci­tar un bus, autos com­par­ti­dos, autos de lu­jo, scoo­ters, con­duc­tor de­sig­na­do, co­mi­da, etc. Te­ne­mos la ga­ma de ser­vi­cios re­la­cio­na­dos a la mo­vi­li­dad más gran­de del pla­ne­ta y la idea es po­der en­rai­zar en Chi­le y po­der lle­gar con to­dos los ser­vi­cios.

¿Y ya hay fe­cha pa­ra co­men­zar a ope­rar en San­tia­go?

- Es­te 6 de agos­to

¿Y en al­gu­nas co­mu­nas?

- No, en to­do el Gran San­tia­go, des­de Buin has­ta Co­li­na.

¿Cuá­les son los pró­xi­mos pasos? ¿Tie­nes pla­zos?

- No te­ne­mos nin­gún pla­zo, pe­ro, sin du­da, Con­cep­ción se­ría nues­tro si­guien­te pa­so.

Des­de Chi­na ha ve­ni­do fuer­te el te­ma de la elec­tro­mo­vi­li­dad, lo ve­mos en los bu­ses eléc­tri­cos del sis­te­ma RED ¿Us­te­des tie­nen pla­nea­do ha­cer al­gún ti­po de apues­ta en ese sen­ti­do?

- Uno de los com­pro­mi­sos que to­ma­mos con el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra es bus­car las al­ter­na­ti­vas pa­ra que, ade­más de te­ner una red de autos com­par­ti­dos, sea una red po­ten­te de autos eléc­tri­cos com­par­ti­dos.

Pe­ro en la prác­ti­ca ¿cómo es­pe­ran avan­zar en es­to?

- Yo creo que va­mos a po­ten­ciar la ad­qui­si­ción e im­por­ta­ción de autos eléc­tri­cos.

“No cree­mos en cam­pa­ñas del te­rror, no ad­he­ri­mos a cam­pa­ñas del te­rror de nin­gu­na apli­ca­ción” Fe­li­pe Contreras, fren­te a la cam­pa­ña de Uber res­pec­to a la ley que bus­ca re­gu­lar las apps

|GENTILEZA

Fe­li­pe Contreras, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes Cor­po­ra­ti­vas de Di­Di en Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.