Có­mo so­bre­vi­vir al “18 XL”

Ex­per­tos en­tre­gan los me­jo­res tru­cos pa­ra en­fren­tar los ex­ce­sos de es­te fe­ria­do ex­tra lar­go

Publimetro Chile - - PORTADA - GA­BRIEL AR­CE GRA­NI­ZO www.publimetro.cl

Lo que es ale­gría y fes­te­jos pa­ra ce­le­brar Fies­tas Pa­trias, tam­bién es si­nó­ni­mo de des­ajus­tes y ex­ce­sos pa­ra el cuer­po. Más aún, si se con­si­de­ra que es­te año se­rá un ‘18’ XL, con al me­nos 6 días pa­ra dis­fru­tar.

La fe­cha pro­me­te ser una ma­ra­tón de em­pa­na­das, cho­ri­pa­nes, an­ti­cu­chos, vino, chi­cha y te­rre­mo­tos, por lo que la in­te­rro­gan­te no es el tiem­po pa­ra ce­le­brar, sino que si se pue­de ha­cer lo su­fi­cien­te pa­ra re­cu­pe­rar­se an­tes del te­mi­do 23 de sep­tiem­bre, aca­so el lu­nes más te­ne­bro­so de 2019.

Aun­que se de­be asu­mir la de­rro­ta, di­cen los ex­per­tos, siem­pre se pue­de ha­cer al­go pa­ra ter­mi­nar la fes­ti­vi­dad de pie. Por eso es que Publimetro di­se­ño una es­pe­cie de guía pa­ra so­bre­vi­vir al ‘18 XL’ sin de­jar de brin­dar ni ale­jar­te de la pa­rri­lla.

Clau­dia Nar­bo­na, aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Sa­lud de la U. Cen­tral, di­ce que hay va­rios tips pa­ra sa­lir ai­ro­so de tan­to asa­do y fon­da. “An­tes de be­ber, un con­se­jo sú­per ca­se­ro es to­mar­se una cu­cha­ra­da de acei­te (o un tro­zo de que­so). Eso im­per­mea­bi­li­za el es­tó­ma­go y ha­ce que se ab­sor­ba me­nos al­cohol y ca­lo­rías en tu sis­te­ma. Tam­bién per­mi­te te­ner los efec­tos ad­ver­sos”, di­ce.

Un error fa­tal, di­ce la in­ge­nie­ra en ali­men­tos, es “pe­dir un cafecito” lue­go de del asa­do. “Es muy ma­lo. Au­men­ta la an­sie­dad y ge­ne­ra aci­dez e hin­cha­zón. Lo me­jor es un agua de man­za­ni­lla, evi­ta el ar­dor es­to­ma­cal y me­jo­ra la di­ges­tión”, afir­ma. Tam­bién sir­ve co­men­zar a to­mar agua lue­go de un cier­to pun­to, lo que fa­vo­re­ce la di­so­lu­ción del al­cohol.

Otro con­se­jo es co­mer en tibio. Co­sas muy ca­lien­tes o frías im­pi­den la me­jor di­ges­tión. “En el ‘18’ no hay un ho­ra­rio con­sis­ten­te pa­ra desa­yu­nar, al­mor­zar o ce­nar. Ese des­or­den es lo pri­me­ro que te ge­ne­ra que subas de pe­so”, acla­ra Nar­bo­na. Lo me­jor es que el ho­ra­rio de los asa­dos se ase­me­je lo más po­si­ble a las co­mi­das dia­rias, ade­más de evi­tar, en la me­di­da de lo po­si­ble, que la gran ‘ co­mi­lo­na’ sea des­pués de las 20.00 ho­ras.

Den­tro de las co­mi­das exis­ten me­jo­res y peo­res. Un tro­zo de va­cuno (200 g), por ejem­plo, tie­ne 240 ca­lo­rías, pe­ro un cho­ri­pán -ma­rra­que­ta, cho­ri­zo y pe­bre- lle­ga a las 430 ca­lo­rías. Lo mis­mo con los tra­gos: una co­pa de vino ron­da las 85 ca­lo­rías, mien­tras que el clá­si­co te­rre­mo­to es una bom­ba de 400 ca­lo­rías ha­cia arri­ba.

