Chi­le su­fre la ago­nía de las abe­jas

El cam­bio cli­má­ti­co ha pro­vo­ca­do que en los úl­ti­mos años ha­ya des­apa­re­ci­do en­tre el 20% y el 50% de la po­bla­ción mun­dial de abe­jas, un desas­tre pa­ra los hu­ma­nos, ya que el 75% de los ali­men­tos de­pen­de de la po­li­ni­za­ción que efec­túan es­tos in­sec­tos. En Chi

Publimetro Chile - - PORTADA - GA­BRIEL AR­CE GRANIZO www.pu­bli­me­tro.cl

De­pen­dien­do de ca­da es­tu­dio, pro­yec­cio­nes ha­blan de que en­tre un 20% y 50% de la po­bla­ción mun­dial de abe­jas ha su­cum­bi­do es­te úl­ti­mo tiempo por las nue­vas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. El es­ce­na­rio es ca­si ca­tas­tró­fi­co, si se con­si­de­ra que al me­nos el 75% de los ali­men­tos que con­su­me el ser hu­mano de­pen­de de la po­li­ni­za­ción de és­tas. La des­gra­cia, sin em­bar­go, es que en Chi­le la pro­yec­ción se po­dría es­tar que­dan­do cor­ta.

Lo sa­ben los re­co­lec­to­res de miel y las or­ga­ni­za­cio­nes que ve­lan por las es­pe­cies na­ti­vas: las abe­jas es­tán mu­rien­do de ham­bre, por en­fer­me­dad o por­que sim­ple­men­te ya no es­tá su há­bi­tat, cues­tión que a es­tas al­tu­ras, más que dar un avi­so, da pa­ra en­cen­der to­das las alar­mas.

Quien sa­be de es­to es En­ri­que Me­jías, di­rec­tor ge­ne­ral de Abei­lle Consultore­s, una agru­pa­ción es­pe­cia­li­za­da en te­mas apí­co­las. Se­gún pro­yec­ta el gre­mio en ge­ne­ral, di­ce, por es­tos días las cuen­tas pa­ra los pro­duc­to­res de miel no dan. De he­cho, es­ti­man que la pro­duc­ción de miel se re­du­jo un 55% el úl­ti­mo año, y que en 2019 in­clu­so po­dría ve­nir peor. Eso se ex­pli­ca di­rec­ta­men­te por la muer­te de las abe­jas.

“La ci­fra es ge­ne­ral, por­que hay al­gu­nas re­gio­nes que han su­fri­do más que otras. Es­to se ex­pli­ca en gran par­te por las se­quías, por­que las abe­jas no tie­nen agua, ni co­mi­da, y mue­ren”, ex­pli­ca el doc­tor en cien­cias de la agri­cul­tu­ra.

La si­tua­ción es una ca­de­na de desas­tres pre­ci­pi­ta­dos por el cam­bio cli­má­ti­co. Las se­quías han tras­to­ca­do es­pe­cial­men­te a las re­gio­nes más sus­cep­ti­bles, co­mo la Me­tro­po­li­ta­na y O’Hig­gins. Sin em­bar­go, la malnu­tri­ción de las abe­jas pro­vo­có al­go gra­ve en El Mau­le y Bio­bío, las zo­nas apí­co­las más ac­ti­vas: la pro­li­fe­ra­ción de la lo­que ame­ri­ca­na.

“Hay una en­fer­me­dad que es fa­tal en las abe­jas y que es­ta­ba re­la­ti­va­men­te con­tro­la­da. Ha­bía pe­que­ños bro­tes en Co­quim­bo, la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na y O`Hig­gins. Lo que pa­sa es que cuan­do ellas se de­bi­li­tan, tam­bién se in­mu­no­de­pri­men. Eso hi­zo cre­cer los bro­tes y que la en­fer­me­dad lle­gue in­clu­so has­ta Chi­loé”, afir­ma Me­jías.

De acuer­do al SAG, en Chi­le hay más de 850 mil col­me­nas re­gis­tra­das y unos

6.250 api­cul­to­res. La ci­fra, sin em­bar­go, po­dría su­frir un des­plo­me an­te la cre­cien­te des­apa­ri­ción de tra­ba­ja­do­res en el ru­bro. Gran par­te de la miel se usa pa­ra ex­por­ta­ción

(70 a 90%) y se es­ti­ma que en un año nor­mal se ge­ne­ran en­tre 7 mil y 11 mil toneladas. En es­tas con­di­cio­nes, po­dría el ran­go po­dría ba­jar a me­nos de la mi­tad.

