DE­NUN­CIAS DE ACO­SO SE­XUAL AL­CAN­ZAN A PLÁ­CI­DO DO­MIN­GO

La agen­cia As­so­cia­ted Press pu­bli­có los tes­ti­mo­nios de ocho can­tan­tes y una bai­la­ri­na que acu­san a Plá­ci­do Do­min­go de aco­so se­xual

Publimetro Chile - - PORTADA - DANNAE ARIAS

El mo­vi­mien­to #Me­Too, que bus­ca de­nun­ciar los ca­sos de aco­so y abusos se­xua­les en el mun­do, ca­da día co­bra más fuer­za. Si bien co­men­zó en 2017 tras las acu­sa­cio­nes con­tra el pro­duc­tor Har­vey Wins­tein y el ac­tor Ke­vin Spa­cey, es­ta for­ma de al­zar la voz pron­to azo­tó a a otros ám­bi­tos co­mo la po­lí­ti­ca o el de­por­te, aun­que la mú­si­ca tam­po­co que­dó exen­ta.

En es­te sen­ti­do, ayer se dio a co­no­cer, a tra­vés de un com­ple­to re­por­ta­je de la agen­cia The As­so­cia­ted Press, que uno de los hom­bres más po­de­ro­sos y elo­gia­dos en el mun­do de la ópe­ra ha­bría in­ten­ta­do pre­sio­nar a mu­je­res pa­ra que en­ta­bla­ran re­la­cio­nes se­xua­les con él, pro­me­tien­do em­pleos pa­ra quie­nes ac­ce­die­ran a ello, y re­pre­sa­lias pa­ra las que lo re­cha­za­ron. Ha­bla­mos de Plá­ci­do Do­min­go, quien fue de­nun­cia­do por ocho can­tan­tes y una bai­la­ri­na por pre­sun­to aco­so y abu­so se­xual.

Así, el pro­lí­fi­co di­rec­tor de or­ques­ta de 78 años se ins­cri­bió den­tro del gran nú­me­ro de ar­tis­tas que han vis­to mer­ma­da su ca­rre­ra por acu­sa­cio­nes de es­ta ín­do­le, pues fue­ron más de una trein­te­na las y los en­tre­vis­ta­dos que te­nían al­go que de­cir al res­pec­to. Se­gún tras­cen­dió, las pri­me­ras de­nun­cias da­tan de la dé­ca­da de los 80. De acuer­do al pa­trón de­nun­cia­do por es­tas mu­je­res, el pri­mer pa­so era que Do­min­go las con­tac­ta­ba de ma­ne­ra “in­sis­ten­te”; ex­pre­sa­ba in­te­rés por sus ca­rre­ras y las ins­ta­ba a re­unir­se con él en pri­va­do con el pre­tex­to de dar­les con­se­jos pro­fe­sio­na­les. To­das eran jó­ve­nes y es­ta­ban co­men­zan­do con sus ca­rre­ras.

“Preo­cu­pan­tes e inexac­tas”

A su vez, el ga­na­dor de va­rios pre­mios Grammy no guar­dó si­len­cio. “Las acu­sa­cio­nes de es­tas per­so­nas no iden­ti­fi­ca­das, que se re­mon­tan has­ta 30 años, son pro­fun­da­men­te preo­cu­pan­tes, e inexac­tas tal co­mo se des­cri­ben”, in­di­có me­dian­te un co­mu­ni­ca­do.

“Creía que to­das mis in­ter­ac­cio­nes y re­la­cio­nes fue­ron siem­pre bien­ve­ni­das y con­sen­sua­das. La gen­te que me co­no­ce o ha tra­ba­ja­do con­mi­go sa­be que no soy al­guien que da­ñe, ofen­da o aver­güen­ce a na­die a pro­pó­si­to... Sin em­bar­go, reconozco que las reglas y es­tán­da­res por los cua­les so­mos, y de­be­mos ser me­di­dos hoy, son muy di­fe­ren­tes de lo que eran en el pa­sa­do”, con­clu­yó el mú­si­co que ha in­ter­pre­ta­do 150 pa­pe­les en más de 4 mil ac­tua­cio­nes du­ran­te sus cin­co dé­ca­das de ca­rre­ra.

Ópe­ra de Los An­ge­les ini­cia­rá in­ves­ti­ga­ción

Plá­ci­do Do­min­go se desem­pe­ñó co­mo con­sul­tor ar­tís­ti­co en Los Án­ge­les Ope­ra du­ran­te la dé­ca­da de los 80. Por aquel tiem­po fue que su fa­ma se hi­zo mun­dial, tan­to así que la re­vis­ta “New­sWeek” lo apo­dó co­mo el “Rey de la Ópe­ra” en una his­tó­ri­ca portada pu­bli­ca­da en 1982.

Aún así, la Ópe­ra de LA anun­ció que co­men­za­rá a in­ves­ti­gar las gra­ves acu­sa­cio­nes con­tra el ar­tis­ta que des­de 2003 se desem­pe­ña co­mo su di­rec­tor ge­ne­ral. A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, ase­gu­ra­ron que la fi­gu­ra de Do­min­go “ha si­do una fuer­za crea­ti­va y di­ná­mi­ca por más de tres dé­ca­das. Sin em­bar­go, nues­tro com­pro­mi­so es ha­cer to­do lo po­si­ble por man­te­ner un am­bien­te pro­fe­sio­nal y co­la­bo­ra­ti­vo don­de to­dos nues­tros em­plea­dos y ar­tis­tas se sien­tan igual­men­te có­mo­dos, va­lo­ra­dos y res­pe­ta­dos”.

Pri­me­ras “can­ce­la­cio­nes”

Den­tro de las pri­me­ras con­se­cuen­cias tras el des­ta­pe de es­te “es­cán­da­lo” en la mú­si­ca clá­si­ca, es­tu­vo la can­ce­la­ción de una ac­tua­ción del es­pa­ñol pre­vis­ta pa­ra me­dia­dos de sep­tiem­bre.

Y es que la aso­cia­ción de Or­ques­tas de Filadelfia, en Es­ta­dos Uni­dos, emi­tió un co­mu­ni­ca­do re­la­cio­na­do a la com­ple­ja si­tua­ción de Do­min­go, re­cal­can­do su com­pro­mi­so con “pro­por­cio­nar un en­torno se­gu­ro, so­li­da­rio, res­pe­tuo­so y apro­pia­do pa­ra la Or­ques­ta y el per­so­nal, pa­ra ar­tis­tas y com­po­si­to­res co­la­bo­ra­do­res, y pa­ra nues­tro pú­bli­co y nues­tra co­mu­ni­dad”. Y ojo que no fue la úni­ca. Más tar­de, la Ópe­ra de San Fran­cis­co op­tó por to­mar la mis­ma de­ci­sión, alu­dien­do a su com­pro­mi­so con “los es­tán­da­res más al­tos de con­duc­ta pro­fe­sio­nal”.

“Creía que to­das mis in­ter­ac­cio­nes y re­la­cio­nes fue­ron siem­pre bien­ve­ni­das y con­sen­sua­das” Plá­ci­do Do­min­go res­pon­dió a las acu­sa­cio­nes

| AP

Tras la denuncia, en Filadelfia y San Fran­cis­co sus­pen­die­ron las ac­tua­cio­nes ya pac­ta­das del tenor es­pa­ñol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.