La se­gu­ri­dad vial tam­bién es un te­ma. Al­ber­to Es­co­bar, ge­ren­te de Asun­tos Pú­bli­cos de Au­to­mó­vil Club de Chi­le, ex­pli­ca que pa­ra es­tas fe­chas es más de cui­da­do el con­duc­tor que se que­da en su ciu­dad, que el que via­ja. “Ese con­duc­tor tie­ne a lo me­nos tres even­tos de con­su­mo de al­cohol y tras­la­do. En es­tas fe­chas, los dis­pues­tos a con­du­cir con al­cohol du­pli­can lo es­tán­dar, lle­ga a un 38%”, aña­de.

Los atro­pe­llos en sep­tiem­bre tam­bién au­men­tan, de­bi­do a la ma­yor pre­sen­cia de pea­to­nes al­coho­li­za­dos. Por eso el con­se­jo es a es­tar aten­to. “Lo más co­mún al re­gre­so son los cho­ques por al­can­ce y la pér­di­da de con­trol. En los ta­cos, pro­du­ce cier­to ni­vel de te­dio en los con­duc­to­res y co­mien­zan a ha­cer co­sas pa­ra en­tre­te­ner­se”, acla­ro. Por eso, el lla­ma­do es a que el con­duc­tor ten­ga la me­nor

fa­ti­ga po­si­ble, ade­más de evi­tar el es­trés den­tro del vehícu­lo.

Ojo: la Aso­cia­ción de Ban­cos (Abif) re­co­mien­da to­dos los años pro­veer­se de efec­ti­vo lo an­tes po­si­ble, por­que la al­ta de­man­da pue­de de­jar­los va­cíos. Tra­ta de ir en­tre hoy o ma­ña­na y pre­fie­re las trans­fe­ren­cias si es po­si­ble. Se­ría una desgracia que­dar­se con la bi­lle­te­ra va­cía en una ur­gen­cia.

El te­mi­do re­gre­so

El cal­va­rio que sig­ni­fi­ca­rá pa­ra mu­chos ese lu­nes 23 de sep­tiem­bre no ten­drá pa­ran­gón. Ca­ro­li­na Agui­rre, di­rec­to­ra del Cen­tro del Sue­ño de la Red de Sa­lud UC Ch­ris­tus, lla­ma a “asu­mir la de­rro­ta”, por­que tres o más días de tras­no­che, le to­ma­rán al cuer­po has­ta 5 días de ajus­te tras vol­ver al tra­ba­jo. “Eso se co­no­ce co­mo ‘jet lag so­cial’”, di­ce la ex­per­ta.

Pa­ra so­pe­sar los efec­tos de es­tar en pie has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da, la bue­na sies­ta ma­tu­ti­na o post al­muer­zo es una op­ción, “aun­que nun­ca su­pli­rá al sue­ño noc­turno”, afir­ma Agui­rre. Su con­se­jo es que el do­min­go, día pre­vio a vol­ver a cla­ses o el tra­ba­jo, se pon­ga la alar­ma tem­prano. “La idea es ge­ne­rar una deu­da de sue­ño que te ayu­de a que­dar­te dor­mi­do esa no­che, apa­gar to­das las pan­ta­llas tem­prano y con­se­guir un sue­ño pro­fun­do”.

Otro con­se­jo pa­ra el sue­ño, di­ce la ex­per­ta, es que los ca­rre­tes más lar­gos sean en­tre mar­tes y jue­ves, y que el vier­nes y sá­ba­do se pa­rez­can lo más po­si­ble a una ru­ti­na no fes­ti­va.

¿Y qué ha­go con los ki­los que ga­né? Ja­más op­tar por una die­ta ra­di­cal, ex­pli­ca Nar­bo­na. “Hay que em­pe­zar a ser con­se­cuen­te con los ho­ra­rios de las co­mi­das, res­pe­tar las 5 co­mi­das del día”. Ade­más, el con­se­jo es in­cluir mu­cho lí­qui­do, 3 por­cio­nes de ve­ge­ta­les y 5 de fru­ta al día. No só­lo pa­ra en­ga­ñar el es­tó­ma­go, sino que pa­ra me­jo­rar la di­ges­tión. “In­cor­po­rar esas ru­ti­nas es la me­jor ma­ne­ra de per­der el pe­so ga­na­do”, afir­ma Nar­bo­na.

|AGENCIAUNO

|ATON CHI­LE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.