“Hay po­ca flo­ra­ción y con po­ca can­ti­dad de néc­tar, y eso li­te­ral­men­te las mata de ham­bre. La miel se pro­du­ce pa­ra ven­ta pe­ro prin­ci­pal­men­te pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la mis­ma col­me­na, y ni si­quie­ra eso se es­tá cum­plien­do”, des­ta­ca el es­pe­cia­lis­ta. De he­cho, se­gún di­ce Me­jías, es­te año se pro­du­jo al­go inusual. “En­tre ma­yo y ju­nio, hu­bo tem­pe­ra­tu­ras al­tí­si­mas en el Bio­bío. Los pro­duc­to­res die­ron cuen­ta de que las abe­jas co­men­za­ron a sa­lir en bus­ca de ali­men­to, pe­ro era in­vierno, no en­con­tra­ron na­da y mu­rie­ron. No es so­lo que no llue­va, sino que las tem­pe­ra­tu­ras no son ha­bi­tua­les”.

Cau­po­li­ca­na Ful­vi­co­llis

Lo des­alen­ta­dor es que és­te es­ce­na­rio es el que afec­ta a la apis me­lli­fe­ra -abe­ja eu­ro­pea-, in­tro­du­ci­da en Chi­le pa­ra la pro­duc­ción de miel, pe­ro la reali­dad pa­ra las cer­ca de 450 es­pe­cies na­ti­vas de abe­ja, es in­clu­so peor. Si bien tam­po­co exis­ten da­tos ofi­cia­les, hay son­deos que así lo in­di­can. La di­vi­sión de agri­cul­tu­ra de Fraun­ho­fer Chi­le Re­search, mo­ni­to­reó du­ran­te dos años las col­me­nas de 271 apia­rios en las re­gio­nes de Val­pa­raí­so, Me­tro­po­li­ta­na y de O’Hig­gins. ¿Con­clu­sión? la po­bla­ción de abe­jas se re­du­jo al or­den del 50% por año.

Pa­blo Vial, fun­da­dor de la Fun­da­ción Abe­jas de Chi­le, tam­bién es­ti­ma que al me­nos la mi­tad de las na­ti­vas des­apa­re­cie­ron en el úl­ti­mo tiempo. “Las prin­ci­pa­les ame­na­zas pa­ra las es­pe­cies na­ti­vas es la de­gra­da­ción y frag­men­ta­ción del há­bi­tat, pes­ti­ci­das y es­pe­cies in­va­so­ras”, di­ce.

Una de las es­pe­cies chi­le­nas em­ble­má­ti­cas es la cau­po­li­ca­na ful­vi­co­llis, es­pe­cie con es­pal­da ro­ji­za, ra­yas blan­cas y ne­gras, que en an­ta­ño flo­re­cía en lu­ga­res cos­te­ros de la zo­na cen­tral, pe­ro cu­ya po­bla­ción se re­du­jo drás­ti­ca­men­te es­te úl­ti­mo tiempo. “Su há­bi­tat lo in­ter­vino la ex­pan­sión in­mo­bi­lia­ria, ade­más de la al­ta pre­sen­cia de pes­ti­ci­das”, acla­ra Vial.

En el ca­so de las na­ti­vas, su me­nor pre­sen­cia en la na­tu­ra­le­za afec­ta di­rec­ta­men­te la po­li­ni­za­ción del eco­sis­te­ma. “Es muy im­por­tan­te por­que mu­chas plan­tas na­ti­vas de­pen­de de eso, po­drían des­apa­re­cer”, in­di­ca el in­ves­ti­ga­dor de cam­po. Por lo mis­mo, des­de Abe­jas de Chi­le pi­den au­men­tar las áreas pro­te­gi­das, la res­tau­ra­ción y re­fo­res­ta­ción con flo­ra na­ti­va, una ley que evi­te los pes­ti­ci­das y un con­trol más ex­haus­ti­vo de las es­pe­cies in­va­so­ras. La otra me­di­da ur­gen­te, agre­gan, es que al­gún mi­nis­te­rio lle­ve un pro­ce­so com­ple­to de cla­si­fi­ca­ción de las abe­jas, “pa­ra de­ter­mi­nar el even­tual ni­vel de ame­na­za de ca­da es­pe­cie”.

|SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.