Lo que fal­ta­ba...

Publimetro Chile - - PORTADA - GA­BRIEL AR­CE GRA­NI­ZO www.pu­bli­me­tro.cl

Co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te con la se­quía, los in­cen­dios fo­res­ta­les y el han­ta, aho­ra apa­re­cie­ron mur­cié­la­gos en el cen­tro de San­tia­go. Aun­que la in­va­sión cau­só pá­ni­co, no cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma sa­ni­ta­rio mayor; sal­vo que ten­gan ra­bia, lo que de­be diag­nos­ti­car hoy el ISP. El ma­mí­fe­ro, en todo ca­so, es be­ne­fi­cio­so en el con­trol de in­sec­tos.

Tra­ba­jos irre­gu­la­res en el te­cho de una casa que te­nía una co­lo­nia de mur­cié­la­gos pro­vo­có el pro­ble­ma: los ani­ma­les se es­pan­ta­ron y bus­ca­ron re­fu­gio en los de­par­ta­men­tos de edi­fi­cios cer­ca­nos. Ve­ci­nos cap­tu­ra­ron más de 70 y las mues­tran es­tán en el ISP pa­ra des­car­tar pre­sen­cia de ra­bia.

Cuan­do Da­niel Hen­rí­quez re­gre­só es­te miér­co­les a su de­par­ta­men­to, ubi­ca­do en el pi­so 26 del edi­fi­co em­pla­za­do en Ar­go­me­do 65, San­tia­go Cen­tro, ha­lló una pos­tal des­gra­cia­da­men­te pa­re­ci­da a la es­ce­na de “Bat­man” don­de el pe­que­ño Bru­ce Way­ne cae a un po­zo y se en­cuen­tra con mur­cié­la­gos re­vo­lo­tean­do so­bre su ca­be­za. El pro­ble­ma es que no era una cue­va, sino que el as­cen­sor, el pa­si­llo, su living y su dor­mi­to­rio.

“Ahí me di cuen­ta de que el te­ma era gra­ve. Una co­sa es ver los men­sa­jes en el gru­po de What­sapp del edi­fi­cio, pe­ro dis­tin­to fue te­ner que po­ner­se a ma­ni­pu­lar los mur­cié­la­gos pa­ra sa­car­los, es­cu­chan­do de fon­do a per­so­nas gri­tan­do en los pa­si­llos y ve­ci­nas ate­rra­das en los pa­si­llos”, re­la­ta.

Quien pri­me­ro no­tó la “in­va­sión” de los ma­mí­fe­ros vo­la­do­res, y au­to­ra de los vi­deos que lue­go cau­sa­ron re­vue­lo en re­des, fue Estefanía Os­ses, pa­re­ja de Da­niel. Se­gún re­la­tó a Pu­bli­me­tro, te­nía todas las ven­ta­nas del de­par­ta­men­to abier­tas pa­ra sor­tear el ca­lor ve­ra­nie­go, cuan­do no­tó que so­bre­vo­la­ban va­rios mur­cié­la­gos cerca. Pe­ro ya era tar­de: cuan­do in­ten­tó ce­rrar­las, al menos 8 de ellos se to­ma­ron su dor­mi­to­rio y el de su hi­jo.

“A las 11 de la ma­ña­na di el avi­so a los ve­ci­nos y to­dos se mos­tra­ron sor­pren­di­dos. Al ra­to otros con­fir­ma­ron y en la no­che ya era una lo­cu­ra”, cuen­ta la ve­ci­na.

Du­ran­te lar­gas horas los ha­bi­tan­tes lla­ma­ron al SAG y a la Se­re­mi de Sa­lud Me­tro­po­li­ta­na, pe­ro am­bas en­ti­da­des die­ron la mis­ma res­pues­ta: la au­to­ri­dad no pue­de in­ter­ve­nir, son los ve­ci­nos quie­nes de­ben atra­par a los mur­cié­la­gos y sa­car­los de sus ho­ga­res.

