Cien­tí­fi­ca chi­le­na des­cu­bre có­mo di­fe­ren­ciar se­xo de las al­me­jas a sim­ple vis­ta

Un es­tu­dio ge­né­ti­co en Chi­le de­mos­tró que a sim­ple vis­ta se pue­de dis­tin­guir si la es­pe­cie es ma­cho o hem­bra. Es­to ayu­da­rá a la re­po­bla­ción

Publimetro Chile - - PORTADA - GA­BRIEL ARCE GRANIZO www.publimetro.cl

Hay pes­ca­do­res que ya no sa­ben qué ha­cer. La al­me­ja, im­por­tan­tí­si­ma pa­ra la eco­no­mía de mi­les de fa­mi­lias a lo lar­go de to­do Chi­le, es­tá es­ca­sean­do en lu­ga­res don­de ha­ce 20 años abun­da­ba. Por suer­te, un re­cien­te des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co he­cho por una in­ves­ti­ga­do­ra chi­le­na, po­dría ser la cla­ve pa­ra el ma­peo y con­ser­va­ción de la es­pe­cie, con al­go tan sim­ple co­mo po­der di­fe­ren­ciar­la se­xual­men­te a sim­ple vis­ta.

La doc­to­ra en acui­cul­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Aus­tral, Mar­ce­la As­tor­ga, se en­con­tra­ba es­tu­dian­do la di­fe­ren­cia­ción ge­né­ti­ca de la al­me­ja (ameg­hi­nom­ya an­ti­qua) a lo lar­go de las cos­tas de to­do Chi­le, cuan­do, por se­ren­di­pia, ha­lló al­go que la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca has­ta aho­ra ne­ga­ba.

En teo­ría, es im­po­si­ble di­fe­ren­ciar se­xual­men­te al mo­lus­co a sim­ple vis­ta, por lo que el tra­ba­jo en la­bo­ra­to­rio y microscopi­o era el úni­co método pa­ra sa­ber si un es­pé­ci­men era ma­cho o hem­bra. Sin em­bar­go, el tra­ba­jo en te­rreno de la chi­le­na cons­ta­tó que no era cier­to.

“En el es­tu­dio te­nía­mos que se­xar­los. En ese pro­ce­so en­con­tra­mos un pa­trón bas­tan­te con­sis­ten­te, una su­til di­fe­ren­cia­ción de co­lor: la gó­na­da era de un ama­ri­llo más cla­ro en la hem­bra, y de un ama­ri­llo más in­ten­so en el ca­so del ma­cho”, ex­pli­ca la cien­tí­fi­ca. El di­for­mis­mo se­xual se re­pi­tió en los 456 in­di­vi­duos que es­tu­dia­ron en Ca­rel­ma­pu y las 430 en Que­llón.

Jun­to con eso, di­ce As­tor­ga, el ha­llaz­go tam­bién per­mi­ti­ría evi­tar con­fu­sio­nes. “La co­lo­ra­ción es in­ver­ti­da a lo que mues­tra la li­te­ra­tu­ra en mo­lus­cos. En ge­ne­ral, las hem­bras son ama­ri­llo in­ten­so y los ma­chos son más blan­cos. Aquí es al re­vés”.

Si bien el nue­vo método re­quie­re aún de abrir la al­me­ja, per­mi­ti­rá a fu­tu­ro un es­tu­dio más aca­ba­do y rá­pi­do so­bre sus po­bla­cio­nes en Chi­le. Y no es pa­ra me­nos, da­do que es el mo­lus­co bi­val­vo de ma­yor ex­trac­ción en el país y pi­lar fun­da­men­tal pa­ra la pes­ca ar­te­sa­nal. Por lo mis­mo, su so­bre­ex­plo­ta­ción, ha si­do uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos pa­ra la des­apa­ri­ción de ban­cos na­tu­ra­les.

“En los úl­ti­mos 20 años se ha ido gra­dual­men­te re­du­cien­do los vo­lú­me­nes de ex­trac­ción, es una evi­den­cia di­rec­ta. Hay un ca­so dra­má­ti­co en An­cud, don­de los ban­cos des­apa­re­cie­ron, hu­bo una ex­tin­ción lo­cal. La pri­mer hi­pó­te­sis es la so­bre­ex­plo­ta­ción: la pre­sión de los pes­ca­do­res so­bre el re­cur­so ha­ce que los ban­cos na­tu­ra­les no al­can­cen a re­po­ner­se”, di­ce la aca­dé­mi­ca.

La doc­to­ra As­tor­ga de­rri­bó otro mi­to: es­ta al­me­ja -ve­nus an­ti­qua- no es­tá en to­do Chi­le, sino que só­lo en­tre Val­di­via y Pun­ta Are­nas. Lo que se en­cuen­tra en las ca­le­tas del cen­tro y norte es la ta­ca, es­pe­cie muy si­mi­lar en su ex­te­rior, y que se con­su­me en las zo­nas in­me­dia­tas.

Uno de los desafíos pa­ra con­ser­var el equi­li­brio de la po­bla­ción de al­me­jas, es en­con­trar el pun­to don­de su ex­trac­ción no su­pere la ca­pa­ci­dad del ban­co na­tu­ral pa­ra la re­po­bla­ción ade­cua­da. Ade­más, en las cos­tas chi­le­nas se en­cuen­tra una pro­por­ción 50/50 en­tre ma­chos y hem­bras. Lo ideal, di­ce As­tor­ga, es 3 hem­bras por ca­da

ma­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.