PE­RÚ EN SU LA­BE­RIN­TO

Publimetro Chile - - MUNDO - LUIS CARLOS ARIAS DI­REC­TOR PU­BLI­ME­TRO PE­RÚ LAS OPI­NIO­NES EX­PRE­SA­DAS AQUÍ NO SON RESPONSABI­LIDAD DE PU­BLI­ME­TRO

Re­sul­ta di­fí­cil ex­pli­car­le a un ex­tran­je­ro lo que su­ce­de en la po­lí­ti­ca pe­rua­na. Des­de que a fi­nes del 2016 se des­ta­pa­ra el ca­so La­va Ja­to -los mi­llo­na­rios so­bor­nos pa­ga­dos por cons­truc­to­ras bra­si­le­ñas, so­bre to­do Ode­brecht, pa­ra fi­nan­ciar campañas elec­to­ra­les y ga­nar li­ci­ta­cio­nes en el Pe­rú-, vi­vi­mos en una tor­men­ta de re­ve­la­cio­nes, de­nun­cias, in­ves­ti­ga­cio­nes, fu­gas y en­car­ce­la­mien­tos que tie­ne em­pa­pa­da has­ta los hue­sos a nues­tra cla­se po­lí­ti­ca. Pa­ra col­mo, en ju­nio del 2019 re­ven­tó otro es­cán­da­lo ma­yúscu­lo -Los Cue­llos Blan­cos del Puer­to- que re­ve­la­ba una in­men­sa co­rrup­ción en las más al­tas ins­tan­cias ju­di­cia­les y sus re­la­cio­nes con las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas. Lo que en cual­quier otro país se­ría la no­ti­cia del año, aquí la to­ma­mos en el desa­yuno y ya te­ne­mos otra pa­ra el me­dio­día. Nun­ca los pe­rio­dis­tas he­mos he­cho tan­tas ho­ras ex­tra.

So­lo pa­ra re­mi­tir­nos a los pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca, Alan Gar­cía se sui­ci­dó en abril cuan­do era in­mi­nen­te su de­ten­ción por pa­gos de Ode­brecht. Ale­jan­dro To­le­do es­tá de­te­ni­do con tra­je­ci­to na­ran­ja en Estados Unidos, en pro­ce­so de ex­tra­di­ción. Ollan­ta Hu­ma­la ya es­tu­vo nue­ve me­ses en pri­sión pre­ven­ti­va has­ta abril del 2018, cuan­do sa­lió a su ca­sa por una ape­la­ción ju­di­cial. Aho­ra si­gue sus in­ves­ti­ga­cio­nes en li­ber­tad res­trin­gi­da. Y Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, que se vio obli­ga­do a re­nun­ciar en mar­zo del 2018 por sus víncu­los con Ode­brecht, aho­ra es­tá en arres­to do­mi­ci­lia­rio por su es­ta­do de sa­lud (hoy cum­ple 81 años). Pa­ra com­ple­tar el equi­po, Al­ber­to Fu­ji­mo­ri cum­ple pri­sión de 25 años por un ro­sa­rio de delitos co­me­ti­dos en su go­bierno (1990-2000).

Por la re­nun­cia de Kuczyns­ki, en mar­zo del 2018 asu­mió la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca su vi­ce­pre­si­den­te, Mar­tín Viz­ca­rra, un ca­si des­co­no­ci­do ex go­ber­na­dor de la pe­que­ña re­gión de Mo­que­gua, que en su mo­men­to tam­bién hi­zo con­tra­tos por in­ves­ti­gar­se con Ode­brecht. Des­de el ini­cio tu­vo en con­tra a la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria de Fuer­za Po­pu­lar, par­ti­do fu­ji­mo­ris­ta que tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo las li­be­ra­cio­nes del pa­dre Al­ber­to y la hi­ja Kei­ko, tam­bién en pri­sión pre­ven­ti­va des­de oc­tu­bre del año pa­sa­do por (adi­vi­nen) apor­tes de Ode­brecht a su cam­pa­ña elec­to­ral y la­va­do de ac­ti­vos. Esa ten­sión Eje­cu­ti­vo-Le­gis­la­ti­vo -con un tras­fon­do de lu­cha ju­di­cial en la que el que pier­de se va a la cár­cel-convirtió la agen­da po­lí­ti­ca en un ring de va­le to­do.

En ju­lio pa­sa­do, har­to de es­te en­tram­pa­mien­to, Viz­ca­rra plan­teó una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra ade­lan­tar las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 2021 al 2020, ba­jo el gri­to de “nos va­mos to­dos”, pues no po­drían re­ele­gir­se ni el pro­pio pre­si­den­te ni los 130 con­gre­sis­tas. El anun­cio fue re­ci­bi­do con en­tu­sias­mo por la po­bla­ción y en­fa­do en el Con­gre­so, que te­nía que dar­le luz ver­de a la pro­pues­ta.

El jue­ves 26 de sep­tiem­bre, la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria re­cha­zó ofi­cial­men­te el ade­lan­to de elec­cio­nes. Ese día, el pri­mer mi­nis­tro de Viz­ca­rra -el ac­tor Sal­va­dor del So­lar (goo­gleen “Pan­ta­león y las Vi­si­ta­do­ras”)- plan­teó una cues­tión de con­fian­za. Si era re­cha­za­da, el pre­si­den­te que­da­ba fa­cul­ta­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te pa­ra di­sol­ver el Le­gis­la­ti­vo y con­vo­car a elec­cio­nes -só­lo par­la­men­ta­ria­sen cua­tro me­ses. Eso su­ce­dió el lu­nes 30 de se­tiem­bre, con el res­pal­do po­pu­lar (más del 90% desaprue­ba al ac­tual Con­gre­so).

Dos días des­pués, ¿qué te­ne­mos? La ma­yo­ría del Con­gre­so di­suel­to si­gue en re­bel­día, sin acep­tar la me­di­da del Eje­cu­ti­vo. In­clu­so sus­pen­dió al pre­si­den­te por in­ca­pa­ci­dad tem­po­ral e hi­zo ju­rar a Mer­ce­des Aráoz, se­gun­da vi­ce­pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, pa­ra re­em­pla­zar en el car­go a Viz­ca­rra. Aráoz re­nun­ció a las 24 ho­ras, pues era in­via­ble cual­quier in­ten­to­na de go­bierno a su car­go. Viz­ca­rra tie­ne el apo­yo po­pu­lar y el de las Fuer­zas Ar­ma­das y la Po­li­cía. Y a es­ta ho­ra parece que el pre­si­den­te se si­gue for­ta­le­cien­do. Pe­ro al es­cri­bir es­to es­ta­mos en la ho­ra del lon­che. Pa­ra la ce­na, no se sa­be qué po­drá pa­sar. Es­ta­mos en el Pe­rú.

“Lo que en cual­quier otro país se­ría la no­ti­cia del año, aquí la to­ma­mos en el desa­yuno y ya te­ne­mos otra pa­ra el me­dio­día”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.