Lú­cu­mo y lu­cu­mi­llo: los ar­bus­tos na­ti­vos que es­tán en pe­li­gro

Ha­ce mi­les de años flo­re­cían, cuan­do el cli­ma chi­leno era tro­pi­cal y gran­des ma­mí­fe­ros co­mían sus fru­tos

Publimetro Chile - - CRÓNICA - GA­BRIEL AR­CE GRA­NI­ZO www.publimetro.cl

El lú­cu­mo y el lu­cu­mi­llo son dos ar­bus­tos chi­le­nos na­ti­vos, tes­ti­gos de cuan­do Chi­le tu­vo un cli­ma tro­pi­cal, pe­ro por es­tos días es­tán a un pa­so su ex­tin­ción.

Si bien am­bas es­pe­cies se con­fun­den, por­que son ar­bus­tos que su­pe­ran el me­tro y me­dio y sus fru­tos ro­jos son si­mi­la­res, son de fa­mi­lias dis­tin­tas. Pe­ro por el cam­bio cli­má­ti­co, la in­ter­ven­ción hu­ma­na y la ex­tin­ción de la me­ga­fau­na, am­bos pa­re­cen sen­ten­cia­dos.

Las pe­que­ñas po­bla­cio­nes de lu­cu­mi­llo só­lo se en­cuen­tran en la re­gión de Co­quim­bo, en una fran­ja cos­te­ra de 83 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, des­de la Es­ta­ca has­ta Chun­gun­go. Lo mis­mo con el lú­cu­mo, que ha­bi­ta en­tre el sur de la Cuar­ta Re­gión y en sec­to­res de Val­pa­raí­so. Es por eso que in­ves­ti­ga­do­res pi­den que se de­cla­re a am­bas es­pe­cies “en pe­li­gro crí­ti­co de ex­tin­ción”.

An­drea Loay­za, in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de Eco­lo­gía y Bio­di­ver­si­dad (IEB), in­ves­ti­gó la su­per­vi­ven­cia de am­bas es­pe­cies. “Am­bas tie­nen un pro­ble­ma na­tu­ral y otro an­tró­pi­co. Se dis­tri­bu­yen en sec­to­res cos­te­ros, en to­do el área que se es­tá ur­ba­ni­zan­do. Las que es­tán más al sur son las más ex­pues­tas a la pér­di­da de há­bi­tat”, di­ce la doc­to­ra en bio­lo­gía.

Se­gún ex­pli­ca la aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de La Se­re­na, el lu­cu­mi­llo y el lú­cu­mo se re­mon­tan a cuan­do “Chi­le era un bos­que tro­pi­cal”. Por lo mis­mo, el dé­fi­cit de llu­vias ac­tual, acen­tua­das por el cam­bio cli­má­ti­co, les hacen un fla­co fa­vor. “Uno de los gran­des pro­ble­mas es que tie­nen ‘se­mi­llas vivas’. No es que se de­po­si­ten en la tie­rra y ger­mi­nan cuan­do caen llu­vias, sino que se se­can en unas se­ma­nas si no re­ci­ben agua”, ex­pli­ca.

Ha­ce mi­les de años, ani­ma­les como el mi­lo­dón o la ma­crau­che­nia co­mían sus fru­tos y dis­per­sa­ban sus se­mi­llas. Eso era una ven­ta­ja, da­do que po­dían tras­la­dar­las por lar­gas dis­tan­cias y en gran­des can­ti­da­des. “Cuan­do se ex­tin­guió la me­ga­fau­na, hay otros ani­ma­les chi­cos que to­man el rol y en es­te ca­so, son roe­do­res”, in­di­ca Loay­za.

Al pa­re­cer, eso no al­can­za. Tam­po­co ayu­da que sus fru­tos dul­ces no sean apro­ve­cha­dos por los hu­ma­nos.

“Lo más im­por­tan­te es con­ser­var el há­bi­tat, más que plan­tar”, ex­pli­ca la ex­per­ta. “Son plan­tas que vi­ven 200 años. Es cru­cial sal­var las plan­tas adul­tas que pro­du­cen fru­tos to­dos los años; y las po­bla­cio­nes gran­des, pa­ra con­ser­var la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca”, agre­ga.

|GEN­TI­LE­ZA

El lu­cu­mi­llo es­tá, jun­to con el lú­cu­mo, en ries­go crí­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.