Juan Yá­ñez, otro ve­cino del edi­fi­cio, cuen­ta que el “Ba­ti­ga­te”, co­mo bau­ti­za­ron in­ter­na­men­te al epi­so­dio, afec­tó ma­yo­ri­ta­ria­men­te a de­par­ta­men­tos del pi­so 18 ha­cia arri­ba. In­clu­so hi­cie­ron un “Ba­ti­ca­tas­tro”: has­ta la tar­de de ayer, eran 17 de­par­ta­men­tos afec­ta­dos en am­bas to­rres de Ar­go­me­do, con ca­sos dra­má­ti­cos don­de se sa­ca­ron 30 mur­cié­la­gos de una mis­ma vi­vien­da, o ve­ci­nas que aban­do­na­ron sus ho­ga­res y aún se en­con­tra­rían ce­rra­dos con los ma­mí­fe­ros aden­tro.

El ori­gen de todo

Los ha­bi­tan­tes se or­ga­ni­za­ron pa­ra ir cap­tu­ran­do los ani­ma­les con guan­tes y lue­go de­jar­los en con­ser­je­ría. Y ayer, da­do lo inusual del he­cho, la Se­re­mi de Sa­lud en­vió a un de­le­ga­do pa­ra re­co­ger los más de 70 mur­cié­la­gos re­co­lec­ta­dos. Pe­ro, ¿qué pro­vo­có la in­va­sión? Se­gún ex­pli­có el doctor Juan Se­gu­ra, en­car­ga­do de Zoo­no­sis de la Se­re­mi de Sa­lud RM, el “he­cho ex­cep­cio­nal” se de­bió a una “ma­la ma­ni­pu­la­ción de una co­lo­nia de mur­cié­la­gos cer­ca­na. De ahí que es­tos ma­mí­fe­ros, al sen­tir­se in­va­di­dos, tra­ta­ron de en­con­trar otro lu­gar y bus­car re­fu­gio”.

El ori­gen fue iden­ti­fi­ca­do en una casa cer­ca­na (170 me­tros de dis­tan­cia) que co­lin­da con un res­tau­ran­te de co­mi­da chi­na en Vi­cu­ña Mac­ken­na. Esa se­ría la cu­na de la co­lo­nia de mur­cié­la­gos que, tras ini­ciar tra­ba­jos en el te­cho de la pro­pie­dad, hu­ye­ron cau­san­do es­tra­gos en los edi­fi­cios ale­da­ños.

Se eva­lúa un su­ma­rio a los pro­pie­ta­rios de la vi­vien­da in­ter­ve­ni­da, con mul­tas en­tre las 0,1 y 1000 UTMs, por no to­mar los res­guar­dos ne­ce­sa­rios con la co­lo­nia de mur­cié­la­gos.

De todas for­mas, la mayor preo­cu­pa­ción de los ve­ci­nos es si los ani­ma­les por­ta­ban ra­bia, cues­tión que se di­lu­ci­da­rá hoy, cuan­do se co­noz­can los re­sul­ta­dos de las mues­tras que el Se­re­mi de Sa­lud de­ri­vó al ISP.

Sue­le re­unir­se en ma­sa y en po­cos ni­dos, es­to lo ha­ce vul­ne­ra­ble a dis­tur­bios pro­vo­ca­dos por los hu­ma­nos. El mur­cié­la­go “co­la de ra­tón” o ta­da­ri­da bra­si­lien­sis, mi­de cerca de 9 cm de lar­go y pe­sa 15 g apro­xi­ma­da­men­te.

FO­TO: PA­TRI­CIO HUIDOBRO |COM­PO­SI­CIÓN PU­BLI­ME­TRO

1 Fin de se­ma­na pa­sa­do Obras en el te­cho de una vi­vien­da cer­ca­na ha­brían ex­pul­sa­do una co­lo­nia de mur­cié­la­gos. Do­min­go 9 de fe­bre­ro 2 Se­gún re­la­tos de ve­ci­nos, es­te edi­fi­cio en Vi­cu­ña Mac­ken­na re­por­tó su pre­sen­cia en los duc­tos de ven­ti­la­ción. Miér­co­les 10 de fe­bre­ro 3 Estefanía Os­ses, del pi­so 26 en la to­rre de Ar­go­me­do, re­por­tó ocho mur­cié­la­gos en su ha­bi­ta­ción. Horas des­pués, cerca de 17 de­par­ta­men­tos es­ta­ban in­va­di­dos.

MUR­CIÉ­LA­GO UR­BANO

Tie­ne ore­jas an­chas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.