PO­LÍ­TI­CA EN TV: LA OPOR­TU­NI­DAD MA­TI­NAL

Publimetro Chile - - ENTRETENER - SE­BAS­TIÁN CER­DA PE­RIO­DIS­TA, CO­MEN­TA­RIS­TA DE MÚ­SI­CA, PANELISTA DE TE­LE­VI­SIÓN @SEBACERDA

Los ti­tu­la­res de la pren­sa ge­ne­ral­men­te in­for­man, pe­ro mu­chas ve­ces tam­bién pa­re­cen es­me­rar­se en tras­pa­sar sen­sa­cio­nes, sem­brar al­gu­nas du­das. Cuan­do un en­ca­be­za­do re­za al­go co­mo “Ma­ti­na­les, el nue­vo ob­je­ti­vo de los po­lí­ti­cos”, es inevi­ta­ble que ol­fa­tee­mos al­go más que la cons­ta­ta­ción de un he­cho, y que una cuo­ta de sus­pi­ca­cia sur­ja de ma­ne­ra ca­si in­me­dia­ta en­tre no­so­tros, lec­to­res. “¿Qué hay tras ello? ¿Qué se traen en­tre ma­nos?”, po­drían ser las pre­gun­tas que se man­ten­gan re­so­nan­do co­mo un zum­bi­do le­jano, aun­que per­sis­ten­te.

El dis­tan­cia­mien­to en­tre ciu­da­da­nía y cla­se po­lí­ti­ca, así co­mo la ma­la fa­ma ga­na­da por los ma­ti­na­les en­tre la éli­te, ha lle­va­do a mi­rar es­ta com­bi­na­ción con des­con­fian­za. Mien­tras, Joa­quín La­vín y Fran­cis­co Vidal se afir­man co­mo car­ta fi­ja en “Bien­ve­ni­dos”, el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra y sus mi­nis­tros han he­cho de la vi­si­ta pe­rió­di­ca a es­tos es­pa­cios un ver­da­de­ro ri­gor.

Cuan­do eso ocu­rre, las crí­ti­cas vue­lan en es­pec­tros co­mo el de Twit­ter, cual si se hu­bie­ra to­ca­do fon­do. ¿Pe­ro real­men­te hay al­go tan ma­lo en ello?

No ne­ce­sa­ria­men­te. La po­lí­ti­ca en Chi­le ha­bía su­fri­do una de­ba­cle mu­cho an­tes de es­ta com­pul­sión ma­ti­na­les­ca, y la cau­sa no es­tu­vo en la te­le­vi­sión, sino en las caí­das de sus pro­pios ac­to­res, sus in­tere­ses cru­za­dos, en la pér­di­da de la con­fian­za, y en un ni­vel de de­ba­te pró­xi­mo al sue­lo. Los es­pa­cios de­di­ca­dos al área se fue­ron en­cap­su­lan­do, y los te­mas le­gis­la­ti­vos y gu­ber­na­men­ta­les co­men­za­ron a trans­for­mar­se pe­li­gro­sa­men­te en al­go ajeno y po­co in­tere­san­te pa­ra el ciu­da­dano co­mún.

Al­gu­nos de los mis­mos que han or­ques­ta­do es­te es­ce­na­rio al­zan la voz aho­ra, y en­cien­den la alar­ma por­que al­gún ha­bi­tué de los ma­ti­na­les co­mien­za a su­bir en las en­cues­tas (mien­tras ellos no, di­ce el sub­tex­to).

Pe­ro tal vez no sea ese el te­ma que más de­bie­ra preo­cu­par­los, sino que aque­lla pre­sen­cia se desa­rro­lle en tér­mi­nos re­la­ti­va­men­te plu­ra­lis­tas y ecuá­ni­mes, sin ca­mi­se­teos en­cu­bier­tos, e in­cen­ti­van­do que los re­pre­sen­tan­tes que vi­si­ten ese ti­po de es­pa­cios lo ha­gan con la le­gí­ti­ma in­ten­ción de ani­mar el de­ba­te, y no de ven­der po­ma­das, ha­cer cam­pa­ñas o bai­lar el “Des­pa­ci­to”.

Si así fue­ra, las vi­si­tas de los po­lí­ti­cos a los ma­ti­na­les -le gus­te a quien le gus­te, los es­pa­cios te­le­vi­si­vos pri­vi­le­gia­dos de co­ne­xión con una ciu­da­da­nía am­plia y di­ver­sa- po­drían dar pie a un círcu­lo al­go más vir­tuo­so, has­ta ser vis­tas ya no co­mo un pro­ble­ma, sino más bien co­mo una opor­tu­ni­dad. ¿Pa­ra ellos mis­mos? No. Pa­ra la po­lí­ti­ca en su con­jun­to.

“La po­lí­ti­ca en Chi­le ha­bía su­fri­do una de­ba­cle mu­cho an­tes de es­ta com­pul­sión ma­ti­na­les­ca”

LAS OPI­NIO­NES EXPRESADAS AQUÍ NO SON RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE PU­BLI­ME­TRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.