La batalla mun­dial por la des­car­bo­ni­za­ción de la eco­no­mía

Mien­tras la ma­yo­ría de los paí­ses -in­clu­yen­do Chi­na- anun­cia­ron sus com­pro­mi­sos en re­du­cir los GEI, en el mar­co del acuer­do de Pa­rís, el go­bierno de EEUU con­ti­núa con su plan­tea­mien­to que des­es­ti­ma los efec­tos no­ci­vos de la ge­ne­ra­ción ener­gé­ti­ca ba­sa­da en

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

“Trump tie­ne un dis­cur­so erró­neo des­de el prin­ci­pio al fi­nal”. Las pa­la­bras –que se re­fie­ren al pre­si­den­te de EEUU- son de Ch­ris­tia­na Fi­gue­res ex Se­cre­ta­ria Eje­cu­ti­va de la Con­ven­ción Mar­co de Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co (CMNUCC) y quien li­de­ró las ne­go­cia­cio­nes de la COP 21 en Fran­cia (di­ciem­bre de 2015), que tu­vo co­mo re­sul­ta­do el Acuer­do de Pa­rís.

In­de­pen­dien­te de las me­tas de re­duc­ción de Ga­ses de Efec­to In­ver­na­de­ro (GEI) que se han com­pro­me­ti­do de­ce­nas de paí­ses, el ver­da­de­ro es­pí­ri­tu de di­cho tra­ta­do es lo­grar “des­car­bo­ni­zar” lo más po­si­ble la eco­no­mía mun­dial. O sea, re­em­pla­zar la ge­ne­ra­ción de ener­gías “su­cias”, co­mo el pe­tró­leo o el car­bón, por “lim­pias”, co­mo la fo­to­vol­tai­ca o eó­li­ca.

Y aun­que eli­mi­nar o dis­mi­nuir fuer­te­men­te el uso del pe­tró­leo no es al­go tan sen­ci­llo, el es­cep­ti­cis­mo de Do­nald Trump con res­pec­to al Acuer­do de Pa­rís y au­men­tar la ma­triz de ERNC, lo ha trans­for­ma­do en el ti­ro al blan­co de la po­si­ción más “re­no­va­ble”. Los úl­ti­mos me­ses han su­ce­di­do va­rios hi­tos de es­ta ver­da­de­ra batalla que ha­cen pre­ver una guerra me­diá­ti­ca más fuer­te pa­ra 2018.

Por ejem­plo, ha­ce dos se­ma­nas, los al­cal­des de ca­si 40 ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses acor­da­ron tra­ba­jar pa­ra fo­men­tar el Acuer­do de Pa­rís y re­du­cir sus emi­sio­nes de GEI, lo que se con­cre­tó en un do­cu­men­to de­no­mi­na­do “Car­ta de Chica­go”. Ciu­da­des co­mo Nue­va York, Chica­go, San Fran­cis­co y Was­hing­ton pla­nean re­du­cir sus emi­sio­nes un 28%.

In­clu­so, des­de que Trump anun­cia­ra que no se ple­ga­ria al Acuer­do de Pa­rís, 380 al­cal­des es­ta­dou­ni­den­ses que re­pre­sen­tan a 68 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, vo­ta­ron por ads­cri­bir­se a es­te pac­to mun­dial. “Real­men­te es­toy tris­te de ver un li­de­raz­go tan dé­bil e irres­pon­sa­ble, en un país que tie­ne un im­pac­to tan gran­de en el res­to del mun­do”, di­ce Fi­gue­res, con res­pec­to a la po­si- ción ofi­cial del go­bierno de EEUU.

Sec­tor pri­va­do

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do a me­dia­dos de di­ciem­bre por la ONG CDP (Car­bon Dis­clo­su­re Pro­ject) y el Cli­ma­te Ac­coun­ta­bi­lity Ins­ti­tu­te re­ve­ló la im­por­tan­cia de las em­pre­sas en la ge­ne­ra­ción de los GEI, cal­cu­lan­do que en­tre 1998 y 2015, 100 gran­des com­pa­ñías pro­du­je­ron cer­ca de 1 tri­llón de to­ne­la­das (ver grá­fi­co).

Por eso, que es cla­ve las me­tas que po­ne ca­da go­bierno y có­mo las tra­ba­ja con el sec­tor pri­va­do. Por ejem­plo, exis­te un pro­gra­ma que in­cen­ti­va a com­pa­ñías in­ver­sio­nis­tas a apli­car es­tra­te­gias de in­ver­sión ba­jas en car­bono, de­no­mi­na­do co­mo Coa­li­ción de Des­car­bo­ni­za­ción de Por­ta­fo­lios (PDC, por sus si­glas en in­glés). “A tra­vés de los pro­ce­sos re­la­cio­na­dos con la ges­tión de in­ver­sio­nes, bus­ca­mos con­tri­buir a la sos­te­ni­bi­li­dad del pla­ne­ta y ges­tio­nar los ries­gos aso­cia­dos al cam­bio cli­má­ti­co”, co­men­ta Ig­na­cio Ca­lle, CEO de SU­RA As­set Ma­na­ge­ment, en­ti­dad que aca­ba de su­mar­se a es­te gru­po.

En Chi­le

Ca­da cin­co años, nues­tro país de­be pre­sen­tar a la ONU su con­tri­bu­ción na­cio­nal (NDC) al res­pec­to, que in­clu­ye una se­rie de pro­pues­tas pa­ra com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co. La pró­xi­ma NDC se en­tre­ga el 2020, por lo que a par­tir del pró­xi­mo año, se­gu­ra­men­te es­te se­rá un tema de con­ver­sa­ción en los pa­si­llos del Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te y sus nue­vos ti­mo­ne­les. “Es ne­ce­sa­rio que los go­bier­nos to­men con­cien­cia de que es­te tema es crí­ti­co pa­ra el futuro de to­dos los paí­ses, por­que por un la­do abre una gran opor­tu­ni­dad de in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to; y por otro es una ne­ce­si­dad ur­gen­te por­que el cos­to de los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co po­dría com­pro­me­ter se­ria­men­te los pre­su­pues­tos na­cio­na­les, pu­dien­do lle­gar a ser más cos­to­so que el cam­bio de la ma­triz ener­gé­ti­ca”, di­ce Ri­car­do Boss­hard, di­rec­tor de WWF Chi­le.

En Reino Uni­do, por ejem­plo, ya se han he­cho cálcu­los de que se ne­ce­si­ta­rán cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de li­bras de in­ver­sión pa­ra que el cam­bio cli­má­ti­co no afec­te la com­pe­ti­ti­vi­dad de su eco­no­mía. “En tan­to pa­ra Chi­le, es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra destacar en el contexto in­ter­na­cio­nal, con­si­de­ran­do que, por ejem­plo, si que­re­mos ser una po­ten­cia ali­men­ta­ria, es­to so­lo se­rá po­si­ble con una ma­triz ce­ro car­bono”, con­clu­ye Boss­hard.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.